PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 24 de mayo de 2017

 Blog de Patricio Pron

"Aportar luz al mundo"

El erudito inglés William Blades fue el primero en estudiar de forma sistemática la destrucción de los libros; lo hizo en 1881 en su obra Enemies of books, en la que determinó que las principales amenazas para los libros eran el fuego, el agua, el gas y el calor, el polvo, la negligencia, la ignorancia, la maldad, los insectos, los gusanos de los libros, los coleccionistas, la servidumbre, los libreros y los niños. Algo más de un siglo después, las amenazas siguen siendo las mismas y quizás tan sólo debiéramos agregar a ellas los totalitarismos y las guerras, que hemos tenido en grandes cantidades desde que Blades publicara su obra. A esas amenazas está dedicada la Nueva historia universal de la destrucción de libros del poeta y ensayista venezolano Fernando Báez, que había publicado una versión previa de este libro en el año 2004 con el título de Historia universal de la destrucción de libros.
 
Entre una y otra edición median "doce años de trabajo; y seis años más de correcciones", como afirma el autor en sus "Agradecimientos" (397), pero también varias guerras que, como la de Irak (cuya devastación el autor conoció de primera mano al visitar el país en varias ocasiones), supusieron pérdidas cuantiosas e irreparables del patrimonio bibliográfico de la humanidad. No son acontecimientos singulares ni novedosos, sin embargo: Báez demuestra en esta obra que la destrucción de los libros (ya por causas naturales, ya debido a la acción del hombre) se remonta a los comienzos de su existencia, y traza un recorrido de la historia de su destrucción que es también el de nuestra historia con los libros desde su aparición hasta nuestros días.
 
A este mérito de la obra hay que sumarle el de la gran erudición de su autor (su bibliografía es sencillamente apabullante) y su capacidad para resumir la que es una historia extensa en un número relativamente razonable de páginas. Báez ha expandido y actualizado su obra en relación a la edición de 2004 con nuevos capítulos dedicados a la destrucción de libros en China y en África y un capítulo dedicado a la "hoguera de las vanidades" de Savonarola y la ampliación de los capítulos correspondientes a la destrucción de libros por parte de los regímenes totalitarios en Argentina y Chile en las décadas de 1970 y 1980, un nuevo capítulo sobre la destrucción de bibliotecas imaginarias y una actualización de la discusión sobre la aparición del libro electrónico y la pervivencia del libro de papel, entre otras novedades. Por las páginas de esta Nueva historia universal de la destrucción de libros circulan las figuras recurrentes de las tablillas sumerias, los libros griegos y romanos perdidos, la Biblioteca de Alejandría y su destrucción, los rollos del Mar Muerto, los Evangelios "apócrifos", la tarea silenciosa realizada por los monjes en la Edad Media, la destrucción de las bibliotecas de Bagdad, la quema del Corán en la Reconquista, la eliminación de los códices prehispánicos en América, la Inquisición española y la censura inglesa, la destrucción de libros durante la Revolución Francesa y durante la Guerra Civil Española, el bibliocasto nazi, las pérdidas de la Segunda Guerra Mundial y la Revolución Cultural china y el comunismo en la Unión Soviética y los esfuerzos por crear la devastación cultural durante la Guerra de los Balcanes, en Chechenia y en Palestina y, más recientemente, la quema de Coranes por parte del pastor estadounidense Terry Jones; también, sin embargo, figuras como la de Antonio Rodríguez-Moñino (1910-1970), quien se desempeñó durante la República como vocal de la Junta de Incautación y, como tal, salvó de la destrucción numerosos archivos y bibliotecas antes de ser juzgado y depurado tras la guerra.
 
A pesar de una cierta aridez y la aparición de errores que hubieran sido fácilmente evitables mediante una edición más cuidadosa del libro ("Else Lasker-Schuler" por "Else Lasker-Schüler", 287; "Charles Bukowsky" por "Charles Bukowski", 317; "Norberto Galazo" por "Noberto Galasso" y "Gladys Anega" por "Gladys Onega", 334; "Henri Lefevre" por "Henri Lefebvre", 332; etcétera), Nueva historia universal de la destrucción de libros es un libro valioso y extraordinariamente necesario en estos tiempos. El sabio judío Nachman de Bratslav (1772-1811), que quemó uno de sus libros, afirmó, a modo de justificación, que "quemar un libro es aportar luz al mundo" (231), pero es probable que no estuviese en lo cierto: es cada uno de los libros que ha sobrevivido a la historia de su destrucción el que ilumina el mundo; también, obras de referencia ineludible como esta Nueva historia universal de la destrucción de libros de Fernando Báez, que llega a las librerías con el apoyo entusiasta de Noam Chomsky, Umberto Eco y Alberto Manguel.
 
 
Fernando Báez
Nueva historia universal de la destrucción de libros
Barcelona: Destino, 2011
 
[El próximo miércoles: La bicicleta estática de Sergi Pàmies]

[Publicado el 09/5/2011 a las 11:58]

[Etiquetas: Fernando Báez, Ensayo, Destino]

Compartir:

Comentarios (1)

  • Me encanta esta historia universal de la destrucción de libros, es un clásico

    Humberto

    Comentado por: Humberto el 10/5/2011 a las 20:11

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres