PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 28 de junio de 2017

 Blog de Patricio Pron

Ramón Andrés, en breve

Aunque algunos sostienen que lo bueno, si breve, dos veces bueno, lo cierto es que (al menos en literatura) la brevedad no garantiza la calidad del mismo modo en que no la garantiza la extensión, la utilización de muchos personajes, la de muy pocos, la imitación de la literatura decimonónica o la inclusión de personajes cuyos nombres comiencen con la letra eme. A esta constatación banal quizás se pueda agregar una pequeña hipótesis, la de la comicidad involuntaria de buena parte de los aforismos de reciente publicación, entre los que la memoria rescata "A todos nosotros nos espera una infancia extensa", "Nuestro estilo es nuestra autobiografía", "Observar es una antología" o "Leer como si en el instante siguiente nos fueran a apagar la luz", que recuerdan los (voluntariamente) humorísticos del gran escritor argentino Roberto Fontanarrosa: "El árbol se ríe del hacha. Así le va", "Piensa un minuto y serás justo. Piensa una hora y se te hará tarde", "Quiso ser eterno. Y fue técnico electricista" y otros. Una vez más, y como sostiene uno de esos aforismos recientes, "El lector no tiene la culpa", lo que (desde luego) no sirve de consuelo pero al menos reconforta por lo que tiene de reconocimiento de una incapacidad y de invitación al abandono de la lectura.
 
Ahora bien, si a pesar de todo lo dicho anteriormente el lector se interna en Los extremos, el nuevo libro de Ramón Andrés, el resultado será completamente diferente. Andrés (Pamplona, 1955) había publicado previamente varias aproximaciones ensayísticas a la música, algunos libros de poemas como La línea de las cosas (1994) y La amplitud del límite (2000); también, ensayos como su extraordinaria Historia del suicidio en Occidente (2003) y No sufrir compañía. Escritos místicos sobre el silencio (2010). En todos ellos había iluminaciones breves que permitían pensar que su autor podía eventualmente ser un aforista, una impresión que queda ratificada con estos textos breves reunidos aquí (acertadamente) en una colección de poesía.
 
A diferencia de los ejemplos mencionados anteriormente, los aforismos de Ramón Andrés son los fragmentos de una visión personal y abarcadora del mundo que aparece íntegra si el lector reúne los fragmentos; a diferencia de los anteriores (también), los aforismos de Los extremos no clausuran su significación tras la lectura, sino que obligan al lector a reflexionar sobre ellos y a producir nuevos sentidos. El resultado es una obra abierta que deposita el gasto del lado del lector, con lo que parece claramente vinculada a la tradición de los filósofos aforistas como Friedrich Nietzsche y Georg Christoph Lichtenberg, entre otros; la impronta filosófica de los aforismos de Los extremos queda de manifiesto desde el que abre la colección, el muy wittgensteiniano "Obligados a un origen, nunca tenemos un comienzo real" (7).
 
A partir de ese punto, la colección avanza con reflexiones en torno a la muerte ("Occidente ha procurado que en los sepulcros no haya restos, sino biografías, 7; "La inquietud ante un muerto no sólo proviene del estupor sentido ante la nada, sino de sospechar que sabe algo que desconocemos", 61), la identidad ("En un momento u otro hemos soñado con ser nosotros mismos. He aquí el germen del odio", 8; "Somos lo que no hemos construido. De cuanto en verdad hemos edificado, apenas queda rastro", 60), las ideas ("Algunas ideas han hecho de nosotros unos obreros del remordimiento. La culpa es de quien la trabaja", 10; "Las convicciones son perros lazarillos", 41), la percepción ("Por qué no queda intacto si algo se revela", 12), la divinidad ("Dios es un remo", 20), la música y el arte ("Entre los artistas modernos la estructura suele provocar rechazo, pero sobre todo envidia", 37; "Jules Renard, musitaba: ‘Un escritor muy conocido el año pasado'", 67).
 
Una de las posibles razones para la eficacia de estos aforismos radicaría en el hecho de que su autor suele invertir los términos de la comparación poética, como en "Un árbol entre la niebla es como el padre que ya no te reconoce" (11), en la que se produce un movimiento que va de la contemplación del mundo a la del sujeto que contempla, y no al revés como es prescriptivo; otra, su capacidad de síntesis, enunciada especialmente bien en el aforismo "Los antiguos arqueros oían la distancia en la cuerda; el animal, la presa, sólo era un eco en su vibración" (9); otra, la erudición de su autor, nunca exhibida de forma gratuita; otra, un humorismo sutil y desencantado ("Aviso a los individualistas: las fosas comunes", 14; "El hambre sazona la comida", 31; "Me estorbo hasta el punto de impedirme el paso", 58); una última, su carácter programático, ya que los aforismos de Andrés a menudo tienen como tema la prescripción de una forma de mirar y de ser en el mundo, como en "Pensar lejos de todo, no ser vulnerable al mito, no sucumbir ante el mundo devorado, no vivir a posta" (10). No es necesario decir que Ramón Andrés ha conseguido todos esos propósitos; Los extremos (al igual que el libro de Jordi Doce Las huellas del equilibrista. Notas sueltas, 2006-2010, también de aforismos) es un ejemplo extraordinario de un pensamiento cuya inteligencia y profundidad redimen (si eso es posible o necesario) a un género embarazoso y siempre a punto de precipitarse en el ridículo.
 
 
Ramón Andrés
Los extremos
Aforismos
Barcelona: Lumen, 2011
 
 
[Mañana: Sigrid Kraus en conversación con Juan Cruz, cita]

[Publicado el 27/4/2011 a las 11:52]

[Etiquetas: Ramón Andrés, Aforismo, Lumen]

Compartir:

Comentarios (0)

No hay comentarios

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Patricio Pron (1975) es doctor en filología románica por la Universidad Georg-August de Göttingen, Alemania. Su trabajo ha sido premiado en numerosas ocasiones, entre otros con el Premio Juan Rulfo de Relato, y traducido a diez idiomas. Entre sus obras más recientes se encuentran el libros de relatos La vida interior de las plantas de interior (2013), así como el ensayo El libro tachado: Prácticas de la negación y el silencio en la crisis de la literatura (2014) y las novelas El comienzo de la primavera (2008), El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011), Nosotros caminamos en sueños (2014) y No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles (2016). En 2010 la revista inglesa Granta lo escogió como uno de los veintidós mejores escritores jóvenes en español. 

 

Fotografía: Javier de Agustín

Bibliografía

 
 
 
 

 
 

 

Ficción

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles. Barcelona: Literatura Random House, 2016. 

Nosotros caminamos en sueños. Barcelona: Literatura Random House, 2014. 

La vida interior de las plantas de interior. Barcelona: Mondadori, 2013.

Trayéndolo todo de regreso a casa. Relatos 1990-2010. La Paz (Bolivia): El Cuervo, 2011.

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Barcelona: Mondadori, 2011.

El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan. Barcelona: Mondadori, 2010.

El comienzo de la primavera. Barcelona: Mondadori, 2008.

Una puta mierda. Buenos Aires: El cuenco de Plata, 2007.

El vuelo magnífico de la noche. Buenos Aires: Colihue, 2001.

Nadadores muertos. Rosario: Editorial Municipal de Rosario, 2001.

Hombres infames. Rosario: Bajo la luna nueva, 1999.

Formas de morir. Rosario: Universidad Nacional de Rosario Editora, 1998.

 

No ficción:

El libro tachado. Madrid: Turner. 2014. 

 

Edición

Zerfurchtes Land. Neue Erzählungen aus Argentinien [Tierra devastada: Nuevos relatos de Argentina]. Coed. con Burkhard Pohl. Göttingen: Hainholz Verlag, 2002.

Crítica

"Aquí me río de las modas": Procedimientos transgresivos en la narrativa de Copi y su importancia para la constitución de una nueva poética en la literatura argentina. Göttingen: Niedersächsische Staats- und Universitätsbibliothek Göttingen, 2007.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres