PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 17 de septiembre de 2019

 Blog de Julio Ortega

Sí, gracias


 
 

Sólo un cretino pudo ordenar el desalojo de los jóvenes acampados en la Plaza de Cataluña y justificar la violencia a nombre de la limpieza.

Cualquiera que haya visitado alguno de los muchos acampados de este mayo descontentadizo es testigo de que esos jóvenes han tomado la idea de la ciudad como el lugar de la ciudadanía.  Nunca la Puerta del  Sol estuvo más abierta.

Si la policía es lo último que nos queda de la polis, hacerla cargar contra estos jóvenes es prehistórico.

Visitando el acampado de Sol me he sentido representado por cualquiera de esos muchachos, a los que no he necesitado votar, y quienes, más bien, me han elegido a mí como interlocutor de una jornada lectoral donde no hay vencedores ni vencidos, esa penuria del lenguaje, y cualquiera que lee corre la suerte de intervenir el paisaje.

Me temo que los pacíficos ocupantes de la Plaza tendrían que ocupar la ciudad, la comunidad y la región, para convertir el espacio público en un taller de readaptación ciudadana.  Y repartir documentos de identidad imaginaria al colectivo más anónimo y civilizado que se ha puesto de pie en estas plazas del camino. Aunque, para el caso, bastaría ocupar un adoquín, como si fuera la primera sílaba del ágora portátil. 

Tal como estos jóvenes han multiplicado en las plazas de España talleres de feminismo, para aprender los márgenes no socializados que liberan las mujeres en la sociedad mercantil; y talleres de migración, para entender que la familia española desaparecería sin  la concurrencia de los migrantes, que sostienen su humanidad, en contra de la xenofobia y el racismo, esas pestes donde la clase media pierde el alma; así mismo, digo, es un decir, deberían ellos iniciar, en cualquier umbral español,  talleres de ciudadanía, donde nuestros melancólicos descreídos, incapaces de admiración porque nadie apostó por ellos, recuperen la luz de la atención, y adquieran su mayoría de edad ciudadana.

Gracias a uno de esos talleres estos secretarios que sacan la escoba después de la porra, podrían merecer en su pedacito de plaza un muro arrepentido.

Limpiar la plaza para que la fatiguen los fanáticos del fútbol es un sarcasmo burocrático si no fuese otra violencia política.

Urge un taller de desintoxicación futbolística. Con la siesta nos iba mejor, con el fútbol nos hemos hecho más distritales y bárbaros.  En tanto inconciencia colectiva, es una superstición que justifica la mala prosa regionalista.  Sólo el turismo ha producido más basura que el desaforo futbolero.

Pero los jóvenes utopistas de la Ciudad de los hombres podrían ensayar muchos otros talleres de recuperación solidaria, madurez ciudadana, y español compartible como nuevo orden de las cosas en el lenguaje.  Su carpa, tenderete, mesas y sillas, despliegan la nueva sintaxis de un lenguaje cuya primera piedra, su ladrillo tribunicio, postula el discurso de los dignos de indignación.

Hace falta, con urgencia, un taller que mejore nuestra capacidad de renuncia, que nos descubra la emoción del relevo, la gracia de ceder espacio a los que siguen. Esa ética contemporánea, te define por el lugar que el otro tiene en tí.

No hay absolutamente ninguna razón, sino todo lo contrario, para que los pocos mismos se multipliquen excediendo su presencia como si nadie sino el "yo" tuviese derecho al lugar que abusa.  Ignoran que en la economía simbólica actual esa promiscuidad los hace irrelevantes.

Requerimos con urgencia de un taller de vergüenza ajena en el que unos jóvenes más escrupulosos enseñen el límite del presupuesto público que puede alguien acumular sin propósito de enmienda.

Ya que casi no hay lugar en las instituciones (la Universidad fue, alguna vez, ese lugar indignado, pero hoy legitima en muchas partes, la endogamia y el clientelismo), los jóvenes tendrán que abrir Plaza para talleres de capacitación en remontar la poca fe y medianía mucha.

¿Se puede, por ejemplo, escribir sobre ellos sin visitarlos y hablar con ellos? ¿Basta con que cites sus sentencias reproducidas por los medios, sin reparar la ironía de que ellos trabajen para ti?  ¿O toda opinión bien firmada tendría que derivar sus ingresos hacia los sujetos que permiten la buena conciencia?  Con urgencia, se requiere tomar otra plaza para levantar un taller dedicado a la economía del discurso en la balanza.

Los jóvenes indignados ponen en duda el lenguaje que ha hecho natural la corrupción de la palabra.

"Sí, gracias," dice la medalla de papel que recogí en Sol. No se puede creer mejor. 

 

 

http://www.laverdad.es/murcia/multimedia/fotos/espana/77931-mossos-desalojan-indignados-barcelona-0.html

 

 

  

[Publicado el 29/5/2011 a las 17:46]

Compartir:

Comentarios (1)

  • ni muy muy ni tan tan
    con el voto castigo que se han mandado pidiendo democracia en Espana comparandola con el norte de Africa
    me encanta saberlos en las plazas pero pareceria que hay que afinar el ojo
    ...

    Comentado por: juan-andres el 30/5/2011 a las 15:02

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Perú, 1942. Después de estudiar Literatura en la Universidad Católica, en Lima,  y publicar su primer libro de crítica,  La contemplación y la fiesta (1968), dedicado al "boom" de la novela latinoamericana, emigró a Estados Unidos invitado como profesor visitante por las Universidades de Pittsburgh y Yale. Vivió en Barcelona (1971-73) como traductor y editor. Volvió de profesor a la Universidad de Texas, Austin, donde en 1978 fue nombrado catedrático de literatura latinoamericana. Lo fue también en la Universidad de Brandeis y desde 1989 lo es en la Universidad de Brown, donde ha sido director del Departamento de Estudios Hispánico y actualmente es director del Proyecto Transatlántico. Ha sido profesor visitante en Harvard, NYU,  Granada y Las Palmas, y ocupó la cátedra Simón Bolívar de la Universidad de Cambridge. Es miembro de las academias de la lengua de Perú, Venezuela, Puerto Rico y Nicaragua. Ha recibido la condecoración Andrés Bello del gobierno de Venezuela en 1998 y es doctor honorario por las universidades del Santa y Los Angeles, Perú, y la Universidad Americana de Nicaragua. Consejero de las cátedras Julio Cortázar (Guadajara, México), Alfonso Reyes (TEC, Monterrey), Roberto Bolaño (Universidad Diego Portales, Chile) y Jesús de Polanco (Universidad Autónoma de Madrid/Fundación Santillana). Dirije las series Aula Atlántica en el Fondo de Cultura Económica, EntreMares en la Editorial Veracruzana, y Nuevos Hispanismos en Iberoamericana-Vervuert.  Ha obtenido los premios Rulfo de cuento (París), Bizoc de novela breve (Mallorca), Casa de América de ensayo (Madrid) y el COPE de cuento (Lima). De su crítica ha dicho Octavio Paz:"Ortega practica el mejor rigor crítico: el rigor generoso."

Bibliografía

Crítica

 

Transatlantic Translations. Londres: Reaktion Books 2006

 

Rubén Darío y la lectura mutua. Barcelona: Omega 2004

 

Caja de herramientas. Prácticas culturales para el nuevo siglo chileno. Santiago: LOM 2000

 

El principio radical de lo nuevo. Lima: FCE 1997

 

Retrato de Carlos Fuentes. Madrid: Circulo de Lectores 1995

 

Arte de innovar. Mexico: UNAM 1994

 

El discurso de la abundancia. Caracas: Monte Ávila 1992

 

Una poética del cambio. Prólogo de José Lezama Lima. Caracas: Biblioteca Ayacucho 1992

 

Reapropiaciones: Cultura y literatura en Puerto Rico. San Juan: EUPR 1991

 

Gabriel García Márquez and the Powers of Fiction. Austin: Texas Press 1988

 

Crítica de la Identidad. México: Fondo de Cultura Económica 1988

 

Cultura y modernidad en la Lima del 900. Lima: CEDEP 1987

 

Poetics of Change, The New Spanish-American Narrative. Austin: Texas Press 1986

 

Figuración de la persona. Barcelona: Edhasa 1971

 

La contemplación y la fiesta. Caracas: Monte Ávila 1969

 

 

Ficción

 

Teoria del viaje y otras prosas. Madrid: Ediciones del Centro 2009

 

Adiós Ayacucho. Lima: U de San Marcos 2007

 

Puerta Sechin. Tres novelas breves. México: Jorale Ed. 2005

 

Habanera. Palma de Mallorca: Bitzoc, 1999; Lima: Fondo PUC 2001

 

Emotions. Poems. New York: 2000

 

La mesa del padre. Cuentos. Caracas: Monte Ávila 1995

 

Ayacucho, Good Bye. Pittsburgh: Latin American Review Press 1994

 

 

Ediciones

 

México Transatlántico. Con Celia del Palacio. México: FCE 2008

 

Rubén Darío: Poesía. Barcelona: Círculo de Lectores 2007

 

Carlos Fuentes: Obra reunida. México: FCE 2006

 

Gaborio. Arte de Releer a Gabriel García Márquez. México: Jorale 2004

 

"El Aleph" de Jorge Luis Borges, ed. Critica. Con E. del Río Parra. México: El Colegio de México 2008

 

The Picador Book of Latin American Stories. Con Carlos Fuentes. London: Picador 1998; New York: Viking 2000

 

Alfredo Bryce Echenique: La vida exagerada de Martín Romaña. Con M.F. Lander. Madrid: Cátedra 2002

 

Antología del cuento latinoamericano del siglo XXI. México: Siglo XXI 1997

 

La Cervantiada. Madrid: Libertarias 1994

 

César Vallejo: Trilce. Madrid: Cátedra 1996

 

Julio Cortázar: Rayuela. Con Saúl Yurkievich. París: Archivos 1993

 

America Latina in its Literature. Con César Fernández Moreno. New York 1984

Enlaces

Página web de Julio Ortega

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres