PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 27 de octubre de 2020

 Blog de Julio Ortega

Español y poesía en Chicago


  

Pilsen fue un pueblo checo fundado en el sur de Chicago y es hoy un pueblo mexicano, el corazón de esta ciudad. Ahora que el censo de población ha revelado el extraordinario crecimiento de las migraciones hispanas, que son ya la minoría número uno en EEUU y convierte a éste en el segundo país hispanoablante del mundo, luego de México; es bueno reafirmar, por lo pronto, el significado político del voto hispano, que podría garantizar, en las próximas elecciones, la calidad democrática de la vida norteamericana.  No habrá otro modo de defender a los migrantes (mueren todos los días en las fronteras) sino con los votos que recobren el espacio democratizador.

Mientras  los estados fronterizos se resisten a dejar el siglo XIX y siguen criminalizando y apresando a los trabajadores migrantes del español, en Pilsen ocupan un espacio legitimado por su capacidad de habitar. Ese afincamiento en construcción  traza un mapa alterno del país, hecho por el peregrinaje de la migración.  Pilsen pertenece al “habitus,” a esa temporalidad recuperada de un México construido de memoria. En esta ciudad uno cree ver a la migración hispánica reconociéndose en su propia representación. Pilsen está situada en un tiempo mexicano fuera del ciclo de desarrollo urbano del tardo capitalismo. Y es que la migración hispánica, a diferencia de las otras, no acaba de llegar, sigue llegando, y para alarma de los más conservadores, se resiste a desaparecer. Pilsen, me pareció, era parte de un archipiélago no cartografiado, el de una geografía humana hispánica. Pilsen, me dije, es la capital de los afectos.

Yo sabía, como lector de  “Contratiempo,” que Raúl Dorantes y Febronio Zatarain, entre otros escritores hispanos, animaban en Chicago la cultura del español transfronterizo, en una dimensión poco igualada de inclusividad y diversidad de orígenes. En esa revista que tiene la virtud de no publicar dos números iguales (cada uno es un documento completo) había leído yo los poemas y relatos de los concursos periódicos; y podía reconocer, con alegría, el español peregrino, este idioma migrante que viene de muy ayer, nos incluye, y prosigue, a lo largo de su trayecto y su versión oral de los hechos, su saga de las fronteras vencidas.  No es sino inevitable, por lo mismo, que Pilsen sea un taller literario. La cultura urbana que revela es una forma de la vida mexicana, capaz de humanizar el espacio contrario y controlar, así, la violencia. Pero no se trata de una nostalgia anacrónica: es ésta una forma del tiempo fluido, que viene de lejos y gira sobre sí mismo para hablarnos desde estos poetas de varios mundos cuya lengua franca es el español que se detuvo, no sin gracia, en Pilsen. El Taller es aquí la forja de un lenguaje capaz de comunicar estos tránsitos del español multinacional.

Vocesueltas se llama la editorial del grupo literario Contratiempo, que coordina el escritor dominicano Jochy Herrera, y que acaba de publicar En la 18 a la 1, antología del taller de creación literaria del grupo.  Este taller del español internacional se remonta a 1990, cuando los poetas mexicanos Raúl Dorante, Enrique Murillo y Febronio Zatarain, fundaron el primero de la serie como quien funda una ciudad. Cada poeta que desempaca sus manuscritos seguramente repite lo mismo: Vine a Pilsen porque me dijeron que aquí hay un taller de poesía. En esta Pilseneana me ha tocado la tarea de escribir su saga  en el prólogo al grupo de escritores que este libro acoge.  Da, por  ello, su dirección como título.

Lo primero que hay que decirle al lector que ha abierto la puerta de este libro y se detiene en su umbral, es que además de antología es una  muestra y repertorio: selecciona lo más representativo de cada autor, muestra la diversidad de su talento, y documenta el estado de la literatura hispánica en su paso por Chicago. Siendo varios libros, se nos demanda, como lectores, cambir de registro, de referencias y gustos en cada tramo de su compilación, porque cada escritor espera las respuestas que la lectura reconoce y prodiga. Como lector, uno se convierte en el último tallerista de este laboratorio. Este libro postula una intensa actividad verbal, y debe ser leído con un lápiz en la mano y una libreta cerca, para hacer preguntas, y buscar a los autores en nuestra biblioteca.  

De inmediato se advierte que el control del lenguaje y las formas permite que estos escritores se hayan liberado del testimonio inmediato y confesional, que en mucha literatura hispánica de la migración documenta los dramas de la adaptación, lo cual tal vez es válido para la psicología social pero no siempre para la literatura. Hace treinta años los migrantes hispánicos solían autorepresentarse como víctimas; hoy prefieren ser agentes y construir sus propias agencias para articular redes y rearticular sus márgenes. No es que muchos no sean víctimas, es que no quieren seguir siéndolo. Por lo demás, estos escritores tampoco se han entregado a la tentación del lenguaje de la protesta callejera, más bien formulaico y voluntarista, que suele remplazar con buena conciencia las tareas más arduas de validación comunitaria. Son, quiero decir, escritores, y como tales manejan un discurso más complejo, no menos material ni cotidiano, sino más revelador de la subjetividad contemporánea.

Elizabeth Narváez-Luna dota a sus poemas de una sosegada fluidez, y es capaz de reconstruir una mirada que une por dentro la diversidad; llama “conjugar” a ese unir lo revelado. Ignacio Guevara asume en sus relatos la dimensión inmediata de lo cotidiano, aunque su parábola “Un árbol soñó” es un notable ejercicio en  clave fantástica. José Luis García de la Fé es un poeta analítico y elocuente en sus indagaciones de la identidad, que dramatiza desdoblando al hablante, dándole la capacidad de hacer dialogar al exilio.  Johanny Vázquez Paz prueba su versatilidad en las formas, y con ironía pero también con intimidad dirime el paisaje cotidiano y su lugar en el mismo; sus prosas poéticas impresionan por su fervor y agudeza. Stanislaw Jaroszek es polaco de nacimiento, norteamericano por ciudadanía, y narrador por gracia del español.  Sorprende con la tierna ironía de sus relatos, de economía pefecta, sobre héroes marginales, plenos de vida. Rafael Franco es un poeta de notable capacidad formal, capaz de convertir en cuento o canto las experiencias más inmediatas, dándoles la formalidad de un lenguaje sensible. Adrián Zavala posee un especial talento para hacer del lenguaje recortado una metáfora de la fragmentación de lo real, y construir escenarios de validez poética. Raúl Dorantes nos sorprende con otra muestra de su capacidad para hacer veraces situaciones extremas, esta vez gracias a una suerte de oratorio que parece ocurrir en una Comala de encrucijadas, donde conversar humaniza las fronteras, “esa barbaridad.” Jorge Montiel escribe con convicción pasional y  concentración intensa una poesía de rebeliones que empiezan con el poema mismo, que él sabe convertir en una suerte de sismógrafo para registrar los efectos de la verdad. Verónica Lucuy Alandia trae desde Bolivia el sentido elemental de las cosas mutuas, que animan su poesía con la presencia terrestre de lo entrevisto y celebrado. Jesús Guerrero Martínez escribe poemas que son actos y ceremonias de presencia intensa y vigor interno que configuran el soliloquio del migrante capaz de construir, palabra a palabra, su propio camino. Humberto Uribe recobra la memoria mágica de una Colombia rural y mítica pero también, con humor, las aventuras de infancia y, con plenitud, la textura de la vida cotidiana. Santiago Weksler dice en el poema lo que no se puede decir en otra parte: con muy pocas palabras construye un espacio de dramas asumidos y compartidos. Y, para cerrar el taller, Febronio Zatarain nos lleva a los Andes, a las alturas de Macchu Picchu y las orillas del lago Titicaca, para poner a prueba el lenguaje con su palabra limpia y traslúcida, y dejar de tributo a los dioses tutelares sus sílabas mexicanas, a nombre de Pilsen y la poesía escrita en español, a comienzos del nuevo siglo de esta migración.

 

[Publicado el 19/4/2011 a las 03:53]

Compartir:

Comentarios (4)

  • Julio,
    Gracias por esta excelente entrada en tu blog. Como director de Contratiempo, considero esencial para el proyecto la creacion de lazos y la comunicacion con lectores, criticos, comentaristas, y seguidores de nuestro trabajo. Disfrutamos muchisimo cuando estuviste de visita en Chicago, ojala vuelvas pronto, y desde luego compartiremos tu comentario a traves de nuestras redes. Un abrazo cordial.
    Gerardo Cardenas
    www.contratiempo.net

    Comentado por: Gerardo Cardens el 19/5/2011 a las 19:50

  • Julio, te hare llegar muy pronto una resenia escrita por nuestro Director Editorial sobre las andanzas del espaniol y la literatura en espaniol de Chicago, quizas lo puedas colgar.
    Y cierto, hemos colaborado con la academia local, no solo a traves de eventos en cooperacion sino con la participacion de Profesores que ademas son escritores en nustras publicaciones: DePaul University, Northeastern Illinois University, Univ of Illinois at Chicago, Univ of Chicago y otras...

    Comentado por: jochy herrera el 26/4/2011 a las 18:36

  • Profesor Ortega: Gracias por la nota. Y sí,hay una universidad. Muy "urbana", de campus efímero y biblioteca precaria. Mi biblioteca local promete más. Tengo que entusiasmarme.
    De nuevo felicidades a Jochy Herrera. Orgullosa de ser su compatriota.

    Comentado por: Alejandra el 26/4/2011 a las 18:21

  • Alejandra: ¿Donde Ud. vive no hay una Universidad con un Departamento de Español? Desde esos espacios suelen generarse iniciativas que involucran a la comunidad hispánica. A veces dos personas desencadenan una catarata de español en el campus. Y no pocas veces, los profesores de español, de por si abrumados de su misión, requieren ampliar la conversación y compartir un espacio en la comunidad.

    Jochy, un día tendrás que contarnos los pasos del peregrino que desempaca su español en Pilsen. En Chicago los hispanos han ganado espacios de diálogo en las universidades, y los apoya también el Instituto Cervantes, que allí ha tenido siempre vocación de servicio. Entre tantas malas noticias en contra de la migración hispana en este país, se agradecen las muchas buenas.

    Comentado por: Julio Ortega el 24/4/2011 a las 02:05

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Perú, 1942. Después de estudiar Literatura en la Universidad Católica, en Lima,  y publicar su primer libro de crítica,  La contemplación y la fiesta (1968), dedicado al "boom" de la novela latinoamericana, emigró a Estados Unidos invitado como profesor visitante por las Universidades de Pittsburgh y Yale. Vivió en Barcelona (1971-73) como traductor y editor. Volvió de profesor a la Universidad de Texas, Austin, donde en 1978 fue nombrado catedrático de literatura latinoamericana. Lo fue también en la Universidad de Brandeis y desde 1989 lo es en la Universidad de Brown, donde ha sido director del Departamento de Estudios Hispánico y actualmente es director del Proyecto Transatlántico. Ha sido profesor visitante en Harvard, NYU,  Granada y Las Palmas, y ocupó la cátedra Simón Bolívar de la Universidad de Cambridge. Es miembro de las academias de la lengua de Perú, Venezuela, Puerto Rico y Nicaragua. Ha recibido la condecoración Andrés Bello del gobierno de Venezuela en 1998 y es doctor honorario por las universidades del Santa y Los Angeles, Perú, y la Universidad Americana de Nicaragua. Consejero de las cátedras Julio Cortázar (Guadajara, México), Alfonso Reyes (TEC, Monterrey), Roberto Bolaño (Universidad Diego Portales, Chile) y Jesús de Polanco (Universidad Autónoma de Madrid/Fundación Santillana). Dirije las series Aula Atlántica en el Fondo de Cultura Económica, EntreMares en la Editorial Veracruzana, y Nuevos Hispanismos en Iberoamericana-Vervuert.  Ha obtenido los premios Rulfo de cuento (París), Bizoc de novela breve (Mallorca), Casa de América de ensayo (Madrid) y el COPE de cuento (Lima). De su crítica ha dicho Octavio Paz:"Ortega practica el mejor rigor crítico: el rigor generoso."

Bibliografía

Crítica

 

Transatlantic Translations. Londres: Reaktion Books 2006

 

Rubén Darío y la lectura mutua. Barcelona: Omega 2004

 

Caja de herramientas. Prácticas culturales para el nuevo siglo chileno. Santiago: LOM 2000

 

El principio radical de lo nuevo. Lima: FCE 1997

 

Retrato de Carlos Fuentes. Madrid: Circulo de Lectores 1995

 

Arte de innovar. Mexico: UNAM 1994

 

El discurso de la abundancia. Caracas: Monte Ávila 1992

 

Una poética del cambio. Prólogo de José Lezama Lima. Caracas: Biblioteca Ayacucho 1992

 

Reapropiaciones: Cultura y literatura en Puerto Rico. San Juan: EUPR 1991

 

Gabriel García Márquez and the Powers of Fiction. Austin: Texas Press 1988

 

Crítica de la Identidad. México: Fondo de Cultura Económica 1988

 

Cultura y modernidad en la Lima del 900. Lima: CEDEP 1987

 

Poetics of Change, The New Spanish-American Narrative. Austin: Texas Press 1986

 

Figuración de la persona. Barcelona: Edhasa 1971

 

La contemplación y la fiesta. Caracas: Monte Ávila 1969

 

 

Ficción

 

Teoria del viaje y otras prosas. Madrid: Ediciones del Centro 2009

 

Adiós Ayacucho. Lima: U de San Marcos 2007

 

Puerta Sechin. Tres novelas breves. México: Jorale Ed. 2005

 

Habanera. Palma de Mallorca: Bitzoc, 1999; Lima: Fondo PUC 2001

 

Emotions. Poems. New York: 2000

 

La mesa del padre. Cuentos. Caracas: Monte Ávila 1995

 

Ayacucho, Good Bye. Pittsburgh: Latin American Review Press 1994

 

 

Ediciones

 

México Transatlántico. Con Celia del Palacio. México: FCE 2008

 

Rubén Darío: Poesía. Barcelona: Círculo de Lectores 2007

 

Carlos Fuentes: Obra reunida. México: FCE 2006

 

Gaborio. Arte de Releer a Gabriel García Márquez. México: Jorale 2004

 

"El Aleph" de Jorge Luis Borges, ed. Critica. Con E. del Río Parra. México: El Colegio de México 2008

 

The Picador Book of Latin American Stories. Con Carlos Fuentes. London: Picador 1998; New York: Viking 2000

 

Alfredo Bryce Echenique: La vida exagerada de Martín Romaña. Con M.F. Lander. Madrid: Cátedra 2002

 

Antología del cuento latinoamericano del siglo XXI. México: Siglo XXI 1997

 

La Cervantiada. Madrid: Libertarias 1994

 

César Vallejo: Trilce. Madrid: Cátedra 1996

 

Julio Cortázar: Rayuela. Con Saúl Yurkievich. París: Archivos 1993

 

America Latina in its Literature. Con César Fernández Moreno. New York 1984

Enlaces

Página web de Julio Ortega

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres