PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 10 de abril de 2020

 Blog de Basilio Baltasar

Victor Hugo vocifera en su tumba

Votación contra de la directiva europea sobre inmigración

Votación contra de la directiva europea sobre inmigración.

En el proceso de construcción del espacio europeo (desde 1945) se han visto implicadas varias generaciones de políticos, intelectuales y empresarios. Son ellos los que han elaborado el inconfundible estilo retórico de las instituciones europeas: un discurso que se nutre del genio poético de las revoluciones perdidas y del talento racional de la Ilustración.

La fuerza espiritual de este legado es el principal sostén de la legitimidad europeísta y el principal nervio de su auto-defensa.

De hecho, cualquier reticencia crítica se refuta como un ataque a la idea de Europa y el rechazo a las iniciativas de la clase política europea, como un sabotaje. Un contratiempo serio que la astucia burocrática tiene el deber de resolver: el no de Francia y el no de Irlanda han sido desdeñados como si fueran la impertinencia de un socio egoísta dispuesto a fastidiar.

Raras veces se ha entendido esta negativa como una oportunidad para comprender lo que hay detrás de la apresurada impaciencia impuesta por la agenda financiera y geopolítica: la ciudadanía europea no se consolida al mismo ritmo que sus instituciones.

Distingamos lo esencial del error: en ausencia de una ciudadanía europea, las instituciones -en Bruselas y Estrasburgo- son artefactos idóneos para las iniciativas que la clase política no se atreve a colocar frente a su electorado nacional.

Las más recientes: la Directiva que pretende autorizar la semana laboral de 60 horas y la Directiva que regula la apertura de campos de reclusión para emigrantes.

[Publicado el 15/7/2008 a las 11:32]

[Etiquetas: Europeísmo, burocracia, Bruselas]

Compartir:

Comentarios (5)

  • Don Basilio, he entrado varias veces por aquí. Me siento culpable por haberle dicho que cambiara de entrada, que evidentemente usted ya tenía la próxima preparada.
    Leo y releo y no se me ocurre nada de interés que decir…estoy estos días que sólo escribo frivolidades. ¿Será el calor?, la lluvia, que nos deja con tal humedad… difícil
    respirar hondo.

    Una cosa puedo añadir…EE.UU. tendría que ser dividido en tantos países como los que tiene Europa. A este país no hay quien lo gobierne…cuántas dudas con Obama, pero cualquier cosa en vez de Mac de lo mismo. Saludos.
    Ya le dije que ando un poco floja de mollera.

    Comentado por: me el 24/7/2008 a las 23:48

  • Con el trozo de relato de Hermann Hesse que he colgado abajo quería decir que lo del papeleo parece que no es exclusivo ni de los inmigrantes, ni de España ni siquiera de los tiempos actuales. La inmigración tiene problemas, por supuesto, muchísimos; el racismo, más o menos soterrado, existe, sin duda. Pero no creo que sea buena idea alimentar la sensación de victimismo, discriminación e injusticia, que sólo puede hacer sentir más débil o desprotegido y aumentar el rencor y las distancias y las reclamaciones, en lugar de acercar y acortar diferencias. La vida no es fácil para nadie.

    Comentado por: blueblue el 17/7/2008 a las 09:58

  • "Feliz como un niño, me entregué a mi juego de creación y pinté, así, un paisaje en el muro de mi celda (...). Por el centro del cuadro pasaba un tren muy pequeño. Avanzaba hacia la montaña y ya tenía la cabeza metida en ella como un gusano en la manzana, la locomotora ya había entrado en el pequeño túnel, de cuya oscura boca brotaba un humo esponjoso (...) Entretanto, la llamada realidad, con la que de hecho había caído en total desgracia, se esforzaba todo lo posible en hacer mofa de mi sueño y en destruirlo. Venían a buscarme casi a diario, me conducían entre guardias a unas dependencias sumamente antipáticas en las que había unas antipáticas personas sentadas en medio de muchos papeles, las cuales me interrogaban, no me querían creer, me regañaban, y lo mismo me trataban como a un niño de tres años, que como a un criminal consumado. No es preciso ser un acusado para conocer este mundo extraordinario y verdaderamente infernal de las oficinas públicas, los papeles y las actas. De todos los infiernos que el hombre ha tenido que crearse en su extravagancia, éste es el que más infernal considero. Basta desear cambiar de domicilio o querer casarse, pretender obtener un pase o un certificado, para encontrarse ya en medio de ese infierno, tener que pasar horas amargas en el ámbito asfixiante de ese mundo de papeles, ser interrogado, regañado por hombres aburridos y sin embargo apresurados, insatisfechos, encontrar sólo escepticismo ante las declaraciones más sencillas y veraces, ser tratado a ratos como un colegial, a ratos como un delincuente. Pero todo el mundo sabe estas cosas (...) Un día estaba en mi prisión contemplando ese cuadro, cuando acudieron nuevamente los guardianes con sus aburridas citaciones y quisieron arrancarme de mi venturoso trabajo. Entonces me sobrecogió un cansancio y algo así como una náusea contra todo ese tráfago y toda esa brutal y desalmada realidad. (...) Sin magia, este mundo resultaba insoportable. Recordé la fórmula china, retuve la respiración durante un minuto y me liberé de la ilusión de la realidad. Con amabilidad rogué a los guardianes que tuviesen un minuto más de paciencia, pues debía subir al tren de mi cuadro y comprobar una cosa. Se rieron, como de costumbre, pues me consideraban mentalmente perturbado. Entonces me hice pequeño y entré en mi cuadro, subí al pequeño tren y en el pequeño tren entré en el pequeño túnel negro. Todavía se siguió viendo un rato el humo esponjoso que salía de la redonda abertura, después el humo se disipó y se volatilizó, y con él desapareció todo el cuadro, y yo con éste.
    Los guardianes se quedaron atrás, sumamente perplejos."
    (Hermann Hesse, del relato Compendio Biográfico, de 1924)

    Comentado por: blueblue el 17/7/2008 a las 09:53

  • totalmente de acuerdo

    Comentado por: vera el 16/7/2008 a las 17:59

  • ¿Quiere eso decir que corremos -no digo en que dirección- más de lo que queremos?

    Que clarito lo ha explicado, aunque mi conclusión no sea correcta

    Comentado por: Con la lengua fuera el 15/7/2008 a las 14:14

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Basilio Baltasar, es escritor, editor y periodista. Presidente del Premio Formentor y director de la Fundación Formentor. Fue director de la Fundación Santillana desde donde inició la organización de las Conversaciones de Formentor. Ha sido editor fundador de la revista literaria Bitzoc; como director editorial de Seix Barral recuperó el Premio Biblioteca Breve. Entre 1989 y 1996 dirigió el programa de exposiciones dedicado al arte de las sociedades sin escritura (Culturas del Mundo. Arte y Antropología). Fue patrono de la fundación musical Área de Creación Acústica, director de la Fundación Bartolomé March, vicepresidente de la Fundación Jakober y dirigió el periódico El Día del Mundo. Miembro correspondiente de la Reial Acadèmia de Bones Lletres de Barcelona. Autor de la novela Pastoral iraquí (Alfaguara, 2013).

 

 

 

 

 

Bibliografía

 

 

 

     Basilio Baltasar, editor

Obras asociadas

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres