PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 4 de abril de 2020

 Blog de Basilio Baltasar

Deicidas o mentirosos

Mario Vargas Llosa, en Santillana del Mar (Pablo Hojas/El País)

Mario Vargas Llosa, en Santillana del Mar.

Cuando llega mi turno, y estamos entre colegas informados, digo:

""Nada puede complacer más a un lector: ver a su autor favorito transformado por esa fuerza que lo hace siempre distinto, jamás idéntico."

Debería saber si esa fuerza es una "fuerza ciega". Pero me detengo a considerar si realmente es eso lo que espera un lector de su autor favorito. Quizá existan lectores, pienso, reacios a tolerar esa fuerza de transformación y celebren sumamente complacidos la consagración de la identidad.

El encuentro con un yo ficticio consuela al "ego" que huye del tiempo real.

Quiero hablar de una fuerza ciega, la potencia del tiempo, recordando que aniquila lo que no transforma, pero el mito de nuestro tiempo es la voluntad y no hay otro modo de contar la vida que vivimos.

De Mario Vargas Llosa pueden decirse muchas cosas, como en efecto se dirán en esta jornada en Santillana del Mar, pero quiero subrayar una muy singular: su liberté d'esprit.

La enarbola como literato, como crítico, como político. Y eso lo ha hecho especialmente sensible a los cambios de nuestra época. Los percibe incluso antes de que adopten formas visibles, evidentes.

En 1971 publicó su conocido ensayo sobre la obra de Gabriel García Máquez, Historia de un deicidio. En 1990, casi veinte años después, publicó una selecta antología de breves críticas literarias, La verdad de las mentiras, en dónde describe el artefacto narrativo de la ficción como el arte de mentir. El arte de mentir con propiedad, podría decirse para omitir la responsabilidad moral del simple embustero.

La cuestión es: ¿qué ocurrió en esas dos décadas para que nuestra cultura se vea impelida a corregir la vanidosa pretensión de sus escritores? Renunciar al deicidio, a sustituir al dios creador, y conformarse a ser un orfebre de ficciones. ¿A esto nos empuja el paso del tiempo?

¿Qué vergonzantes renuncias culturales, desistimientos, agotamientos, incluso genuflexiones, han convertido al creador de mundos en un inventor de mundos?

[Publicado el 17/6/2008 a las 16:00]

[Etiquetas: Historia de un deicidio, Mario Vargas Llosa, La verdad de las mentiras]

Compartir:

Comentarios (4)

  • Vuelvo, porque yo no creo que la ficción sea mentira, es una verdad paralela a la que accedemos con más garantías de poder aprehenderla que a la que llamamos realidad, que menudo cuento. Como ve no soy rencorosa, pero le ruego salude a Azúa porque ando con prisa trabajo en Alicia.Y el señor Vargas Ll. lo que es de verdad es poco sectario que ojalá sea contagioso.
    Suya etc, tenedordepostre

    Comentado por: tenedor de postre el 19/6/2008 a las 20:00

  • Me gusta su artículo, pero estoy muy disgustada, hace no sé cuánto que no leo a José María Guelbenzu en Babelia y me voy a borrar. Pero le saludo,suya afectísima, tenedordepostre

    Comentado por: tenedor de postre el 19/6/2008 a las 19:50

  • Creo, que en estas dos últimas décadas los avances de la Red y otros medios de comunicación hacen muy difícil la ‘creación’ de un nuevo mundo en la literatura; la invención es mucho más fácil.

    Comentado por: Sin imaginación el 18/6/2008 a las 13:46

  • Si creyera en los dioses me atrevería a decir que no saben ni qué ocurre ni qué son dos décadas. Pero creo en la curva de Mrozek (y por tanto en Mrozek como concepto, charco, nube -con o sin destino- o evidencia de cierta invidencia, si se prefiere)

    Sinceramente, no sé qué decir, salvo que como lector soy muy optimista de cara al futuro.

    Un saludo.

    PS: dejo un poeta del siglo XXV:

    Els poetes no inventen els poemes
    El poema és en algun lloc allà darrere
    Hi és de molt temps ençà
    El poeta es limita a descobrir-lo.

    Jan Skácel

    Comentado por: muy optimista el 17/6/2008 a las 18:12

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Basilio Baltasar, es escritor, editor y periodista. Presidente del Premio Formentor y director de la Fundación Formentor. Fue director de la Fundación Santillana desde donde inició la organización de las Conversaciones de Formentor. Ha sido editor fundador de la revista literaria Bitzoc; como director editorial de Seix Barral recuperó el Premio Biblioteca Breve. Entre 1989 y 1996 dirigió el programa de exposiciones dedicado al arte de las sociedades sin escritura (Culturas del Mundo. Arte y Antropología). Fue patrono de la fundación musical Área de Creación Acústica, director de la Fundación Bartolomé March, vicepresidente de la Fundación Jakober y dirigió el periódico El Día del Mundo. Miembro correspondiente de la Reial Acadèmia de Bones Lletres de Barcelona. Autor de la novela Pastoral iraquí (Alfaguara, 2013).

 

 

 

 

 

Bibliografía

 

 

 

     Basilio Baltasar, editor

Obras asociadas

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres