PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 23 de octubre de 2020

 Blog de Rafael Argullol

Intimidad forzosa

Cuenta Boris Pasternak que a medida que se degradaba la Revolución Rusa y se imponía el totalitarismo, se generalizaba el uso del tuteo como forma cotidiana de dominación. En El doctor Zhivago, en efecto, los comisarios del pueblo quieren reducir la resistencia de sus supuestos adversarios con un "oye, tú, camarada" que, tras el aparente igualitarismo, implica la transformación de las personas en meros componentes de una masa que debe ser aleccionada y doblegada. El objetivo es claro: la intimidad forzosa, lejos de ser una muestra de amistad o familiaridad, es un método de sometimiento.

Por eso me alarma que en nuestra sociedad nada igualitaria se prodiguen cada vez con mayor frecuencia las expresiones de una intimidad no voluntaria. Esto es particularmente claro si te hallas en manos de quien va a imponer su intimidad, lo quieras o no. Llama la atención, por ejemplo, que una mayoría de médicos y enfermeros se permitan tutear a sus pacientes, sobre todo en los grandes hospitales y clínicas. Quien ha entrado en el recinto siendo una "señora" o un "señor" es convertido, mediante el tuteo, en un ser al que no sólo le falta la salud, sino también el respeto y la dignidad. Y algo semejante pasa en el transporte aéreo. Como también estás en sus manos, cada vez hay más pilotos y azafatas que se dirigen a los pasajeros con la familiaridad que antes se reservaba para los niños. Acaso porque en ambas situaciones sobrevuela la sombra de la parca, lo cierto es que se hace progresivamente difícil mantener el estatuto de persona en una cama de hospital o en un asiento de avión.

Pero lo decididamente insoportable es que el Estado se haya sumado al festín de la mala educación, con fórmulas que recuerdan lo evocado por Pasternak o, como ficción futurista, por Orwell en 1984. "Ponte el cinturón de seguridad", "si bebes, no conduzcas", "disminuye la velocidad", etcétera. En medio del capitalismo más feroz, el Estado (casi podríamos decir "el camarada Estado") se comporta como si el comunismo hubiera triunfado, aunque únicamente en el terreno de la vulgaridad.

Y quizá los publicitarios de esas campañas tuteadoras lleven razón y sea cierto que el comunismo de la banalidad ha triunfado. Sin embargo, no quiero esta intimidad forzosa con el Estado. Mis amigos los elijo yo mismo, y es con ellos con quienes comparto mi intimidad.

 

El País, 10/04/2010

[Publicado el 20/5/2010 a las 11:38]

Compartir:

Comentarios (11)

  • Bueno, también quería hacer una execración sobre el uso de la palabra "tete" . "Claro, tete" me respondió un dependiente cuando le pregunté si podía pasarme a recoger los pantalones al otro viernes. En fin, será que me hago quisquilloso.

    Comentado por: smithie el 27/5/2010 a las 06:34

  • Pues mire,Nicolás, creo que lleva razón. Ahora bien....dionisíaco.....es un adjetivo muy amable por su parte. Yo más bien hablaría de incívico o maleducado.
    Lo del Congreso o el Senado no tiene nombre. ¿De verdad tenemos lo que nos merecemos? Hombre, yo creo que nos merecemos algo mejor.....sinceramente. No hay ni un buen orador. Listas abiertas ya, fin a la partitocracia.

    Comentado por: escoin el 27/5/2010 a las 00:00

  • Es cierto que en las democracias actuales el espacio público se ha ido degradando a juzgar por cómo se desarolla el juego en el espacio público por excelencia, el parlamento (quizás sea iluso pensar que en el ágora las cosas fuesen diferentes).
    Quizás el espacio público no sea ya el ámbito propio del ciudadano libre, sino sólo el lugar de manifestación, regozijo, espansión de la masa, tal vez un ámbito dionisiaco en el que el explotado de a pìe da rienda suelta sus humores, líquidos y etc.
    Pero esos individuos no buscan intimidad sino disolución.
    Respecto a la queja sobre el trato impersonal. ¿Qué quieren que les diga? A mí personalmente me la trae floja como se dice por ahí.
    Diría que trato impersonal no es lo mismo que avasallar la natural distancia (y de eso es lo que habla Rafael Argullol) que se impone entre dos personas que de entrada no se conocen: comprador-vendedor, camarero- cliente, alumno-profesor.
    Saludos cordiales.

    Comentado por: Nicolás Simón el 25/5/2010 a las 18:14

  • No es el tú o el usted, es el modo, la intención con que se usan. En inglés se usa sólo el 'you' y no nos planteamos etas cuestiones de "intimidad" , "respeto" o "dignidad". Es el tono y la actitud del hablante lo que conlleva ese trato diferencial que muchos deseamos.
    La influencia del inglés en el español actual tiene mucho que ver con la desaparición del 'usted'. Creo yo.

    Comentado por: me el 25/5/2010 a las 15:44

  • No, smithie, no pretendo hacer un tratado. Únicamente expreso una queja por la desconsideración hacia lo público, continente de todos los males de este país, pero al que se recurre cuando "vienen mal dadas". A partir de este idea, he escrito un comentario muy personal, lo sé.
    Saludos a todos ustedes, desde este espacio público.

    Comentado por: escoin el 25/5/2010 a las 10:09

  • Bien escoin, de la expresión "recinto público" haces todo un tratado. ¿Con qué motivo? Sabe Dios. En todo caso, yo no pretendía convencer a nadie, por lo que no sé tampoco ni a qué viene lo de la "cantinela" ni lo de la "credibilidad". Es como si yo digo que me gusta el color rojo y alguien me dice que esa cantinela ya no cuela.

    Comentado por: smithie el 24/5/2010 a las 20:31

  • ¿En los recintos públicos,smithie? ¿En el mercado, en un pabellón polideportivo? ¿O quiso decir en las oficinas de la administración pública? Un instituto también podría considerarse un "recinto público"....¿también es impersonal, burocrático y tecnocrático? Y los empleados de los bancos y cajas....¿no pueden también llegar a ser impersonales, burocráticos y tecnocráticos?
    Ya estamos con los servidores públicos.... un trato impersonal puede darse en muchas partes....en lo público y en lo privado (en una zapatería, en un Mc Donalds, en la taquilla de un cine o teatro.....). Y encima, a pagar los errores de los gestores.....
    Esta cantinela está ya muy usada, ya no tiene credibilidad.
    Lo siento.

    Comentado por: escoin el 23/5/2010 a las 19:53

  • Por la misma regla de tres o silogismo, se podría argumentar en contra del usted, aduciendo que durante la dictadura, las autoridades bien podrían tratar a uno de ud. y no parar luego en mientes en darle a uno unas cuantas hostias. Pero yo no pretendo estar en propiedad de la razón, a mí me es indiferente qué formalidad, de entre estas dos, usen los demás para interpelarme. Lo que me desagrada (pq eso sí que me parece deshumanizante) es el trato frío, burocrático, impersonal, tecnocrático, etc. que se usa en los recintos públicos.

    Comentado por: smithie el 23/5/2010 a las 16:02

  • Melancolía reprimida de pilotos y azafatas

    mientras sirven a las pulcras y astutos pasajeros.
    En la plaza, REALISMO descarnado de un camarero que tropieza con una oliva.
    Los lectores del blog se formatean y piensan en nuevas ocasiones.
    Saludos, don Rafael.
    (Los blogs también crean confidencias y susurroos).

    Comentado por: Manuel Sevilla el 22/5/2010 a las 10:07

  • O es fina ironía o es realismo descarnado o es melancolía. ¿Realismo verdad?

    Comentado por: Tioteo el 21/5/2010 a las 09:49

  • Lleva razón, Don Rafael. Me disculpará por las veces que lo he llamado Don Rafa. No volverá a ocurrir.
    Pero, en serio, nos estamos pasando.

    Comentado por: me el 20/5/2010 a las 15:51

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres