PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 10 de abril de 2020

 Blog de Rafael Argullol

Edipo es un destino

Rafael Argullol: Llegar a dominar el arte del equilibro entre el logos y el misterio. Algo de eso nos dice el viejo Sófocles en lo que sería su última lección, que está en su última obra, en su último año de vida.

Delfín Agudelo: La imagen del peregrinaje ciego me parece muy relevante, simbólico. Es contemplar la idea del viajero como aquel que no ve físicamente, por lo que presuntamente no necesitaría del desplazamiento físico. Ya estaria viendo con los ojos interiores, pero aún así somete su cuerpo al atravesamiento físico.

R.A.: Creo que el simbolismo más rotundo de Edipo en el momento en que se arranca físicamente los ojos, puesto que se arranca también el falso conocimiento que tenía acerca de sí mismo. Se arranca una sabiduría superficial y de corto plazo. En ese mismo momento está simbólicamente preparado para ulteriores pasos en el conocimiento. Esos ulteriores pasos aún no los ha dado; el arrancarse los ojos es una especie de catarsis y preparación para el siguiente camino.

Esos años de oscuridad literaria, estos años carentes de información literaria acerca de la errancia de Edipo podemos suponer que son los años en los que él va acumulando ese conocimiento ulterior para el que se había preparado cerrándose la mirada a corto plazo, y dirigiendo una mirada a largo plazo hacia el interior de sí mismo. Esa mirada hacia el interior, que en términos de Novalis podemos comprender como el viaje hacia el interior, al mismo tiempo debe transcurrir por el exterior, debe transcurrir a través de ese peregrinaje, ese nomadismo, ese ser transeúnte, ese ser pasajero, ese ser desterrado, ese ser de alguna manera exilado de todas las tierras. En ese sentido antes hablaba también del ciclo de Jesucristo: tras un sedentarismo de 18 años, del que no sabemos nada, los 3 años de los que nos informan los evangelios muestran de alguna manera a un transeúnte frenético: está cambiando continuamente de tierra.

Creo que en es simbolismo de Edipo la adquisición de la sabiduría exige un doble movimiento: el viaje hacia el interior, para el que le han preparado la propia ceguera, que se contrasta con el peregrinaje físico exterior, con el movimiento. Esto enlaza además creo que con una tradición muy arraigada en distintas culturas, y es la tradición del peregrino errante como portador de sabiduría, e incluso, como antes decía, como persona sagrada. Edipo es de estas figuras de personas santas de distintas culturas, que son personas que incluso los ejércitos que están en guerra respetan a su paso: se hace una especie de armisticio provisional mientras pasa la figura y luego se reanudan las hostilidades. ¿Por qué? Porque están rodeadas del aura de la mirada interior que le provisiona una luz especial que hace que sean respetados. Generalmente esas figuras son ciegas, nómadas, son personajes que se vuelven en una franja ambivalente entre lo físico y lo metafísico, son personajes que ellos mismos son, en palabras de Nietzsche, un destino. Probablemente Sófocles nos dice eso: Edipo se convierte en un destino en sí miso, y en la última tragedia hace la representación del significado de ese destino. 

[Publicado el 12/3/2010 a las 18:24]

[Etiquetas: Edipo, mirada, mirada interior, peregrinaje ciego]

Compartir:

Comentarios (13)

  • muy bueno que sean tan inteligentes e instruidos. solo que me parece insuficiente lo que hacen. por que para complementar su oficio de escritores, no realizan labor social en secundarias? en donde con lenguaje sencillo, explican a los jovenes las verdades de la vida, explicandoles la vida y obra de autores que les puedan interesar y asi complementan la educacion que reciben en su casa y en su escuela? seria interesante si realmente pueden transmitir su pensamiento a gente joven.

    Comentado por: ana lila valencia velasco el 19/5/2010 a las 02:49

  • Publicada la seva fitxa.

    Comentado por: Un Que Vigila el 17/3/2010 a las 07:47

  • Se ha de ser 'flexible con el canon, sería un poco alucinante que alguien nos cayera mal porque los escritores de su canon no coincidieran con los escritores de 'mi" canon.
    No creo que haya que preparar los cañones por cuestion de cánones (lástima del acento....).

    Los cañones no deberían ser utilizados en estos casos, para dirimir sobre CÁNONES.

    Cänones.
    Mua mua..

    Comentado por: Xavi en Lampedusa el 16/3/2010 a las 19:41

  • Marta, cada uno de nosotros, dejando de lado lo que académicamente se considera canónico o no, tenemos nuestro propio canon, aquellas lecturas y autores que nos han cautivado (cautivos perennes o efímeros) de una u otra forma. Por tanto, no le puedo hablar de escritores minúsculos, porque se me olvidan con facilidad. Lo que sí le puedo afirmar de Delibes es la incuestionable calidad de su obra en su conjunto (bueno, al menos eso creo yo). Ya se sabe que contra gustos no hay nada escrito, pero me quedo antes con Delibes que con Cela, por ejemplo.
    Por cierto, hablando del famoso "canon", cuando leí el libro de Bloom me sorprendió la "machacona" omnipresencia de Shakespeare. Ya se sabe que todas las listas "canónicas" son discutibles..... Lo que es induscutible, a mi modo de ver, es que hemos idiotizado a nuestra juventud. Hemos olvidado los clásicos a favor de otras lecturas mucho más pobres tanto de contenido como de expresión. Pero bueno, doctores tiene la iglesia....
    Saludos a todos ustedes.

    Comentado por: escoin el 16/3/2010 a las 19:30

  • ¿Y cuáles son los autores minúsculos de su canon literario, escoin?
    Saludos.

    Comentado por: Marta el 16/3/2010 a las 15:14

  • El llegeixo. L'espio.

    Comentado por: Un Que Vigila el 16/3/2010 a las 14:50

  • "capta algo y lo hace manifiesto y lo expresa".Muy buena cita,omar. Pero hay, a mi modo de ver, algo más, un componente estético.Pongamos el ejemplo de las fiestas galantes de Watteau, o el "Viaje a Citera". O bien las pinturas que recrean el mito de Danae. Y en la literatura, ¿por qué Madame Bovary es una obra maestra? Hay algo más, que pasa por la ejecución del artista.
    Se nos ha ido Delibes. Ejemplo de artista sin vanidad, un escritor mayúsculo. Se nos van los grandes, queridos "contertulios".
    Saludos a todos ustedes.

    Comentado por: escoin el 14/3/2010 a las 18:22

  • Edith Stein establece en "La ciencia de la cruz":
    "Toda obra genuina de arte es además símbolo, háyalo pretendido o no el artista, tanto si éste es naturalista como si es simbolista. Símbolo: es decir, que de la plenitud infinita del sentido con la que tropieza necesariamente todo humano conocimiento, capta algo y lo hace manifiesto y lo expresa; y, por cierto, de tal manera que esa misma plenitud de sentido, inagotable para el conocimiento humano, encontrará en el símbolo una misteriosa resonancia. Así entendido todo arte auténtico es una revelación y la creación artística un oficio santo."

    En esta medida, el conocimiento místico del mundo está íntimamente ligado al artístico. Lo incluye, a la vez que lo propulsa.

    Comentado por: omar el 14/3/2010 a las 16:46

  • Hay un saber filosófico, ciertamente, de cariz más o menos materialista, más o menos platónico...
    Hay un saber científico, que se traduce en máquinas, herramientas, etc.
    Esta sería una polaridad normal en mi opnión.
    Temerario, sin embargo, querer equiparar lo místico a una forma de saber.
    En fin, yo había oído hablar de experiencia mística...
    Y también me permito anotar que resulta rara la mención a Jesucristo en el texto de Argullol, puesto que Jesucristo no fue un mito en el sentido clásico, filológico del término y Edipo sí.
    ¡¿Otra cosa es el complejo de Edipo?!
    Del que se nos permite dudar.
    Hasta el momento.
    Buen fin de semana.

    Comentado por: George Br. el 13/3/2010 a las 15:01

  • Sí,George, es cierto lo que dice. Pero me hubiera gustado conocer los pensamientos de Antígona.¿De qué forma también ese per-agrum ha cambiado a Antígona? ¿En nada? Curiosidad, supongo. Y me hace pensar en los peces piloto, esos que nadan al lado de otros mucho más grandes y se limitan a eliminarle la suciedad, a cambio de alimento. De hecho, Antígona se nos muesta sumamente preocupada por evitar un posterior derramamiento de sangre. No sé, únicamente son ideas.

    Comentado por: escoin el 13/3/2010 a las 14:32

  • Con el debido permiso de la concurrencia:
    a los dos tipos de conocimiento que planteas, el científico, y el místico, le podemos añadir el tercero: el artístico.

    Profundizar en esta trilogía epistológica se las trae. Tu exposición parece escorar hacia el saber místico.

    Comentado por: Tioteo el 13/3/2010 a las 10:31

  • Tengo la impresión de que el viaje iniciático de Edipo es sumamente individual, lo que evidentemente no excluye que tal viaje sea obligatoriamente solitario.
    En el caso de Edipo se trata, además, de un viaje realizado en un espacio físico, un recorrido por una geografía material, 'peregrinaje'.
    Abrazo.

    Comentado por: George el 12/3/2010 a las 20:54

  • Magnífico artículo, señor Argullol.
    En definitiva, creo que el acto de arrancarse los ojos, ese primer paso necesario hacia otro tipo de conocimiento, es, en sí mismo, un acto de valentía. Sabe que "el camino" que le espera no estará exento de penurias y dificultades, pero es un ineludible camino. Sumamente interesante hubiera sido conocer también los pensamientos de Antígona en ese peregrinaje (per-agrum).
    Bella metáfora, sí señor.
    Saludos a todos ustedes.

    Comentado por: escoin el 12/3/2010 a las 19:11

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres