PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 15 de agosto de 2020

 Blog de Rafael Argullol

La vitalidad de la interrogación

Rafael Argullol: Por tanto creo que es un gravísimo error, consecuencia de nuestra obsesión clasificatoria, haber separado lo filosófico de lo literario a través de supuestos géneros de escritura.

Delfín Agudelo: Estoy pensando ahora en el ánimo clasificatorio, en esta merecida estigma o carga que implica la filosofía con dos títulos que en los últimos diez años han tenido una interesante relevancia comercial, dirigidos a un público no especializado.  Pienso en Más Platón y menos prozac  y en El mundo de Sofía. Es un intento por volver sobre las antiguas inquietudes en un lenguaje sencillo y que a su vez reconozca, sin hacerle perder su complejidad, su sentido práctico. Pienso, por lo tanto, en una pregunta que nunca va a perder su validez: ¿cuál es la importancia actual de abordar a Platón?

R.A.: Estos libros son divulgativos, y el libro divulgativo ha existido siempre. Aún así, creo que Platón nunca ha dejado de estar en el escenario, incluso desde la época del propio Platón. Podríamos dibujar un árbol con las ramas de los neoplatonismos que han crecido en la cultura europea y sería frondosísimo: los ramajes se han ido cruzando en algunas casos adhiriéndose a los desarrollos cristianos, otros a los desarrollos gnósticos, otros a desarrollos neopaganos, otros laicos, ilustrados modernos, etc. De manera que no hace falta recuperar a Platón- es decir, la gran inquietud filosófica original: nunca se ha perdido en la cultura europea. De nuevo, hay que indicar que toda la literatura desde el renacimiento va ya en esa dirección. En Shakespeare está esa interrogación filosófica, y no digamos ya en Montaigne; luego en Pascal, que es un enrome escritor. El propio Descartes, que pasa por la quintaesencia del racionalismo, en algunos de sus libros tiene una gran brillantez literaria. Si nos enfrentamos a nombres como Diderot, Voltaire, Rousseau, ¿qué eran? ¿filósofos o literatos?

Creo que el gran problema surge en el momento que indicaba antes: acorralados por la nueva importancia de la ciencia y desprotegidos y huérfanos de la religión y de la teología, hay toda una serie de grandes filósofos que intentan crear sistemas filosóficos omniabarcadores en los cuales muchas veces se incurre en una especie de nueva escritura genérica-filosófica que es abstracta, que es conceptual, abstrusa, que está alejada del estilo literario o artístico, y que en el desarrollo educativo de Europa coincide con lo que se ha llamado la filosofía de los profesores, sobre todo en el siglo XIX y parte del veinte, o de los llamados "maestros del pensamiento", el maitre-penseur de los franceses. Yo creo que la auténtica fibra de interrogación filosófica ha circulado más de una manera sinuosa a través de los distintos desarrollos literarios de índole muy diversa. Aquí he citado a Shakespeare, Montaigne, Pascal, pero también podemos recurrir a Nietzsche, a Kierkegaard, Rilke, Baudelaire. Evidentemente se trata de escritores muy diversos, pero en todos ellos evidentemente está presente esta médula de interrogación, por no hablar de casos como Dostoievsky. El caso ruso es particularmente interesante a este respecto, porque los rusos siempre han visto que sus filósofos eran los grandes literatos En ese sentido es muy interesante porque en Rusia nunca se provocó, por razones de desarrollo distinto, la división de funciones entre la supuesta escritura filosófica y la literaria que sí se provocó en la Europa occidental. Todo lo que no fuera seguidor de la terminología de Kant, de Hegel, o de Schelling, era considerado poco riguroso.

Pero repito que esto no era sino una obsesión celosa alrededor de la ciencia, y que no resolvía el tema porque lo propio de lo filosófico es la viveza de la interrogación, y si la matas a través del estilo, es muy difícil que perviva. Pervivirá, quizás, en el primero: pervive en Kant y en Hegel; pero no ha pervivido a través de los miles de neokantianos y neohegelianos que ha habido en las aulas universitarias europeas desde entonces. Es un estilo que por su propia naturaleza seca la interrogación. Quizás no en el modelo original; podría ser antipático pero era el original. Kant era original, y por tanto su estilo lo es. Es como en la música: Schönberg y su dodecafonismo es la ruptura original y marca un sello, y crea toda la estilidad provocada por miles de compositores que se han sentido obligados a usar ese estilo. Lo propio de lo filosófico es la vitalidad de la interrogación, y esa vitalidad no puede estar alejada de la esfera sensitiva, y por lo tanto artístico-literaria.

[Publicado el 25/2/2010 a las 21:38]

[Etiquetas: filosofía, literatura, Platón]

Compartir:

Comentarios (8)

  • eres de lo mejor que hay ya que das a entender porque es importante la interrogacion

    Comentado por: Bryan Cedillo el 16/8/2010 a las 23:38

  • Permítamne que, aunque no venga a cuento, les escriba estas líneas del estudio de Teresa Zubiaurre sobre el espacio en la novela realista:
    "Con el renacimiento y el hombre como medida de todas las cosas, éstas pierden su importancia simbólica y se vuelven dúctiles a la voluntad humana. El cielo no es ya un muro, un rígido tolda azul, sino un espacio abierto que sugiere la infinitud y espolea el ansia de aventura, la sed de conocimientos de los hombres".
    Me ha gustado mucho.

    Saludos a todos ustedes.

    Comentado por: escoin el 01/3/2010 a las 19:39

  • De hecho, la vitalidad a la que se refiere el profesor Argullol es también extrapolable a la pintura. ¿Cuántos cuadros tenemos, por ejemplo, representando a Venus? Tiziano, Cranach, Giorgione, Botticelli....Y todas ellas son obras maestras, aunque el motivo sea el mismo. O las Tres Gracias del Museo Nacional de Nápoles, las de Rubens, las de Rafael, las de Botticelli.....
    La viveza dentro de una tradición....la originalidad, es esta la cuestión.

    Comentado por: escoin el 01/3/2010 a las 17:21

  • Hombre, un poco de calma......

    Como mínimo, el último artículo del profesor Argullol ha suscitado una controversia que, en mi opinión, podría girar alrededor del "canon" literario, lo cual me parece magnífico. Cuando leí El canon occidental, de Bloom, tuve la impresión de que apenas había existido nada valioso anterior a Shakespeare, y tampoco es eso (bueno, creo yo). Si Bloom tiene razón, debería eliminar la mitad de mi biblioteca.
    También podríamos haber citado a Horacio y su "carpe diem", o la crítica al racionalismo instrumental que se puede leer ya en Primo Levi....pero la idea general del artículo está clara, a mi modo de ver. Ejemplos, todos los que queramos.
    Por cierto, Manrique no fue original en lo que se refiere a la fugacidad de la existencia. El tópico del "ubi sunt" es bastante anterior a Manrique, pero también considero que sus coplas son magníficas.
    Venga, venga, que no se enfade nadie en este blog.
    Saludos a todos ustedes.

    Comentado por: escoin el 27/2/2010 a las 18:21

  • Pero fíjese que Jorge Manrique o Juan de la Cruz tampoco aparecen citados en este blog como filósofos, es decir, como escritores "que hagan pensar". ¿Debemos deducir que Valery es más paradigmático en este aspecto...?
    Tampoco Borges o Juan Benet merecerán su atención... (a tenor de la trayectoria hasta ahora)
    O sea que no es tan de extrañar que Rafael Argullol se decante más por Thomas Mann que por Franz Kafka, o esté más dispuesto a citar a Goethe que a Stevenson [sic], más a Rilke que a Machado.
    Quizás así quede más europeo.
    O simplemente su especialidad no le de para más.
    ¿Qué quiere, Jesús?
    R. A. tiene todo el derecho del mundo de no salir como comentarista de Platón.
    A Hölderlin últimamente también se le echa a faltar.
    Pero sobre todo literatura actual: Coetzee, Bernhard, etc.
    ¡Saludos!
    Y no ser tan duros... (es un decir...)

    Comentado por: Xavi Alves el 26/2/2010 a las 23:31

  • Es que es una vergüenza.
    Quiero decir que asumo el comentario anterior llegado el caso.
    ¿En qué espejo se mira R. A.?

    Comentado por: Jesús Rougemont el 26/2/2010 a las 21:47

  • Pero su interrogación es tan aburrida', estimado Argullol..
    I cal anar renovant el top ten de filósofos-estrella...
    ¿Le suena el nombre de F. Kafka? No es tan apolíneo como Mann, pero es por darle ideas...
    Quizás salga en su próximo cuarteto..., pero que más da, usted nunca llegará tan lejos...
    ¿Cuánto se apuesta?
    Y seguro que a Arthur también le haría gracia que le mencionara alguna vez, el poeta
    Sopa de pescado con tropezones
    "LITERATURA CON IDEAS"
    Tengo vergüenza ajena.
    (he avanzado)

    Comentado por: ¿un diálogo entre las culturas....? el 26/2/2010 a las 21:44

  • Entonces Gauss estaba bien orientado cuando despreciaba abiertamente el sistema kantiano. También la estética trascendental. ¿Cómo durante todo el siglo XX e incluso ahora se siguen hasta elaborando esos sistemas?

    Comentado por: Tioteo el 26/2/2010 a las 10:16

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres