PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 27 de febrero de 2020

 Blog de Rafael Argullol

Hacia un saber sagrado

Rafael Argullol: Sólo ulteriormente una especie de hiperracionalismo que despreció la parte enigmática de la naturaleza y del hombre asentó una división de funciones entre lo que hemos denominado literatura y lo que hemos denominado filosofía, pero creo que esto es una divergencia posterior.

Delfín Agudelo: Porque es esta divergencia la que ha hecho que prácticamente el conocimiento de la sabiduría filosófica actual sea mistérica, en el sentido en que ya ha optado por un estilo y categorías que se alejan completamente de la ejemplificación  que siempre otorga la literatura, quedándose así en un núcleo de palabras que no salen de su propio hermetismo.

R.A.: Bueno, esto ha formado parte de un proceso de conexiones y desconexiones. En ese mundo transitivo que va desde la épica a Platón, lo que llamamos literatura, lo que llamamos filosofía y lo que llamamos ciencia va muy de la mano. A partir de Aristóteles la filosofía se acerca mucho más a un tipo de observación de la vida y de la existencia cercano a nuestra denominación de ciencia. Pero aún así hay un alto grado de convivencia que yo diría se extiende hasta los siglos modernos. ¿Qué ocurre a partir del siglo XVIII, de la Ilustración? La progresiva hegemonía d le ciencia como el territorio supuestamente fiable de conocimiento va arrinconando las posibilidades de la filosofía. La reacción de la filosofía en Kant y en Hegel y en el idealismo es una reacción casi celosa, en el sentido de llegar a formular una posibilidad de sistemas y de rigor que pudieran emular el desafío de la ciencia. Ahí tenemos la creación de  los grandes sistemas filosóficos de la segunda mitad del XVIII y de la primera mitad del XIX, donde la filosofía aún rivaliza con el desbordante poder de la ciencia.

Hay un momento a partir de finales del XIX, más o menos por la época de Nietzsche, en que es tan evidente que el conocimiento que se convierte en fiable, experimental, útil, etc., es lo que llamamos ciencia; que la filosofía recula de esa carrera por erigir sistemas competitivos con la ciencia y se va encerrando en un lenguaje de autoalimentación. Claro, ahí en arte habría un aspecto sumamente crítico que es lo que Schopenhauer denominó "La filosofía de los profesores"; es decir, una filosofía desvinculada de toda la fecundidad inicial y convertida en un oficio de traslación en el fondo de neosofistas. Por otro lado habría una filosofía que se acercaría diríamos al hermetismo, al gnosticismo, a la mística; es decir, no tanto al mundo abierto de la academia universitaria en que el profesor de filosofía actúa como un sofista de gran alcance, sino a través de un camino paralelo en que la filosofía parece aspirar a un nuevo saber sagrado. Ahí vemos que se producen convergencias y divergencias. Yo creo que en el nacimiento de la filosofía, el humus en el que nace es el humus del saber arcaico, y por tanto vinculado al mito y por tanto vinculado a lo poético y a lo que llamamos literatura. Luego hay una desvinculación de ambos caminos, y luego hay una competitividad del la filosofía con el saber científico, y luego el saber científico se convierte en hegemónico en el mundo moderno. Entonces la filosofía o bien se convierte en el terreno abonado para una nueva sofística, o bien se convierte en el canal a través del cual se produce una nueva aspiración mística a un saber sagrado. Ahí encontraríamos como ciertos acercamientos de nuevo a los propósitos de la poesía. 

[Publicado el 16/1/2010 a las 15:47]

[Etiquetas: filosofía, ciencia, literatura]

Compartir:

Comentarios (9)

  • Como usted dice la ciencia no termina con la filosofía, "van de la mano". El sueño de los alquimistas era transformar la Naturaleza, un ideal que podríamos situar en ambas disciplinas, como señaló M. Eliade. E incluso la Ilustración, tomando como símbolo al relojero, aúna progreso y filosofía.Tanto los ilustrados como los hombres con visión científica tenían como referente al relojero porque en su idea de progreso, estaban bajo la creencia de que las condiciones de vida mejoraban con el paso del tiempo, en que, por lo general, cada generación es mejor que sus predecesoras.

    Saludos.

    Comentado por: Gonzalo G. el 17/2/2010 a las 17:03

  • Ayer noche fui a ver “ La cinta blanca”. Importante, muy importante esta película. Muy seria; sin concesiones. Dos horas quince minutos sin moverte de la butaca; atrapado en su narración. Una fotografía en blanco y negro que te impresiona por su belleza y te sobrecoge por los silencios elocuentes que en su contexto manifiesta. Una verdadera obra de arte que te hace salir de la sala gratificado y, al mismo tiempo, pensativo, muy pensativo.

    Comentado por: Pablo el 19/1/2010 a las 16:29

  • Bueno, no me he leído del todo su comentario, Pablo, quiero decir, que usted me suena mucho, tantas disculpas...!, y estoy acostumbrado, sorry, a cosas más importantes, que ir pidiendo, demandando pruebas de la existencia de lo sagrado..., ¿pará qué?, etc.

    Comentado por: George y Tracy el 18/1/2010 a las 22:50

  • Lo siento, pero yo George no interpreto,(hasta cierto punto, claro) y mucho menos "de antemano", que la respuesta sea negativa. Se conoce que esta mañana estoy más torpe que de costumbre. No era mi intención descalificar, si le he entendido bien, a los preguntadores no utilitarios ni a los que no se plantean ese tipo de preguntas. Todo lo contrario !en absoluto!...la vida, no LA VIDA, sino la de cada cual que es la única importante, es muy compleja, mucho, muchísimo, demasiado en ocasiones, y que cada cual la va resolviendo como puede dentro de esa pura contingencia que es el vivir. Piense, por ejemplo, ahora,en ese mundo de los surpervivientes haitianos... Yo pertenezco( las razones las desconozco) "desde pequeño", a los preguntadores patologicos....saturninos....! y así me va ! dicen algunos de mis amigos. No me quejo, en absoluto,... ni ellos tampoco de como le va a ellos, por supuesto,... Y pienso que sé, a estas alturas del curso, que solo es importante aquello que nos ayuda a vivir felizmente con nostros, y en determinados ambitos, con los otros en tanto que que son parte de nuestro mundo.

    Comentado por: Pablo el 18/1/2010 a las 16:38

  • Sí, desde luego, depende de cómo interpretemos la pregunta ¿para qué sirve la filosofía?
    No interprete,Pablo, que la respuesta es de antemano negativa. Quizás usted tenga prejuicios utilitarios de antemano.
    A ningún filósofo tienen por que descalificarle sus preguntas o ¿usted es de esos que descalifican de entrada porque tienen algo muy importante qué defender?

    Comentado por: George el 18/1/2010 a las 11:53

  • La tarea del pensamiento filosófico cuando no es mero producto de la jerga profesoral o del oficio, seria tranquilizar el espíritu respecto a determinadas preguntas que se formulan las personas y qe en principio carecen de significado y de utilidad reconocida. Quien no es propenso a tales preguntas no necesita ni le interesa el pensamiento filosófico, decía Wittgenstein.

    Por eso, cuando alguien te pregunta sobre la UTILIDAD de la filosofía o de la poesía,que cuando es verdadera es otra forma de preguntar filosofico, lo pertinente, lo “eficaz”, es cambiar de conversación, pues no cabe duda que el mundo de el que asi pregunta, esta contestado, resuelto. No le preocupa, no se hace problema de ese “excedente” que la razón y las ciencias no contestan ni se plantean ante la muerte, el sentido del hombre y de la vida, el verdadero “valor” de esto o aquello, etc, etc, etc.

    Comentado por: Pablo el 18/1/2010 a las 10:26

  • ¿Han visto la última película de Michael Haneke? Su mirada es siempre inquietante. Lo menciono porque sé que R. Argullol se ha ocupado en ocasiones del mismo tema.

    Comentado por: Natalia Evans el 17/1/2010 a las 21:58

  • Creo que el fallo que comenzó con los griegos fue querer acotar campos ("lo propio de la filosofía es...", "lo propio de la poesía es") aunque vincular literatura a la expresión del sentimiento es más bien un postulado romántico o preromántico. NO veo, por ejemplo, a un Diderot o Cervantes manifestándose en tales términos. ¡Vaya empobrecimiento sino de la "función" literaria!
    ¿Para qué sirve la literatura (y la filosofía) en el mundo de hoy?
    Reflexionar siempre es buenoen el Mundo.

    Comentado por: consul George el 16/1/2010 a las 21:26

  • Me pregunto si la poesía combina ese arte de expresar las emociones, propio de la literatura, con el hecho de acercase de forma intuitiva a la filosofía, al conocimiento de la vida y de la experiencia humana. La sociología, por su parte, se nutre de la filosofía para enlazar su saber con la realidad y para avanzar en el conocimiento. Son pequeñas reflexiones en voz alta.

    Comentado por: Blanca el 16/1/2010 a las 16:56

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres