PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 25 de agosto de 2019

 Blog de Rafael Argullol

Todos somos Edipo

Rafael Argullol: Entonces aparece con todo su esplendor ese claroscuro de las ciegas esperanzas a las que aludió Esquilo en su Prometeo.

Delfín Agudelo: Ante las imágenes del verso referido, la ceguera y sus falsas esperanzas, no puedo dejar de pensar en Edipo. Comprendiéndolo como el tipo de hombre, vemos su liberación de la subjetividad para convertirse precisamente en tal: la relación que se establece de la ceguera tanto con Tiresias el invidente y con su destino ineludible que es terminar ciego. Es un poco esta plancha que se hace sobre el humano: siempre vamos a estar sujetos a nuestra propia ceguera y la verdad, en la medida en que queremos llegar a ella, implica la liberación de la ceguera.

R.A.: Creo que de la misma manera que decía que "ciegas esperanzas" es uno de los versos que más magistralmente resumen la condición humana, creo que el mito de Edipo es el mito más universal. Y evidentemente para reconocer esa universalidad debemos liberarnos un poco del prejuicio moderno del llamado "complejo de Edipo", popularizado por Freud y la psicología moderna, que afronta de una manera sesgada un espacio parcial del mito. El mito de Edipo es el más universal porque todos somos Edipo, ya que es un problema de distancia. Nosotros en general tenemos una excesiva cercanía respecto a nosotros mismos. Esa cercanía hace que creamos que lo que llamamos nuestra identidad sea nuestra identidad real. ¿Por qué? Pues porque nos lo han dicho desde pequeños, porque nos lo han dicho en la escuela, porque tenemos apellidos, porque nos han dado un carné de identidad, porque nos han nombrado con un determinado nombre, etc. Pero el problema es que siempre estamos demasiado cerca de nosotros, y para conocernos realmente es necesario alejarnos de nosotros y mirarnos  no desde un solo punto vista o sitial sino desde muchos sitiales: ver lo que está oculto en nosotros, ser capaces de ver lo inconfensable que hay en nosotros, ser capaces de ver lo que hay en los sueños, en la duermevela, liberar al máximo nuestros pensamientos. En la medida en que somos capaces de mirar desde estos distintos sitiales nuestra propia vida y nuestra propia trayectoria nos damos cuenta que lo que llamábamos identidad era algo absolutamente falso, y que para llegar a un conocimiento medianamente aceptable de lo que es nuestra vida, de lo que es nuestra existencia, tenemos que desarticular muchas evidencias, tenemos que desnudarnos, tenemos que cegarnos, y tenemos que aprender a mirarnos de nuevo sobre lo que es la vida.

Todos somos Edipo en ese sentido. Edipo era un hombre que llegó al máximo de conocimiento respecto a esa identidad falsa en el inicio de la obra de Sófocles, pero que luego ese conocimiento es completamente frágil, fraudulento, como el que tenemos nosotros acerca de nuestra supuesta identidad hasta que la ponemos en cuestión. Y de ahí que en el enfrentamiento, en el clímax de la obra de Sófocles entre Edipo y Tiresias, Edipo, que es el que ve, no está en condiciones de ver, y Tiresias, el adivino ciego, es el que realmente ve. En el desenlace Edipo tiene que arrancarse los ojos para empezar ese aprendizaje de revisión, de volver a mirar de otra manera sobre lo que es la vida. Por tanto no es solo la cuestión que se ha hablado por parte de la psicología de que Edipo incurre en dos de los tabúes más grandes de la cultura antigua y moderna, ya que eso es un problema parcial; el problema más importante de Edipo es que estaba convencido de que era uno que no era, y que para llegar a avanzar respecto a quien es realmente, tiene que cegarse respecto a lo que era la mirada anterior y volver a mirar de otra manera. Edipo quiere decir "el de los tobillos torcidos", pero en realidad debería querer decir, también, "el que tiene que mirar de otra manera", para así llegar a conocerse. A mí además me parece muy interesante el tema de Edipo en el contexto de la cultura europea porque es como el paso de una sabiduría arcaica a una sabiduría moderna que planteó la filosofía en sus orígenes. Cuando Edipo descifra el enigma de la esfinge, él se está enfrentando con métodos arcaicos y míticos al problema del conocimiento, pero eso no es suficiente: a partir de ahí tiene que poner en marcha toda la maquinaria de interrogación que en el terreno de la filosofía llevó a cabo Sócrates y que luego recogió Platón. Si Edipo hubiera solo descifrado mistéricamente el enigma de la esfinge, nos hubiéramos quedado en un universo mítico-arcaico. Si Edipo quiere avanzar mucho más en el conocimiento de la identidad, tiene que empezar a disparar una serie de porqués, como aconsejaba también Sócrates, casi contemporáneo de Sófocles, y eso es porque esto necesariamente lleva a la desarticulación de la propia identidad a poner en cuestión muchos planos de lo que llamaos confidencia, y avanzar hacia otros niveles de la conciencia mucho más complejos pero que a la final dictaminan nuestra identidad real. Por tanto Edipo sería por un lado un problema de distancia, por otro lado el del paso de un tipo de sabiduría mistérica y enigmática a otra sabiduría que es la filosófica. 

[Publicado el 14/12/2009 a las 11:49]

[Etiquetas: Edipo, filosofía, Sófocles]

Compartir:

Comentarios (27)

  • Dios mueve a jugador, y éste, la pieza.
    ¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza
    De polvo y tiempo y sueño y agonías ?

    Jorge Luis Borges.

    La idea de que Dios pueda manifestarse de incógnito en determinados azares, la considero terrible cuando pienso en algunos sucesos históricos o personales.

    Existe Mónica, una tradición pictórica sobre Edipo que realiza otra lectura de su destino y del mal. Y como aquí estamos -totalmente de acuerdo con vd.- para “abrir la mente” e intentar nuevas cartografías sobre lo dado (la Realidad) la comento.

    En Ingres, Moreau, Stuck y otros, el Azar se trasmuta en destino, y el Destino ¡cómo no! en el eterno femenino.

    Comentado por: Pablo el 21/12/2009 a las 19:29

  • La experiencia de Edipo tiene muchos paralelismos con la tradición mística advaita, no?...la pregunta "¿quién soy yo?", la necesidad de desprenderse de todo lo aprendido...de hecho, es la base misma de la experiencia mística, desde los orientales, pasando por M.Eckhart, san Juan de la Cruz etc...todos ellos sostenían que es precisamente nuestro intelecto el que nos aparta de la Realidad (no la que percibimos a través de los sentidos...el mito de la caverna?) ...acaso esa nostalgia-no intelectual, sino más bien intuitiva- por la verdad, la libertad y la belleza sean nuestra carta de navegación...

    Pablo, alguien escribió "el azar es el camino que Dios utiliza cuando quiere viajar de incógnito..."...independientemente de las creencias de uno lo encontré muy poético no? le agradezco (de corazón!) el comentario tan amable de hoy, pero le tengo que confesar que en mi lista de Navidad de este año figura una compilación de tragedias griegas...le aseguro que me siento absolutamente inculta/ignorante al leer muchas de las referencias de este blog- de hecho,muchos de los textos publicados aquí los necesito leer como mínimo un par de veces para empezar a entenderlos!-...pero bueno, de eso se trata, ¿no?, de abrir mente, romper esquemas y ensanchar miras...Quizás algún día Argullol nos pueda brindar un listado de (50-100?)lecturas "indispensables"...alguien escribió una breve lista en este blog hace unos días y apunté unos cuantos títulos...

    Comentado por: Mónica el 18/12/2009 a las 23:25

  • Estoy de acuerdo Pablo, el azar – la idea de encontrarlo un día – es esperanzador. El destino nos paraliza.

    Comentado por: me el 18/12/2009 a las 19:22

  • ¿Qué hacer? Porque tiempo hay.
    Es temprano.
    Todo el invierno te espera.
    Y la primavera entonces.
    Tiempo tienes.
    Luis Cernuda, "Nocturno yanqui"

    A pesar de que encuentro a L. Cernuda un poeta valioso, creo que el Tiempo es otra abstracción.
    Démonos cuenta de que la idea de identidad necesita la del tiempo para funcionar. Porque sin tiempo no hay identidad. ¿Qué haríamos sin pasado?
    Sospecho que la mayoría lo considera una posesión más, un tesoro que les confiere valor.
    Y no os podéis ni imaginar lo que me ocurrió aquella vez por un despiste mío inenarrable...

    Comentado por: Jesús Rougemont el 16/12/2009 a las 17:22

  • Es difícil perdonar (perdonar a la vida, esa abstracción, que sin embargo acaba siempre colocándonos en nuestro sitio).
    Es difícil perdonarnos nuestros sueños. Pero aceptarlos es irrenunciable, para seguir avanzando (sí, avanzando, Pablo)
    (El verbo "gestionar", por cierto, está ultimamente muy de moda)
    los mitos griegos nos ofrecen mucho material para la ensoñación y reflexión.
    Mas es necesaria la distancia respecto a ellos (como lo es respecto a nosotros mismos, que señala el profesor R. Argullol).
    Piensen en otros pueblos (creo que aún existen otras culturas, porque el tentáculo capitalista no es tan omnipotente) que viven sin angustia.
    ¿Es que la angustia es un ingrediente de la historia que se relata?
    En teoría no carecemos de nada. Pero seguimos creyéndonos Edipos.
    Lo fatal es eso. Si no creemos en la identidad, seamos consecuentes y no recurramos a esos espejos (Edipo, Prometeo) que más que liberarnos nos esclavizan.
    Y liberen de la piedra, por favor, a los hermanos Alves. Se lo merecen. Ya han oído suficientes cuentos.
    Con amor,
    Baucis
    Besos.
    (Y no me hagan mucho caso)

    Comentado por: Baucis Ares el 16/12/2009 a las 15:57

  • ¿por qué no cambiar la mirada?
    entiendo que a falta de otra cosa, intenten exprimir los mitos griegos en busca de sentido
    forman parte de nuestra civilización
    que ha extendido sus tentáculos por la faz de la tierra
    ingenuamente bebemos de los mitos como si en ellos aguardase una verdad a punto de ser revelada o desvelada
    pero del mismo modo que la identidad es una falacia (¿para gestionar -¡gestionar!- nuestro paso por el mundo a semejanza de un oficinista ?gestionar), creo que deberíamos empezar a plantearnos -yo al menos ya lo he hecho) el concepto "verdad" como otra falacia, una abstracción en la que caen incluso los más radicales agnósticos.
    Libertad, verdad, azar... son fruto de nuestro intelecto.
    Por otro lado, como señalaba George, el futuro sólo existe en nuestra mente. Otro engaño.
    Por último, la idea del destino me parece tonta, si no inútil.
    ¿Alguno de ustedes siente que le han colocado aquí con algún propósito determinado?
    este blog está aquí para ser utilizado, ¿está aquí por azar?
    Creo que Arnau tiene razón cuando habla de que los que se sienten "víctimas" sufren alienación.
    Pero que quien esté libre de eso que tire la primera piedra.
    A seguir buenos y tranquis

    Comentado por: Eva Anglí el 16/12/2009 a las 15:20

  • ..."no se avanza ni retrocede"... creo que se decia eso.... no otra cos, ni se reacionaban entre sí... se decia, creo, que hay "cuestiones" como el destino, la fatalidad, el asombro, los malos interpretes, lo religioso, la sexualidad, el rencor....etc, etc,etc... que estan ahi, y que se puede convivir con ellas y teorizarlas, por supuesto, de diversas formas... incluso, ignorarlas, al igual que no tenemos en cuenta en nuestra cotidianidad la ley de la gravedad o el teorema de Pitagoras. Bueno, también vale.

    Comentado por: Pablo el 16/12/2009 a las 15:19

  • Muy bien, azar.
    Y dice que usted está en el azar como está en el sexo?
    ¿Está?
    De momento, está en internet guiado por sus deseos.
    ¿Es usted el mismo el que dudaba que se pudiera vivir sin hipótecas?
    Sí.

    Comentado por: Arnau el 16/12/2009 a las 13:50

  • Arnau, yo no hablaria de DESTINO; es una palabra demasiado grande. Muy fuerte semanticamente. Más bien me referiría al AZAR y a la angustiosa y pequeña libertad que en la situaciones que nos depara el mismo, tenemos que ejercer.

    El Destino, por defincion es trágico siempre, nos priva de la libertad, incluso de la pequeña. En el Azar se puede y se debe intentar vivir gozosamente. En ocasiones es muy dificil, como cuando el Azar te coloca en situaciones extremas: nacer con una carga fisica importante, en un estado de fuerte pobreza,en una situcion de catastrofe personal(la muerte de...) o social (Bosnia, Afganistan..).

    Son formas distintas de encarar la existencia.A veces se entrecruzan, al menos en lo teorico.

    Según Homero, cuando se descubrió que Edipo se habia casado con su madre, ella, Yocasta, se ahorcó, pero él, Edipo, continuo gobernando Tebas. El azar le había situado ante unos acontecimientos,y en este relato de Homero, Edipo eligió, no a la ceguera, ni a la culpa, ni conocerse más; sólo seguir viviendo.

    En esas "cosas" del destino o el azar, pasa como con el sexo, no se avanza ni se retrocede; simplemente se está.

    Comentado por: Pablo el 16/12/2009 a las 11:48

  • Ha sido un lapsus. Lo corrijo de inmediato: tenía en mente "¿a quién o qué queremos pedirle cuentas?".

    Comentado por: Arnau el 15/12/2009 a las 21:15

  • "Todos nos encontramos inmersos desde que nacemos, en una trama de hechos y acontecimientos, donde nuestra voluntad y nuestros conocimientos, poco o nada deciden"
    Interesante, Pablo.
    Volvemos a la idea del destino. ¿tan poco hemos avanzado desde entonces?
    ¿No sienten que controlan o dominan su vida?
    ¿Se sienten alienados, entonces?
    Marionetas...
    La vida es un misterio. Pero la idea de libertad nos honra.
    ¿A quién o a qué queremos rendirle cuentas?
    Gracias por la poesía, Margarita. Me ha gustado bastante.
    Un abrazo

    Comentado por: Arnau el 15/12/2009 a las 21:12

  • Virgen del Carmelo


    Rafael Alberti



    ¡Oh Virgen remadora, ya clarea
    la alba luz sobre el llanto de los mares!
    Contra mis casi hundidos tajamares,
    arremete el mastín de la marea.
    Mi barca, sin timón, caracolea
    sobre el tumulto gris de los azares.
    Deje tu pie, descalzo, sus altares,
    y la mar negra verde pronto sea.
    Toquen mis manos el cuadrado anzuelo
    -tu escapulario-, Virgen del Carmelo,
    y hazme delfín, Señora, tú que puedes...
    Sobre mis hombros te llevaré a nado
    a las más hondas grutas del pescado,
    donde nunca jamás llegó.


    Por cierto, que Carmel en árabe significa "jardín".
    Y M. Keaton (gran actor) no hacía de Joker en Batman, sino Jack Nicholson
    (me imagino que en este blog habrá más de un cinéfilo).
    Esta poesía es para Arnau, ya me dirá qué le parece
    Margarita

    Comentado por: Margarita el 15/12/2009 a las 18:40

  • ¡Magnifíco comentario, Pablo!
    Disculpen mi exabrupto de ayer.
    Si la imagen de los gémelos petrificados en la Capilla de la Universidad Central de Barcelona escuchando a Argullol hablar de Edipo desde los años ochenta no deja de tener su gracia...
    Espero que no le moleste al catedrático (del cual supongo que seguirá sintiéndose antes creador que magister)
    No desprecien los ritos mistéricos...

    Comentado por: George el 15/12/2009 a las 17:29

  • ¡Hombre! qué matar a su padre y tener dos hijos con su madre , constituya tan sólo “un problema parcial” (sic) en el desarrollo de la conducta de Edipo, es posible, pero que por nadie pase, que se dice por aquí. Que Edipo era un hombre inteligente, no cabe duda después de descifrar el enigma de aquella Esfinge, que ha decir verdad, no era tan complejo como aquel otro de los piojos que cuenta Aristóteles, que por no saberlo descifrar, Homero, el gran Homero, murió de desolación. Bueno, desde entonces sabemos lo que es el HOMBRE, o al menos así lo creyeron los Tebanos, aunque se equivocaban, esta claro, pues resulta que XXV siglos después nos lo seguimos preguntando. Pero, y esta es la pregunta, ¿ de qué le sirvió su inteligencia a Edipo viendo sus resultados posteriores? ¿ llegó Edipo a descubrir después de cegarse, su “identidad real” (sic)? ¿ pero que es eso de la “identidad”?...Tan sólo una mera abstracción de las que no valemos individualmente para ir gestionándonos la vida, y colectivamente, sea cual fuere el numero de miembros que la formen, un saco sin fondo de problemas buscando al diferencia de forma, en la mayoría de los casos, violentamente. La identidad es sólo eso, una herramienta , que en el mejor de los caos , nos sirve para “ ir tirando”.

    Edipo es el mito TRÁGICO más desconcertante de aquella gloriosa e irrepetible Grecia. Y es en eso, en lo trágico – sin la solemnidad, por supuesto, griega- donde todo somos Edipo. Todos nos encontramos inmersos desde que nacemos, en una trama de hechos y acontecimientos, donde nuestra voluntad y nuestros conocimientos, poco o nada deciden. Algo, quizá, en el muy corto plazo de alguno de nuestros proyectos y en un reducidísimo ámbito.

    Pero de lo dicho, sí algo realmente se ha dicho, no se debería deducir pesimismo alguno, todo lo contrario. Sí sí, todo lo contarios. Siempre hay un motivo para celebrar el mundo, y en especial, nuestra vida, la nuestra, cada día, siempre que hagamos de esos motivos la única verdad y el único sentido en ese momento.

    Tiresias es otra cosa. Al menos, por una vez, contempló en su esplendida desnudez, en su pura identidad, a Palas Atenea, la encarnación de la verdad y la sabiduría. Tan tremenda fue esa visión, que también fue cegado como Edipo, y al suplicio de que nadie le diera crédito desde entonces a sus sabias palabras. Bueno, al menos él, Tiresias, en su ceguera, podía recordar esa verdad que la gloriosa desnudez de la Diosa le había mostrado por unos momentos, y vivir en otros niveles de conciencia muchos más complejos (sic). A lo mejor , sólo recordaba y se demoraba en la belleza exterior de la representación. Puede ser.

    Comentado por: Pablo el 15/12/2009 a las 11:44

  • Gracias, señor Argullol. Muy sugerente su idea de una superación de la sabiduría mistérica por otra filosófica, más inestable y recurrente, pero más accesible.

    Ayer lapidaron en Somalia a Mohamed Abukar Ibrahim, de 48 años, por ser adúltero. A su compañera, soltera, le propinaron cien latigazos en cumplimiento, todo ello, de la sharia.
    El amor condenado a morir, y no es una licencia poética en este caso. Una espiritualidad sin religión oficial, ni dogmas, ni intermediarios canónicos, ni jueces de lo sagrado. Eso sería maravilloso.
    Saludos a todos ustedes.

    Comentado por: escoin el 15/12/2009 a las 03:11

  • El amigo argentino me decía que no crecen narcisos en el blog de ofelia
    Aqui no veo estigmatícos, sólo algún Edipo

    Comentado por: Eva Anglí el 15/12/2009 a las 00:09

  • Toni, fíjate:

    "eso es porque esto necesariamente lleva a la desarticulación de la propia identidad a poner en cuestión muchos planos de lo que llamaos confidencia, y avanzar hacia otros niveles de la conciencia mucho más complejos sé si eres consciente...

    Toni, hablan de desarticular la identidad
    Y de crear otra nueva. No se entiende por qué
    Hablan de muchos prismas, sitales.

    Despedazan a Orfeo y lo rejuntan.
    ¿Tú entiendes de eso, Toni?
    Sospecho que sí.
    ARNAU te habló de mí, ¿verdad?

    Comentado por: Margarita el 14/12/2009 a las 23:07

  • Rafael Argullol está bien.
    Xavi y Dani (los gemelos) también.
    Y ¿quién soy yo?
    Alguien que pulula por Internet buscando a Luchino.
    Ya, suena crazy.
    Lost in traslation
    Tengo la impresión de que me llevaría my vien con los nicolases, george, ivanes, escoins, etc que escriben a veces aquí.
    Quizás haya genios escondidos entre nosotros.
    Ponemos cualquier nombre y ya nos vale. Nos avalan nuestros escritos (aunque yo casi no escribo salvo para corregir).
    Aprendí mucho de una metges, pwerdón, doctora suplente en, no me acuerdo, Cracovia.
    Sigan sanos y salvos.
    NO, no me hablen ahora de blade runner.
    noi de la marató

    Comentado por: Toni el 14/12/2009 a las 22:55

  • Un blog fisiológico (que me insulten los puritanos!!!) nunca viene mal.
    Xavi Alves
    Barça ganador,
    etc, Messi
    y la Virgen del Carmelo

    Comentado por: Arnau el 14/12/2009 a las 22:44

  • Yo también me considero estigmático reincidente (me avergüenzo). El estigma de Aquiles.
    Yo me llamo Arnau. He llegado aquí de casualidad (no busco recónditas razones; ni quiero preguntarme el por qué)y me iré cuando me parezca bien.
    Soy discreto.
    No veo por qué han de enfadarse.
    Y ..esto es mejor que la tele, je, je.

    Comentado por: Arnau el 14/12/2009 a las 22:38

  • lo siento chicos, soy Dani
    No, Xavi.
    Xavi es el gémelo.
    Estamos petrificados desde los tiempos de la Capilla de la Universidad Central
    Gorgona nos tiene ahí con la complicidad de Perseo.
    George y Tracy, no nos ha gustado lo de "asmáticos reincidentes, entschuldigung estigmáticos
    Tampoco nos gusta que Luchino de Milán llame "estimado crazy" a Nicolás.
    Se merece más respeto.
    Un blog filosófico nunca viene mal.

    Comentado por: Xavi en Lampedusa el 14/12/2009 a las 22:15

  • Tengo la impresión de que este blog es para estigmáticos reincidentes.
    De esos que no olvida.
    Sí, Luchino, el relato personal...
    Hecho de nuestras (vuestras) conquistas y miserias.
    Y tú también entras en la historia, desconocida esfinge.
    Chao, guys

    Comentado por: George y Tracy el 14/12/2009 a las 21:36

  • No, me refería al zorro MichaEL K. El jocker.
    Xavi
    ave Cesar

    Comentado por: Xavi Alves el 14/12/2009 a las 21:23

  • Rafa, Edipo es una losa.
    ¿Por qué, por qué, por qué?
    El pasado pesado vampírico

    No digo que no aporte sabiduría.
    La marea está alta. Vendaval.
    Abandonen los Beatles, Nicolás.
    Luchino y sus ficciones.
    No senso
    El zorro Dani y su comadreja

    Comentado por: Dani Alves el 14/12/2009 a las 21:21

  • Por lógica, no se puede juzgar culpable a un hombre con un destino prefijado. Me extraña que no se volviese loco.
    Sin embargo me quedo con Prometeo, en la galería de personajes. Y con el aguila.
    El remordimiento perpetuo (aguila come higado e hígado vuelve a crecer).
    Prometeo era un gran tipo.
    Y yo también reivindico a las mujeres de la historia mitológica con sus claroscuros.
    Vuelvo a repetir que me encanta este sitio.
    Saludos desde la Barceloneta.

    Comentado por: Iván el 14/12/2009 a las 21:11

  • Me gusta la versión de Luchino. Edipo como hombre culpabilizado.
    Es el sinsentido, disculpen, el nihilismo de la tragedia griega.
    Edipo no es libre en el sentido de que había una predicción. ¿El de los tobillos hinchados o torcidos?
    ¿Puede ser culpable un hombre predestinado?
    Y no olvidemos a las mujeres de estas historias: Antígona
    E Io (ya que hablaban de Prometeo, el ladrón del fuego)

    Comentado por: E. Mora el 14/12/2009 a las 19:15

  • /estimado crazy Nicolás, recuerdas lo de cargar con la propia cruz...? aunque también es cierto lo que tú dices/
    Te gusta Edipo?
    Un hombre noble, generoso, sin tacha... Sin partes oscuras, vamos. Y vet aquí que mata a su padre. Y es sabio según esa Esfinge de DelFos
    Todo eso es cierto. Le hacen culpable.
    Y si todos fuesemos Narcisos en el jardín de Ofelia?

    Comentado por: Luchino el 14/12/2009 a las 18:29

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres