PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 14 de octubre de 2019

 Blog de Rafael Argullol

El paseante entre la multitud

Rafael Argullol: Uno de los aspectos más remarcables de las variaciones que se han dado en la ciudad en los siglos XX y XXI es también la transformación del protagonista del relato urbano, que junto con el héroe o personaje individual ha sido la multitud y que a principios del siglo XXI tiene unas características profundamente distintas de las que se pudo apreciar en el momento en que se formularon las ideas sobre la modernidad.
Delfín Agudelo: La multitud, además de sufrir una evolución como tema o personaje literario, ha tenido un desarrollo en las calles mismas de la ciudad: de la ciudad moderna a metrópolis y de ésta a la megápolis siempre ha sido el sinónimo del ligar público y de las reflexiones solitarias de un caminante urbano.
R.A.: A este respecto pienso que es interesante recordar que probablemente el primer relato literario en que la multitud se convierte en protagonista es precisamente una narración de Edgar Allan Poe, "La multitud". Es una narración que e gusta mucho, en muchos aspectos. Primero por su calidad literaria, pero también porque creo que es el punto de salida de ese nuevo protagonismo o de lo colectivo-urbano. En "El hombre de la multitud" Poe presenta algo que no deja de ser muy contemporáneo, y es el devenir de un hombre que no puede estar separado de la multitud. Él lo plantea en la ciudad de Londres, y ese hombre siempre tiene que estar cerca de donde hay multitud, durante el día o la tarde, en Oxford Street, después tiene que ir a los bajos fondos de la vida noctámbula y prostitución, y al amanecer tiene que ir al mercado central... Siempre tiene que estar cercano a la multitud, inmerso en ella, porque no es nadie sin la multitud. Creo que en ese sentido Poe hace una especie de visión profética de lo que será la relación entre la literatura y la ciudad en los tiempos futuros, a pesar de que en la experiencia urbana de Edgar Allan Poe no es muy metropolitana. Él no era de Nueva York sino de Boston, que era una ciudad muy pequeña en relación a las nuevas metrópolis que se estaban configurando en el siglo XIX. Así que aquí, como en otros aspectos, es tan interesante establecer ese paralelismo, esa intimidad entre Baudelaire y Poe, sobre todo porque Baudelaire la reivindicó respecto a Poe. Ya no solo es que estemos hablando de una literatura que deriva directamente de lo rural a lo urbano, sino de la advertencia de que en adelante la multitud tiene que ser un personaje absolutamente fundamental dentro de la literatura. Y eso tiene su equivalencia y traducción inmediata en el hecho cierto de que En las flores del mal de Baudelaire el protagonista individual es muchas veces la multitud, quien está presente en esa especie de carnaval urbano y crítico del progreso que plantea Baudelaire en sus poemas. Se ve una multitud que evidentemente es la consecuencia de la última urbanización, del paso de tantos campesinos a  barrios proletarios de París, de la revolución industrial, de la politización. Una multitud que es a la vez carne de cañón y sujeto de la nueva poesía. Una multitud que está impregnándose en esa metrópolis pero que también de alguna manera se convierte en la que da un cierto sentido a la nueva poesía moderna que reivindica Baudelaire. Creo que la multitud en Poe o Baudelaire todavía tiene unos ciertos características de identidad propia.

[Publicado el 20/8/2009 a las 09:29]

[Etiquetas: multitud, ciudad moderna, baudelaire, poe]

Compartir:

Comentarios (12)

  • Entre la multitud como un flaneur que vigila a los paseantes que lo envuelven.
    Sin ellos no somos nadie pero tambien les tememos...
    Puedes visitarme en lidiacarrio.blogspot
    por si quieres ver mi obra acerca d ela multitud.
    Un saludo!

    Comentado por: Lidia el 17/5/2010 a las 00:45

  • La noche, igual que el desnudo, nos devuelve en parte al animal y también al silencio, no de las normas sino del equilibrio. Conversar con un niño hace un efecto parecido. Me apunto en la memoria a Jeremiah Johnson.

    Comentado por: curvademar el 25/8/2009 a las 19:36

  • *Es interesante pasear por las ciudades de madrugada sin rumbo fijo mientras hablas con alguien y te paras en algún sitio a beber algo.

    Saludos.

    Comentado por: http://www.fotolog.com/letrada1/75258671 el 24/8/2009 a las 21:44

  • Curvademar, el whisky lo prefiero con sólo dos cubitos, en baso ancho a ser posible de cristal de roca, y en una barra de bar sin mucha luz y con Norah Jones ,por ejemplo, de música de fondo. La naturaleza y lo que ella significa, enriquece y aporta la saboree mejor acompañado al consciente y maduro Jeremías Johnson que al lírico, poético e irreflexivo joven de Hacia rutas salvajes. Pero diré con sinceridad plena que estos gustos personales en nada invalidan mi sincera adhesión emocional a lo espacios del mal llamado botellón y lo que significan en contra de la opinión de los mayores del lugar , como a ese joven que murió en aquel autobús abandonado como uno de los últimos románticos en la esplendida película de Sean Penn.

    Comentado por: Pablo el 24/8/2009 a las 14:35

  • No era mi intención señalar un defecto tipográfico. En absoluto, sino más bien, aprovechándolo, intentar abrir o señalar un posible nuevo itinerario o deriva en el interesante texto de Argullol, que me ha perecido “conectaba” con otros de los suyos comentados en este mismo blog.

    Situar a Poe y Baudelaire ante el hombre que actualmente habita las ciudades con un nuevo urbanismo de redes isotropicas y límpidas geometrías que lo destierran prácticamente y dificultan sus “encuentros”, sea cual fuere la naturaleza de estos, quizá resultaría interesante. En este sentido, el “ligar” que yo mencionaba , constituiría sólo una de las múltiples “formas” (aunque puede parecer una frivolidad) que el “comunicar” adopta, y “ el anonimato” que también mencionaba, sería una referencia al que Kerouac canta como signo de libertad en ese conocido libro suyo donde la carretera adquiere una fuerte entidad simbólica al “constituir-se” como espacio “no urbanizado”.

    Los auténticos flâneurs y paseante en estos nuevos espacios urbanos que “han decretado la muerte de la calle como lugar público y de encuentro”, son hoy los solitarios consumidores mirando escaparates con objetos que no pueden adquirir, los homeless y los miles y miles de marginados que han llegado del cuarto mundo y deambulan desarraigados como sonámbulos por las aceras y calles de estas ciudades.

    Contra la “ville radieuse”, contra el urbanismo especulador y capialista y sus edificios colmena, habría hoy que “cantar” al barril de Diógenes, y no sólo como “metáfora”. El barril del otro Diógenes claro, el autentico; no el de mi amigo Diógenes Lacayo que no vive en ningún barril sino en carísimas suites que abona con dinero de dudosa procedencia.

    Comentado por: Pablo el 23/8/2009 a las 20:02

  • Gracias por la recomendación, leeré "La multitud".

    Saludos.

    Comentado por: http://www.fotolog.com/letrada1/75177110 el 22/8/2009 a las 14:14

  • Pablo, siga el hilo de los errores, que no es el único y encontrará algo muy curioso con también falta incluída y es que todos no se equivocan de la misma manera, por dios, por el dios de Saramago. De ahí mi enlace.
    Sí, es un bello comentario el de jbv.

    Comentado por: curvademar el 21/8/2009 a las 20:00

  • Solicitar, buscar la multitud como medio de afirmacon personal no sé si es posible. Y si lo es, el resultado debe ser dolorosamente revelador. Revelador de muchas cosas : entre ellas, de la estulticia generalizada. Posiblemente, sean la estulticia humana y la avaricia bancaria los mejores candidatos de hoy en día a ocupar el último anillo del Infierno de Dante. No sé si Baudelaire hubiera aguantado ni uno solo de sus paseos en las nuevas megalópolis. cada vez hay más marineros vociferantes que esperan con ansia cazar albatros, porque la disidencia se tolera mal entre la multitud.

    Comentado por: escoin el 21/8/2009 a las 18:46

  • Recuerdo que ya escribió usted antes sobre este personaje de Poe - o quizás no - pero creo recordarlo como uno sus Post mas acertados. Este lo complementa.
    Y qué nos dice de aquel que huye de la multitud?

    Comentado por: me el 21/8/2009 a las 17:55

  • "megapolis como sinonimo de "ligar" publico". Cierto, se liga mucho más en las anonimas grandes ciudades, donde el anonimato es ambiental y te hace libre, que en los pueblos, caserios,o ciudades medias donde el control social tambien esta en el ambiente. "Calle Mayor", por ejmplo.

    Comentado por: Pablo el 21/8/2009 a las 12:29

  • Qué comentario tan iluminador, jbv.

    Comentado por: omar el 20/8/2009 a las 19:14

  • las urbes del siglo 20, del siglo 21
    ¿hasta cuándo se seguirá escribiendo :
    siglo equismayúsculaequismayúscula
    sigloequismayúsculaequismayúsculaimayúscula?

    Comentado por: jbv a 10.710 km el 20/8/2009 a las 15:27

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres