PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 16 de octubre de 2019

 Blog de Rafael Argullol

El ostracismo de Dios

Rafael Argullol: La plaza pública tiene que ser para aquellos ideales que el hombre ha ido forjando, y para aquellas leyes que el hombre se ha ido otorgando siempre a través de ese dinamismo de buscar una humanidad mejor. Por esto la religión no tiene nada que ver aquí.

Delfín Agudelo: Los ejemplos de la esfera privada y Tony Blair me recuerdan los casos que sucedieron en Madrid hace unos meses en los cuales hubo una guerra de publicidad en los autobuses: por un lado los ateos le hacían publicidad al ateísmo por el otro lado los creyentes le hacían publicidad a Dios. Me pareció alucinante.

R.A.: A mí me pareció grotesco. El eslogan ya había aparecido previamente, ya lo había visto yo en autobuses de Londres: "Dios probablemente no existe, por tanto vive tranquilamente la vida"; frente a eso contestaron los católicos con una contrapropaganda. Me parece estúpida tanto una cosa como la otra. La consigna puesta en  marcha por los ateos es absurda porque tú puedes vivir el placer de la vida igualmente creyendo o no en la existencia de dios. En el fondo depende también de la calidad de ese dios, de la idea que tienes de ese dios. No me considero tanto ateo como agnóstico: tengo una idea personalísima de lo divino. Necesito esa idea de lo divino para trascender lo puramente utilitario y pragmático de la vida cotidiana. Ahora, no es un dios canónico, no es un dios doctrinal: tengo un dios muy personal. En ese sentido me parece estúpido que se hubiera generado esa propaganda anti-dios en los autobuses; sin embargo, me pareció más estúpido que la iglesia católica contestara con una contrapropaganda, dado que la iglesia ya tiene suficientes canales de publicidad habituales como para tener que gasta el dinero en autobuses. Ya sabemos en qué la iglesia cree y que a través de esos canales, universidades y escuelas, defiende esa existencia. Me pareció una polémica típica de una época como la nuestra en el que la ausencia de grandes ideales y de valores fuertes lleva muchas veces a lo que podríamos llamar polémicas o debates de lavadero, esto es, de escasísima altura. El tema de fondo es aquél de la espiritualidad. Se puede tener una espiritualidad riquísima y completísima siendo agnóstico, y se puede también tener siendo religioso. Pero conozco muchísima gente que se declara religiosa y ultrarreligiosa, pero aún son así de espiritualidad nula.

Volviendo a los cambios recientes que aparentemente se están dando en Estados Unidos me parece que es saludable (y no nos informa para nada de la espiritualidad de Obama, que probablemente es un tipo mucho más espiritual que Bush) esa especie de salida de Dios del escenario del poder; me parece muy saludable que el consejo de ministros americanos no empiece y termine rezando como hacían Bush y sus ministros ultraconservadores, porque en definitiva cuando dios está más a salvaguarda, cuando está en su mejor momento, es cuando no se le hace estar en el escenario del poder. Y el cambio de telepredicadores por científicos, en principio, debería estar muy bien recibido. Es muy pronto para hablar del tema de la política internacional o del terreno de las supuestas soluciones económicas; por esto, lo mejor que ha hecho simbólicamente ha sido la eliminación de lo religioso de la esfera íntima del poder.

[Publicado el 28/5/2009 a las 14:36]

[Etiquetas: publicidad, espiritualidad, Dios]

Compartir:

Comentarios (5)

  • buenaaaaaaaaa piola

    Comentado por: braian el 26/9/2010 a las 23:23

  • Que dice este tio de obama???
    menuda pena.
    me sorprende como somos manipulados con la mediatitacion y la publicidad propagandista politica
    que carajo a hechoo obama?
    como nos dejamos llevar a estas alturas por el discurso politico?
    haber cuando nos enteramos de que un arbol no se mide por la belleza de sus ramas sino por los frutos que da!!!

    Comentado por: Sean Pride el 10/2/2010 a las 12:15

  • Ya tan solo el termino Dios te esta describiendo a alguien cruel y despota que necesita que se le humillen, que se le hagan sacrificios, que exige un amor que el esta muy lejos de sentir porque no es humano. Los Dioses han ido muriendo ataves de la historia, como les paso a los dioses griegos, egipcios, aztecas, etc.
    Me parece sumanente estupido, que todo evoluciona en el hombre, puede lanzar cohetes a la luna, inventar maquinas, aviones etc. Pero solo su dios no evoluciona, y la inteligencia de dios es directamente porporcional a la habilidad que tengan sus defensores o ministros, como que el que invento la boca, no pueda hablar, o el ojo y no pueda ver, rechazo terminantemente el termino, dios, es para los esclavos. Me quedo con el termino del Creador del universo, lleno de amor, respeto, y en los valores intrinsecos que dejo en el ser humano como, son el amor y la justicia. El termino dios, reprime los instintos, la inteligencia y el pensamiento. desde que se invento el termino dios, los mediocres, pueden jusgar, los tontos encuentran, donde refugiar, su odio al genero humano, los pusilanimes, se creen mejores, que los que en realidad trabajan para hacer un mundo mejor. desde que se invento el termino pecado, los estupidos, proclaman, que son santos, y queman en piras a los hombres de ciencia, y aunque sea un fracasado en la vida, en esa que le dio el creador, se refugia en la religion, para que le lama sus heridas, le esquilme su dinero, y le venda virtudes arranciadas contranatura, que todas se oponen al libre desarrollo del hombre, conviertiendolo en una maquina, en una cosa, el creador no se equivoca, por eso a una rosa no le nace una, guayaba.

    Comentado por: Ramon Lopez Flores el 18/6/2009 a las 21:55

  • Admiro mucho su trabajo y comparto, en general sus puntos de vista. Creo que el caso de los autobuses es un tema bastante polémico, en el que no se ponen de acuerdo ni siquiera los propios ateos.

    Al hilo del anterior comentario de GH, el agnosticismo, que evidentemente no es lo mismo que el ateísmo, no es una opción secundaria. Hay quienes, sinceramente, dudan. No pueden negar la existencia de dios, pero no pueden afirmarla. Dudan.

    Creo que la posición con respecto a dios no entra totalmente dentro del ámbito científico, dicho sea de paso, como tantas otras. Es una verdad privada, revelada a algunos, pero no a todos. No me atrevería a considerarlas seriamente como alucinaciones, por lo que la duda, no sólo sería razonable, sino razonada.

    Los autobuses "cristianos" no eran católicos, sino evangélicos, creo recordar, pero creo que lo importante en este caso es recalcar el uso del espacio público por parte de agnósticos y ateos. Aquellos ciudadanos creyentes, en cualquier religión, ya sea católica, musulmana, judía, evangélica... tienen sus representantes y su visibilidad en el espacio público. Sin embargo tanto ateos como agnósticos carecen de esa visibilidad, no se les escucha. Siempre me pregunto por qué en cualquier programa sobre fertilidad asisitida siempre tiene que opinar un señor con alzacuellos.

    Lo importante, creo, era hacer patente que una parte de la sociedad es atea o agnóstica y no se siente representada en la dicotomía católico/musulmán, o católico/protestante. Me refiero, por ejemplo, en la Escuela, donde se da a elegir la religión (católica, of course) frente a no darla. Y en este segundo caso se puede hacer distinciones entre musulmanes o testigos de Jehová que no entran en clase de religión (católica) y que exigen un tratamiento similar para sus creencias. Creo que el ateísmo podría también tener su hueco en el panorama público.

    Espero haber ayudado un poco a este dilema -aunque me temo que no he terminado por expresarme demasiado bien-

    Un saludo Sr. Argullol con admiración

    Comentado por: Javier Gallego el 15/6/2009 a las 17:07

  • Estimado señor Argullol:

    Vaya por delante que no espero que lea Ud estos correos que le enviamos sus lectores -no se lo reprocho, desde luego-, pero permítame el desahogo de estas líneas sobre su columna de hoy, "El ostracismo de Dios".

    Sepa, señor Argullol, que vengo leyendo su blog desde una postura cercana a la admiración -hasta ahora- pero no sin cierta perspectiva crítica. Por ello, por favor tenga presente que mi interés primordial es que aclare su posición sobre los siguientes puntos, que me interesan enormemente:

    Empezaré por manifestar mi sorpresa por ese confesarse "agnóstico" ya que, a juzgar por los textos que he leído de Ud, mi impresión es que era Ud ateo. ¿Es posible que comparta Ud esa curiosa tendencia a rehuir la palabra "ateo" como de la peste?

    También (y esto para mí es esencial): no entiendo cómo es posible que personas cultas e inteligentes, que dicen admirar el método científico y la ciencia -el mayor descubrimiento y la mayor aventura de la historia humana, en mi opinión- puedan refugiarse sin rubor -esconderse- en ese gran signo de interrogación -Nietzsche dixit- que es el agnosticismo. A propósito, ¿qué clase de agnosticismo defiende Ud?, ¿se trata de una pascaliano "por si acaso"?

    Aunque Ud omite explicar en qué clase de personalísimo "dios" cree, sería muy interesante que lo hiciera y pormenorizara las "evidencias" de la existencia de ese "dios", por honestidad intelectual y para ejemplo e ilustración de todos aquellos que, a lo largo de la historia, no han encontrado jamás la menor brizna de evidencia sobre la existencia de ningún tipo de "dios" (entre los que me incluyo, por cierto).

    Y ya que hablamos de dioses y religión, una postura que me impacienta bastante de ciertos intelectuales "públicos" es ese refugiarse en las nieblas -tinieblas- de la Indefinición. No le discuto su derecho a hacerlo, por supuesto, pero, en el caso de las religiones y las creencias religiosas, agradecería que explicara, explicitara su postura para evitar equivocos. Ud suele hablar claro y explicarse muy bien. ¿Por qué no lo hace en este caso? Por ejemplo, ¿por qué me da la impresión de que para Ud la "creencia" es superior al escepticismo? También y muy importante ¿qué entiende Ud por "espiritualidad"?

    Por último, no es que apruebe con fervor las campañas de los autobuses, pero desde luego que no me parecen ni "grotescas" ni "estúpidas", y más en España, que nunca será ese país que deseaba Baroja "sin curas, sin moscas y sin carabineros". Ud afirma que ambos "bandos" -como si fueran equiparables- están "equivocados", lo que implica una asunción de superioridad: Ud juzga que ambas posiciones están equivocadas. Por favor, ¿podría aclara su posición? ¿Por qué me da la impresión de que Ud comparte con otros muchos intelectuales una especie de apego sentimental hacia las religiones y hacia el cristianismo en particular?

    Reciba un cordial saludo,

    G.H:

    Comentado por: Garcilaso Herrera el 29/5/2009 a las 13:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres