PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 30 de marzo de 2017

 Blog de Rafael Argullol

Galería de espectros: Miguel Ángel

Rafael Argullol: Hoy en mi galería de espectros he visto el de Miguel Ángel en su momento terminal.
Delfín Agudelo: Te refieres al autorretrato presente en El Juicio Final de Miguel Ángel, sostenido por un santo.
R.A.: Me refiero a ese autorretrato, uno de los más extraños, radicales, crueles y de autocrueldad que se han pintado en la historia de la pintura. Miguel Ángel quiso representarse en su juicio final; tenía ya setenta años de edad. Pero en vez de hacerlo en una actitud beatífica, de sabiduría o nobleza, se autorrepresentó a través de una tragicidad casi insoportable: como un pellejo que sostiene uno de los santos presentes, que es San Bartolomé. Miguel Ángel se presenta a sí mismo ya no solamente como un viejo, sino como alguien que está entrando en lo que podríamos llamar un proceso de convulsión agónica, un proceso de descorporeización. Y ahí nos encontramos con la suprema paradoja trágica de que el artista que ha llegado a lo más alto de su poder creativo, y probablemente a ser el más reconocido de todos los aristas de la historia, en el momento en que tiene que hacer un balance de su cara se representa a sí mismo como un puro pellejo arrugado y  destinado, diríamos, a ser un deshecho.

[Publicado el 09/1/2009 a las 09:00]

[Etiquetas: galería, espectros, Miguel Ángel]

Compartir:

Comentarios (9)

  • Impresionante, desde luego, mucho.

    Comentado por: Maribel el 23/2/2015 a las 23:42

  • No estaría mal "amalia" poder conocer la traducción de ese fragmento del soneto que transcrito.

    Si se puede decir "lo mismo" con una pintura que con una poesía, se me plantean una serie de preguntas.

    Comentado por: Pablo el 16/1/2009 a las 10:41

  • La vejez "me" en el "mundo de hoy" creo que no es fácil para nadie. Para nadie. Los genios, aunque se quejen,(no todos se quejan) al menos tienen dinero para paliar sus servidumbres....!!Que....!!.

    Recuerdo el libro publicado hace unos años por un psiquiatra español de nombre reconocido, quejandose de un muerte adelantada (segun él) de una persona veliosa..!!PATETICO!!

    Comentado por: Pablo el 16/1/2009 a las 10:28

  • abracadabra
    abracadabr
    abracadab
    abracada
    abracad
    abraca
    abrac
    abra
    abr
    ab
    a




    Talisman de la demonologia salomonica

    Comentado por: yo el 10/1/2009 a las 16:30

  • "¿nada bueno puede salir de Nazaret" dijo alguna vez san Bartolome, que quería decir? tal vez nada bueno puede salir de la materia?, o nada bueno puede salir de esto que decimos?
    Recuerdo el arte conceptual y algunas cuestiones, sobre si primero surge la idea y luego se crea la cosa o primero surge la cosa y se le da su discurso, o las "hiperabtracciones semióticas anglosajonas, primeridades casi atemporales, y unos casi solipsismos, en fin muchos signos, además de la fenomenologia entre otras cosas que tienen sus diferentes representan tes y defensores...
    Yo tal ves, solo se que no he cenado y tal vez cene huevos revueltos, aunque no se si primero fue el huevo o la gallina, hay cosas que ya no se puedendefender, y cualquier argumento es interesante, tal vez todo es cuestión de tiempo, ...

    Comentado por: trybal el 10/1/2009 a las 08:38

  • Que M. Ángel era un soberbio es algo conocido y escrito. Su enemistad profunda con el gran Rafael fue una consecuencia de ese carácter.. ..Su gigantismo escultórico, esas musculaturas sin sexo…ese clasicismo romano…Todo muy humano, por supuesto, pues soportar tanto” genio alabado” sin caer en la soberbia estaría fuera de la condición humana. Este espectro que hoy se nos aparece a través de Argullol, manifiesta, de forma, supongo inconsciente para M. A, esa soberbia.

    ¿Por qué no se pinta (se representa) Miguel Ángel su rostro junto a Caronte y su barca, en la parte “baja”del fresco y cerca del infierno, sino en la “parte alta” tocando ya el Paraíso prometido, y en esa piel (un tanto grotesca) que sostienen las manos de Natanael, uno de los discípulos predilectos de Jesús, y a los pies de este, dando por segura la resolución del Juicio a su favor y su entrada en el Cielo para gozar de la gloria eterna que se merece? ¡……!

    En cuanto a la representación de su rostro en esa piel, lo pinta como un espectro. Claro. Él está vivo, pero se representa “después”. Sabe lo que hace, es un gran pintor y conocedor de las escrituras. El más allá es el más allá. Pero en otro signo de soberbia inconsciente, representa ese su rostro ante el Cristo Juez que lo va a enjuiciar, nada menos que como la imagen que el mismo Cristo dejó impresa en el paño de la Magdalena. ¡…..!

    Él, Miguel Ángel, no se sentía deshecho alguno, cuando pintó su rostro en la piel (que más bien parece pellejo) de San Bartolomé, ¡en absoluto! Sino cuerpo glorioso ya, ¡y muy glorioso!.

    Comentado por: Pablos el 09/1/2009 a las 17:58

  • Miguel Ángel sabía que sería recordado por su David, más que recordado, David es Miguel Ángel. Tenía que deshacerse de él y quedarse con lo que le quedaba, ese pellejo. La vejez para los genios no debe de ser fácil.

    Sin ser un genio, recuerdo a Dalí (en televisión) al salir del hospital enganchado al oxigeno y en una silla de ruedas, dijo: “los genios no deberían morir”.

    Comentado por: me el 09/1/2009 a las 16:37

  • Encuentro este soneto (copio fragmentos), que dice con palabras lo mismo que su pintura con colores:

    Io tengo in un sacco di cuoio ossa e capresti,
    ..........................................

    La faccia mia ha forma di spavento;
    ..........................................
    L'arte pregiata, ov'alcun tempo fui
    di tant'opinion, mi rec'a questo,
    povero, vecchio e servo in forz'altrui,
    ch'i' son disfatto, s'i' non muoio presto.

    Comentado por: amalia el 09/1/2009 a las 10:53

  • se representa desenfadadamente , como superando una crisis que tal ves no exista mucho fuera de círculos de gentes de avanzada edad, describiendo su cuerpo como unas ruinas,una piel, una superficie, que si bien antes fue en esencia una pista donde recorría el sentido del tacto, ahora su espectro reflejado en su pintura tiene otros sentidos. Y conociendo principios de la sociedad religiosa, entonces plasmo su arte con ánimos mas espirituales, aunque podría ser que lejos de inspirar compasión, podría también inspirar ese proceso de descorporeización, en dialéctica con la corporeidad aun sostenida de esa obra, el juicio final, el fin del mundo como obra de arte, en uno de los principios de este mundo, en Roma, donde esta una de las instituciones mas antiguas...
    también favorablemente obliga a revisar con calma esa obra y todo lo que ha representado...

    Comentado por: arturo el 09/1/2009 a las 10:06

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres