PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 19 de septiembre de 2020

 Blog de Rafael Argullol

Cambio de percepción

Rafael Argullol: El viejo tema que creo que todo ser humano es muy útil y provechoso que se planteé, del cambio de identidad. Creo que prácticamente todos hemos tenido la tentación de cambiar de identidad, desaparecer. Pero si tenemos esa tentación es fundamentalmente para alejarnos de nosotros mismos, para ser capaces de alguna manera de mudar de piel, como una serpiente. Para conocernos mejor: es muy importante salir fuera, de nosotros, para conocernos mejor.
Delfín Agudelo: Esa salida de uno mismo, quede cierta manera permite el ordenador, me hace pensar mucho en lo que el ordenador se ha convertido, y más allá que el ordenador, el disco duro; es ya casi como que no hay que esperar nada de tu pareja, amigos o esposa, sino del disco duro: es allí donde en realidad se depositan todas las confianzas. Además del disco duro, por ejemplo en el caso de Virginia, perder el ordenador es perder todo lo que uno tiene, porque se ha convertido en una máquina de dependencia brutal, hasta el punto que te recuerda las contraseñas para entrar a ciertas páginas. Se ocupa de cuestiones de memoria que tú ya no tienes en preocupación,  todo queda registrado allí. Si alguien quiere viajar dentro de una persona es tomar su ordenador personal; y con esto no me refiero únicamente a las contraseñas, sino a que el ordenador es tu propio historial de absolutamente todo lo que estás pensando, haciendo y ocurriendo. Si te metes al historial de búsquedas, sale qué has buscado, qué páginas has visitado. Con que puedas ver qué páginas ha consultado alguien, ya sabes qué está pasando por su cabeza. Es hacer un ejercicio a lo Dupin: de esto a esto otro, porque absolutamente termina siendo una radiografía, positiva porque te ayuda, tremendamente negativa porque además de la incomunicación que tiene Virginia, con los demás, es casi como si alguien tomara tu ropa y se la pusiera.
R.A.: Ocurre que en el caso que estamos comentando también se produce el efecto contrario, liberador, catártico; pero es verdad lo que dices, de que se está produciendo un auténtico cambio de percepción e incluso un cambio casi del propio conocimiento que tienen los sentidos. Yo, como sabes, no soy excesivamente tecnológico, y no tengo una gran dependencia de ir abriendo el ordenador para ver cómo van llegando los correos. En ese sentido utilizo el correo electrónico casi como se utilizaban los antiguos correos epistolares: le doy tiempo. No quiero estar obsesionado continuamente por las noticias que llegan por el corro electrónico. Hay gente que necesita estar ya conectada; no es que lo consulte cinco veces, sino estar conectado de manera permanente. A la fuerza crea una dependencia similar a las propias dependencias que tienes visuales, o a las nuevas distorsiones visuales. Recurro muy poco al fútbol, pero la última vez que fui al Camp Nou, cuando metían un gol esperaba la repetición. Estaba tan acostumbrado a ver los goles  a través de la pantalla, y de inmediato ver la repetición; mi mirada sobre el fútbol estaba educada ya en esa visión. Me costó mucho reacostumbrar el ojo a la visión del fútbol en directo.
Creo que en nuestro mundo lo que está sucediendo en algunos casos es que el tipo de mediadores virtuales se ha convertido en tan extraordinariamente complejo que la gente que está continuamente conectada en  un momento determinado es arrancada de ese sistema de mediaciones y se siente completamente indefenso y debería reeducarse. Es como un tema que hemos rozado aquí a veces en nuestras conversaciones, el de la pornografía: el que está saturado de pornografía en un momento tiene que reeducarse en el erotismo porque ya lo ha perdido. La pornografía no deja de formar parte de nuestro sistema visual de la posesión de todo, o una devolución inmediata de todo, y eso en la medida en que se puede nos exige en algunos casos una auténtica reeducación, como el ojo que busca de nuevo volver a sentir el placer de ver un gol en directo y no el gol a través de la repetición varias veces; y que si no le repiten el gol es incapaz ya de captarlo.

[Publicado el 17/12/2008 a las 08:00]

[Etiquetas: dependencia, ordenadores, informática]

Compartir:

Comentarios (4)

  • Esto me hizo recordar un cambio de identidad algo severo, algo que le ocurrió al primo de un amigo, donde supuestamente había podido activar su 6to chacra y después de meses el séptimo, pero esto fue debido a un crisis epiléptica focalizada en los respectivos lugares de los supuestos chakras, y los síntomas médicos son, lucidez y cambios de personalidad, además de un hormigueo que puede ser muy intenso, al final de cuenta energía bioeléctrica de las neuronas en hipersincronia, (ahora entiendo lo de poner un foco sobre las cabezas representando lucidez, o lo halos de santos, y algunas referencias uniendo ambas tres cosas, como en el evangelio de judas, además de que esta sobre estimulación, puede ser provocada por drogas, aunque la focalización hipersincronica puede ser muy diferente o incluso puede provocar no crisis si no ataques, además de que una buena droga para tales efectos suaves seria el suplemento en tabletas superkrol (ácido glutámico reforzado) y si que le causo cambios, aunque su lucidez era mas la de un sabio anciano en feliz espera de la muerte, debido un poco tal ves a sus según severos estudios de la espiritualidad, aunque según cuentan que era cercano a alguna especie de masoquismo, tipo opus dei.
    Y de como en tiempos pasados la comunicación una información necesaria tal iban de un lugar a otro con cierta calma, ahora es casi igual buscar y esperar, aunque no se quiera la información llega y a veces uno no puede saber si se puede encontrar un lugar con información de forma adelantada, o si se empeoran las cosas y solo esperar con morbo a ver que efectos resultan de tales situaciones, con una identidad fragmentada por no decir triturada o casi nula o no con una vestimenta que apoye algún partido especifico al fin ya gano el medio en este terreno.

    Comentado por: trybal el 18/12/2008 a las 06:39

  • Don Rafa, mucho que decir sobre este post; paso sólo para felicitarlo por su último libro, "Lampedusa". He intentado leer algo en la pantalla del ordenador pero me doy por rendida. Como el índice de Amalia, yo busco esa postura tan familiar que se adquiere en el ya machacado sillón de casa. Se lo pediré a los Reyes Magos…me he portado muy bien este año.
    Qué pasen buenas fiestas sin engancharse a ningún miembro electrónico. Yo lo intentare!

    Comentado por: me el 17/12/2008 a las 15:42

  • Situación 1:
    En Buenos Aires van a reproducir en directo en un auditorio verdadero un concierto que se dará en algún lugar de Nueva York.
    Mi primera duda fue: habría que ir vestido elegante, como se suele ir a los conciertos, o en jeans y zapatillas, total es una película???????

    Situación 2:
    Voy a buscar una lata de tomates a la alacena. Abro la puerta, observo, y al ubicarla cliquea automáticamente el índice de mi mano izquierda (es que soy zurda)

    Comentado por: amalia el 17/12/2008 a las 11:40

  • No parece ser este el comentario adecuado para el espectro que hoy ha visitado a Argullol, pero los espectros, como es sabido, poseen la cualidad de aparecer cuando sólo ellos desean: Comparecen sin ser llamados. Quienes frecuentamos este espacio, lo sabemos. El espectro mira cuando el quiere. Ayer, por ejemplo, se me presentó a mí, Pablo, de manera imprevista mientras ojeaba los estantes de una librería, el espectro de Nietzsche. Creo que lo ha hecho a destiempo, pues parecía hablar del Pensador y el Naufrago. Pienso que los relacionaba por algún motivo: No sé porqué. Esas dos “figuras” ya habían sido pensadas por separado, o propuestas en este espacio para hacernos, creo yo, pensar, en días anteriores. Pero ya se sabe, los espectros se presenta cuando ellos quieren; no dialogan, sólo se muestran y hablan ellos, y esto fue lo que me dijo: Zaratrusta, mi “álter ego”, cantaba

    ¡Oh hombre! ¡Presta atención!
    ¿Qué dice la profunda medianoche?
    He dormido, he dormido……
    “Me he despertado de un profundo sueño.
    El mundo es profundo,
    Y más profundo de lo que pensaba el día.
    Profundo es su dolor….
    La alegría más profunda que la pena.
    El dolor dice: ¡Pasa y acaba!,
    Pero todo placer quiere eternidad,
    ¡quiere profunda ETERNIDAD!”

    También mencionó (se lo habían contados otros espectros) que esa balada ha sido cantada de forma sublime por Christa Ludwig ; en su voz, música y palabra, se manifiestan recíprocamente con total intensidad. Pero lo que sigo sin comprender es porqué el espectro relaciona esta canción y la figuras del Pensados y el Naufrago conjuntamente. No sé.

    Comentado por: Pablo el 17/12/2008 a las 09:46

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres