PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 23 de octubre de 2017

 Blog de Rafael Argullol

Galería de espectros: Voltaire

Rafael Argullol: Hoy, en mi galería de espectros, he visto el de Voltaire.
Delfín Agudelo: ¿Dónde pudiste haberlo visto?
R.A.: Cuando pienso en un viaje en el tiempo hasta llegar a Voltaire a través de su espectro, siempre pienso en la escultura, en el busto que le hizo Houdon, porque ahí me parece que hay una ruptura en la historia de la representación absolutamente magnífica. Así como todos los prohombres de la historia, tanto políticos como religiosos o culturales y artísticos, desde finales de la edad media habían tendido a posar siempre en una pose seria, con un semblante serio y circunspecto. Houdon, en su representación de Voltaire rompe con esa tradición y nos muestra a un Voltaire satisfecho y sonriente. Probablemente esto fue una sugerencia del propio Voltaire, que no solo era un gran amante de lo irónico como demuestra en el Cándido, y un gran defensor de que la creación artística e intelectual no podía estar desvinculada de la alegría, sino que él mismo defendía que la manera de expresar del ser humano más adecuada era a través de la risa, de la sonrisa. Y muy probablemente mediante estas creencias de Voltaire sugirió a su propio retratista que rompiera con la tradición anterior del retrato serio y le esculpiera con esa sonrisa que podíamos casi llamar la sonrisa voltairiana que sin embargo tan pocos hombres de poder, de cualquier campo, han perseverado con posterioridad. Parece que aún hoy el retrato tienda a ser en lo que se refleja la vertiente exclusivamente seria del hombre. Voltaire se reflejó de manera contraria.

[Publicado el 05/12/2008 a las 11:30]

[Etiquetas: Voltaire, Houdon, galería, espectros]

Compartir:

Comentarios (8)

  • El Voltaire de los cojones nunca me cayó bien.
    Y muy probablemente mediante estas creencias de Voltaire sugirió a su propio retratista que rompiera con la tradición anterior del retrato serio y le esculpiera con esa sonrisa que podíamos casi llamar la sonrisa voltairiana que sin embargo tan pocos hombres de poder, de cualquier campo, han perseverado con posterioridad

    Y muy probablemente mediante estas creencias de Voltaire sugirió a su propio retratista que rompiera con

    yo diría:
    Y, muy probablemente, mediante las sugerencias (?) que el pensador francés hizo al escultor Houdon

    o, mejor

    gracias a las sugerencias de Voltaire, el retratista o escultor Houdon...

    Comentado por: aurevoir el 08/12/2008 a las 15:53

  • Y sí, se imaginan un busto de Julio César o Napoleón sonriendo? Quién habría creído en su poderío y autoridad?
    Si ni a Jesús, que supuestamente era puro amor se le podía adjudicar una sonrisa...
    Bien por Voltaire!

    Comentado por: amalia el 08/12/2008 a las 09:56

  • ¿Cómo no iba a sonreir Voltaire?... la persona más volteriana que ha existido. Un hombre sabio, un ilustrado. Se dice, que la risa es un atributo de los dioses, en definitiva, de la inteligencia. Sonreir levemente y sin ruido ( lo contrario a la carcajada e incluso a la risa abierta) es un signo de toleracia, o lo que es lo mismo, de comprensión de la estupidez humana, o sólo (sin estupidez) de esta condición. El hombre es el único animal que sonrie. Hoy se sonrie en general poco en "lo publico"; predomina la carcajada o risa un tanto estentorea usada como control social o señalamiento de una imperfeción individual.
    La risa perturba, y la sonrisa más. Creo que si Voltaire no reía abiertamente, es por que el escultor le señaló que la boca abierta no encajaba en el "canón del busto".
    Umberto Eco en el Nombre de la Rosa desarrollaba su trama en la busqueda de un libro perdido (escondido, hecho desaparecer) de Aritoteles que trataba de La Risa, porque "la risa distraía a los pecadores que somo todos". Voltaire meramente "sonreiría" ante esa disquisiciones, porque en definitiva , él era demasiado serio.
    Habría que poner esa escultura en el Parlamento; en todos los Parlamentos, pero especialmente en el nuestro, para recordar la inteligencia, la serenidad, y la tolerancia.

    Alejamdra Pizarnik fue un ser herido. Profundamente herido. Pertenecía a esa estirpe de seres vulnerables que no han tenido acceso a la sorisa del mundo; como Alfonsina Storni, Sylvia Plath, Cesare Pavese, Gil Roësset, Celan y tantos otros. Quizá le suceda a estos seres entrañables algo que tiene relación con lo que hace un tiempo me comento habìa leido Natanael,y que intento reproducir:

    "Así las olas luchan sin tregua en la supeficie del mar, mientras que en las capas inferiores hay una paz profunda. La olas chocan entre sí. Una espuma blanca, alegra y sutil dibuja la movilidad de sus contornos.Un niño que juega cerca del mar acude a coger esa espuma y se asombra al no encontrar um momento después mas que alguna gotas de agua en la palma de la mano. Pero de un agua mucho más salada y mucho más amarga que la de ola que la trajo.
    Igual que esta espuma nace la risa. Acusa en lo externo de la vida las revoluciones, los cambios supericiales. Ella, la risa, es también una espuma a base de sal. Es alegria, chispea. Pero hay personas que al recogerla para soborearla, encontraran alguna veces, por una exigua cantidad de materia, una cierta dosis de amargura".
    Preguntaré a Natanael de donde ha leído esta texto.

    Comentado por: Pablo el 06/12/2008 a las 11:29

  • Señor Agudelo, transmítale al señor Argullol mi gratitud por el artículo de hoy. Lo necesitaba después de haber escrito los dos mensajes anteriores. Señora, o señorita, Pizarnik : a usted también muchas gracias.
    Todavía sigo muy "tocado".
    Que pasen un estupendo fin de semana.

    Comentado por: escoin el 05/12/2008 a las 21:34

  • POEMA PARA EL PADRE

    Y fue entonces
    que con la lengua muerta y fría en la boca
    cantó la canción que le dejaron cantar
    en este mundo de jardines obscenos y de sombras
    que venían a deshora a recordarle
    cantos de su tiempo de muchacho
    en el que no podía cantar la canción que quería cantar
    la canción que le dejaron cantar
    sino a través de sus ojos azules ausentes
    de su boca ausente
    de su voz ausente.
    Entonces, desde la torre más alta de la ausencia
    su canto resonó en la opacidad de lo ocultado
    en la extensión silenciosa
    llena de oquedades movedizas como las palabras que escribo.

    Comentado por: Alejandra Pizarnik el 05/12/2008 a las 15:06

  • SOLAMENTE

    ya comprendo la verdad

    estalla en mis deseos

    y en mis desdichas
    en mis desencuentros
    en mis desequilibrios
    en mis delirios

    ya comprendo la verdad

    ahora
    a buscar la vida

    Comentado por: Alejandra Pizarnick el 05/12/2008 a las 15:04

  • Parece que les diera vergüenza sonreir, la culpa, esa tradición pegajosa y oscura. Como los comentarios sobre que nadie debe sentirse ajeno a una tragedia nacional, así llamada por los periódicos. No veo por qué hemos de llorar por todo, también puede uno solidarizarse con la alegría de la vida ¿o no?

    Comentado por: Yale el 05/12/2008 a las 14:51

  • La risa... me recuerda a la sonrisa dibujada en los Buda, pero sin llegar la de Voltaire a tal grado de sabuduría. He ahí la diferencia entre la persona que ríe y la que sonríe; la primera en el meollo de la vorágine del mundo, la segunda elevada sobre él, contemplando "cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando...", cómo al fin y al cabo, somos un tránsito que no se puede tomar en serio.

    Comentado por: Leverkhun el 05/12/2008 a las 13:40

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres