PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 26 de julio de 2017

 Blog de Rafael Argullol

Galería de espectros: el pensador

Rafael Argullol: Hoy, en mi galería de espectros, he visto el espectro del pensador.
Delfín Agudelo: ¿Te refieres a El pensador de Rodin, siempre tentador de comentarios?
R.A.: Sí; se trata de una estatua sobre la cual se han dicho todas las cosas, casi, pero que cuando la veo siempre me hace remitirme a toda la tradición iconográfica de la melancolía. El pensador, apoyando la cabeza sobre la mano, es algo así como una de las grandes culminaciones modernas de una tradición que enigmáticamente se remonta muy atrás. Me acuerdo hace años una exposición en París sobre la melancolía en que se podían ver piezas en las cuales había ya una representación humana con el motivo de la melancolía en el arte egipcio, y desde luego en el griego: es siempre esa posición del rostro, de la cabeza apoyada en la mano o el puño, como es el caso del mismo pensador. A lo largo de la historia ha tenido sucesivas encarnaciones ilustres: el Ángel de la melancolía de Durero o Lorenzo de Medici tal como lo esculpió Miguel Ángel. La fascinación extrema que nos produce el pensador de Rodin y que ya produjo en su propia época, a finales del siglo XIX, es que es una efigie, una estatua, que logra concentrar toda la energía de esa tradición iconográfica de la melancolía; es como si verdaderamente ese hombre que nos muestra Rodin estuviera en un estado tan supremo de concentración, que es ese estado en el cual la concentración prácticamente roza el vacío. Ese juego entre la plenitud y el vacío forma parte de las características de la melancolía, y en ese sentido el hechizo del pensador sería que nos obliga a meternos dentro de él, nos obliga en cierto modo a viajar a través suyo hacia dentro de nosotros mismos.

[Publicado el 21/11/2008 a las 10:59]

[Etiquetas: galería, espectros, Rodin, El pensador]

Compartir:

Comentarios (15)

  • Proyectamos al mirar una "obra".Las grades obras que han entrado en el imaginario social se independizan de los posibles comentarios de sus autores,(ya lo dijo Paul Valery en la introducción del más bello poema de la lengua francesa, El cementerio marino) pero quedan sujetas al comentario canónico.El Angel de Durero,el Heraclito de la Escuela de Atenas, la escultura de M.Angel..etc marcan segun la iconografia oficial, el estado de animos del Pensador de Rodin. ¿Que esta haciendo en esa "postura", si es que hace algo?. Nos proyectamos, nos decimos a nosotros mismos cuando lo miramos.Nos descubre. Melancolico, pensativo pasivo, ausente,o simplemenet pensando en las "musarañas" mientras realiza un ejercio para mantener esa musculatura copiada de M.Angel. !Qué más da!.. lo mágico,lo que lo hace ser una obra de arte autentica, es que con esa escultura Rodin ha conseguido llegar individualmente a cada espectador, y ante su presencia revelarle una forma de su ser.A un Argullol, melancólico, un gran melancólico "tipo" W.Bejamin por suerte para aquellos que lo seguimos; A un Amalia optimista o al menos con energias positivas;A una Shakira literaria y poetica, y aún pesado como yo que a estas horas, parece, no tiene a nadie con quien hablar.

    Comentado por: Pablo el 26/11/2008 a las 10:25

  • algunas palabras clave serian: pensador, pensar, cerebro, neuronas, electricidad, crisis lucidez, epilepsia, complejo

    Comentado por: A. el 24/11/2008 a las 06:02

  • Muy interesante el comentario de Kurosawa. Efectivamente, la inclinación por aquello que le sobrepasa. El melancólico no ha abandonado la lucha, ni mucho menos. Incluso puede aportar genialidad. Quien sí sufre, a mi modo de ver, es el personaje pintado por Van Gogh en "Retrato del doctor Paul Gachet". Parece un ser totalmente desorientado que reclama a gritos un sentido a su existencia. No medita, se queja amargamente.

    Comentado por: escoin el 23/11/2008 a las 23:43

  • A mí lo paradójico del pensador de Rodin me parece encontrarlo en toda esa masa muscular dirigida a una actividad intelectual. El músculo se convierte entonces en metáfora de la fuerza necesaria para soportar el conocimiento, que como una carga insoportable, hace inclinar su espalda y pone una mueca apesumbrada en su gesto.

    Comentado por: Shakira Kurosawa el 23/11/2008 a las 17:00

  • El pensamiento es tensión, búsqueda, lucha, negación y afirmación. La melancolía abandono,regodeo en la rendición por no poder salir de la propia visión.

    El pensador está tenso, su frente, sus músculos lo dicen, no está melancólico, no ha abandonado,lucha.

    Comentado por: opinión el 23/11/2008 a las 12:45

  • pues estoy con ángela (en el enlace al ángel de la melancolía); es el cordero el que parece deprimido. El ángel semeja más bien el ángel de hasta-dentro-de-una-semana-no-me-sacan-el-coche-del-taller... me... Y el pensador parece que en vez de apoyarse se esté comiendo la mano y con gusto. Bueno, un pizco seria, la foto del pensador me encanta y para qué voy a decir nada, estoy de acuerdo con lo que dice de la sensación que provoca: de viajar a través suyo hacia nuestro interior, es eso exactamente.

    Comentado por: Deresaca el 23/11/2008 a las 10:07

  • Escoin, Pablo,ya veis, según el wikitexto que pegó Trybal se trataba nada menos que del momento de gestación de uno de los actos más creativos de la humanidad.Tal vez sea que melancolía no implica necesariamente inacción depresiva.Puede ser un tipo de reflexión+sentimiento,trampolín hacia la acción, como mencionaba Escoin acerca de Yourcenar-Adriano.
    Encuentro esta definición de la RAE:
    melancolía.

    (Del lat. melancholĭa, y este del gr. μελαγχολία, bilis negra).


    1. f. Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada.

    Comentado por: amalia el 23/11/2008 a las 06:28

  • En un reducido espectro, el pensador (francés: Le Penseur) es una de las más famosas esculturas en bronce de Auguste Rodin.

    La pieza, denominada originalmente El poeta, formaba parte de una comisión del Museo de Artes Decorativas de París para crear un monumental portal basado en La Divina Comedia de Dante. Cada una de las estatuas representaba a uno de los personajes principales del poema épico. El pensador, en su origen, buscaba representar a Dante frente a Las Puertas del Infierno (como llamó, en efecto, al portal del que formaría parte), ponderando su gran poema. La escultura es un desnudo, ya que Rodin deseaba una figura heroica al estilo de Miguel Ángel para representar tanto el pensar como la poesía.

    Existen más de veinte versiones de la escultura en diferentes museos alrededor del mundo. Algunas son versiones ampliadas del original; otras, de diferentes proporciones.

    El Pensador está fundido en bronce y fue terminado en 1880. Auguste Rodin fue ayudado para hacer esta obra por su discípulo Miguel apodado el Asturiano.

    Comentado por: Trybal el 23/11/2008 a las 00:30

  • una obra de arte donde el pensar, como procesar un juicio, conceptualizar, también dirige alguna lucha entre el espíritu y la materia. Dice creo finalmente, una melancolía silenciosa, sin embargo si el cuerpo representado fuera muy delgado, fuera muy hetico con h claro esta...

    Comentado por: trybal el 23/11/2008 a las 00:05

  • Nunca he visto en ese pensador la melancolía. Más bién, una POTENCIA que esta por llegar, y que le empujará a realizar un acto muy pensado y comprometido.

    Comentado por: Pablo el 22/11/2008 a las 20:12

  • El perfecto griego eureka en estos comentarios no se refiere al descubrimiento puntual de una ley física, por ejemplo, fruto de una larga meditación y observación. Yo voy más allá del Dante que contempla las almas encaminándose a la perdición. Como aquella idea de Yourcenar en sus "Memorias de Adriano " : el hombre se sentía sólo. Pero este abandono no produjo tristeza, sino acción. Se me hace muy difícil creer que la escultura de Rodin no va a levantarse, pero cuando lo haga, será diferente al hombre que se sentó. Es un momento silencioso, sí, pero no consigo mismo. Tampoco está esperando que se abra la cueva , porque posiblemente haya dejado de creer que se pueda abrir fácilmente. Lo paradójico del ángel de Durero es eso, que es un ángel, pero puede ser uno de tantos ángeles prometeicos que nos han ayudado a entendernos mejor en la época de la modernidad.
    Un saludo para todos ustedes.

    Comentado por: escoin el 22/11/2008 a las 10:54

  • Tal vez no sea eureka la palabra adecuada.Efectivamente se refiere más a un descubrimiento que a un inminente acto de creación.Esa inminencia es lo que percibo en el pensador.Algo por ser, más fuerte que las profundidades en las que está en este momento hundido.

    Comentado por: amalia el 22/11/2008 a las 03:52

  • ¿Por qué Eureka? Me recuerda esa vez que Poe llegó donde su editor con su ensayo "Eureka", arguyendo que era lo mejor que había escrito. El texto pasó al olvido; fue más o menos el Constantin Guys de Baudelaire. Quizás no hay Eureka, no hay ábrete sésamo: quizás no hay nada que en últimas deba exteriorizarse. No sé si sería un estado melancólico, pero definitivamente puede ser un momento silencioso.

    Comentado por: eureko el 22/11/2008 a las 00:12

  • Yo también, como Amalia, siento que está a punto de decir : Eureka!. Ese movimiento pendular entre plenitud y vacío genera creación, no es estéril, porque supone una interrogación constante.

    Comentado por: escoin el 21/11/2008 a las 20:49

  • Exactamente esa es la sensación que siempre me dio.Sólo que siento que está a punto de decir: Eureka!, después de haber llegado al vacío, a esa nada universal que es punto de partida.
    No me transmite melancolía.

    Comentado por: amalia el 21/11/2008 a las 14:57

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres