PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 1 de junio de 2020

 Blog de Rafael Argullol

Literatura a dos manos

Rafael Argullol: La imagen que nosotros defendemos del escritor que es aquél que se vierte o intenta verter lo que su experiencia y verdad le dictan no puede estar escribiendo coaccionado por esa especie de ojo orwelliano que le juzgará según las tramas que construye.
Delfín Agudelo: Hay un tipo de publicaciones con las cuales nunca he podido saber en realidad qué criterio adoptar, que es la correspondencia de los escritores. Textos que en sí son destinados a una intimidad y una interioridad que luego son rescatados y son puestos a luz pública, pero que no están bajo este marco de publicación que el mismo escritor contempló. ¿Por qué vamos a leer este tipo de escritura si este juego de desvelar su verdad es lo que está haciendo en el libro? Me encanta leer la correspondencia, pero no deja de tener cierto elemento de voyerismo.
R:A.: El tema de la correspondencia es complicado, sobre todo en los escritores clásicos. En nuestro tiempo la correspondencia en cuanto a género literario ha desaparecido como tal, pero sigue existiendo una tradición literaria a través de la correspondencia. Ahora acaba de publicarse en España la correspondencia de Tolstoi, y evidentemente tiene que ser publicada porque nos da una luz muy importante sobre su obra y toda su época. Aunque es un tema complicado, creo que hay una correspondencia que es un auténtico género literario; podríamos decir el género literario escrito a dos manos, en muchos casos con una clara voluntad enmarcarse en este género literario. En cambio lo que me parece mucho más discutible es que se tenga que publicar la correspondencia que puramente refleja una intimidad por parte de quien la ha escrito; una intimidad personal, casi fisiológica de ese personaje. Creo que ahí se podría influenciar, pero también cuestionar, que muchas veces las fronteras entre una cosa y la otra son difíciles. Acabo de citar a Mann y es muy difícil, en su correspondencia, separar lo que son sus obsesiones narcisistas, egocéntricas, sus propias tendencias sexuales más o menos larvadas de lo que pueda decir sobre la cultura, literatura o política de su época.

[Publicado el 13/11/2008 a las 08:12]

[Etiquetas: Correspondencia, género literario]

Compartir:

Comentarios (6)

  • Estoy de acuerdo con la intervención de "por ejemplo" : la calidad literaria salva (o no, según el caso) el interés epistolar. Hay quien afirma que prefiere las cartas de Flaubert a Colet que leer "Madame Bovary". Puede ser que sea una afirmación arriesgada (pero valiente). También ayer supe muchas cosas interesantes sobre la correspondencia de Rodoreda con su editor. No es el Álvarez que yo conocía (efectivamente, ¡cómo pasan los años!).

    Comentado por: escoin el 14/11/2008 a las 08:50

  • A mí me parece que muerto el perro, con perdón, quiero decir que ya qué les puede importar, siempre que no quede nadie vivo tampoco de las personas que se puedan mencionar en los escritos. Otra cosa es que hagan eso con personas vivas, es muy diferente. También pienso que mejor que hablar y decidir sobre quién es el otro, mejor que lo diga él mismo con sus propias palabras, precisamente para evitar todos esas elucubraciones sin demasiado sentido. Pienso que sí pueden aportar cosas valiosas, no sólo respecto a su época o a su pensamiento, sino por lo que se refiere a su propia y nuestra humanidad compartida.

    Comentado por: Velly el 14/11/2008 a las 08:10

  • Esta vez soy la que va a decir que no es un buen ejemplo, T. Mann, no me parece un buen ejemplo, parecía demasiado seguro de su paso a la posteridad para no asegurarse de que llegara hasta allí algo no deseado. Personalmente suelo ver con tal desapego el material autobiográfico antiguo que es como si me hubiera sucedido en otra vida, o le hubiera sucedido a otra, creo que me daría igual lo que hicieran con él tras mi muerte. Pero hay quienes cuidan mucho su gloria póstuma y tratan de controlar lo que suceda cuando ellos ya no estén. Y Kafka, que no tenía ni la más mínima intención de alcanzar la fama, y en perpetua insatisfacción consigo mismo y con todo lo escrito, tramó destruir sus libros por la persona interpuesta de Brod, una especie de eutanasia. Luego hay herederos que publican todo lo que encuentran sin importar que el escritor lo considerara digno o no ello. En fín, supongo que cada escritor es un mundo. Creo que más que por la luz que puedan aportar sobre el resto de su obra, todo ese material suele ser valioso por sí mismo, por su calidad literaria. Véanse por ejemplo las Cartas de Kafka a Milena y a Felice, las de JPSartre al Cástor y tantos ejemplos más.

    Comentado por: por ejemplo el 13/11/2008 a las 20:28

  • Una mesa redonda de expertos conocedores sobre un autor- que conocen su obra, su vida, sus gustos, su todo- no deja de ser muy diferente a esos platós del corazón donde gente empieza a hablar de qué pensó tal persona en tal momento, de en qué momento hizo tal llamada -a veces lo demuestran con la factura telefónica, así como el crítico lo muestra con una carta.
    Es, pues, un voyerismo como dice Delfín, y cualquier intento por conocer la vida de un autor no es más que cotilleo- a veces poético, sí, pero no por eso menos cotilleo.

    Comentado por: coti el 13/11/2008 a las 13:15

  • Gracias al género epistolar hemos podido saber múltiples detalles de la historia de Roma, por ejemplo. De ahí el valor de las cartas de Cicerón, por poner un ejemplo. Y también de estética, como la Ars poetica horaciana (que no es lo que entendemos por carta stricto sensu). En el caso de Flaubert, el interés por su correspondencia creo que va más allá del voyeurismo, y sus lectores buscarán algo más en ella. Creo que la cuestión es con qué ánimo nos acercamos a la lectura de este tipo de escritos. Y otra cuestión es si al autor en cuestión le gustaría saber que sus cartas están publicadas. En algunos casos puede ser que nos mueva el deseo insano de saberlo todo del autor, lo queremos fagocitar y diseccionar. Es el debate tan actual entre la vida pública y la privada. Nadie debería entrar en la segunda sin nuestro consentimiento, pero para algunos es insaciable la sed que ls causa el "chafardeo", cuando únicamente se trata de eso.

    Comentado por: escoin el 13/11/2008 a las 12:32

  • Sí, como por ejemplo las Bäsle-Briefe

    Comentado por: amalia el 13/11/2008 a las 10:06

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres