PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 23 de octubre de 2017

 Blog de Rafael Argullol

Galería de espectros: Ofelia

Rafael Argullol: Hoy, en mi galería de espectros, me ha parecido ver el de Ofelia.

Delfín Agudelo: ¿Te refieres al espectacular cuadro de Millais?

R.A.: Me refiero a este cuadro que parece hecho directamente como una escena de un sueño, pero de un sueño muy elaborado y refinado. Hubo un tiempo en que yo no admiraba demasiado a los prerrafaelitas, pues me parecían al margen de lo que era la genealogía de la corriente moderna en pintura. Pero debo reconocer que desde hace ya unos años he reconocido una importancia e interés en los prerrafaelitas, en su alegato a favor de volver a una pintura como la que se daba en la transición entre la edad media y el renacimiento. Esencialmente pienso que el ideal prerrafaelita en reconvertir al artista en un artesano, con una capacidad para el oficio, para el aprendizaje de ese oficio, una cierta modestia ontológica, etc., es importantísima en un momento, en una época como la nuestra, en que se ha llegado a una especie de hiper-artista, a una especie de metástasis de la propia denominación de artista. Recuperar la esencia original del artista como artesano es un reto de futuro y no es un ideal de pasado.

En ese sentido Millais logra captar muy bien en su cuadro sobre Ofelia el destino de ella misma, que siempre me ha llamado la atención. Como ya comenté al hablar del espectro de Hamlet, él no es uno de mis personajes favoritos. Lo encuentro un personaje caprichoso, una especie de deificación de la adolescencia perpetua, como un ser incapaz de tomar decisiones. En su indecisión y en su carácter dubitativo, su incapacidad para reafirmar una posición frente a la vida, crea todo un engranaje de desgracias a su alrededor que todo lo arrastra: amigos y parientes. Y en ese engranaje lo más injusto es el propio destino de la novia, el destino de Ofelia. En cierto modo es empujada de una manera completamente cruel por parte del personaje Hamlet hacia una locura y hacia una desesperación para la cual ella no está preparada; ni siquiera le encuentra sentido ni raíz a esa desesperación. Es un personaje muy entrañable porque es la desesperada que no sabe muy bien el por qué ha sido arrojada a ese territorio de desesperación, más allá de la caprichosa actitud de Hamlet. Entonces en el cuadro de Millais esa especie de muerte exquisita, elegante, de Ofelia que flota sobre el estanque, rodeada de un lecho casi diríamos paradisíaco, es una especie de justa compensación estética por esa desesperación sin sentido a la que ha sido arrojada, a partir de la propia extravagancia caprichosa de Hamlet. Ofelia no es tanto un personaje de gran entidad en vida sino que la adquiere en el momento inmediatamente anterior a su muerte. También tiene una gran entidad -aunque pueda parecer macabro- como cadáver. Una gran entidad como organismo que mantiene una extrema dignidad en el tránsito entre la vida y la muerte.

[Publicado el 15/9/2008 a las 09:00]

[Etiquetas: Galería, espectros, Ofelia, Millais]

Compartir:

Comentarios (13)

  • Hace muchos años desde la última vez que leí Hamlet, traducido al castellano o español (como menos hiera que se le llame a esta lengua que ahora intento usar). El caso es que no ha tanto tiempo vi en la tele la espléndida película "Las criadas" (me parece que así se titulaba) que parte de la conocida obra de teatro de Jean Genet. El espectáculo del final de Ofelia no sé por qué, a mí, en vez de a Virginia Woolf me recuerda esa bellísima película.
    Y, desde luego, muchas gracias por artículos como este, señor Argullol.

    Comentado por: Maribel el 23/2/2015 a las 23:26

  • Sr.Argullol,...me encanta haber descubierto esta página don Ud. nos glosa de manera bien elocuente y descriptiva el maravilloso e inquietante cuadro...la Ofelia de Millet...este cuadro,provoca en mi cierta conmoción por eso ayer, al escrí al respecto de el en mi blog...fue que le descubrí...volveré por aquí,soy escritora y adoro a los escritores que escriben. mi saludo afectuoso. Marian

    Comentado por: marian el 02/12/2011 a las 17:06

  • -Dulce Ofelia, impaciente de amor a Hamblet, se ahoga en el lago de cristal y flores...parece dormida y, sus manos aladas y acariciantes...ruegan por el perdido prícipe.-Millet, pintor de sueños y atmóferas, nos inmortaliza a Ofelia flotando en su tumba de agua y cristal. Marian

    Comentado por: marian el 02/12/2011 a las 16:55

  • ...Ya os vele!...no me llega ningún mensaje de validación a mi correo...ya he dejado al menos tres comentarios, alusivos al cuadro de Millet Ofelia...!y, no veo ninguno publicado!...!muy mal!....marian

    Comentado por: marian el 02/12/2011 a las 16:44

  • Ofelia...jardín de muerte
    de aliviado desamor
    de esperas...entre flores,
    y lago de espejos...
    elegiste tu despedida
    llenas tus manos,
    vacías, ya te todo,
    de amor dormido.
    bella "Ofelia del Lago"
    inmortalizada, rescatada de
    olvido......Marian
    - Millet,pintor de poeseia, de viento etéreo, emboscadas atmóferas de ternidad-

    Comentado por: marian el 02/12/2011 a las 01:44

  • Hallar la muerte, buscar la muerte... ¿Es lo mismo?
    ¿Podemos catalogar como suicidio la muerte de Ofelia? ¿Buscaba su fin o más bien se abandona?
    Considero que Ofelia no se suicida, más bien, se deja morir.

    Por otra parte reseñar que, el magnífico cuadro aquí referido no es de J.F. Millet(1814-1875), pintor de género y paisajista francés sino de su contemporáneo británico J.E. Millais (1829-1896),prerrafaelista.

    Te felicito, un post espléndido.

    Comentado por: tuca el 24/11/2008 a las 07:32

  • David, lo siento.

    Comentado por: me el 15/9/2008 a las 21:59

  • ¿Sería posible que ella, Virginia, tratara de reproducir esta imagen? ¿Inconscientemente o como una macabra performace?

    Comentado por: sensibilidad el 15/9/2008 a las 21:22

  • Siempre que he contemplado este cuadro me he acordado del suicidio de Virginia Wolf. Sí, es como una Virginia Wolf etérea sin el peso de las piedras, plácida, entregada a su destino hallado.

    Comentado por: hermann el 15/9/2008 a las 20:19

  • Desde luego, si me suicidara no sería por amor, vamos, que encima no iba a darle a él esa satisfacción póstuma.

    Comentado por: sensibilidad el 15/9/2008 a las 19:59

  • Sonámbulo !!!

    Comentado por: chiqui el 15/9/2008 a las 16:37

  • Otro suicidio en el agua:

    ROMANCE SONANBULO
    Lorca

    Lleva tu pechera blanca.
    Tu sangre rezuma y huele
    alrededor de tu faja.
    Pero yo ya no soy yo,
    ni mi casa es ya mi casa.
    --Dejadme subir al menos
    hasta las altas barandas,
    ¡dejadme subir!, dejadme
    hasta las verdes barandas.
    Barandales de la luna
    por donde retumba el agua.

    Ya suben los dos compadres
    hacia las altas barandas.
    Dejando un rastro de sangre.
    Dejando un rastro de lágrimas.
    Temblaban en los tejados
    farolillos de hojalata.
    Mil panderos de cristal
    herían la madrugada.

    Verde que te quiero verde,
    verde viento, verdes ramas.
    Los dos compadres subieron.
    El largo viento dejaba
    en la boca un raro gusto
    de hiel, de menta y de albahaca.
    --¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
    ¿Dónde está tu niña amarga?
    ¡Cuántas veces te esperó!
    ¡Cuántas veces te esperara,
    cara fresca, negro pelo,
    en esta verde baranda!

    Sobre el rostro del aljibe
    se mecía la gitana.
    Verde carne, pelo verde,
    con ojos de fría plata.
    Un carámbano de luna
    la sostiene sobre el agua.
    La noche se puso íntima
    como una pequeña plaza.
    Guardias civiles borrachos
    en la puerta golpeaban.
    Verde que te quiero verde,
    verde viento, verdes rama
    El barco sobre la mar.
    Y el caballo en la montaña.

    Comentado por: me el 15/9/2008 a las 16:34

  • Ayer me cuestionaba el sentimiento de transcendencia en relación con el suicidio. En apariencia transcender la propia existencia no tendría ninguna utilidad, pero el amor a los demás o el amor a uno mismo o la vanidad, hace que ese deseo –el de perdurar de alguna manera más allá de la propia vida- exista. El suicidio de Ofelia parece un último intento de llegar al corazón del amado, a través de la macabra belleza de su sacrificio. (No, no me va ese papel)

    Comentado por: escarola el 15/9/2008 a las 09:23

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres