PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 24 de octubre de 2020

 Blog de Rafael Argullol

Metamorfosis del carnaval

Rafael Argullol: Lo que ocurre es que en nuestra época, en la que el capitalismo ha codificado con gran habilidad y con gran pulcritud estos hábitos inmemoriales, nos encontramos con que en nuestro propio calendario se ha introducido una suerte de ritual carnavalesco y monstruoso con formas de hedonismo, cada fin de semana. El capitalismo propone a la humanidad, en principio a la occidental y ahora a toda, que trabaje cinco días y que se convierta en una especie de bacanal monstruoso y carnavalesco en dos días, que son el viernes por la noche y el sábado por la noche. El lunes, en cambio, todos de nuevo a formar de manera disciplinaria y rígida. Eso que ahora ya nos parece habitual y que forma parte e nuestras costumbres, me llamó mucho la atención en los años ochenta cuando viví en Estados Unidos que fuera ya un hábito, porque yo venía de Europa y sobre todo de la mediterránea, en que era completamente impensable esa distinción rígida. Es la vida entre los cinco días puritanos del trabajo y los dos días carnavalescos. De cinco días en que uno estaba en el centro de las cosas siguiendo la ley, el orden, el trabajo y la productividad, y dos días que eran los días monstruosos y carnavalescos, del hedonismo desmadrado. Eso lo vi por primera vez en Estado Unidos, y me parecía que era una norma que jamás se impondría en Europa. Pero a hora vemos que, como con tantas otras cosas, se ha convertido en universal, porque está verdaderamente codificado. Me llamaba la atención que en Estados Unidos veía a conocidos que trabajaban como empleados en un banco o en una universidad, en cualquier lado, y durante cinco días eran una especie de fantasmas pálidos completamente formales que seguían a rajatabla lo que decían los capataces, el viernes desde temprano ya empezaban a emborracharse, y tenían que hacerlo muy rápidamente porque sólo tenían dos días de carnaval. Eso exigía un celeridad que es un poco lo que hemos hablado en otros días entre el fast-food: también se ha producido en el hedonismo, en las emociones, de la marcha o carnavalesco. Hay que ser normal cinco días y monstruoso dos. Así se rige actualmente. Ya veremos si la crisis económica hará variar estos hábitos.

[Publicado el 02/9/2008 a las 07:00]

[Etiquetas: carnaval, metamorfosis, libertad]

Compartir:

Comentarios (6)

  • Yo, por mi parte no le veo escape al asunto. Veo que las cosas estan como en un "iron cage" como lo llamo Max Weber en su analisis de lo politico. Si comprendo que hay que, a corto plazo, responder y contra atacar al poner en pie una actitud que se distancie de esas esferas el consumo. Pero digo: Esto que escribismos, este espacio mediatico de los blogs; no es a su vez una producion, una mera manufactura del capitalismo? Es la serpiente que se muerde la cola; otro horror para la galeria de espectros del Maestro Argullol - este es fantasmagorico, se nos insinua en los fines de semana y nos acompana para todos lados, y a traves de los dias.

    Comentado por: Gerardo el 03/9/2008 a las 04:09

  • Pues entiendo a Rafael porque ya vividos 4 anos en la Florida observo como el sistema acomoda las esferas de influencia (publicidad, patrones de consumo, horarios de 'diversion' crear nesecidades consumistas) para que de esta manera las personas consuman lo maximo posible en estos 2 dias y generen riqueza y ayuden las economias locales. Pero, ojo, tambien esto tiene 'side effects' o consequencias de tono negativo: El sentimiento de solo contar con 2 dias de descanso despues de una tremenda jornada durante la semana aviva ese afan interior por aprovechar con eficacia y 'desahogar' esos afanes sexuales y animales; esto a su vez parece que 'hace sentido' y se institucionaliza, se 'codifica',se vuelve reglamento y finalmente, como dice el autor, se exporta. Esperemos que sea mas fuerte, en este caso, la tradicion esplendida mediterranea, y no se instale este feo invento de la post-modernidad para remplazar costumbres autoctonas, legitimas y que son un simbolo mas de la valiosa diversidad que todavia se mantiene en pie.

    Comentado por: Juan el 03/9/2008 a las 01:11

  • Después de unos días desconectado del mundanal ruido, ayer escuché la noticia de una turista americana que no deseaba bajar del transatlántico de cinco pisos de altura para visitar Barcelona. Argumentaba (bueno, en realidad era una argumentación muy pobre) que aquel mastodonte acuático de acero le recordaba demasiado a su país, y eso era suficiente para no abandonarlo. Allí tenia gimnasio, salas de cine, casino , entre otras muchísimas cosas. Curioso : lo de menos era el viaje. Prefería un decorado de cartón piedra flotante. Casos como el de esta señorita deben ser excepcionales, pero es una excepción muy llamativa. Te dejan unos días para que exteriorices tu carnaval, contratas un viaje en un crucero por diversos lugares del mundo, y lo que haces es justamente aferrarte al tuyo propio.Otro candidato a la galería de los horrores.

    Comentado por: escoin el 02/9/2008 a las 18:21

  • Vaya hombre, cuando se habla de la experiencia de uno en EE.UU. hay que ser muy especifico y decir donde, cuando, con quien, etc. En este país hay de todo. De hecho en 30 años que vivo aquí no he observado ningún fin de semana como el que describe Don Rafael. Ahora bien, soy consciente que mis hijos, jóvenes, solteros y viviendo en grandes ciudades deben de pasar los fines de semana en la calle. No creo que emborrachándose porque no son muy bebedores, pero también lo habrán hecho si la ocasión cuadra. Esta respuesta de los jóvenes al fin de semana viene del aislamiento en que viven el resto de la semana. La mayoría de los trabajos, si son de oficina, se realiza en cubículos y estás vigilado para asegurarse que rindes lo que te pagan; el mismo caso en la zona industrial, financiera y comercial. La mayoría se los jóvenes viven lejos de sus familias desde los 18 años que salieron para la universidad, en fin, el fin de semana es un escape de ese monstruo que es la soledad. Saben donde encontrar compañía y si no encuentran esa compañía que nos completa y nos hace sentir mejor de lo que somos, siempre está el alcohol, las drogas y el sexo. Pero estoy hablando más de lo que veo en las películas que de experiencia, aunque fuera una experiencia de segunda mano.

    En el mundo académico y familiar los fines de semana se pasan llevando a los críos a todo tipo de actividades deportivas, culturales, cumpleaños, de compras…Como no hay criadas, limpiando la casa, la colada… Como la mano de obra es tan cara, haciendo carpintería, pintando, trabajando en el jardín. Claro, el domingo -los académicos no suelen ir a misa- preparan las clases de la próxima semana, corrigen ensayos y se ponen al día en sus lecturas, artículos para publicar, esas cartas de recomendación…Si se saca tiempo de todo esto uno queda - de vez en cuando - con los amigos para cenar en casa: lo que implica limpiar la casa (mejor de lo que uno lo haría) viajes extra al súper, preparar cócteles y la cena … después de un rato de buena compañía y conversación (sin emborracharse ni orgías!): recoger la mesa, lavar los platos, y si no estás molido y es temprano, un poco de tele! Vamos, eso describe mi experiencia…y he vivido en cuatro ciudades rodeada de bastantes conocidos que hacían y hacen exactamente lo mismo!

    Disculpe que haya escrito más que usted. Imperdonable!

    Comentado por: me el 02/9/2008 a las 14:35

  • Para contestar tu apreciación , solo tenemos que mirar a los EEUU, dentro de dos/tres años haremos lo mismo. Las crisis, la modas, ect, como los mosquitos tigre se desplazan a la misma velocidad.No hay reflexión- critica hay copia.

    Comentado por: Ferran Rovira Rovira el 02/9/2008 a las 11:40

  • Hemos conseguido días libres, los fines de semana. Eso está muy bien. Pero el otro lado es el lado del que habla el artículo, y es como un dulce para poder soportar mejor el resto de días, afianzándolos de esta forma. Puede ser, pues, un dulce envenenado. Porque no está pensado para "liberarnos" sino todo lo contrario.

    Comentado por: Rubén el 02/9/2008 a las 08:38

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres