PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 15 de octubre de 2019

 Blog de Rafael Argullol

Turismo fast-food

Rafael Argullol: El turista masificado es alguien que va para aprovecharse y se encuentra muchas veces con lugares clónicos.

Delfín Agudelo: Lo que iba precisamente a mencionar es que no hay mayor diferencia entre esta espiritualidad fast-food, la nueva idolatría y el turismo masificado, en la medida en que todo consiste en un paquete prefabricado donde se da instrucción de qué hacer, cómo verlo y qué sentir. El turista le da vueltas a lo mismo porque tiene que ir a determinados sitios. Puede que no conozca la historia, puede que desconozca su relevancia histórica o arquitectónica, pero aún así es un sitio que es completamente necesario ir a ver. Y pasa exactamente lo mismo con la obra de arte del museo, porque el museo también es comida del turista: tiene que ir a verlos, y tiene que visitar las obras porque quiere sentir esa extraña tranquilidad al decir: "Yo lo vi".

R.A.: El paradigma universal de nuestra época parece realmente que se inspire en la alimentación fast-food. Lo que ocurre es que en la medida en que se sofistica el viaje organizado, esa alimentación sigue siendo fast-food pero se introduce en el consumidor la ilusión de la diferencia y de la particularidad. Fíjate que continuamente lo que se hace es disfrazar el viaje organizado de refinamiento; o lo que se hace es disfrazar esa especie de fast-food de una publicidad o con una publicidad que alude a supuestos lugares enigmáticos, misteriosos. Lo que se quiere es que el consumidor del viaje, sin realizar ninguna aventura, tenga la ilusión de realizarla. Y eso es una perversión muy interesante de nuestra época, porque significa una especie de desdoblamiento o de esquizofrenia a través de la cual tú estás haciendo una cosa, pero de una manera muy masiva se te ha hecho creer que en ese mismo momento estarías haciendo otra. Es decir, estás tomando una hamburguesa McDondals, para volver al símil, y se te hace creer que estás comiendo en el Bulli. Tú, por ejemplo, vas a un viaje organizado a los fiordos nórdicos o a África, y se te hace creer que vivirás la aventura de ir viviendo los descubrimientos climáticos del polo norte, o la vida de los Massai, cuando en realidad todo forma parte de la misma cadena. Y eso es muy interesante porque creo que la gran trampa es de ilusión. Sin eso ya hubiéramos dado toda la vuelta al circuito, creando una sensación de desencantamiento. Lo importante es que, como es sabido, se mantenga el encantamiento, y esto se ha producido durante todas las épocas de la historia. En otras épocas el encantamiento correspondió fundamentalmente a las religiones, o a los ritos impuestos por distintas aristocracias. En nuestra época hay otros encantamientos que marcan esa especie de ilusión de las multitudes.

[Publicado el 29/7/2008 a las 09:00]

[Etiquetas: turismo fast-food, viaje, encantamiento]

Compartir:

Comentarios (6)

  • Vecchiano, 23 de septiembre de 1982

    Comentado por: Plinio Doyle Halley el 01/8/2008 a las 00:48

  • Por cierto, se me olvidaba. Argullol nos habla del turismo fast-food, pero también presenciamos una cultura fast-food desde el ámbito editorial. Ya hablé de ello en mi blog refiriéndome al libro de Bloom ( "El Canon Occidental"), pero sería igualemte extrapolable a libros como "La literatura que se debe leer antes de morir porque, de lo contrario,se le caerán los dientes y sufrirá calvície temprana" o "Las cien mejores piezas musicales que no se deben de dejar escuchar si no quiere padecer una enfermedad terrible en sus neuronas unida a una hinchazón asombrosa de los tímpanos".
    Y algunos, cada vez menos, seguimos traduciendo, por el mero placer de traducir, Virgilio u Homero (aunque están suficientemente traducidos). ¿Masoquismo? Puede ser, pero les aseguro que es un placer "desinteresado".

    Comentado por: escoin el 31/7/2008 a las 11:03

  • El turismo fast-food y el "yo estuve allí". Es cierto. Pero quizás igual de deprimente es el "yo no estuve allí porque ni sabía que estuviera allí ni me importa un pimiento". ¿Por qué digo esto? He pasado unos días en el Baix Empordà, tomando como "centro de operaciones" L´Estartit . Deprimente la horda de alemanes horteras (chicas jóvenes y no tan jóvenes con falda y zapatos de tacones ) que ni se detienen un momento a escuchar habaneras, por no hablar ya de otras actividades culturales (al carajo la estupenda visita nocturna guiada a Torroella de Montgrí, a cinco minutos de l´Estartit). Visité en Palafrugell la Fundación Josep Pla, y la chica que se encarga de atender al público me comentó que las visitas eran más bien escasas. Era un eufemismo : en la sala de proyecciones nos encontrábamos únicamente mi pareja y yo. En Palamós fui a visitar el Museu de la Pesca (muy interesante) : cuatro gatos (bueno, más bien cinco : nosotros dos y una pareja de holandeses con su retoño). Eso sí: la playa (que se encuentra justo al lado del puerto,donde está el citado museo) a rebosar, y la cola para visitar la costa desde esos barcos que recogen a los pasajeros en la misma playa (estilo películas del ínclito Ozores, con Pajares y Landa como protagonistas), llegaba cual gusano estival hasta el paseo marítimo. Claro que hay excepciones, pero seguimos siendo, mal que nos pese, un país de sol y playa. "Todo a cien" y la cultura, como diría Fernán Gómez, pues eso, " a la m.......".
    Algunos bárbaros están todavía por romanizar

    Comentado por: escoin el 31/7/2008 a las 00:31

  • Que pena, penita, pena.... parecemos esos pobres Sub-saharianos que les venden la moto para que pongan en peligro sus vidas para llegar al territorio de la salvación y riqueza . Nosotros, nos dejamos vender la moto que nos preparan para de alguna manera creer que somos realmente turistas de elite porque vamos a visitar las piramides y a tantos lugares que antes solo podian visitar unos cuantos. Nosotros, los restantes, frecuentamos los mismos lugares que los cuantos, pero los cuantos siguen haciendolo de distinta manera. La realidad es que todos tenemos los mismos derechos pero no la misma facilidad pues, lo que nos facilitan a todos los demas es realmente un sucedaneo pero, al menos, tenemos eso....

    Comentado por: Sheila el 30/7/2008 a las 14:01

  • Es cierto que da tranquilidad el decir "yo estuve allí". Una vez estuve en Key West y por razones que no vienen al caso, dejé de visitar la casa donde vivió Hemingway. Desde entonces estoy intranquilo y arrepentido. En fin, al menos nos bebimos una cervecita en su bar; el Sloppy Joe's.

    También es verdad que nos sentimos atraídos por la masa. La gente, es ver una cola y... ¡hala! ¡a la cola! ¿Para qué? No saben, pero piensan: algo nos darán, algo veremos.

    Comentado por: hermann el 29/7/2008 a las 16:40

  • Es difícil que te disguste algo que todo el mundo aprecia, sobre todo a ciertos niveles. Se produce un efecto psicológico contra el que es difícil luchar, como esas modas espantosas que al cabo de unos meses hacemos nuestras de por vida. Aunque normalmente, los lugares que se aconseja visitar destacan por algo, alguien antes se fascinó ante ello ¿Quién, si no ha ido ya, no desea ver las Pirámides de Egipto? No es necesario para vivir pero no queremos, en general, renunciar a la impresión que anticipamos ante lo nuevo, lo desconocido, lo descomunal, lo exótico, lo bello. Ver con nuestros propios ojos aquello que portamos en la memoria casi como una leyenda universal. Es el hecho de llevarse la casa a cuestas lo que lo vuelve uniforme, y las comunicaciones que han mezclado todas las culturas. Las facilidades y comodidades que se pretende aportar a los viajeros, mediante pago, claro está, hacen que se les venda lo mismo que han dejado atrás, esos burger y demás. Pero si se vende es porque lo piden, como las programaciones televisivas ¿o no? Y ya que estamos, una vez dije que la competencia aumentaría la calidad pero ya no lo veo tan claro, muy oscuro.

    Comentado por: Persio el 29/7/2008 a las 12:43

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres