PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 26 de julio de 2017

 Blog de Rafael Argullol

Galería de espectros: la chica en el hotel

Edward Hopper, "Hotel Room", 1931Rafael Argullol: Hoy, en mi galería de espectros, he visto la delicada silueta de la chica en el hotel.

Delfín Agudelo: Seguramente pasó al frente tuyo el espectro de un cuadro de Hopper.

R.A.: Me refiero al cuadro de Hooper que tiene un extraño equilibrio entre la sensualidad y la desolación, como la mayoría de los cuadros de Hopper. Pero en este caso la participación de sus elementos, el de una sensualidad muy contemporánea y muy sutil, y al mismo tiempo la desolación de hombre -sobre todo de la mujer- en el mundo moderno se complementa muy bien y quedan herméticamente encerrados en el interior de la habitación de un hotel. Esos factores hopperianos a través de esta chica resumen muy bien nuestra condición de paso, nuestra condición nómada, nuestra provisionalidad, el carácter transitorio de todos nuestros estados. Vivimos en un mundo en que lo fijo y lo sólido se ha vuelto cada vez menos frecuente, es un mundo delicuescente, líquido, en movimiento, y el protagonista de nuestro mundo sea alguien que está en la habitación de un hotel, solo, pensando en su propia soledad. Ya no es en ese interior sino en el pueblo, en la ciudad, en el mundo que lo envuelve, y esto me parece que es algo que expresa a la perfección uno de las tendencias dominantes de nuestra época. Me fascina, además, esa especie de abandono a la propia sensualidad y a la propia desolación como si libremente la chica hubiera buscado llegar a esa escenografía, pero una vez ha llegado en lugar de resistirse a su propia situación se abandona de una manera muy melancólica, nostálgica e incluso como si éste fuera su propio destino. El destino de alguien que continuamente está de paso, viajando, de alguien que se ha prometido en un momento determinado la felicidad pero ve que todo es necesariamente imperfecto que finalmente no se resiste a esta imperfección sino que incluso llega a encontrar el placer recóndito que esta imperfección oculta.

[Publicado el 20/6/2008 a las 10:37]

[Etiquetas: galería, espectros, Hopper, chica en el hotel]

Compartir:

Comentarios (32)

  • Comparto las apreciaciones expuestas en el artículo. Si me permite añadiría el efecto de la luz artificial , casi cenital. Luz fría, lus de bisturí.
    Un cordial Saludo

    Comentado por: Federico Delicado el 03/4/2011 a las 12:34

  • Amalia, te recomiendo el libro de donde saqué el párrafo anterior (no suelo recomendar libros…) merece la pena: VENTANAS DE MANHATTAN, Antonio Muñoz Molina.

    Está lleno de referencias a Hopper y Hitchcock.

    Comentado por: chiqui el 21/6/2008 a las 16:51

  • Pues si es una hoja desplegada ahí le fallo al pintor la perspectiva. En cambio, observen como su cabeza -el pelo- todavía guarda la forma del sombrero recién quitado.

    Comentado por: me, para cambiar el 21/6/2008 a las 16:12

  • Delfín, un mensaje en la botella:
    Habrá visitado alguna vez a R.Argullol Gog,el personaje de Giovanni Papini?

    Comentado por: amalia el 21/6/2008 a las 15:20

  • Está muy bien que imaginemos mirando el cuadro, pero primero hay que mirarlo. Nunca imaginé que fuese una biblia, no había datos... pero es que puede ser una carta abierta. Parece más una hoja desplegada que un libro. Mucho más sugerente así. Se afianza mi primera impresión.

    Gracias, Ruben, por mirar y compartir su mirada

    Comentado por: Duda el 21/6/2008 a las 11:31

  • No es un libro lo que sostiene en sus manos, es una hoja desplegada, o sea, una carta (¿de quién, cuándo la ha recibido...?)

    Comentado por: Rubén el 21/6/2008 a las 09:27

  • Chiqui qué buena observación.Seguramente Hitchcock sintió eso y pensó la casa de la película de los pájaros!

    Comentado por: amalia el 21/6/2008 a las 07:06

  • Pero que no es una Biblia! Quién leería la biblia en bañador? Creo que es “Guerra y Paz”…por el tamaño.
    Tiene que ser otra cama porque en los hoteles americanos no ponen mesitas con manteles blancos…Lo normal es dos camas!

    Comentado por: dos camas el 21/6/2008 a las 06:12

  • Buenas noches

    Comentado por: sin duda el 21/6/2008 a las 00:21

  • Así me parece, los hombros bajos, está cansada

    Comentado por: Hola, escarola el 21/6/2008 a las 00:20

  • ciao

    Comentado por: escarola el 21/6/2008 a las 00:19

  • No lee, piensa. El libro está muy lejos de los ojos... salvo que tenga la vista agotada.

    Comentado por: Que descanse el 21/6/2008 a las 00:18

  • No no espera a nadie. Esa era la primera versión, pero si ella esta sola, entonces no espera, desespera. Y lee la biblia.

    Comentado por: escarola el 21/6/2008 a las 00:17

  • Hay mucha luz, ha entrado de día en ese hotel. No puedo encontrar un motivo para que esté ahí. Probablemente ella tampoco. Por eso lee la biblia.

    Comentado por: y yo a dormir el 21/6/2008 a las 00:16

  • Pues si son iguales, ella está sola y no creo que espere a nadie. Esas no son maneras de esperar

    Comentado por: Duda el 21/6/2008 a las 00:13

  • eso es buscar más zapatos al gato. Yo diría que son iguales.

    Comentado por: res puesta el 21/6/2008 a las 00:11

  • Pues que si son iguales, no lo veo claro ni ampliando la imagen

    Comentado por: Duda el 21/6/2008 a las 00:08

  • ¿Qué pasa con los zapatos?

    Comentado por: duda duá el 21/6/2008 a las 00:05

  • ¿Y los zapatos?

    Comentado por: Duda el 21/6/2008 a las 00:02

  • No, no creo que haya otra cama (no es un cabecero de cama, no es igual al otro, y no hay simetría, tendría que estar en perpendicular con la otra). Pero puede que tenga razón en lo del sombrero, puede que sea de mujer. Entonces ella está sola, no hay hombre, no hay plan, simplemente, en cuanto ha llegado a la habitación, ella se ha desnudado y se ha puesto a leer la biblia en ropa interior.

    Comentado por: escarola el 20/6/2008 a las 23:25

  • Perdón, ‘están ahí’

    Comentado por: chiqui el 20/6/2008 a las 23:16

  • Hay dos camas, la segunda es una simple insinuación. No es un Bombín, sino un sombrero de mujer…La luz ciega, están en una playa, el mar en frente.

    Con Hopper las cosas no son, simplemente esán ahí. Eso es lo inquietante.

    Comentado por: chiqui el 20/6/2008 a las 23:14

  • No, no es una Biblia, demasiado gordo el tomo para las Biblias de hotel. Es un diccionario bilingüe. Tampoco es ropa interior. Es un bañador…

    Comentado por: chiqui el 20/6/2008 a las 23:02

  • No, la cama no es para ella, es para él. Ella se irá antes, cuando acaben, cuanto antes. Y mientras lo hagan pensará en ese pasaje de la biblia que acaba de leer. Me pregunto cuál será. Qué contraste entre el rojo de su ropa interior y su pesadumbre.

    Comentado por: escarola el 20/6/2008 a las 22:29

  • Vi el cuadro de Hooper hace muy poquito en Madrid. Lo tienen en la exposición permanente del Thysen. Nos quedamos un buen rato, sentados, contemplándolo. No había mucha gente y no tuvimos prisa. Mi amiga me dijo luego que de los cuadros que habíamos visto era ése el que le gustaría tener con ella. Me parece bonito lo que dice argullol acerca de no resistirse a la imperfección. La habitación del hotel (un lugar de paso), las maletas abiertas, la cabeza en penumbra de la mujer (¿qué estará pasándole por la cabeza, por Dios?), ese abandono que implica el dejar ya de forcejear, la blancura de las sábanas...Por cierto, yo estaba descorcertado porque la cortina del fondo implicaba una ventana pero yo no veía una ventana por ningún lado. Sólo leyendo el catálogo me enteré de que estaba ahí: estaba medio abierta, dejando ver la noche exterior. A mi cuando ví el cuadro esa circunstancia (el no ver la ventana) me parecía surrealista: una cortina para una ventana que no hay.

    Comentado por: Rubén el 20/6/2008 a las 19:47

  • Son naturalezas muertas.

    Comentado por: escarola el 20/6/2008 a las 19:46

  • A mí me transmite la naúsea, el vacío interior de todas las acciones, la melancolía de lo cotidiano, el horror de lo común. En el cuadro –otra reproducción un poco más detallada- se ve: un maletín de ejecutivo, un maletín de viaje –que hoy sería un maxibolso- y un bombín. Viaje de negocios. La cama es pequeña, pero no es solo para una, todo en su sitio todavía.La maleta todavía cerrada, pero ella ya desnuda, le espera a él, y es angustiosa su calma, su apagamiento, su contricción, porque además le espera, mientras lee…la biblia.

    Comentado por: escarola el 20/6/2008 a las 19:44

  • Pragmatismo absoluto en cada una de sus obras. Habitación cerca del mar: abre esa puerta e invita a la vida. El sol de la maña: reflexionamos y obtenemos energía para el nuevo día... si Amalia, fascinante!

    Comentado por: Sheila el 20/6/2008 a las 16:35

  • Gracias Delfín…no te conviertas en la sombra de Argullol, camina a su lado.Algun día verás como se superponen las dos siluetas…si es que todavía no ha ocurrido.

    Comentado por: me el 20/6/2008 a las 16:24

  • Lo que me fascina de Hopper:
    Un instante de una historia que empieza antes del cuadro y sigue después.Y sin embargo se produce en ese instante una pausa que parece salirse del tiempo.Y durante esa pausa nos zambullimos hasta lo más profundo del alma de el o los personajes.

    Comentado por: amalia el 20/6/2008 a las 12:14

  • No estamos desolados, estamos distraídos y abandonados, estamos distraídos y abandonados de la vida que nos puebla, distraídos y abandonados de la vida que
    nos rodea.

    Contrapartida:
    Todos tenemos un ser humano a nuestro cargo-nuestro propio ser- y si te haces feliz a tí mismo haras feliz a los demas.

    Si tienes una razón para llorar, seguro que exinten varias que te hagan sonreir.

    Pongamos como excusa el solsticio y disfrutemos.

    Buen finde!!

    Comentado por: Sheila el 20/6/2008 a las 12:06

  • Buenos días a todos. Luego de los meses que llevamos en el blog, sentimos que ha sido un tiempo y espacio muy provechoso. Agradecemos siempre los comentarios que nos dejan, y creemos que estas conversaciones a tumba abierta se han podido deslizar por una gran variedad de temas gracias a los comentarios y atentos lectores que nos acompañan. Aprovechamos, pues, este espacio hopperiano para recalcar en esto.
    Por cierto, acerca del espectro de Argullol: sólo puedo decir que él mismo viene trabajando en él desde hace ya dos o tres años, y con suerte lo podremos leer en uno o dos. Porque cualquier trabajo espectral es largo, complejo y asiduo, como ya hemos visto en estos bosquejos del blog.
    Feliz fin de semana a todos.

    (delfinagudelo@gmail.com)

    Comentado por: Delfín Agudelo el 20/6/2008 a las 10:48

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres