PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 24 de agosto de 2019

 Blog de Rafael Argullol

IX. Monstruos y clones. Geografías simbólicas

Rafael Argullol: Me he llegado a acostumbrar al hecho de que los paisajes exteriores que tenemos van moldeando no solamente nuestra forma de ser sino que también el juego de la imaginación.

Delfín Agudelo: ¿Cuál es tu impresión de las diferencias de imaginarios entre una cultura y otra, luego de haber conocido esos paisajes exteriores e interiores? ¿De qué manera te sorprende aún llegar a un país lejano?

R.A.: Kant hablaba del libre juego de facultades que proporciona la imaginación; decía que cuando el entendimiento o la razón se veían desbordados, lo que acudía al rescate del hombre era la imaginación, gracias a la cual podíamos experimentar de manera favorable y propicia experiencias que sin la imaginación resultarían desagradables y desmesuradas. Eso es algo que me parece muy importante porque en medio de lo que llamamos realidad cotidiana casi siempre nos viene al rescate en sus distintas formas la imaginación. Pues bien, me he acostumbrado a lo largo de los viajes a ver que ese libre juego de facultades es verdaderamente distinto según el espacio en el que te mueves. Incluso he llegado a desarrollar una geografía psicológica y simbólica que me sirve mucho: el desierto no es solo desierto, sino una descripción de la nada, del vacío, incluso de lo ilimitado; el mar tiene su contenido, el valle también en relación a la montaña, los espacios abiertos, los errados, la espesura de la selva, el bosque.
Los distintos espacios tienen directamente o marcan directamente los juegos de la imaginación, de la misma manera que no es lo mismo que uno vaya de paseante por Ciudad de México, Sao Paulo o Nueva Delhi que por una pequeña ciudad provinciana de Castilla. El paseante en un lugar u otro cambia completamente sus posibilidades de contraste entre realidad e imaginación. En ese sentido, durante veinticinco o treinta años he estado viajando continuamente entre Europa y América, aparte de Asia y África; pero entre Europa y América es el viaje de ida y retorno que mas he realizado. Primero en Estados Unidos donde viví dos años en San Francisco, y luego o lo largo de toda Latinoamérica. Desde el primer momento me llamó mucho la atención este cambio de reglas de juego. En Europa la imaginación está marcada por una profundidad en el tiempo, lo que llamamos antigüedad, por una densidad de población que es lo que hace que sea muy difícil viajar por la Europa occidental por la noche sin ver luces que indican pueblos, ciudades o casas. No hay un vacío nocturno por esa profundidad del tiempo, por esa densidad, por la estrechez y un cierto sedentarismo al menos en los últimos siglos. Las historias o relatos en Europa tienen mucho de sedentario.

 

 

 

[Publicado el 03/4/2008 a las 09:00]

[Etiquetas: viaje interior, imaginario, sedentario, Europa, América]

Compartir:

Comentarios (5)

  • Una profunda lógica gobierna las palabras de Hermann. En efecto, la cuestión determinante me parece que es siempre el tamaño de los traseros. A partir de allí es lógico que la distancia entre las mesas de los restaurantes sea mayor, que los coches sean más grandes, los edificios también... Lo que resulta difícil de deducir es el tamaño de las nubes. Pero no hay que desesperar. Como decía Marx (¿era Marx?), la humanidad solo se plantea las preguntas a las cuales ya tiene respuesta.

    Comentado por: A. el 04/4/2008 a las 10:26

  • Todo es más grande en EE.UU., especialmente las coca colas.

    Verano de 1995, peregrinación - en coche- a Seattle, Estado de Washington ( no Washington D.C.) para visitar el barrio donde crece Kurt Cobain , del grupo Nirvana, y la tumba de Jimi Hendrix; a petición de mis dos hijos adolescente y músicos, por entonces.
    Desde Nashville a Seattle: 4 días conduciendo un promedio de 14 horas diarias. Llanuras inmensas y autopistas vacías y en magnificas condiciones. Limite de velocidad 55 millas por hora. Antes de llegar a los pueblecitos el policía local escondido en el recodo de una inesperada curva. Pagamos más en multas, por exceso de velocidad, que en hoteles. Todo muy grande pero poco aprovechado.
    Buenos recuerdos de ese verano. Seattle una ciudad interesante. Me habría gustado vivir allí; si no fuera por lo alejada que está del resto del mundo (España)

    Comentado por: chiqui el 03/4/2008 a las 21:07

  • A mí me pasó una cosa curiosa cuando llegué a los EEUU. Nada más dejar el aeropuerto, me pareció que el horizonte estaba más lejos que en España. Quiero decir que la percepción la interiorizaba más como a lo bestia. Todo me pareció más grande: los árboles, las nubes, los paisajes, los edificios, las personas, los coches, el calor, la distancia entre las mesas de los restaurantes, los culos, las cocacolas, la recepción de los hoteles..., los miedos. Cuando viajamos lejos, queremos ofrecer aún más, lo mejor de nosotros mismos. Así, tenemos los ojos más abiertos que en nuestros paisajes cotidianos.

    Comentado por: hermann el 03/4/2008 a las 19:23

  • Yo no puedo comparar continentes. Pero estoy segura de que alguna manera la fealdad de esta ciudad en la que vivo puede afectar negativamente al espíritu, los ojos se tropiezan de continuo con superficies tristes y feas, que obligan a replegarse. De la misma manera que el pensamiento parece expandirse y flotar ante la visión de horizontes más amplios como son sin ir más lejos los del campo de Castilla . No es por nada pero una conocida mía que sí puede comparar continentes, dijo que sólo en los desiertos de África encontró unos crepúsculos semejantes. Y no es por hacer patria. Lo que comenta de la imaginación me recuerda a la película que ví hace poco sobre el holocausto, Sin destino. Resulta difícil comprender cómo pueden subsistir las ansias de supervivencia en medio de tal miseria, podría pensarse que simple instinto, pero al final de la película, se dice que allí, en esos otros campos, también existía la alegría. O esa era quizá la forma delirante que adoptó el instinto.

    Comentado por: escarola el 03/4/2008 a las 19:22

  • AY!
    Qué interesante!
    En nuestro país (Argentina) se pueden recorrer kilómetros y kilómetros en la pampa sin ver rastro humano. Eso ubica al hombre en otro lugar con respecto al cosmos que en Europa, donde la huella humana parece querer mostrar por todos lados que el hombre ha vencido a la Naturaleza.
    Además esa "nada"(?)da otra dimensión del tiempo, porque mirando donde se mire, se puede preveer que no va a pasar nada en un cierto lapso, porque en todo el horizonte a la redonda no se vislumbra nada que se mueva.
    En la montaña en vez podemos tener una sorpresa tras cada curva.

    Comentado por: amalia el 03/4/2008 a las 11:54

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres