PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 16 de diciembre de 2017

 Blog de Rafael Argullol

Galería de espectros: Roy

Rafael Argullol: Hoy en mi galería de espectros he visto los cabellos rubios del de Roy.
Delfín Agudelo: Esos cabellos rubios han vuelto a ver la luz en estos días, justamente cuando cumple Blade Runner sus 25 años de estreno.
R.A.: Estos días también ha vuelto a plantearse la polémica sobre el final alternativo que tiene Blade Runner. Ha habido algunos partidarios de aquél final en el cual por fin se rompía la oscuridad opresiva de los Ángeles, y los protagonistas salían en una última escena incierta pero ya con la luz del día; y otros de aquél desenlace por lo visto el previsto por el mismo Scott, en que todo el final de la película quede integrado en la escenografía negro y lluviosa de Los Ángeles. La última escena coincide con la muerte de Roy. Cuando pienso en Blade Runner, pienso en muchos aspectos visuales, arquitectónicos, y también pienso con frecuencia en la gran originalidad de los diversos personajes. Pero creo que con el tiempo me ha resultado particularmente impactante el personaje de Roy, el replicante más perfecto de ese grupo de replicantes que ha llegado a la tierra, para plantear al hombre, a su creador, las mismas preguntas que el hombre se viene haciendo desde siempre respecto a su propia situación en la vida. El juego de espejos general que crea Blade Runner me parece lo más destacado de la película. Los replicantes han llegado a un nivel de perfección anatómica tal que también desarrollan toda una serie de preguntas, de interrogantes, que son los mismos que desarrollan los humanos. Y dentro de esos replicantes, me parece particularmente trágico y heroico el caso de Roy, quien comete una suerte de deicidio al matar al creador en esa secuencia central de la película. Al matar él mismo a su creador se libra de determinados fantasmas, al igual que le ocurre al hombre cuando es capaz de emanciparse de las ideas preconcebidas y dogmáticas acerca de su propia naturaleza. Sin embargo, después de ese deicidio queda expuesto como nunca a la misma desnudez de la raza humana. Me parece absolutamente grande cuando él, por su fuerza y situación ventajosa, sería capaz de destrozar y matar al policía que lo ha venido persiguiendo, encarnado en Harrison Ford, y finalmente no lo hace.
Allí hay una cuestión a la que le he dado muchas vueltas. ¿Por qué él, que debería vengarse de la persecución del policía, finalmente decide no hacerlo? Él mismo dice sentir llegar el tiempo de la muerte, y tiene ese monólogo tan extraordinario sobre lo que ha visto y lo que ha soñado, y que sin embargo ahora se perderá todo como las lágrimas entre la lluvia. ¿Por qué no mata al policía? Ahí es cuando definitivamente se confirma que Roy ha adquirido no solo las características de la condición humana, sino que ha adquirido lo que podríamos denominar una espiritualidad superior. No lo hace por compasión. Él sabe que ese acto de compasión es lo que da una última belleza a su vida que se está acabando, y al comprender eso, creo que ejecuta un acto de alta espiritualidad y de belleza trascendente. Por tanto diríamos que a través de Roy el replicante que ha aspirado a ser hombre llega también a un grado de finura, de refinamiento espiritual, que incorpora la compasión, la piedad como un último acto de la belleza del hombre.

[Publicado el 04/2/2008 a las 09:30]

[Etiquetas: Galeria, espectros, Roy, Blade Runner]

Compartir:

Comentarios (19)

  • eS UNA OBRA MAESTRA NO OS LA PERDAIS ES LO MEJOR AHORA MISMO LA ESTOY VIENDO PARA MI LA MEJOR FRASE DE LA HISTORIA DEL CINE ES LA QUE DICE EL REPLICANTE AL FINAL

    Comentado por: Daniel el 19/12/2009 a las 09:34

  • Aunque es un poco tardío el comentario, pediría a R Argullol que nos aclarara si cree que el acto de Roy es o no uno de compasión ( parece haber una contradicción porque dice que " No lo hace por compasión" para acto seguido afirmar "Él sabe que ese acto de compasión es lo que da una última belleza a su vida que se está acabando, y al comprender eso, creo que ejecuta un acto de alta espiritualidad y de belleza trascendente" ¿ Sobra el primer NO ? ¿ Es una errata ?)

    Comentado por: Ramón el 31/8/2008 a las 22:12

  • (...)

    Comentado por: escarola el 07/2/2008 a las 09:33

  • ?!

    Comentado por: A. el 06/2/2008 a las 23:58

  • Nina Hagen, sigue siendo genial, siempre tan loca.Se la ve cada tanto en la tele local.Me cae muy bien.

    Comentado por: amalia el 06/2/2008 a las 17:43

  • y te disfrazaste de hombre?
    A., me puse a buscar el mito de Orfeo, no recordaba bien la parte de la cabeza.No encontré 2 versiones iguales, señal de que el mito aún está vivo?
    En una hasta habían inventado un final feliz de Orfeo y Eurídice paseando por los Campos Elíseos,en otra, en que la cabeza iba de oráculo,Apolo airado le grita:por qué no te callas?!!y la cabeza enmudece para siempre.
    En fin, que el río sería el Hebro, cuando no el mar.

    Comentado por: amalia el 06/2/2008 a las 09:45

  • ¡Estamos en Carnaval!

    Comentado por: A. el 06/2/2008 a las 09:04

  • Uf, A. ni estaba pensando en eso! Hombre tienes que ser...

    Comentado por: chiqui el 06/2/2008 a las 07:01

  • Tú decías, Chiqui: "Quién te dice que en 200 años sea el ‘hombre’ y no la ‘mujer’…mejor: un hibrido sin hormonas tan marcantes, quien coja la sartén por el rabo…claro, las sartenes habrán desaparecido, incluso hoy no las necesitamos!"
    Y yo simplemente señalé que el autor de la novela en la que se basa Blade Runner es Philip K. Dick, y "dick" en inglés es uno de los muchos nombres del miembro...

    En fin, todo eso es un asunto de mangos, rabos y sartenes, etc.

    Comentado por: A. el 05/2/2008 a las 10:27

  • Chiqui, me sumo a tu patetismo, me encanta Harrison Ford, y más les vale que no muera en ninguna película.
    Una vez lo vi en un reportaje donde se reconocía pésimo actor,y aprovechaba el hecho de que le iba bien así, que era lo único que sabía hacer.

    Comentado por: amalia el 05/2/2008 a las 08:56

  • A. No entiendo lo del 'mango'...explicamelo porfavor.
    Definitivamentem, Harrison Ford ha mejorado con la edad!

    Comentado por: chiqui el 05/2/2008 a las 07:40

  • Es que para crear a la mujer perfecta hay que llamarse con el nombre del mango...

    Comentado por: A. el 05/2/2008 a las 00:19

  • Chiqui: Philip Dick, el autor, la imaginó; ¿por qué yo no?
    En cuanto a lo de la muñeca, aún no se ha resuelto técnicamente así que no creo que conozca nada parecido. Pero apuesto que si mañana saliera al mercado una replicante como la compañera de Roy, las cotizaciones de la empresa de fabricación subirían hasta el cielo.
    En cuanto a lo de la queja..., no me puedo quejar, gracias. jeje

    Comentado por: hermann el 04/2/2008 a las 23:45

  • A. me gusta tu interpretación. Tengo que ver esta película otra vez. Hace años que lo hice, simplemente porque no me perdía ninguna de Harrison Ford (patético? No!) Esta noche la veré con otros ojos, os lo puedo asegurar.

    Comentado por: chiqui el 04/2/2008 a las 22:00

  • Hermann. Esa mujer ya existe hoy y ha existido durante siglos, junto con las otras de las que te quejas. Se que estás de cachondeo…quieres provocar, nunca tendrías una compañera como la que describes. Pero si me equivoco, te puedes comprar una muñeca inflable! Quién te dice que en 200 años sea el ‘hombre’ y no la ‘mujer’…mejor: un hibrido sin hormonas tan marcantes, quien coja la sartén por el rabo…claro, las sartenes habrán desaparecido, incluso hoy no las necesitamos!

    Comentado por: chiqui el 04/2/2008 a las 21:48

  • Gracias Chiqui por remitirnos al fragmento de la muerte de Roy... ¡Qué lujo poder verlo otra vez, en un momento!

    ¿Por qué el Nexus 6 no mata al policía? Argullol, hace Vd. sin duda una interpretación esteticista, más que moral. Dice que no lo mata, no porque esté movido por la compasión, sino porque el refinamiento espiritual que ha alcanzado incluye la piedad como un último acto de belleza. La moral queda subsumida en la estética...

    La verdad es que la moral sin estética tiene ciertamente un punto de obscenidad difícil de aguantar. El cristianismo en este sentido siempre ha sido muy obsceno...

    La película habla explícitamente de "amor a la vida". Es lo que dice Harrison Ford: "Quizá en esos últimos momentos amaba la vida más de lo que la había amado nunca"... "No solo su vida, sino la vida de todos"... Claro que ese amor a la vida no se despierta ante su creador. Aparece en la vecindad con la muerte. Es curioso que en el origen mítico de esa nueva humanidad Ridley Scott coloque un parricidio...

    Creo que hay que tomar en cuenta que la interpretación de que él lo hace por 'amor a la vida' es la de Harrison Ford, embargado por el agradecimiento.

    Yo tiendo a pensar este acto como un intento de tener un último testigo ante la muerte, un intento de prolongar aunque sea brevemente la memoria de estas naves en llamas más allá de Orion, el recuerdo de esos rayos brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tanhauser... La breve inmortalidad al cual se puede aspirar en la memoria de los que sobreviven.

    Me parece interesante también que para expresar la extrema humanidad, ese refinamiento en la muerte y la compasión, que tiene una dimensión inhumana de tan refinada que es, se elija a un cyborg...

    Comentado por: A. el 04/2/2008 a las 19:45

  • Una de las cosas que más me gustó de la película es el personaje de la replicante creada para dar placer. ¿Qué pasará cuando el hombre cree a la mujer perfecta? ¡qué pasada!

    Una mujer replicante que no replique; de carne y hueso, perfecta, sumisa, amable, dulce. ¡Qué pena no nacer por ejemplo, dentro de doscientos años!

    Roy no mata al policía porque el perdón también otorga poder. “Yo te perdono” decía Calígula a modo de orden imperial para perdonar la vida a capricho.

    Comentado por: hermann el 04/2/2008 a las 19:32

  • ¿Es compasión o reconocimiento? ¿Qué es la compasión? Siendo la película un gran juego de espejos,no sería compasión hacia sí mismo en todo caso? No puede matarlo porque es su doble, en el "doble" sentido de testimonio y conciencia y, tal vez, su liberación.

    Comentado por: liana el 04/2/2008 a las 13:45

  • Hum. Le leo y me lo imagino con una capa alienígena verde paseando por la noche de carnaval vilanovina... y hace el texto mucho más creíble.

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 04/2/2008 a las 10:48

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres