PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 23 de octubre de 2017

 Blog de Rafael Argullol

Galería de espectros: Kurtz

Fotograma "Apocalypse Now", Marlon Brando como KurtzRafael Argullol: Hoy en mi galería de espectros me ha parecido escuchar la voz de Kurtz.

Delfín Agudelo: He recordado muchas veces las escenas de El corazón de las tinieblas de Conrad en la que aparece Kurtz, y también, todavía más, las escenas en Apocalypse Now de Coppola, en las que Marlon Brando encarna al coronel Kurtz. ¿Por qué la voz?

R.A.: Cuando pienso en Kurtz, pienso en la voz. Pienso en una voz extraordinaria, inusual. Pienso en una voz que realmente ha penetrado en el infierno y ha regresado de él. Pienso en una voz que está instalada en un finis terrae, en un lugar de frontera, en una voz que más allá de ella no hay nada a excepción del coro de los demonios. Siempre que pienso en El corazón de las tinieblas, no sé por qué lo hago en términos de sonido. A medida en que Marlow va a la busca de Kurtz, primero bajando desde Europa por el Atlántico, y luego internándose por el río Congo, hay, no lo niego, una importante presencia de lo pictórico e incluso de lo olfativo. Los colores y olores que nos describe Conrad son igualmente fuertes, pero a partir de un momento determinado de los tramos que va remontando por el río Congo hacia el interior de la selva, se hace cada vez más presente el protagonismo de los sonidos, de unas músicas que son al mismo tiempo sumamente arcaicas y abstractas, unas músicas que nos sitúan más allá de lo histórico, y a veces parecen situarnos más allá de lo humano. Marlow va quedando como magnetizado por el círculo de estas músicas, si bien en el centro de todos esos círculos él se va imaginando, va fantaseando con la música más extraña de todas, que es la voz de Kurtz: las palabras de ese hombre que se ha instalado definitivamente en el corazón de las tinieblas, en el corazón del horror. Me llama mucho la atención que, para Marlow, Kurtz no sea tanto una presencia corporal como una voz más allá de la cual solo hay el horror y sólo hay en cierto modo el final de una iniciación dolorosa. Y curiosamente -aunque en la libre interpretación que hace Coppola la presencia física de un Marlon Brando extremadamente obeso nos podría llegar a hacer creer que en la película es la plasticidad rotunda de ese cuerpo lo dominante- el acierto de Coppola, y sobre todo el acierto de la genial interpretación, es la voz, la voz de Marlon Brando, que recrea lo máximo que se puede recrear desde el punto de vista cinematográfico. Es la insinuación terminal de lo que puede ser una voz que nos indica Conrad en su libro. Por eso para mí el espectro de Kurtz es un espectro sonoro, de un sonido que está situado en el límite mismo de las cosas.

[Publicado el 28/1/2008 a las 09:00]

[Etiquetas: Galería, espectros, Kurtz, Joseph Conrad, Corazón de las tinieblas, Apocalypse Now, Coppola]

Compartir:

Comentarios (6)

  • perdón, quería decir: thiarda.blogspot.com("bajo las tablas del desván"). Gracias otra vez.

    Comentado por: david el 06/10/2008 a las 18:38

  • Interesante, ciertamente. La reflexión de Kurtz, cual evidencia, subyace a ser la atorada y asfixiante narración del autor literato. Muy buena crítica, amén de que el film, como sus consecuencias reflexivas, merecen loa y altares varios. Comparable, evidentemente, al genial Malick en su "La delgada línea roja". Gracias y un saludo. Espero visite mi espacio: thiarda@hotmail.com ("bajo las tablas del desván")

    Comentado por: david el 06/10/2008 a las 18:37

  • Ante lo visualmente intolerable, uno puede cerrar los ojos, mirar para otro lado. El horror cuaja en una voz, en la medida en que del horror no hay escapatoria...

    Otra voz que expresa el horror, pero desde un lugar diferente, es el de aquel agonizante que se canta el kaddish a sí mismo y a los demás cadáveres con los cuales ha quedado enredado, en Buchenwald (un corazón de las tinieblas), en aquel extraordinario segundo capítulo de La escritura o la vida de Jorge Semprún.

    Comentado por: A. el 28/1/2008 a las 23:52

  • El Corazón de las Tinieblas de Conrad, sería la poesía y la abstracción del despiadado corazón del hombre occidental en las profundidades de la naturaleza más salvaje. La prosa, la historia, podríamos encontrarla en el fabuloso libro de Adam Hochschild, El Fantasma del Rey Leopoldo, sobre las crueldades que el Rey Leopoldo II de Bélgica cometiera en el Congo.

    En la película de Coppola, Kurtz narra cómo los vietcom cortaban los brazos de los niños que habían sido vacunados por la medicina del ejército americano; cientos de bracitos apilados.., el horror...
    Hombres occidentales, hace apenas un siglo, cortaban los brazos de indígenas que no llegaban a la producción de caucho que se les requería.

    Yo tampoco olvidaré nunca esa escena en la que Brando escurre el sudor de su cabeza pelada con esa mano poderosa sin dejar de recitar: “el horror, el horror, es el horror...”.

    Comentado por: hermann el 28/1/2008 a las 23:16

  • Aunque también considere certada la cita de Conrad, Brando y Coppola, por su extremada aproximación a esa parte oscura en la que indagan y a la que -de alguna manera- sobreviven; me viene sorprendiendo desde hace ya tiempo el poco reconocimiento que ha obtenido la obra del magnífico escritor inglés William Golding en nuestro país. Puede muy bien situarse a este autor entre aquellos que rascan las superficies para ver qué es lo que oculta el traje de fiesta de colorines de las convenciones civilizadoras. Al parecer descubrió algo que le quitó las ganas de escribir versos, dirigiendo sus escritos hacia ese problema que se presenta como irresoluble. Se puede comprobar leyendo La oscuridad visible. ¿Moralista? Es posible... Si se da el caso de vivir lo suficiente, cualquiera puede encontrarse en la vida con realidades ingratas, por lo que no estaría de más dotar a nuestra alma de algún resorte, para hacer frente a tales situaciones debilitadoras. Decía Emily Dickinson, que los poetas tienen al Sol todo el año…

    En la sombra, de momento, pero bien atentos, seguimos aquí leyendo sus palabras e intentando dar con el significado certero. Puede que no nos oriente su tono, ni nos conmueva con los gestos, pero quizás nos ayude más de lo que cree con su estilo directo de significados en negro sobre blanco. Muy interesante. Gracias.

    Buenas noches

    Comentado por: francesca el 28/1/2008 a las 20:48

  • No conozco El corazón de las tinieblas, pero al leer este texto recuerdo automáticamente la música de la bóveda selvática de Los pasos perdidos, de A. Carpentier.
    También allí hay una oposición de dos mundos, una búsqueda esencial.

    Comentado por: amalia el 28/1/2008 a las 11:38

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres