PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 25 de mayo de 2017

 Blog de Rafael Argullol

Galería de espectros: Hamlet

Rafael Argullol:  Hoy en mi galería de espectros me he topado con el de Hamlet.
 
Delfín Agudelo: Parece un juego de espejos, porque en la obra de Shakespeare es Hamlet quien se topa con el espectro de su padre.
 
R.A.: Eso es cierto y sin embargo no se por qué siempre que pienso en Hamlet pienso en él como el espectro. Quizá porque mi relación con el personaje Hamlet siempre ha sido muy ambigua. Cuando era muy joven simpatizaba con él pero a medida en que han pasado los años me he alejado. Incluso en algunos momentos he llegado a sentir una franca antipatía por él. Me ha parecido que no sólo es la encarnación espectral de la duda permanente que hay en todos nosotros, sino que, en su caso, esa duda con frecuencia le hace derivar hacia un egoísmo completamente destructor y maligno. Hamlet no es alguien que verdaderamente rinde homenaje a la figura de su padre, ni cumpla realmente la deuda que tiene o que cree tener con su padre. Esa vacilación, esa impotencia quizá demasiadas veces teñida de cobardía, le hace emprender un camino completamente exterminador. Nunca me ha parecido que fueran justificadas las muertes que provoca. Fundamentalmente no me parece justificada la muerte por dolor que causa en Ofelia, ni la falta de lealtad que tiene con sus amigos, ni incluso su odio hacia la madre y al padrastro, a pesar de que es un odio plenamente razonado por el hecho de que es el odio hacia los asesinos. Es un odio que a veces parece hacia la vida o hacia la plenitud de sentidos inmorales que éstos demuestran, y que él es incapaz de asumir. Es un hombre que va retrasando continuamente la iniciación de la vida y su asunción. He visto en Hamlet -y por eso quizá he tenido esa progresiva antipatía-la personificación de la adolescencia perpetua que nuestra época ha entronizado como figura central del escenario. Es la incapacidad de tener la frescura y la amoralidad rica del niño, y la incapacidad de tener también la responsabilidad del adulto, incluso para emprender caminos peligrosos. Siempre queda como colgado en un espacio de suspensión. Por eso Hamlet, a medida que he ido pensando  en él, lo he terminado viendo como un puro espectro más espectral que su padre, porque lo he visto incapaz para la vida. En ese caso el espectro de Hamlet no es el de aquél que ha tenido la vida y la ha perdido; es el de aquél que pese a todo no la ha tenido.

[Publicado el 25/1/2008 a las 09:00]

[Etiquetas: Galeria, espectros, Hamlet]

Compartir:

Comentarios (12)

  • Me ha gustado la nota de Argullol sobre Hamlet. Es absolutamente lúcida.Mucho.Estoy ensayando un Hamlet para estrenar el viernes , con mis alumnos de actuación, y mcuhas de las cosas que dice, han tenido que ser consideradas, incluída la antipatía que con el tiempo produce este apasinante personaje. Muchas gracias por esa reflexión.

    Comentado por: manuel angel conejero el 11/11/2008 a las 12:26

  • Reconozco que veo en Hamlet la típica imagen de principito mimado que lo quiere todo a la vez y le salta la duda a la hora de elegir. pero no me extraña por otra parte que esté tan amargado: me parece una marioneta para todos. el expectro lo utiliza para llevar a cabo su plan de venganza, Ofelia cumple las ordenes de su padre, Polonio, cuando le ordena que corte con él y encima se ofrece para que él y el rey lo puedan espiar (yo también la habría mandado a tomar viento), la madre pretende ir de buena después de ponerle los cuernos a su esposo con su cuñado, Rosencranzt y Guilderstern se hacen pasar por sus amigos cuando lo utilizan solo como un medio de caer bien al rey y hacerle la pelota...¿Cómo que hacerse el loco? ¡Ellos lo estaban volviendo así!

    Comentado por: @jito el 21/10/2008 a las 17:30

  • Bueno, me deja asombrada cada vez que leo a mi exprofesor Rafael Argullol la semejanza de mi pensamiento con su disertación...A ver;Hamlet es un "caramelo"para actores y para los filólogos porque en este personaje(al igual que en otros de Shakespeare)podemos desgranar sus monólogos, observar sus contradicciones que le inhabilitan para actuar, para vengar a su padre y que lleva de una manera extrema, sin reflexión y esperando la muerte, tras cuatro actos en que se ha devanado los sesos, ha atormentado a los reyes, ha matado a Polonio, causado la locura y posterior suicidio de Ofelia, la venganza y muerte de Laertes, más las de sus antiguos camaradas Rosencrantz y Guildestenr. Aparte de ésta y de otras filias literarias, Hamlet es un ser dispuesto a no existir, a la "muerte en vida" a causa del rechazo por celos por las nuevas nupcias de su madre; aquí se esconde un gran complejo edípico; quien le obedezca se encamina a la muerte, a la inactividad, a la pasividad. "Dormir...morir, no más". Muy barroco y significativo en su época, hoy día pierde (¿o gana a la vez?)la fascinación anterior por su inactividad.

    Comentado por: Leonor el 07/3/2008 a las 17:05

  • Cada vez que leo algo de Argullol me pregunto, "Pero, ¿ha leido la obra en cuestión?" Si ha leido Hamlet, no ha entendido nada. ¿La madre de Hamlet es asesina? Argullol es como un chico que ha leido la obra una ve y cree entenderlo todo. Qué pretencioso.

    Comentado por: Bill el 05/2/2008 a las 12:31

  • Qué pena no poder comprenderlo bien. Seguro que era muy gracioso, Amalia. Creo que yo interpreto a Hamlet en clave freudiana: el fantasma del padre encarna la culpa del deseo por la madre, en tanto que Ofelia será la víctima colateral.¿Qué representaría ella para Hamlet?

    Comentado por: escarola el 27/1/2008 a las 17:16

  • ¡El you tube de "Shaky" que señalas, Amalia,es sencillamente genial! :
    "Let's face it. It's the ghost that is selling the show at the moment... The public loves the crazy chicken who does the flower gags and drown herself... No one loves Hamlet..."

    Comentado por: A. el 27/1/2008 a las 15:57

  • Sr. Jorge, mejor no sospeche nada, no pierda el tiempo.

    Comentado por: escarola el 27/1/2008 a las 15:33

  • @Amalia:

    Apenas me las arreglo con mi propia lengua materna, así es que no le puedo decir nada especial sobre el alemán. (Llegué de veinteañero a este país.)

    Solo podría agregar que la doble sustantivación no es exclusiva del alemán ni del inglés, para poner dos ejemplos. En el castellano no es tan rara, no se equivoque: narcotraficante, drogodependencia, autoescuela o cardiopatía, verbigracia.

    Por lo demás, sospecho que Amalia es una de las varias máscaras de doña escarola, que a su vez es una máscara también, claro.

    Con saludos cordiales desde Colonia, rogando mil disculpas por la intromisión en esta sección bitacoral.

    H. Jorge V.

    Comentado por: HjV el 26/1/2008 a las 23:25

  • ¿Qué es un espectro (si Hamlet es un espectro)? ¿Qué personajes son susceptibles de aparecer en su galería? ¿Aquellos que se adhieren a nuestra imaginación, aunque nos caen mal y nos desquician?

    Hamlet es, sin duda, ultrajantemente vacilante. ¿Hay escena más desquiciante en la literatura que aquella en la que Hamlet salta a la tumba de Ofelia, antes de que la acaben de enterrar, para rivalizar con su hermano Laertes y declarar que la quiere más que Laertes, más que nadie... después de haberla abandonado, después de haberla enviado al convento, después de haber matado a su padre? ¿Cómo logra Shakespeare que nos tomemos en serio un personaje que es un saco de contradicciones!

    Supongo que es porque vemos en Hamlet el drama del deseo. Es tan difícil saber qué es lo que uno quiere, en qué se quiere implicar... ¿En qué amor, qué venganza???

    Gracias, Agudelo.

    Comentado por: A. el 26/1/2008 a las 22:01

  • Jamás pude explicar mi molesto sentimiento hacia Hamlet.Es raro esto de que el héroe resulte desagradable, que cause rechazo.
    Nunca pude perdonarle lo que hizo a Ofelia.
    No sé cuál fue la visión de Shakespeare al crearlo, pero sí que lo hizo magistralmente!

    Comentado por: amalia el 26/1/2008 a las 19:58

  • ¡Vivan los espectros! ¡Viva Hamlet! Pero, sobre todo, viva -que vive- el inmortal Shakespeare

    Comentado por: desdémona pérez rubalcaba el 25/1/2008 a las 15:19

  • Buenos días a todos.
    En primer lugar, nos gustaría agradecer -como siempre lo hacemos- el entusiasmo con el que muchos lectores dejan sus comentarios, desde ideas sueltas acerca de lo que se conversa, pasando por preguntas, sugerencias, críticas, ediciones y felicitaciones. Cada uno de los comentarios marca una pauta y un destino a seguir. Por esto a partir de hoy introduciremos una nueva sección en estas conversaciones, bajo el título de "Galería de espectros", que se irá intercalando con las conversaciones y los artículos de periódico.
    Feliz viernes,
    Delfín Agudelo

    Comentado por: Delfín Agudelo el 25/1/2008 a las 09:29

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres