PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 14 de noviembre de 2019

 Blog de Rafael Argullol

El ángel caído

William Blake, Rafael Argullol: Cuando era bachiller, me sabía cuarenta o cincuenta nombres distintos de demonios, y tenía una idea muy clara de las jerarquías angelicales, desde querubines, serafines, arcángeles, etc.
 
Delfín Agudelo: Es interesante ver la jerarquización de la que hablas en la lectura de los románticos del Paraíso perdido de Milton: la idea de Dios como un personaje plano, aburridor, monótono, sin desarrollo alguno -que, teológicamente, tiene que ser así, puesto que Dios es- mientras que el personaje que desarrolla toda la fascinación de caracterización es el Diablo, el mismo que al entrar al Paraíso se asombra con la belleza, y se recuerda: "Yo acá vengo a hacer el mal."
 
R.A.: En Milton y en El Paraíso Perdido¸ se constata el agotamiento de Dios como personaje literario occidental que había llegado a su máxima expresión en la Divina Comedia. Dante, de alguna manera, es el artista que otorga a Dios la obra de arte perfecta. La Divina Comedia es una obra perfecta al servicio divino. Pero el mundo de Dante es un mundo en el que esa esfera perfecta se estaba rompiendo, y seguirá rompiéndose, de manera que cuando llegamos a Shakespeare no deja de llamar la atención que aparece muy poco la palabra "Dios" en toda su obra. Con lo cual Milton recoge de alguna manera la idea de que el Dios cristiano, por así decirlo, se ha vuelto literariamente plano, se está disolviendo. Y el personaje que tiene entidad literaria es el ángel caído, Lucifer, Satanás, el Demonio, el cual empieza a tener toda una serie de rasgos que lo acercan mucho a Prometeo y a la idea prometeica. Milton es el primero que recoge algo que será muy moderno, que es estudiar la complicidad sicológica del hombre a través del diablo. Quien tiene todos los rasgos sicológicos del hombre en un grado extremo es a partir de ahí el diablo. Por eso nos encontramos con toda la línea que va desde Milton hasta los románticos, de allí a Baudelaire: porque no es que Dios haya muerto, según el tópico tan maleable, tan pesado y enojoso; el problema es que Dios se convierte en poco carismático. Sin morir, Dios enmudece en el escenario moderno porque va siendo lastrado de carisma. Va perdiendo el aura. Y al final evidentemente es un personaje que es incapaz de concitar ese entusiasmo, esa ilusión e indagación que sí concita el rey simbólico de las fuerzas oscuras, con el cual el hombre es capaz de identificarse porque está indagando sus propias fuerzas oscuras.

[Publicado el 21/1/2008 a las 09:00]

[Etiquetas: dios, diablo, personaje literario]

Compartir:

Comentarios (11)

  • el diablo y la muerte me contaron de sus
    vidas sus triunfos y sus fracasos y mas miedo que ellos dos les daba el mismo ser humano... esta frace la saque de una cancion ...que opinan¡¡ =)

    Comentado por: rafo el 18/3/2011 a las 06:53

  • Sin ánimo de extenderme y resumiendo el tema, simplificaría toda la controversia, asegurando que el "Ángel Caído" es el hombre y de ahí su condición respecto a Dios Omnipresente antes, ahora y siempre.

    Comentado por: Daena el 27/10/2009 a las 08:08

  • solo se que sabemos poco de dios.

    Comentado por: fredy ramirez el 28/3/2009 a las 07:26

  • con todo mi respeto... señores cuando alguien se plantea la existencia de Dios, desde el angulo como ustedes lo estan haciendo, la verdad es que causan la impresión de ser niños jugando a mayores, para empezar el hombre antiguo, casi prehistorio tuvo para acercarse al concepto de la divinidad darle un nombre "Dios", por que es un concepto abstracto, sin forma definida, veo en sus comentarios una manera absurda de interpretar un cuadro abstracto desde el angulo literario. el concepto en si existe, de hecho, hay culturas que así lo han demostrado, por ejemplo el colectivo "sufi", pero siempre desde un angulo intrinseco y personal, es decir que cada uno de nosotros lo tiene que descubrir por si mismos.

    en cuanto "lucifer" o "el angel caido", ya va siendo hora de hacer justicia, por que hay dos versiones de su historia, la que todos conocemos y una que no es tan conocida, si lucifer bajo a la tierra, fue por despertar nuestras conciencias, ya que desde el "cielo" sentia pena por los hombres y su condicion "humana" por lo que renunció a ser angel en el cielo y bajo a la tierra para traernos el conocimiento, en forma de esmeralda que el llevaba en su frente y que al caer se le desprendió, y fué con su conocimiento que los hombres nos liberamos de nuestra condición humana impuesta por la divinidad, desde entonces existe lo que llaman conocimiento hermetico, iniciación y hombres libres

    un saludo

    benet

    Comentado por: benet el 10/4/2008 a las 03:58

  • ¿Dios es? ¿Y cómo puedes tú saberlo, Carl? Y con esa seguridad. Dios no es más que un producto de nuestro pensamiento, y a estas alturas, para muchos, apenas un símbolo.

    Comentado por: escarola el 22/1/2008 a las 09:36

  • Sí, Carl. Pero es el que es. No solo es.

    Comentado por: draudrau el 22/1/2008 a las 00:51

  • He dicho: Carl.

    Comentado por: hermann el 22/1/2008 a las 00:19

  • Dios no es símbolo de nada: Dios es. Dios no necesita que ninguna mente lo piense: Dios es el pensamiento.

    Comentado por: Carl el 21/1/2008 a las 23:34

  • Dios puede enmudecer más aún si imaginamos un mundo post-ecatombe nuclear en la que no haya rastro de la raza humana.
    ¿Alguien se imagina a Dios erigiéndose en símbolo de algo sin una mente que lo piense?

    Comentado por: hermann el 21/1/2008 a las 20:40

  • Siempre es interesante ver al Dios judeocristiano y también al diablo como personajes literarios. Qué buena comparación entre el Dios dantesco y el diablo miltoniano: habría una excelente lucha de supervivencia literaria. Estoy de acuerdo con Delfín Agudelo: como personaje teológico, Dios no puede evolucionar. Es el mismo desde la primera hasta la última página. Nietzsche promulgó la muerte del dios teológico. Ahora nos queda el silencio en escena del Dios literario.

    Comentado por: draudrau el 21/1/2008 a las 20:29

  • Muy cierto y muy bien dicho. Al ser esto en Milton una primera intuición, que tiene seguramente algo que ver con su propia rebelión personal y sus opciones políticas en los tiempos revolucionarios en que vivió, no es sorprendente que este desvaimiento de Dios y este acercamiento al diablo sean en gran medida inconscientes y ambivalentes. Milton mismo compartía el engreimiento rebelde de su diablo y el autoritarismo tanático de su dios.

    Comentado por: JoseAngel el 21/1/2008 a las 09:56

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres