PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 17 de noviembre de 2019

 Blog de Rafael Argullol

Amor propio, dolor propio

Retrato de Robert Louis Stevenson, fotografía tomada por Samuel Lloyd OsbourneRafael Argullol: El acto de escribir es una gran escenografía, aunque sea muy íntima y aparentemente solitaria, en la que entran en juego la representación de muchos roles y personajes distintos.

Delfín Agudelo: ¿Es acaso la escritura un acto de vanidad, debido a su completo encerramiento por parte del escritor—nada existe fuera de él?

R.A.: Es un acto de vanidad, es un acto de desespero, es un acto de supervivencia, es un acto de trascendencia implícita, es un acto de amor propio. Y es un acto de masoquismo, de dolor propio. Es un acto que implica muchas actitudes psicológicas al mismo tiempo, incluso extremas: uno escribe porque siente en un momento determinado un desamparo respecto al mundo y a la vida, uno escribe porque no es capaz de enfrentarse a la vida, o incluso por un superávit de vida, que es como me gusta más la escritura. Si tuviera que hacer una clasificación de escritores —que no haré de una manera canónica—, tomaría esta frontera imposible de averiguar: qué literatura parte del superávit de vida y cuál del déficit de vida. En los dos casos encontraríamos ejemplos muy valiosos. Típico ejemplo extraordinario de literatura que parte del déficit de vida es por ejemplo Borges; otro ejemplo extraordinario es Nietzsche, dos extraordinarios escritores desde este punto de vista. Sin embargo, Joseph Conrad o Stevenson parecen escribir desde el superávit de vida. ¿Implica alguno de los dos mayor vanidad o desesperación? No lo sé porque los fuegos pueden estar cruzados: es muy probable que Borges, que fue un hombre infeliz, y Nietzsche que también fue un hombre infeliz, encontrara grandes momentos de felicidad en el acto de escribir. Y Sófocles, que se declaraba un hombre feliz y que toda la sociedad ateniense de su época lo tenía por feliz, era profundamente infeliz por tener que escribir sobre la falta de identidad de Edipo. Sí es un acto de vanidad pero también puede ser un acto más dignificado: puede ser un acto de amor propio.

[Publicado el 04/1/2008 a las 09:00]

[Etiquetas: escritura, lector]

Compartir:

Comentarios (13)

  • Ingreso tarde y necesito entender qué quiere decir superavit y déficit de vida. ¿Cuál sería la medida respecto de la cual vivir implica un superavit o un déficit? Ojalá esté a tiempo de que me conteste alguien. ¡Lo necesito!

    Comentado por: ines el 19/8/2009 a las 17:06

  • En México, el Grupo Prisa acaba de negarle de renovarle el contrato a Carmen Aristegui, periodista de gran renombre en México, porque "la línea editorial de la conductora era incompatible con la de la empresa". ¿No le da miedo a usted que pronto le hagan lo mismo a usted, como escritor?

    Comentado por: Julio el 06/1/2008 a las 20:57

  • Touchée.
    Soy argentina.

    Comentado por: amalia el 06/1/2008 a las 11:33

  • Amalia, te diré modestamente mi opinión: Bach nada, Mozart mucho (Mozart era un seductor, genial, desde luego, pero un seductor al fin y al cabo: todo en él es teatro), la Pietà nada, La casa de Asterión... ahí me has desarmado, no lo sé, tiene mucho truco (Borges sabía tanto y era tan hábil) y a la vez es tan honesto, tan hondo. Sí, ahí me has dejado sin argumentos. En cuanto al barrilete cósmico, no serás argentina?

    Comentado por: Bai Juyi el 05/1/2008 a las 17:34

  • En el Mundo de JJMillás, el autor, buscando un paralelismo entre su profesión y la de su padre que era inventor de instrumental hospitalario, encuentra la metáfora de su identidad en el bisturí, que “cauteriza la herida en el momento mismo de producirla”. Así de paradójica debe ser la escritura.
    Amalia, ¿Lo sublime existe todavía?

    Comentado por: escarola el 05/1/2008 a las 16:08

  • Entiendo que sublime sea un adjetivo kitsch, pero qué tienen de falso Bach,Mozart,La Pietà,La casa del Asterión,el gol del barrilete cósmico?

    Comentado por: amalia el 05/1/2008 a las 15:47

  • Es verdad,como dices Chiqui,que también hay sufrimiento en el acto de escribir. No es un placer fácil, un goce superficial; es un goce profundo. Hay que ampliar el concepto de goce, para incluir en él una dosis de sufrimiento, pero un sufrimiento productivo, creativo... sin el cual no hay nada creativo, nada nuevo. Hay que volver a pensar el sufrimiento, volver a Nietzsche, por ejemplo. Por eso tu referencia, Bai Juyi, a Kafka es tan buena : por un lado 'la trágica imposibilidad de vivir' de Kafka; por otro lado 'la enorme intensidad que este dolor confiere a sus textos.
    ¿Qué hacer con la maldita dificultad de vivir? Y lo mejor tal vez sea (para algunos)por lo menos escribir...

    Comentado por: A. el 05/1/2008 a las 13:59

  • "Lo sublime me parece cada vez más insoportable", dice A. Me ocurre lo mismo. Hay algo falso en lo sublime (a menudo esconde un artificio, un truco). Es más difícil, y más loable, abandonar lo sublime e intentar volverse honesto, humano, veraz.

    Comentado por: Bai Juyi el 04/1/2008 a las 19:46

  • No creo que se pueda generalizar o dividir esta cuestión en dos categorías. Creo que hay tantas como autores existen. Para algunos el escribir es sumamente doloroso y humillante. Hay que ser humilde para aceptar tus limitaciones y que nunca alcanzarás la perfección que deseas. También la autocensura hace de la escritura un suplicio.
    Aunque el resultado nos lleve donde Amalia indica: "Por otro lado hay una cierta manera de expresarse tan sublime, tan más allá del bien y del mal, que trasciende el estado de vida del autor, resultando éste insondable.Llanto y alegría, agonía y éxtasis"

    Comentado por: chiqui el 04/1/2008 a las 17:45

  • Escritores con superávit de vida : Cervantes, Hemingway?, Saint-Exupery, Melville... Escritores con déficit de vida : Flaubert, Dostoievsky... Fuegos cruzados, efectivamente. A mí me hace gracia Salgari que viajó tres meses por el Adriático -como pasajero de un barco mercante-, y luego escribió todos estos libros sobre el Tigre de Malasia...
    Yo no me imagino a Sófocles infeliz por escribir Edipo... No me imagino a nadie infeliz por escribir... La escritura está del lado del goce profundo. Es la vida la que resulta unas veces insoportable, otras veces estupenda... Y la mayor parte de las veces simplemente soportable. Con un poco de suerte there ain't no hell nor heaven. Lo que digo no es muy elevado, pero en fin... Lo sublime me resulta cada más insoportable.

    Comentado por: A. el 04/1/2008 a las 16:08

  • Por otro lado hay una cierta manera de expresarse tan sublime, tan más allá del bien y del mal, que trasciende el estado de vida del autor,resultando éste insondable.Llanto y alegría, agonía y éxtasis.

    Comentado por: amalia el 04/1/2008 a las 12:51

  • A veces me angustia disfrutar de obras de arte que fueron grito desesperado de un artista en gran sufrimiento.Camille Claudel, Van Gogh son los primeros que se me ocurren,
    En cambio en Borges percibo muchas veces a un escritor que se divierte como niño escribiendo sus fantasías, encerrado en su buhardilla.
    Quiero decir que a veces el que recibe no percibe claramente de qué estado (superávit o déficit)de vida del autor surge la obra.

    Comentado por: amalia el 04/1/2008 a las 11:29

  • Sin cuestionar en absoluto la enorme importancia de escritores como Borges y Nietzsche, uno se inclicaría, en general y siempre en un plano teórico, por la escritura que procede de la vida, que es la transubstanciación de ese superávit de vida. Pero tal vez el déficit de vida, lejos de suponer un distanciamiento intelectual de la existencia humana, sea, en algunos casos, un carencia de raíz profundamente vital. Pensemos, por ejemplo, en Kafka, en su trágica imposibilidad de vivir, y en la enorme intensidad que ésta confiere a sus textos.

    Comentado por: Bai Juyi el 04/1/2008 a las 09:54

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres