PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 17 de noviembre de 2019

 Blog de Rafael Argullol

La educación sensorial

Teoría literariaRafael Argullol: Los malos profesores y malas facultades enseñan una filosofía que está más allá de todas las pasiones. Y los malos artistas creen que el arte está más allá de toda idea, o que tiene que prescindir de las ideas.

Delfín Agudelo: ¿Pero están acaso en imposible diálogo la academia con el quehacer creativo literario? Muchos estudiantes ingresan a facultades de humanidades o carreras de literatura porque quieren aprender a escribir literatura. No su análisis, sino la materia propiamente dicha. Con una buena directriz, pienso que esto es posible. Pero también lo es que un joven escritor naufrague en los mares de la crítica y del análisis comparativo.

R.A.: Yo, desde luego, nunca le recomendaría la facultad de humanidades a un aprendiz de escritor o a todo adolescente que le fascinara la idea de llegar a ser escritor. Siempre recomendaría estudiar medicina, o biología, o mineralogía, o geografía; es decir, algo que tuviera que ver con la sensorialidad del mundo. La escritura ya surgiría de ahí. En general, tal como están concebidas las humanidades, son auténticas fábricas para alejar a un adolescente que esté bien dotado de la escritura porque son como fábricas que cultivan la abstracción y un alejamiento de la vida, de los conocimientos actuales. A mi modo de ver, esto es muy peligroso. Los estudios en estas condiciones alejan al estudiante, justifican su propio egotismo y solipsismo, su propia endogamia. Una vez estudiadas las cosas del mundo, sí que haría una especie de estudios especiales, raros, de humanidades. Pero lo haría después, como consecuencia del contacto entre lo físico y lo sensorial. A partir de ahí, te podrías enfrentar con cosas más vinculadas a las humanidades.

D.A.: Así que la educación sensorial no podría venir del estudio académico de la literatura.

R. A.: Es por lo que te decía al principio: la literatura nunca ha sido consecuencia de los estudios de literatura. Ha sido consecuencia de las guerras, de los viajes, de la aventura, del descubrimiento, de las drogas, del alcohol; pero casi nunca ha sido consecuencia de los estudios de literatura. Los estudios de literatura son una especie de taxidermia de la experiencia literaria que puede estar muy bien si quien recibe esta taxidermia es alguien que está dispuesto a estar en contacto con la vida viva. Pero si quien recibe esta taxidermia va enmudeciendo, se va volviendo el mismo animal disecado —un cadáver—, difícilmente saldría algo . Ese es también el riesgo de la teoría literaria, que está muy bien para leerla si eres guardia forestal o si estudias los delfines; pero el escritor que se encierra en la teoría literaria es un suicida, porque la teoría literaria es como una especie de gran justificación, monstruosa justificación alrededor del hecho literario que acostumbra a culminar en un vaciamiento profundo de la matriz misma del hecho literario. No veo por qué se tienen que superponer los estudios de literatura y la literatura, de la misma manera que soy tremendamente escéptico respecto a los talleres de literatura, las escuelas creativas de literatura, todos estos montajes que existen actualmente. No creo que jamás salga un escritor de todos estos montajes, jamás. Un escritor sale porque a determinada edad, generalmente muy joven, tiene la ilusión de ser escritor, luego se lanza al mundo, a la literatura; pero no porque vaya a un taller creativo de escritura, que es una cosa más bien patética.

[Publicado el 26/12/2007 a las 09:00]

[Etiquetas: escritor, humanidades, adolescente, ]

Compartir:

Comentarios (15)

  • A raíz del comentario anterior:
    ¿Cómo se trabaja siendo profesor/a de Secundaria en la actualidad? porque claro, no hay que olvidar, que por encima de todo (vocaciones, sueños, buenas intenciones, malas intenciones, pasotismo ...), es un trabajo. Una labor constante que inicias todos los días y asumes con responsabilidad e ilusión, en la mayoría de los casos.
    Y qué nos encontramos. Nos encontramos con una senda de obstáculos diarios que junto con la crisis y demás, nos convierten en psicólogos, pedagogos, especialistas, animadores y domadores, policías, administrativos,practicantes de yoga y meditación,mediadores de conflictos, padres, confesores, amigos, colegas, pacientes de diversas dolencias crónicas, etc.Y los niños semianalfabetos. ¡Qué divertida la docencia en Secundaria!, no sé si también en Primaria, y a lo mejor hasta en la universidad. De vez en cuando un grito a los cuatro vientos, no viene mal,gajes del oficio y sin acritud ninguna, con optimismo. Un saludo

    Comentado por: Beatriz el 15/6/2010 a las 20:02

  • Las escuelas o facultades de artes, también son fábricas de alejamiento del objetivo o el deseo que te hizo llegar a ellas. Los ies, también se han convertido en fábricas de absurdos y despropósitos continuos, y etiquetado precoz: fracasado o válido= para acá o para allá.Saludos

    Comentado por: invisible el 14/6/2010 a las 20:27

  • ME ENCANTA LA LITERATURA EXPRESIVA,MEGUSTA SU TERMINOLOGIA DE LAS PALABRAS.ESCRIBO DESDE QUE TENIA 12 AÑOS DE EDAD.ME ENLOQUECE LA LITERATURA INFANTIL.SUEÑO CON EDITAR UN LIBRO.GRACIAS.16-06-2008

    Comentado por: NANCY PEDROZA FUENTES el 16/6/2008 a las 22:25

  • Entender lo artístico e intelectual en España como un “juguete” en el “ocio” de las clases opresoras (a la par que negocio camuflado, léase: tapadera) y así pues el terrorismo como única manera de ser (vanguardista si no queda otro remedio) de lo genuínamente artístico e intelectual (verbo to be).
    Es verdad.

    Comentado por: lo artístico e intelectual en España el 27/12/2007 a las 00:21

  • Exactamente, Escarola. Estamos de acuerdo. Gracias por la explicación

    Comentado por: draudrau el 26/12/2007 a las 23:36

  • Y precisando un poco más, creo que ha habido un poco de confusión en el uso de los términos. No me refería a que los escritores siguieran la prescripción de una determinada corriente o teoría crítica , sino que han bebido de los hallazgos de esa teoría (por ejemplo, del estructuralismo), para crear sus textos. Por eso, al final estamos de acuerdo en la diferenciación entre corriente literaria y teoría.

    Comentado por: escarola el 26/12/2007 a las 23:05

  • Se me ocurre uno de los grandes, Henry James, con su Teoría de la novela. Pedro Salinas, Jorge Guillén y alguno más del 27 se dedicaron a la crítica literaria.Pavese reflexionó sobre ello, como imagino muchos otros, Leopardi y Goethe por ejemplo. Y un poeta que he leído recientemente Ángel González. Guelbenzu, mi crítico preferido de Babelia, que me contagia casi todos sus entusiasmos . Seguro que hay muchos más, pero pudiéndo dedicarse a la creación, no van a malgastar su tiempo en la crítica profesional. Lo que imagino sucede es que muchos no pueden evitar reflexionar sobre el proceso creativo, sobre lo que hacen.

    La deconstrucción supongo que busca eso, demostrar la ausencia de sentido.

    Comentado por: escarola el 26/12/2007 a las 23:00

  • Hombre, pero en un estado en el que nada tiene SIGNIFICADO no hay que escribir literatura ni pensar la literatura sino poner bombas ¿saben?

    Comentado por: Un resumen el 26/12/2007 a las 21:32

  • Escarola, de acuerdo con tus precisiones. Un ejemplo claro de aquello a lo que te refieres como "literatura para la crítica" sería, porque lo recuerdo claramente, "Yo el Supremo" de Augusto Roa Bastos. Es aún más difícil de leer si desconoces, por ejemplo, la deconstrucción. Sin embargo, no sabría decir qué tanta de esta literatura se ha creado a partir de la lectura de los textos teóricos. Entiendo tu postura, sí son ejemplos claros, lecturas en las cuales aprendes de la teoría y en la teoría de la lectura. También mencionas que las novelas juegan con "el límite de lo literario." Excelente manera de ponerlo. Sin embargo, no sé si este límite se prueba, se tensa, gracias al conocimiento de la teoría literaria. "Forzar" el lenguaje ha sido trabajo de los escritores, luego hecho genérico a partir de los críticos (a lo que te refieres como corriente literaria). Pero sigue siendo corriente literaria. No corriente teórica. Esa sale después.
    Existe ese dicho de que el teórico literario lo es porque no fue buen escritor (no estoy de acuerdo, solamente lo traigo a colación porque me parece pertinente tal "imaginario"). Habría que ver qué escritores literarios se han aventurado a hacer teoría (teoría, no crítica). Pienso, claramente, en Borges. Y también en "Filosofía de la composición" de Poe. Sin embargo, paradójicamente, este texto jamás le gustó, si no estoy mal, a Borges.
    (y me disculpo por dejar un comentario tan largo)

    Comentado por: draudrau el 26/12/2007 a las 20:54

  • Sí, textos metaliterarios ha habido siempre, El Quijote es un buen ejemplo de ello, cuando habla del de Avellaneda dentro de la segunda parte de la novela . Y textos deconstructivos también. Pero lo que a lo largo de la historia han sido sucesos aislados se ha transformado en una corriente literaria o en un vicio literario, según se mire. Y en eso no estamos de acuerdo, yo diría que muchos textos contemporáneos juegan con la teoría literaria, buscando los límites de lo literario, como cuando por ejemplo crean una novela prescidiendo de determinadas letras, como Perec o en la que el texto principal son notas al pie de página, o cuando juegan con las personas literarias, creando textos tan artificiosos como La modificación de Butor, escrito en segunda persona. Pienso que todos estos libros juegan con conceptos extraídos de la crítica literaria, y a la crítica literaria van dirigidos.

    Comentado por: escarola el 26/12/2007 a las 20:28

  • Escarola, no estoy del todo de acuerdo. Difícil me parece decir que "buena parte de la lit" surge de la teoría literaria. Lo metaliterario lo habíamos visto desde hace mucho, antes de que se acuñara el término "posmoderno". Dos ejemplos: el Quijote escuchando cómo alguien lee la novela titulada "El Quijote" en alguna venta; todas las aventuras de Tristram Shandy, en la que te obliga a volver sobre las páginas sólo para decirte que no lo debiste haber hecho. El tema metaliterario siempre ha estado ahí. Yo no soy ferviente lector de teoría, pero sí siento que me ha ayudado a comprender algunos textos. Pero no creo que haya una literatura producto de la teoría literaria. Siempre será la teoría a la orden de la literatura, no al revés.

    Comentado por: draudrau el 26/12/2007 a las 19:24

  • Sin embargo buena parte de la literatura posmoderna surge de la teoría literaria, es una literatura escrita por teóricos de la literatura y dirigida a ser descifrada por miembros de su misma especie, una literatura metaliteraria, enroscada sobre sí misma. Un ejercicio lúdico en el que textos dialogan con textos. En mi opinión, es un tipo de literatura que se consume en sí misma, que por no recibir suficiente aliento del exterior, -eso que llamamos experiencia, vida- se queda muchas veces en mero juego. Pese a todo ha dado algunos frutos buenos, como Posesión de A.S. Byatt . O Pálido fuego de Nabokov. Pero es un modelo ya agotado.

    Comentado por: escarola el 26/12/2007 a las 17:31

  • Curiosa, tienes ahí abajo el correo electrónico del boomerang: blog@elboomeran.com
    Pero imagino que se trata de un problema de tu conexión, pues yo lo veo como siempre.

    Comentado por: escarola el 26/12/2007 a las 16:55

  • Me parece que uno va a la "Academia" a aprender a leer; no a escribir. A leer junto con otros, con un Otro que sepa leer de verdad. Yo no sé escribir, pero entiendo que uno se sienta tentado de ir a algún sitio para aprender a escribir, para escribir con un Otro que sepa escribir. El problema es que tanto la lectura como la escritura son tremendamente ascéticos. Implican cierto aislamiento, inmovilidad, silencio. Hay que hacer el duelo de los otros inmediatos, para leer en serio, escribir en serio. La lectura y la escritura son muy avaros en goces físicos, implican el duelo de lo social, de la proximidad, un diferir la vida espontánea, el contacto, la caricia... Implican, incluso, darse cuenta de que no hay ningún Otro que nos garantice la buena lectura o la Escritura con E mayúscula. Una navegación difícil.

    Ser guardia forestal o estudiar los delfines me parece una forma fantástica de hacer el duelo...

    Comentado por: A. el 26/12/2007 a las 15:10

  • Solicito me excuse, pero no encuentro como comunicarme con los coordinadores de la página "EL Boomeran(g)" y necesito dejarles saber lo que sigue. No se si ustedes cambiaron los puntos de la letra de los blogs o si tengo algún problema con mi compu. La letra que utilizan hace unos días, es estraordinariamente pequeña. No se quien puede leer los blogs sin la ayuda de una lupa. Yo no. Leo los escritos de todos ustedes con un esfuerzo enorme y ya no tanto. ¿Por qué la reducción? Pienso que la mayoría de nosotros, los lectores que ya no somos tan niños utilizamos espejuelos (gafas) para leer. Pero creo que aún los que no las utilizan, tienen que estar pasando mucho trabajo. Gracias.

    Comentado por: curiosa el 26/12/2007 a las 13:47

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres