PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 23 de octubre de 2020

 Blog de Rafael Argullol

El lenguaje del insomnio. Mapa de preguntas VIII

Delfín Agudelo: Quien se interesa en el arte camina acompañado de alguien más, haciéndose las preguntas que ya se han hecho, pero no por esto contestado. El arte es el consuelo de que no estamos solos, de que no somos los únicos en sentir esto o aquello: consuelo o maldición, es un preguntarse acompañado.

Rafael Argullol: Exacto. Por ejemplo la historia de la poesía o de la literatura sería un mapa de las preguntas. Y pienso que ésta es la gran diferencia entre las aspiraciones de la ciencia y del arte. La ciencia aspira a contestar las preguntas; y aquellas preguntas a las que no aspira a contestar, procura no hacérselas. A mí me gusta mucho seguir la información científica, sin ser un científico, pero me frustra el límite de esas preguntas. Nosotros los no-científicos siempre desearíamos que el científico se preguntara aquellas cosas que la ciencia dice que no tiene que preguntarse. Por ejemplo, el por qué del Big Bang, cuál fue la causa, qué hubo antes -si es que hubo un antes-; entonces ellos te dicen que eso no hay que preguntárselo, porque no podemos contestarlo. O te dicen cosas que ahora están mucho más de moda, como por ejemplo el otro día leí una información que apuntaba que nuestras actividades y conductas sexuales no son para nada libres sino que están determinadas por los genes, por el hipotálamo, etc., esas cosas que a los neurobiólogos les gusta tanto contar. Todo estaba muy bien,  prácticamente se llegaba a un determinismo absoluto: el hipotálamo en un momento determinado enviaba dos mil neuronas que iban al ataque a partir de la pubertad. Y mira que todo eso se concretaría en el deseo, todo estaba muy bien. Pero desearíamos preguntarle al científico por qué esas neuronas las lanzamos al ataque con esa  mujer y no con esa otra, y por qué en ese momento y no en este otro.

La ciencia, que goza de tanto prestigio en nuestra época, tiene siempre algo muy frustrante y es que se auto-reprime determinadas preguntas que el arte no se ha auto-reprimido, porque el arte ha partido de que lo suyo no son las respuestas. No hay que refrenarse en las preguntas. Cuando yo estoy en el umbral del laberinto, y voy a decir: "Entro en el laberinto", no tengo por qué refrenarme en las preguntas. Yo las haré todas. Y si me encuentro al Minotauro en el corazón del laberinto, voy a preguntarle por su condición. En cambio el científico seguramente te dirá "Nunca llegarás al centro o corazón del laberinto, entonces no hace falta preguntarte por el centro o corazón del laberinto." Pero la obligación del artista es preguntarse por el centro. No obstante, preguntárselo no quiere decir ni que llegue ni que tenga una respuesta  sobre la naturaleza del corazón del laberinto.

[Publicado el 27/11/2007 a las 13:38]

[Etiquetas: arte, preguntas, ciencia, laberinto, centro, minotauro, científico]

Compartir:

Comentarios (13)

  • muy interesante e importante para la sociedad que no tiene conocimientos sobre el insomnio, ya que dañar mucho nuestro cuerpo.

    Comentado por: olga el 04/10/2008 a las 20:51

  • Muy interesante conversacion. Me gustaria ofrecer dos opiniones. La primera concierne el asuntillo del Dalai Lama. Me pregunto ¿de que le serviria al Dalai Lama rechazar el premio del gobierno americano? ¿O hacer enemistad con G. W. Bush o cualquier otro gobernante? Las opiniones que aqui sugieren que el deberia entrar en conflictos con este o aquel partido no parecen realmente entender su vida y obra, y ciertamente no piensan como el. Tal vez por eso el es un Nobel de la paz y no los que tan emotivamente le critican aqui. Mahatma Gandhi tambien se paseaba entre tramposos y asesinos y siempre los recibio con amor. (Por cierto Jesus se quejaba igual de ser criticado por andar con rameras y cobradores de impuestos.) La mision del Dalai Lama es la paz y la union, y si para lograr que el corazon de piedra de Bush tenga 15 minutos de exposicion a la Compasion del Budha tiene que aceptar premios vanos, pues que los acepte. ¿Acaso no necesita Bush mucho mas de la amistad del Dalai Lama que, digamos, no se, Nelson Mandela?

    La segunda opinion concierne el asunto presentado por el bloguista. El autor parece dicernir, acertadamente, las elementales diferencias entre el arte y la ciencia: El arte questiona lo incontestable y la ciencia, dada mas a lo practico, solo se interesa en lo que se puede saber. Lo que no entiendo, es una vez declaradas estas diferencias, por que entonces desea el autor que la ciencia se meta en el territorio del arte. Creo que a esto era a lo que queria llegar Universo en su comentario antes de ser ametrallado por los demas. A pricipios de siglo el antropologo, poeta y pintor Nicolas Roerich fundo una sociedad que pretendia el estudio concertado por la ciencia, la religion y el arte. Creia el que cada una de estas ramas del conocimiento humano aportaba al entendimiento de la realidad desde un punto de vista distinto. La ciencia a travez de la razon. La religion a travez de la devocion y la compasion. El arte a traves de las emociones. ¿Que seria de la cultura que solo entendiera el mundo a traves de una de estas a expensas de las demas? ¿Que cosa util nos puede decir la ciencia de la amistad or el heroismo? Los intentos de hacerlo son invariablemente reductivos, inconcluyentes y anticlimaticos.

    Universo, gracias por tu opinion. Me parece muy acertada.

    Comentado por: Nomada el 29/11/2007 a las 01:56

  • Universo, yo soy de letras y me encuentro mucho más a gusto en el terreno de las especulaciones que en el de las certezas. Ahora, que en parte es consecuencia de la conformación de mi cerebro: era de quienes planteaban bien los problemas pero se perdían en el camino a la respuesta. Creo que el pensamiento científico es un tipo superior de pensamiento práctico, aplicado a buscar respuestas concretas a problemas concretos. Las mentes científicas me han parecido siempre poco seductoras, pero su utilidad es innegable. El pensamiento especulativo no cierra sus límites, pero sigue también sus leyes, que no son tan diferentes a las científicas.

    Comentado por: escarola el 28/11/2007 a las 08:14

  • Universo, convengamos en que resulta sorprendente recibir un premio de paz de las manos de alguien que usa la guerra como método para "solucionar" conflictos.

    Comentado por: amalia el 28/11/2007 a las 06:28

  • Universo, seguro que soy injusta. Yo también vivo en EE.UU., es más, conozco mejor la política de Bush que de la de Zapatero. El DL me ha decepcionado al aceptar un honor tan hipócrita! Estoy segura que tú eres una persona más razonable y paciente que yo y puedes analizar los asuntos más objetivamente, pero el blanco y negro lo veo con mucha frecuencia en las noticias de este nuestro país de residencia. Saludos y paz. Chiqui es el nombre de mi perro…

    Comentado por: Chiqui el 27/11/2007 a las 22:49

  • Chiqui, no te entiendo,...otro politico mas? Pues no se, empecemos mirando a nuestro Aznar y Zapatero. Yo vivo en EE.UU. y odio la politica de guerra de Bush. Pero creo que eres injusta (o) en tus comentarios sobre el DL; las cosas no son tan sencillas como tu las pintas...

    Comentado por: universo en un atomo el 27/11/2007 a las 22:25

  • Si, escarola, buena division. Pero cuando un cientifico se vuelve "demasiado" visionario o intuitivo, se convierte en poeta. Al fin y al cabo el metodo cientifico mide, cuantifica, y verifica intersubjetivamente por medio de experiemntos repetibles. Es un metodo fantastico que nos ha ayudado mucho, pero que no lo alcanza todo -aunque algunos se empeñen en lo contrario.

    Casi todos los mortales vivimos diariamente en un mundo extremadamente cientifico e intelectual, con los problemas que eso conlleva. Mucha gente asume que la ciencia es la base de todo conocimiento-vemos el mundo exclusivamente con los ojos de la ciencia. Somos materialistas cientificos! Y eso de por si es una posicion metafisica. De ahi al nihilismo, reduccionismo, y al "me dan igual los demas" hay solo un pequeño paso. Claro que todos hemos necesitado un psicologo alguna vez en nuestras vidas!

    Comentado por: Universo en un atomo el 27/11/2007 a las 22:20

  • La ciencia trata de la exactitud, por eso tiene que limitar el alcance de sus preguntas. El proceso de la invención científica sin embargo,¿no es muy similar al artístico? ¿No es la incursión de un descubrimiento inesperado que sobrepasa las preguntas ya existentes?

    Comentado por: escarola (en plan abogada del diablo) el 27/11/2007 a las 21:23

  • El Dalai Lama? otro político más. Acaba de aceptar la medalla de oro Congresional de EE.UU. Buen momento para demostrar que la paz no debe residir sólo en Tibet sino en todo el mundo; debió rechazarla. Cuando le tocó la hora de expresar su opinión, después de endulzados discursos del gobierno norte americano, simplemente sonrió como un idiota y bendijo a Bush y sus secuaces. Eso sí, antes pidió al gobierno de EE.UU. que protegiera a Tibet contra los empujes de China...Nada de Irak! Un político más con otra medalla de oro!
    Perdón Don Rafael...pero hablando de arte, amor, sueños ética y estética...el Dalai Lama no encaja en este lugar, no por sus palabras, sino por sus acciones, que son por las que se conoce al hombre (y a la mujer…yo prefiero el masculino plural para los dos géneros)

    Comentado por: chiqui el 27/11/2007 a las 21:03

  • Articulo interesante. Me hizo pensar en lo que dice el Dalai Lama en "The Universe in a Single Atom". Segun sus palabras, cuestiones de etica, estectica, y espiritualidad, pertenecen a la esfera de nuestra existencia humana; y quedan entonces fuera del dominio de la ciencia. La ciencia se ocupa de hechos empiricos pero no de la metafisica ni de la etica - si no que hariamos con cuestiones como la eutanasia o el aborto? Me alegra que los cientificos se acobarden ante ciertas preguntas -no todo es medible empiricamente-, y me niego a creer que las emocienes se puedan relegar a neuronas y procesos quimicos. Que vision mas parcial tenemos en Occidente de todas estas cuestiones!

    Perdo por omitir los acentos; escribo con teclado estranjero.

    Comentado por: Universo en un atomo el 27/11/2007 a las 20:29

  • El encuentro o hallazgo accidental, el reconocimiento del germen que habrá de fructificar en la imaginación del artista (como en el amor del enamorado), y que se desplegará según la imposición de sus propias leyes lógicas, del principio de su necesidad. En este sentido la obra se impone sobre el que la crea, como el amor sobre quien ama.

    Comentado por: escarola el 27/11/2007 a las 18:27

  • Y contesto aquí a cuestiones que plantea Verdú en su blog. ¿No será la inspiración como encontrar el extremo del hilo que nos guía por su propia fuerza y necesidad hasta el interior de su laberinto?

    Comentado por: escarola el 27/11/2007 a las 18:21

  • Me gusta como ha expuesto la diferencia entre la ciencia y el arte. Claro, parece más fácil ser artista, verdad? Pero un arte que no sea repetitivo y con vida propia es difícil de encontrar.
    Ahora, un chiste malo, si me lo permite:
    Para aquellas mujeres que sufren de dolor de cabeza...ahora tienen otra excusa " el hipotálamo". No se cual sería la excusa del hombre...el hipotrabajo?

    Comentado por: Chiqui el 27/11/2007 a las 17:13

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres