PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 4 de diciembre de 2020

 Blog de Rafael Argullol

Fragmento "La tumba alemana"

Semana Santa de 1960. Ribes Roges. Me he pasado la tarde de iglesia en iglesia. A eso mis tías lo llaman «visitar monumentos ». Consiste en dejar de jugar para meterse en un ambiente tétrico con cirios y olor a incienso. Es difícil comprender todo esto de que Jesús ha muerto y pronto resucitará. Tampoco entiendo el galimatías de los ayunos y de las abstinencias, porque mis tías recomiendan una cosa y el Colegio, máxima autoridad en casi todo, otras. Es imposible saber cuándo hay que comer carne, cuándo pescado y cuándo simplemente se trata de pasar hambre.

Lo más excitante es participar por primera vez en una procesión. Este año he sentido curiosidad por lo que debían de sentir estos que van encapuchados. Cada iglesia tiene hábitos y capirotes de distinto color. El nuestro, el de la iglesia del Mar, es azul. Pero ahora me arrepiento un poco, porque el capirote me asfixia y tengo miedo de que la cera ardiente de mi cirio me caiga en la mano y me queme el ridículo guante blanco que me han hecho poner.

De repente oigo una voz que me asusta un poco. Quizá me impresiona demasiado. Una anciana ha aparecido en un callejón y entona un canto lúgubre, penetrante, que paraliza el cortejo. Después de escuchar esta saeta ya nada es igual. Olvido mi sensación de ridículo y todo me parece muy triste. Veo a varias mujeres descalzas arrastrando cadenas y, a continuación, algunos hombres disfrazados de Cristo cargan con cruces de madera. la tumba alemana

Me fijo sobre todo en uno de ellos. Lleva encima una enorme cruz que debe de pesar mucho. Suda abundantemente. Alguien del público que está contemplando la procesión le alarga un vaso de agua. Como el individuo, ocupado en cargar la cruz, no puede coger el vaso, se queda mirando la mano, no sé si de un hombre o de una mujer, que ha surgido en medio de tantas cabezas. Finalmente la mano consigue que el vaso llegue a los labios sedientos. Me quedo embobado mirando el agua deslizándose. Nunca hubiera podido imaginar que un vaso de agua fuera tan importante.

 

El placer es el haz y la compasión el envés. El regalo para el cuerpo que es el placer tiene su doble exacto en el regalo para el alma que es la compasión. De esa duplicidad, que es al mismo tiempo intimidad, nace todo lo mejor de que somos capaces: la amistad, el amor, la fiesta de los sentidos, el juego del pensamiento.

No obstante, para acceder a la doble llave del placer y la compasión, el cachorro debe aceptar el arduo lenguaje del perdón: sin capacidad para el perdón, el hombre no puede alcanzar jamás el refinamiento de los sentidos y del alma. Perdonar es maravillosamente difícil y sólo podría considerarse feliz quien no tiene nada que perdonar porque lo ha perdonado todo.

¿Y quién llega a este estado? El cachorro humano es implacable y vengativo, de manera que cuando descubre que existe el idioma del perdón se muestra sorprendido y desconcertado. Posiblemente, también dispuesto ya para una etapa distinta de su vida. El niño no perdona. Olvida pero no perdona. Y si no olvida se venga o quiere vengarse. El niño se rige por la Ley del Talión y su corta memoria está cargada de Erinias, las sangrientas deidades de la venganza. Aguarda horas e incluso años para descargar su furia. Pero un día, si tiene suerte, descubre las virtudes taumatúrgicas del perdón.

Me río de mí mismo al ver la secuencia de las sombras chinescas, la desamparada estupidez del cachorro, su furor, su sorpresa.

Visión desde el fondo del mar, pgs. 228-229 

[Publicado el 19/4/2011 a las 09:24]

Compartir:

Comentarios (6)

  • La mano quecastiga, es la misma que perdona.

    Comentado por: Ada madrina el 26/4/2011 a las 19:20

  • No desearía jamás tener una razón tan poderosa que me negase la posibilidad de perdonar. No perdonar es auto castigarse por algo que uno no ha hecho, mientras posiblemente el autor, esté feliz de la vida. No perdonar es tener en mente constantemente el acto que nos hirió/molestó. Me resulta más fácil
    saludar y mirar a los ojos a alguien a quien perdoné que negar el saludo y retirar la mirada eternamente a esa misma persona por el hecho de no perdonar. El rencor es un veneno innecesario..

    Comentado por: sila el 25/4/2011 a las 11:22

  • perdonar me parece un acto de soberbia.
    Quién soy yo para perdonar? o lo que es lo mismo, Quién soy yo para juzgar?

    Comentado por: isabel mendoza el 24/4/2011 a las 19:44

  • Acabo de leer una novela genial que me ha hecho entender la naturaleza del perdón, del rencor y la venganza. Y me he sentido un hombre nuevo, limpio. Se titula EL RUTA, autor Fidel Vela.

    Comentado por: Horacio el 22/4/2011 a las 16:58

  • Saber perdonar es un proceso que no nace de hoy para mañana. Lo peor, el sentimiento de rencor, sin lugar a dudas. Es como un gusano que te corroe por dentro, poco a poco, como las termitas corroen la madera. Pero no es nada fácil liberarse de estos sentimientos.
    ¿Podemos perdonar a una persona pero exigir, al mismo tiempo, que responda ante la justicia? ¿Son dos cosas diferentes? Los padres de desaparecidos en Chile o en Argentina (por citar únicamente dos ejemplos), ¿han perdonado a los verdugos de sus hijos? Supongo que unos sí, y otros no; pero todos (o casi todos) exigen justicia.
    A mí no me gustan nada las procesiones, por otra parte. De pequeño, también presencié algunas en el pueblo de mi madre, Morella.Tampoco entendía toda aquella parafernalia de los cirios y capirotes, pero todo tenía algo misterioso. Con el tiempo, este tipo de misterio lo reservo a la mística individual, no a las procesiones.
    Saludos a todos ustedes.

    Comentado por: escoin el 20/4/2011 a las 15:00

  • Se dice que es más fácil perdonar que olvidar, aun cuando se es niño.Pero estoy de acuerdo con usted, el niño no sabe perdonar. Con la adolescencia llega la experiencia del perdón, que es tan liberadora. El joven que no se libera de los odios y rencores pierde la mejor parte de su vida.
    El recuerdo es parte del ser, para bien o para mal.

    Comentado por: recordando el 19/4/2011 a las 18:22

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Rafael Argullol Murgadas (Barcelona, 1949), narrador, poeta y ensayista, es catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra. Es autor de treinta libros en distintos ámbitos literarios. Entre ellos: poesía (Disturbios del conocimiento, Duelo en el Valle de la Muerte, El afilador de cuchillos), novela (Lampedusa, El asalto del cielo, Desciende, río invisible, La razón del mal, Transeuropa, Davalú o el dolor) y ensayo (La atracción del abismo, El Héroe y el Único, El fin del mundo como obra de arte, Aventura: Una filosofía nómada, Manifiesto contra la servidumbre). Como escritura transversal más allá de los géneros literarios ha publicado: Cazador de instantes, El puente del fuego, Enciclopedia del crepúsculo, Breviario de la aurora, Visión desde el fondo del mar. Recientemente, ha publicado Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida (2013) y Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza (2013).

Ha estudiado Filosofía, Economía y Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona. Estudió también en la Universidad de Roma, en el Warburg Institute de Londres y en la Universidad Libre de Berlín, doctorándose en Filosofía (1979) en su ciudad natal. Fue profesor visitante en la Universidad de Berkeley. Ha impartido docencia en universidades europeas y americanas y ha dado conferencias en ciudades de Europa, América y Asia. Colaborador habitual de diarios y revistas, ha vinculado con frecuencia su faceta de viajero y su estética literaria. Ha intervenido en diversos proyectos teatrales y cinematográficos. Ha ganado el Premio Nadal con su novela La razón del mal (1993), el Premio Ensayo de Fondo de Cultura Económica con Una educación sensorial (2002), y los premios Cálamo (2010) y Ciudad de Barcelona (2010) con Visión desde el fondo del mar. 

Bibliografía

Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio
y la celebración de la belleza
(Acantilado, 2013)

 
Una educación sensorial. Historia personal del desnudo
femenino en la pintura
(Acantilado 2012)
Visiones desde el fonde del mar (Acantilado, 2010).
MICROSITE DEL LIBRO

 

Publicaciones principales

POESÍA
- Disturbios del conocimiento. Barcelona: Icaria Editorial, 1980.
- Duelo en el Valle de la Muerte. Madrid: Editorial Ayuso, 1986.
- El afilador de cuchillos. Barcelona: El Acantilado. Quaderns Crema, 1999.
- El poema de la serpiente. Badajoz: Asociación Cultural Littera Villanueva, 2010.
- Cantos del Naumon. Libros del Aire. Colección Jardín Cerrado, núm. 5, 2010.

NARRATIVA
- Lampedusa. Barcelona: Editorial Montesinos, 1981.
- El asalto del cielo. Barcelona: Editorial Plaza & Janés, 1986.
- Desciende, río invisible. Barcelona: Editorial Destino, 1989.
- La razón del mal. Premio Nadal 1993. Barcelona: Editorial Destino, 1994.
- Transeuropa. Madrid: Alfaguara Ediciones, 1998.
- Davalú o el dolor. Madrid: RBA, 2001.
- Moisès Broggi, cirurgià, l'any 104 de la seva vida. Barcelona: Quaderns Crema, 2013.

ENSAYO
- El Quattrocento. Barcelona: Editorial Montesinos, 1982.
- La atracción del abismo. Barcelona: Editorial Bruguera, 1983. Reeditado 2006.
- El Héroe y el Único. Madrid: Taurus Editorial, 1984.
- Tres miradas sobre el arte. Barcelona: Icaria Editorial, 1985.
- Leopardi. Infelicidad y titanismo. Barcelona, 1986
- Territorio del nómada. Barcelona: Ediciones Destino, 1986.
- El fin del mundo como obra de arte. Barcelona: Ediciones Destino, 1990. Reeditado 2007.
- El cansancio de Occidente (en colaboración con Eugenio Trías). Barcelona: Ediciones Destino, 1994.
- Sabiduría de la ilusión. Madrid: Taurus Editorial, 1994.
- Aventura. Una filosofía nómada. Barcelona: Nuevas Ediciones Debolsillo, 2000.
- Una educación sensorial. Historia personal del desnudo femenino en la pintura. Madrid-México: Fondo de Cultura Económica, 2002. Barcelona: Editorial Acantilado, 2012.
- Manifiesto contra la servidumbre. Escritos frente a la guerra. Barcelona: Ediciones Destino, 2003.
- Del Ganges al Mediterráneo: un diálogo entre las culturas de India y Europa (en colaboración con Vidya Nivas Mishra). Madrid: Siruela, 2004.
- Maldita perfección. Escritos sobre el sacrificio y la celebración de la belleza. Barcelona: Editorial Acantilado 2013.

ESCRITURA TRANSVERSAL
- El cazador de instantes. Barcelona: Ediciones Destino, 1996. Reeditado 2007.
- El Puente de Fuego. Cuaderno de Travesía, 1996-2002. Barcelona: Ediciones Destino, 2004.
- Enciclopedia del crepúsculo. Madrid: El Acantilado, 2006.
- Breviario de la aurora. Barcelona: El Acantilado, 2006.
- Visión desde el fondo del Mar. Barcelona: Editorial Acantilado, 2010. Premio Cálamo 2010. Premio Ciudad de Barcelona 2010.

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres