PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 20 de febrero de 2019

 Crítica literaria de Javier Fernández de Castro

Mil años de poesía europea

Lo primero que se dice en el Preámbulo es que Mil años de poesía europea es una antología dirigida a quienes no son lectores habituales de poesía. Por lo tanto el lector ideal es aquella  persona dotada de curiosidad literaria pero que sólo de  cuando en cuando se acerca a la poesía quizá porque - para cerrar el círculo - tampoco tiene a mano los libros que le permitirían hacerlo. Y que no son pocos. Contando libros de referencia,  recopilaciones (tipo Romancero general) y títulos individualizados de cada autor,  ese supuesto lector no especializado debería tener acumulados en su biblioteca en torno a un millar de libros sólo para satisfacer su curiosidad si acaso un día le diera `por averiguar a qué se debe tanta fama como todavía enaltece a la Chanson de Roland o cómo suena el tan alabado Georg Trakl.  Aparte de que, para estar a la par con la presente antología, debería tener guardadas asimismo obras de gente tan poco habitual incluso en bibliotecas cultas como Wyslawa Szymborska, Pierre Réverdy o Umberto Sabra. O qué decir de autores otrora tan venerados  como Ronsard, Ausiàs March o Michelle Marullo.

                Con sólo ojear con cierto detenimiento el índice se observa que al antólogo e impulsor de todo el proyecto, Francisco Rico, se le han planteado de antemano dos problemas que de hecho son comunes a toda antología. Puestos a seleccionar, el peor problema es decidir a quienes se deja fuera, pues justificar la presencia de este o aquél resulta relativamente sencillo. Sobre todo en comparación con las razones a esgrimir para explicar por qué prescindes de una determinada figura nacional y en cambio le das voz a otra, quizás menos conocida. El segundo problema, directamente ligado con el anterior,  es el del número  de poemas que seleccionas de cada seleccionado. Es de suponer que Francisco Rico y su colaboradora, Rosa Lentini, habrán puesto todo su interés y sabiduría a la hora de buscar lo mejor - o lo indispensable - de cada cual. Y si aún así esta antología ocupa casi 1.300 páginas, es fácil  imaginar lo que hubiera pasado caso de mantener un criterio algo laxo y haberse dejado llevar por el mero gusto personal.  Obviamente, a todo antólogo se le plantea la disyuntiva de incluir muchos autores, a costa de poner unos pocos poemas de cada uno, o endurecer los criterios de selección y en cambio ofrecer una muestra más lucida del quehacer poético de cada cual.

                A la hora de resolver uno y otro problema se ha recurrido a la mejor solución posible, es decir, basarse en la experiencia, la profesionalidad, la intuición y la vastísima cultura literaria de Francisco Rico, un hombre que a estas alturas de su prolongada carrera académica y divulgativa ha dado pruebas suficientes de su criterio y solvencia.  O dicho en otras palabras, que se trata de un trabajo profundamente personal y en el que priman los criterios creativos por encima de cualquier otro. Y ello se deja ver de inmediato en el orden elegido para la presentación del material seleccionado. Aunque hay un respeto histórico evidente, la intención última es mostrar la evolución del lenguaje poético  desde sus inicios (esas tan deliciosas como asombrosas "Canciones de mujer" de los siglos XI y XII)  hasta la actualidad. Y aunque las técnicas de uno y otro  no tengan nada que ver, como lector no he podido dejar de recordar  (y correr a repasarlo una vez más) ese prodigio de la creación literaria que es Mímesis, de Erich Auerbach, y cuya lectura recomiendo de inmediato a toda persona mínimamente interesada en la literatura y que tenga la suerte de no haberlo leído aún. Si en el caso de Auerbach el objeto de su  investigación era la imitación de la realidad por parte del narrador (una fascinante pesquisa  que empieza con Homero y termina con Wirginia Woolf y compañía) en la obra de Rico lo que se puede seguir casi paso a paso es la capacidad expresiva de la poesía, y que vendría a dar la razón a Octavio Paz cuando concibe ésta como "palabra en el tiempo" , es decir,  una voz que resuena siempre, igual a sí misma y reconocible con independencia de cuándo fue lanzada al viento. O es que acaso no resulta perfectamente reconocible este  quebranto:

 

Que te quites de mi puerta,                        que  mejor me viera muerta.

Triste, el día que te amé.

                Que te quites de mi puerta        y que vayas por tu vía,

Que por ti estaría muerta                         y no lo lamentarías,

Vete, mozo, que te vayas,                          hazme esta cortesía,

Vete para no volver.

 

Que en este caso la voz corresponda a una mujer cuyo amor fue agraviado quizás en el siglo XII carece de importancia frente a la capacidad expresiva del decir poético. Y de eso van estos Mil años de poesía europea.

 

Mil años de poesía europea

Francisco Rico

Backlist

 

 

[Publicado el 15/6/2009 a las 10:52]

Compartir:

Comentarios (7)

  • muy bueno Javier

    Comentado por: festa infantil jolie el 10/7/2015 a las 04:14

  • Javier, que sigas así, pero eso de verte casi cada día en internet aún no lo acabo de entender
    un beso

    Comentado por: supra sjoes el 12/10/2011 a las 11:24

  • que sigas así, pero eso de verte casi cada día en internet aún no lo acabo de entender

    Comentado por: supra sjoes el 12/10/2011 a las 11:20

  • Javier, que sigas así, pero eso de verte casi cada día en internet aún no lo acabo de entender

    Comentado por: supra sjoes el 12/10/2011 a las 11:18

  • Dios te lo pague, Javier. Un abrazo. F.R.

    Comentado por: Francisco Rico el 23/6/2009 a las 18:10

  • no te quites de mi puerta
    de mi alma
    de mi mirada

    Comentado por: astérixdealtaia el 16/6/2009 a las 16:32

  • Se ve que hay personas que viven sin poesía, ¿siempre?
    Es un poco inaudito
    En fin, Javier, que sigas así, pero eso de verte casi cada día en internet aún no lo acabo de entender
    un beso

    Comentado por: Altaia el 15/6/2009 a las 17:08

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Javier Fernández de Castro (Aranda de Duero, Burgos, 1942) ha ejercido entre otros los oficios de corresponsal de prensa (Londres) y profesor universitario (San Sebastián), aunque mayoritariamente su actividad laboral ha estado vinculada al mundo editorial.  En paralelo a sus trabajos para unos y otros, se ha dedicado asiduamente a la escritura, contando en su haber con una decena de libros, en especial novelas. Desde hace unos años reside de forma permanente en  Barcelona.

Bibliografía

Entre sus novelas se podrían destacar Laberinto de fango (1981), La novia del capitán (1986), La guerra de los trofeos (1986), Tiempo de Beleño ( 1995) y La tierra prometida (Premio Ciudad de Barcelona 1999). En el año 2000 publicó El cuento de la mucha muerte, rebautizado como Crónica por el editor, y que es la continuación de La tierra prometida. En 2008 apareció en Editorial  Bruguera,  Tres cuentos de otoño, su primera pero no última incursión en el relato corto.

 

Traducciones

Wagenbach (2011)

 

Edición alemana del libro Tiempo de beleño, Plaza&Janés, 1994 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres