PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 11 de diciembre de 2017

 Crítica literaria de Javier Fernández de Castro

Londres victoriano

/upload/fotos/blogs_entradas/londres_victoriano_med.jpgJuan Benet

Ed. Herce
 
Quien se vaya para casa con un ejemplar del Londres victoriano, de Juan Benet, creyendo haber comprado una guía turística se va a llevar un chasco. Porque no me atrevo a decir que sea una novela, pero sí un relato concebido y realizado desde una mentalidad profundamente narrativa.
 
Los personajes y los acontecimientos fundamentales ocurridos en Inglaterra entre el 20 de junio de 1837 (coronación de Alejandrina Victoria de Kent como reina de Inglaterra a los dieciocho años de edad) y el 22 de enero de 1901 (fecha de la muerte de la soberana, a los 82 años de edad) reciben un tratamiento más literario que histórico o de descripción urbana. Así Charles Dickens, que en el año de la coronación de Victoria ya estaba publicando en el Monthly Magazine unos Sketches bajo el seudónimo de Boz y que luego se harían universalmente famosos bajo el título de Los papeles póstumos del Club Pickwick. Dickens, lógicamente, recibe un trato especial porque fue el testigo y mejor relator de cómo era el Londres que heredó la joven Victoria, y de cómo fue evolucionando esa ciudad a lo largo de la vida de ambos.
 
Otras veces la narración avanza en forma coral, y ahí está ese espléndido capítulo titulado "Los bajos fondos" y en el que Juan Benet saca lo mejor de su oficio de novelista para contar lo que estaba ocurriendo en la inmensa conurbación que rodeaba, y casi duplicaba en número a los dos millones de habitantes de la capital, e íntegramente formada por los suburbios construidos por los obreros venidos a trabajar en las esplendorosas mansiones y edificios oficiales de El Strand, Belgravia, Westminster, Mayfair o Bloomsbury. Unos barrios cuya magnificencia estaba cimentada en el dolor, la explotación y el embrutecimiento de millones de desheredados, Pero en medio del horror sale de pronto el ingeniero de caminos que era Juan Benet y se demora en la descripción de los navvies, trabajadores de las obras públicas que nacieron con la excavación de canales durante los dos siglos anteriores y que debido a la decadencia de éstos por culpa del ferrocarril se especializaron en el tendido de líneas férreas. Formaban grupos de entre 500 y 1.000 individuos que avanzaban por las campiñas acompañados de una abigarrada muchedumbre de taberneros, buhoneros, lavanderas, prostitutas y jugadores de naipes. Cabe imaginar lo que debía de suponer para una aldea de la campiña inglesa la llegada de semejante turba armada de dinero fresco (salarios) y que algún tiempo después seguía su camino en dirección a la ciudad de destino, donde pasaban a engrosar las filas de los desheredados habitantes de los suburbios.
 
Curiosamente, de todos los magníficos edificios londinenses sólo merecen una minuciosa descripción por parte del autor el monumento en memoria del príncipe Alberto, el llorado esposo de la reina Victoria (una pequeña capilla que todavía hoy se alza en los Kenskignton Gardens) y el Crystal Palace, el asombroso pabellón de 92.000 metros cuadrados de superficie útil construido en acero y cristal por Joseph Paxton para la Exposición Universal de 1851 y que desapareció tras un incendio en 1935.
 
El otro capítulo muy celebrado en su día (quiero decir tras la primera edición del libro, hace ahora casi 20 años) es el dedicado al "Ocio", con las carreras de caballos, los combates de perros contra ratas (sic) o las zonas de esparcimiento en ambas orillas de un río aún no convertido en una cloaca y en el que incluso de podía nadar. Pero el momento mejor es cuando les llega el turno a los pubs, esa institución popular que todavía hoy es uno de los más sólidos cimientos sociales de Inglaterra, y su versión elegante, los gin and beer palaces, de los que todavía pueden visitarse el Red Lion, en Duke of York Street, y el Prince Alfred, en Maida Vale.
 
Si el Londres victoriano se abría con Dickens, se cierra con dos escritores muy distintos, pero que marcan justamente el cambio de mentalidad y de época que mientras tanto ha tenido lugar. Sir Arthur Conan Doyle, todavía hoy glorificado, y Oscar Wilde, todavía hoy denostado. La muerte de éste último, arruinado, proscrito y destruido casi coincidió con la de la propia reina Victoria (el 30 de noviembre de 1900 el primero, el 22 de enero de 1901 la segunda) y su desaparición marcó el inicio del Londres eduardiano.

[Publicado el 08/10/2008 a las 11:17]

Compartir:

Comentarios (5)

  • Gracias por la reseña.

    Comentado por: decoração monster high el 10/7/2015 a las 04:29

  • Está muy bien también "Londres", de Enric Gonzalez.

    Comentado por: jaime el 10/10/2008 a las 22:08

  • Soy muy golosa con este escaparate que me ha preparado Javier, voy a entrar no sólo a tomarme un té sino que me embadurnaré con deliciosas pastas. Ya me leí "Londres" de V. Wolf y siempre quiero más.

    Comentado por: Úrsula Márquez el 10/10/2008 a las 16:38

  • Bueno, tampoco sería de lo peor que se puede ver en la tele: el programa de Buruaga o el de Curry Valenzuela en Telemadrid dan más escalofríos y son mucho menos divertidos.Aunque igual de poco higiénicos.

    Comentado por: luis el 09/10/2008 a las 15:59

  • Gracias por la reseña. Dan ganas de viajar a Londres, no sé si en el tiempo, por aquello de no pillar un tifus o algo serio. Un bonito retrato de aquél Londinium finisecular es From Hell, la película basada en el cómic del genio Allan Moore en el que podemos leer: "Algún día dirán que el siglo XX comenzó conmigo" -Jack the Ripper. Tiempos de brutalidad a la vuelta de la esquina de nuestra memoria. Perros contra ratas. Hoy en día lo televisarían si pudieran. Un saludo.

    Comentado por: Jorge Virgós el 08/10/2008 a las 20:18

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Javier Fernández de Castro (Aranda de Duero, Burgos, 1942) ha ejercido entre otros los oficios de corresponsal de prensa (Londres) y profesor universitario (San Sebastián), aunque mayoritariamente su actividad laboral ha estado vinculada al mundo editorial.  En paralelo a sus trabajos para unos y otros, se ha dedicado asiduamente a la escritura, contando en su haber con una decena de libros, en especial novelas. Desde hace unos años reside de forma permanente en  Barcelona.

Bibliografía

Entre sus novelas se podrían destacar Laberinto de fango (1981), La novia del capitán (1986), La guerra de los trofeos (1986), Tiempo de Beleño ( 1995) y La tierra prometida (Premio Ciudad de Barcelona 1999). En el año 2000 publicó El cuento de la mucha muerte, rebautizado como Crónica por el editor, y que es la continuación de La tierra prometida. En 2008 apareció en Editorial  Bruguera,  Tres cuentos de otoño, su primera pero no última incursión en el relato corto.

 

Traducciones

Wagenbach (2011)

 

Edición alemana del libro Tiempo de beleño, Plaza&Janés, 1994 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres