PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 16 de diciembre de 2017

 Crítica literaria de Javier Fernández de Castro

Genio

Patrick Dennis  fue un tipo casi tan excesivo como Leander Starr, el trepidante e histriónico personaje principal de Genio. Nació en  Evanston, Illinois, en 1921 y se llamaba Edward Everet Tanner III, pero empezó a ser localmente conocido como Virginia Rowands (también Virginia Rounds, igual que  los cigarrillos) y más adelante se hizo famoso en el mundo entero como Patrick Dennis, uno de los autores más venidos de los años 50 y 60 del siglo pasado. Su padre era  piloto de guerra y ex campeón de natación y quedó terriblemente decepcionado cuando cayó en la cuenta de que a su hijo no le atraían nada la guerra y el deporte y que en cambio le chiflaba disfrazarse con sus amigos para representar obras de teatro. La relación padre/hijo fue muy tempestuosa y al cabo de una vida de reproches y desprecios el hecho de que el viejo guerrero tuviera que pedir ayuda económica a su famoso vástago fue un duro trance para ambos. Algunos biógrafos aseguran que el errático comportamiento posterior de Patrick Dennis se explica mejor desde la óptica de una homosexualidad reprimida y muy mal llevada, sobre todo cuando, estando ya casado y con dos hijos, se enamoró de un modisto teatral llamado Guy Kent.

                Para entonces ya era millonario debido al extraordinario éxito de su novela La tía Mame, que junto con sus dos siguientes novelas, Guestward Ho!  y The Loving Couple, le convirtieron en el único autor capaz de tener tres obras al mismo tiempo en la lista de autores más vendidos del New York Times. Después vendrían The Pink Hotel, La vuelta al mundo con la tía Mame o  Love and Mrs. Sargent, firmada como  Virginia  Rowans, así como numerosos proyectos teatrales y algunas incursiones en el cine. Incluso pareció recobrarse con Genio (1962) la hilarante y al mismo tiempo ácida biografía de un director de cine víctima de sus excesos y pretensiones megalómanas. Al igual que otras muchas de sus novelas, los críticos coinciden en señalar que la falta de un verdadero argumento y el desinterés de Patrick Dennis por las más elementales normas narrativas le obligaban a depender exclusivamente de la sucesión de gags y genialidades de sus personajes, todos ellos extraordinariamente parecidos al propio Dennis. El director Otto Preminger compró los derechos cinematográficos de Genio pero la película no llegó ni a la fase de guión porque el choque de personalidades fue persistente y agotador hasta el extremo de que ambos se declararon incapaces de seguir colaborando.  

                Por desgracia  ni sus esfuerzos por recuperar el control de su vida, ni los sucesivos tratamientos (electroschocks incluidos) lograron enderezar la trayectoria de este hombre que mientras tanto había dilapidado una fortuna seduciendo viejas damas y consumiendo ingentes cantidades de alcohol antes de caer finalmente en el más asombroso e inesperado de los  olvidos. Por alguna razón, una vez fuera ya de las letras y las candilejas, optó por contratarse como mayordomo y sus biógrafos también coinciden en señalar  lo absoluto del olvido que le rodeó en sus últimos años y ponen como ejemplo el hecho de que durante algún tiempo se contrtó como mayordomo en casa de Ray Kroc, el fundador de McDonalds. Éste y la mayoría de sus restantes patronos, se declaró altamente satisfecho de los servicios de su mayordomo sin  sospechar quien era en realidad ese hombre que le recogía el sombrero y el bastón al llegar  a casa.

                El rasgo más distintivo de Genius, pero los mismo cabría decir de casi todas sus restant4es novelas es el humor  fino, agudo y de una ironía tan sutil que le emparenta con Woodhouse y el resto de autores para siempre recordados como los creadores del llamado “humor inglés”.  En muchos aspectos también Alfred Hitchcock podría formar parte de ese selecto  club que durante muchos años fue dado a conocer en España por la inolvidable colección de El monigote de papel, todavía encontrable en Iberlibro. En el caso de esta edición de Acatinlado la prosa fresca y no siempre fácil de traducir de Patrick Dennis se beneficia de la excelente traducción de Miguel Temprano.  

 

Genio

Patirick Dennis

Traductor Miguel Temprano García

Acantilado

[Publicado el 05/11/2017 a las 18:32]

Compartir:

Comentarios (0)

No hay comentarios

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Javier Fernández de Castro (Aranda de Duero, Burgos, 1942) ha ejercido entre otros los oficios de corresponsal de prensa (Londres) y profesor universitario (San Sebastián), aunque mayoritariamente su actividad laboral ha estado vinculada al mundo editorial.  En paralelo a sus trabajos para unos y otros, se ha dedicado asiduamente a la escritura, contando en su haber con una decena de libros, en especial novelas. Desde hace unos años reside de forma permanente en  Barcelona.

Bibliografía

Entre sus novelas se podrían destacar Laberinto de fango (1981), La novia del capitán (1986), La guerra de los trofeos (1986), Tiempo de Beleño ( 1995) y La tierra prometida (Premio Ciudad de Barcelona 1999). En el año 2000 publicó El cuento de la mucha muerte, rebautizado como Crónica por el editor, y que es la continuación de La tierra prometida. En 2008 apareció en Editorial  Bruguera,  Tres cuentos de otoño, su primera pero no última incursión en el relato corto.

 

Traducciones

Wagenbach (2011)

 

Edición alemana del libro Tiempo de beleño, Plaza&Janés, 1994 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres