PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 22 de enero de 2020

 Crítica literaria de Javier Fernández de Castro

El vino de la juventud


Como bien saben sus lectores, puesto que gran parte de su obra es autobiográfica, John Fante era hijo de un emigrante italiano establecido en Denver, Colorado, donde se casó y crió a su familia ejerciendo de albañil. Impulsado por su ambición de escribir (y porque deseaba hacerse rico y escapar del geto de la italianidad) Fante se trasladó a California y allí no pudo empezar con mejor pie, pues con sólo diecinueve años, y gracias a H.L.Mencken, el editor de la prestigiosa revista American Mercury, publicó su primer cuento, que está incluido en la presente recopilación bajo el título de "Monaguillo". La suerte sin embargo no tardó en volverle la espalda porque la que está considerada su mejor novela, Pregúntale al polvo, se topó con el enemigo más inesperado pero también más brutal que le cabe imaginar al hijo de un albañil de Denver, pues al mismo tiempo que su novela a los editores de Stackpole Sons no se les ocurrió mejor cosa que publicar sin permiso el Mein Kampf, ocurrencia que les costó una demanda millonaria interpuesta por el mismísimo Adolf Hitler y que acabó arruinando a la editorial.
La subsiguiente serie continuada de fracasos editoriales obligó a Fante a ganarse la vida escribiendo para Hollywood unos guiones muy bien pagados pero de una mediocridad tan aplastante que amargaron la vida a quien soñaba con llegar a ser un escritor famoso. Cosa que consiguió, sobre todo gracias a las maniobras de Charles Bukowski para que se reeditasen sus novelas, esta vez con gran éxito. Pero a John Fante la diabetes ya le había dejado ciego y sin las dos piernas, y lógicamente fue un reconocimiento demasiado tardío y que no le redimió de tantos años de olvido y frustración. En lugar de acudir a biografías ajenas, quien tenga curiosidad por saber cómo se tomó la prolongada injusticia cometida con él debe leer Fante. Un legado de escritura, alcohol y supervivencia, firmado por su hijo Dan, también escritor y también partidario de utilizar la vida propia como material literario. Y qué material. Tanto cuando escribe de su padre como al hablar de sí mismo, Dan Fante ha dejado un documento estremecedor y la confirmación lógica de que John Fante se tomó a mal (muy a mal) que no le reconociesen el mérito de lo que escribía cuando no estaba haciendo guiones de nueve de la mañana a cinco de la tarde.
La presente edición de El vino de la juventud incluye una primera recolección de 13 relatos bajo el título de "Vinazo" y un añadido de siete piezas más agrupadas como "Últimos relatos". Aparte de a los incondicionales de John Fante, estos relatos, fundamentalmente los del primer apartado, tienen que interesar por fuerza a quienes se tomen la literatura como algo que va más allá del entretenimiento o la curiosidad. Y pienso fundamentalmente en todas aquellas personas que, de una forma u otra, quieren aprender a escribir pero les asusta la idea de embarcarse de buenas a primeras con una novela. Aquí tienen una excelente lección de escritura creativa por el precio de unas pocas cervezas a consumir preferiblemente con unos amigos mientras se comenta el libro.
Son relatos sueltos, pero no del todo, porque la voz narradora corresponde casi siempre a Jimmy Toscana, un niño en la época en que cuenta el excelente "Un secuestro en la familia" y que, sin seguir un orden tan riguroso como se le exigiría si fuese una novela, termina sus relatos siendo ya un adulto. Los temas son los habituales en John Fante: la familia, la italianidad y sus servidumbres sociales, el padre adorado pero brutal, la madre que se ha dejado la vida y (sobre todo, ay, la belleza) cuidando de su marido y los hijos, los hermanos y tíos, la religión, la sexualidad y la necesidad de escapar de todo eso. La faceta que más puede interesar al escritor en ciernes es que todos esos aspectos indispensables para contar el paso de la vida del niño al adulto son tratados como iconos que una vez descritos (por cierto que con una admirable concisión) sirven para las demás situaciones sin necesidad de volver a insistir en ello. La madre del narrador unas veces es la señora Toscana y otras no, pero desde el primer momento se sabe que se ha dejado la juventud sirviendo; los padres que salen son todos brutales y beben demasiado; los amigos son malas compañías "siempre", etc, de tal manera que, sin ser una novela y sin tener que pagar las servidumbres que ésta exige, hay una continuidad que en gran parte es responsable de la agilidad y certidumbre que se percibe en la lectura. Y por si fuera poco de pronto hay joyas como "Hogar dulce hogar", un relato anónimo, en el sentido de que el yo narrador no se identifica aunque se reconocen todos los iconos que conforman su vida. Y que está todo él escrito en futuro, con una coda prodigiosa y que probablemente sea una de las mejores piezas escritas sobre la relación padre-hijo. No es de extrañar que años más tarde Dan Fante dijera lo que dijo.

 

El vino de la juventud
John Fante
Tarducción de Antonio-Prometeo Moya
Anagrama

[Publicado el 05/9/2013 a las 17:22]

Compartir:

Comentarios (0)

No hay comentarios

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Javier Fernández de Castro (Aranda de Duero, Burgos, 1942) ha ejercido entre otros los oficios de corresponsal de prensa (Londres) y profesor universitario (San Sebastián), aunque mayoritariamente su actividad laboral ha estado vinculada al mundo editorial.  En paralelo a sus trabajos para unos y otros, se ha dedicado asiduamente a la escritura, contando en su haber con una decena de libros, en especial novelas. Desde hace unos años reside de forma permanente en  Barcelona.

Bibliografía

Entre sus novelas se podrían destacar Laberinto de fango (1981), La novia del capitán (1986), La guerra de los trofeos (1986), Tiempo de Beleño ( 1995) y La tierra prometida (Premio Ciudad de Barcelona 1999). En el año 2000 publicó El cuento de la mucha muerte, rebautizado como Crónica por el editor, y que es la continuación de La tierra prometida. En 2008 apareció en Editorial  Bruguera,  Tres cuentos de otoño, su primera pero no última incursión en el relato corto.

 

Traducciones

Wagenbach (2011)

 

Edición alemana del libro Tiempo de beleño, Plaza&Janés, 1994 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres