PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 28 de octubre de 2020

 Blog de Vicente Luis Mora

21. La literatura del (llegar hasta el) fin

Esta noticia del Daily Telegraph puede parecer intrascendente, pero tiene más lados oscuros de lo que parece. En principio, significa que Amazon pagará a los escritores que publican su libro digital mediante Kindle Direct Publishing sólo por las páginas efectivamente leídas, penalizando a los prosistas y poetas que no consigan que sus lectores lleguen hasta el final de los textos. En principio el sistema se aplica a los libros "incluidos en los esquemas Kindle Unlimited o Kindle Owners Lending Library", como recuerda Enrique Dans. Algo que logrará la orwelliana multinacional gracias al KENPC (Kindle Edition Normalised Page Count), que viene a ser un instrumento informático de Big Data creado para fiscalizar, controlar, monitorizar o patrullar lo que cada lector de Kindle va leyendo en cada instante. Si el sistema advierte que el libro no es terminado penalizará al pobre escritor, como si no tuviera bastante con lo suyo. Vigilar y castigar. Cómo disfrutaría Foucault de estos tiempos de penuria.

 

            Además de la invasión en la intimidad lectora de los usuarios de Kindle, que suscita consecuencias inquietantes (¿serán vigilados especialmente quienes vuelvan demasiado a las menciones más subversivas de las novelas conspiranoicas, a ciertas páginas de Lolita, a los párrafos más anticapitalistas de los ensayos?), cabe plantear también las -menos importantes, pero es nuestro trabajo- consecuencias literarias de tal decisión. Para empezar, se me ocurre que los autores autopublicados en Kindle extremarán todavía más los burdos procedimientos dirigidos a captar la atención del lector, avanzando en los mecanismos introductorios del storytelling en la narrativa que hemos denunciado en otros lugares. Se primará el espectáculo sobre el arte y los cliffhangers sobre la trama puramente literaria, de modo que las novelas se convertirán en interminables ristras de tensiones sexuales no resueltas y puntos de suspense que sólo te llevan a otros puntos de suspense. Cualquier cosa con tal de que el lector llegue hasta el final y el sistema pase por caja. Leeremos tuits desesperados de literatos rogando a sus lectores que por favor pasen todas las páginas aunque decidan no terminar el libro. Las novelas serán cada vez más breves para asegurarse la lectura completa y todos los autores autopublicados serán César Aira. Los críticos materialistas se estarán frotando ya las manos con las posibilidades de exégesis que brinda un escenario apocalíptico como este, donde las condiciones materiales de la producción literaria aniquilan implacablemente lo literario.

 

Pero claro, a Amazon jamás le había interesado la literatura. Ni el arte. Ni la filosofía. Ni el teatro. Ni el ensayo. Sólo le preocupa cómo saber más de sus usuarios, cómo saber más de ti. Para poder venderte, porque tú y tus datos sois el auténtico negocio.

[Publicado el 23/6/2015 a las 08:02]

[Etiquetas: Amazon, autopublicación, Gran Hermano, Orwell, 1984, el horror]

Compartir:

Comentarios (4)

  • Así es, Elías, se va transformando. Y hay cambios que pueden ser para bien -la autopublicación digital, por ejemplo, que me parece un recurso estupendo y al que hay que prestar cada vez más atención- y otros cambios que ya no me gustan tanto, como este propuesto por Amazon. Ojalá los hechos y los libros del futuro me desmientan. Al cabo, lo único que los críticos queremos es leer buena literatura, esté donde esté, aunque sea "en los papeles rotos de las calles", que decía quien usted sabe. Saludos.

    Comentado por: Vicente Luis Mora el 23/6/2015 a las 12:17

  • Evidentemente, si la propuesta de Amazon tiene éxito, esto traerá consecuencias, pero en ellas interviene el libre albedrío -condicionado, por supuesto- de los consumidores. De nuevo, Amazon no "obliga" a los lectores a leer de ninguna manera -a no ser que lean con el único objetivo de que se pague a los escritores, que puede ser que haya quien lo haga- sino que mercantiliza, eso sí, sus pautas de lectura y sus intereses, que en buena medida ya están ahí en el momento en que se ponen a leer. Por otro lado, si hay quien ofrece cliffhangers a quien gusta de ellos, sigue siendo un acuerdo respetable entre las partes, aunque eso parece irritar a quienes tienen una idea muy definida de qué es y qué debe ser la literatura. Por otro lado, lo de "escribe como quieras, sin pensar en los lectores, pero entonces olvídate de cobrar" parece partir de la asunción de que a los lectores hoy en día solo les interesa leer novelas plagadas de los recursos X que usted critica y que, además, los escritores, que al parecer escriben esencialmente para mayor gloria de la Literatura, están interesados sobre todo en cobrar. Sí, quizá tenga efectos literarios de gran alcance... cómo estos son valorados es otra cosa. Que alguien esté dispuesto a pagar por leer de esa manera el tipo de literatura que pueda ofrecer Amazon, y que alguien esté dispuesto a escribirla según esos criterios es revelador de los intereses de la sociedad. Como escritor, puedo rechazar el sistema de Amazon del mismo modo que puedo rechazarlo como lector. Y si nadie compra, dejará de venderse. Quizá tenga un público que lo aprecie, como usted tiene un público, probablemente diferente, que aprecia sus obras. El lugar antes conocido como literatura de momento sigue ahí, pero como todo, se transforma.

    Comentado por: Elías Cantero el 23/6/2015 a las 12:05

  • Gracias por su comentario, Elías. Hombre, sólo faltaría que Amazon nos obligara a publicar en KDP. Pero ya está obligando a los lectores de KDP a leerlo íntegramente sus libros para pagar a los escritores. No hay que llevar las conclusiones a esos extremos de elitismo donde usted las lleva, las cosas son más sencillas y pedestres: al marcar las pautas de lectura (o de pago por lectura), Amazon está interviniendo en el modo de leer libros (para que se pague por ellos), de modo que está presionando indirectamente a los autores que escogen KDP (no pocos, como usted sabe) a que capten "como sea" la atención de los lectores. Ahí ya se produce un paso cualitativo que afecta a la literatura -y a sus lectores, entre los que me cuento-. Se presenta a los autores la disyuntiva entre: 1) escribe como quieras, sin pensar en los lectores, pero en tal caso olvídate de cobrar; 2) piensa en modos narrativos que enganchen al lector, porque cobrar es lo primero.

    Si usted no ve ahí efectos literarios de gran alcance, allá usted, yo sí los veo. Es un medio más de invitar al espectáculo a conquistar el lugar antes conocido como literatura.

    Saludos y gracias por el comentario.

    Comentado por: Vicente Luis Mora el 23/6/2015 a las 10:07

  • "Pero claro, a Amazon jamás le había interesado la literatura. Ni el arte. Ni la filosofía. Ni el teatro. Ni el ensayo. Sólo le preocupa cómo saber más de sus usuarios, cómo saber más de ti. Para poder venderte, porque tú y tus datos sois el auténtico negocio."

    Me resulta curioso que, si esto es supuestamente una premisa, lo utilice usted como conclusión de su artículo. Amazon es una empresa privada que ofrece un servicio y establece unas normas que ha de seguir quien lo utiliza. Pero no creo que obligue a nadie a autopublicarse. Si se dieran esos fenómenos que usted apunta, será por voluntad de los escritores que deciden, conociendo las normas de Amazon, publicar utilizando su plataforma...y cada cual seguirá sus intereses: literarios, económicos, quizá ambos. ¿Los críticos son "materialistas", pero los escritores no? Son víctimas de los mercados y de la perversión de las empresas, que corrompen el arte y las maneras de escribir. No niego que quizá la variedad de nichos en el mercado es escasa, pero entiendo que quien publica con la intención de obtener una retribución por su obra publicada entra a formar parte del mercado, le guste o no. A quien esto le produzca rechazo, puede encontrar -o incluso intentar crear- otras vías para dar salida a su obra, incluso vías distintas de la facultativa de Amazon dentro del mercado. ¿Utilizaba usted "literatos" en sentido irónico? Si usted distingue alta y baja cultura, alta y baja literatura, no hay problema. Igual que los críticos materialistas, los escritores y los literatos elitistas -probablemente con acceso a vías de publicación prestigiosas- pueden seguir frotándose las manos porque aún hay material de sobra y bajos productores de baja cultura para afianzarse aún más en su elitismo.

    Comentado por: Elías Cantero el 23/6/2015 a las 09:15

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

(Córdoba, España, 1970), es Doctor en Literatura Española Contemporánea y licenciado en Derecho. Ha trabajado como gestor cultural y profesor universitario. Estudioso de las relaciones entre literatura, imagen y tecnología, hasta el momento ha publicado la novela Alba Cromm (Seix Barral, 2010), el libro de relatos Subterráneos (DVD, 2006), y la novela en marcha Circular 07. Las afueras (Berenice, 2007). También ha publicado Quimera 322 (2010), inclasificable proyecto sobre la falsificación literaria desde la teoría y la práctica, a través de 22 seudónimos, que apareció como nº 322 de la revista Quimera. Como poeta, cuenta con los poemarios Texto refundido de la ley del sueño (Córdoba, 1999), Mester de cibervía (Pre-Textos, 2000), Nova (Pre-Textos, 2003), Autobiografía. Novela de terror (Universidad de Sevilla, 2003), Construcción (Pre-Textos, 2005) y Tiempo (Pre-Textos, 2009). Ha publicado los ensayos Singularidades. Ética y poética de la literatura española actual (Bartleby, 2006), Pangea. Internet, blogs y comunicación en un mundo nuevo (Fundación José Manuel Lara, 2006); La luz nueva. Singularidades de la narrativa española actual (Berenice, 2007) y El lectoespectador. Deslizamientos entre narrativa e imagen (Seix Barral, 2012). La parte de narrativa de su tesis doctoral, galardonada con premio extraordinario de Doctorado, aparecerá próximamente en la Universidad de Valladolid en una versión breve y actualizada bajo el título de La literatura egódica. El sujeto narrativo a través del espejo


Ejerce la crítica literaria y cultural en su blog Diario de Lecturas (I Premio Revista de Letras al Mejor Blog Nacional de Crítica Literaria), y en revistas como Ínsula, Quimera, Clarín o Mercurio. Ha recibido los premios Andalucía Joven de Narrativa, Arcipreste de Hita de Poesía, y el I Premio Málaga de Ensayo por su libro Pasadizos. Espacios simbólicos entre arte y literatura (Páginas de Espuma, 2008).

 

 

Copyright de la foto: Racso Morejón

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres