PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 19 de septiembre de 2019

 Blog de Roberto Herrscher

¿Cómo me voy a informar dentro de 10 años?

 

La revista cultural, literaria y política El Ciervo, el proyecto de los católicos progresistas e ilustrados de Cataluña que lleva medio siglo contribuyendo a elevar el nivel de debate de lo público en España, preguntó a un grupo de escritores cómo creemos que nos informaremos de aquí a una década.

Yo titulé mi contribución: Abriéndome camino entre la lluvia de mensajes de los informadores interesados.

¿Cómo se informan hoy los jóvenes? Los diarios, la tele y la radio ya son marginales: todo viene por la pantalla de la laptop o notebook y por la pantallita de los móviles y los iPod y los iPad. No soy experto ni especialmente afecto a las nuevas tecnologías, pero como cualquier periodista de hoy, sé que los medios tradicionales tienen los días contados y que en 10 años todos nos informaremos de forma digit al. El único límite a la pequeñez de los dispositivos es lo incómodo que resulta leer en pantallas demasiado pequeñas. Si no, todo se podrá ver en un reloj de pulsera, como ya hacía premonitoriamente James Bond en los años setenta.

 

Pero para mí lo más importante no es el cómo, sino el qué. Antes había que esperar a pie de quiosco o a que se prendiera el viejo aparato de tele para ver qué nos ponían. Estábamos a merced del criterio de quienes controlaban el acceso de la información. ‘Gatekeepers’, guardianes de la puerta. En los ochenta, Noam Chomsky los denunció como censores: lo ‘noticioso’ era lo que les convenía a ellos que supiéramos. Sí, podíamos suscribirnos a pequeñas revistas, ir a la biblioteca, ajustar la antena para escuchar radios internacionales. Pero la oferta era limitada, y por eso se formaban cofradías de información secreta, que compartían lo prohibido o aquello que los medios al uso no querían difundir.

 

Ahora casi todo está ahí, afuera. La red es un inmenso depósito, y por Facebook y Twitter nos llegan más links por minuto de nuestros amigos, contactos y gente a quienes seguimos de lo que podemos llegar a leer o ver. Pero los mismos poderes políticos y sobre todo económicos que antes decidían que algo fuera de difícil acceso, hoy dirigen nuestra mirada a lo que ellos quieren: si hablamos con nuestros amigos de Moscú, nos llega la publicidad de vuelos a Rusia; si compramos comida, nos ofrecen vinos para acompañar; si averiguamos por una casa de campo, nos inundan de publicidad de turismo rural. Lo hacen los publicistas, y lo hacen cada vez más las usinas de propaganda política. ¿En tu familia hay votantes de tal partido? Ahora van a por ti. Vigilan nuestros hábitos de consumo y nos atosigan de mensajes.

 

Por otro lado, las recomendaciones de nuestros amigos y falsos amigos corporativos, que nos espolean desde las redes sociales, nos van achicando la posibilidad de sorprendernos con cosas nuevas, con lecturas y películas y con ideas distintas a las que estamos acostumbrados a escuchar. El lema es “si te gustó aquello, te gustará también esto”. Y así nos vamos arropando en nuestros viejos gustos. Nos bombardean con mensajes y productos nuevos, pero son copias de lo que ya probamos y compramos antes.  

 

¿Recuerdan cuando íbamos a la librería, recorríamos los estantes y nos dejábamos sorprender por un autor que ni sabíamos que existía? Era la época de charlas con gente inesperada que nos desafiaba con ideas muy distintas a las nuestras. En 10 años ya casi no saldremos a buscar noticias y mensajes nuevos: vendrán a por nosotros. Es un camino imparable. Y el desafío ya no será tanto buscar en el desierto, sino sacudirnos la maraña de lo muchísimo que nos quieren vender a todas horas para poder sorprendernos con algo que nos cambie, que nos abra la cabeza.

 

 

[Publicado el 17/10/2013 a las 17:33]

Compartir:

Comentarios (8)

  • Qué tal? Pues honestamente no creo que vayan a desaparacer por completo los viejos medios. Hoy por hoy en mi país (México) es lo único que tiene poder: la tele, la radio y los periódicos colocan presidentes. Y el internet, al que pocos tenemos acceso, no figura tanto.

    Comentado por: Cristina Rojas el 08/12/2013 a las 20:16

  • es muy cierto que los medios convencionales de comunicación están siendo poco a poco desplazados por el Internet y medios digitales pero no creo que esto lleve a la extinción de los medios convencionales

    Comentado por: juan franco el 07/12/2013 a las 05:06

  • Gracias por la respuesta y el consejo de investigar más sobre la revista. Lo voy a intentar. No es una cuestión de fe o de nacionalismo. El escepticismo es precisamente hacia un acercamiento interesado por parte de la iglesia (de aquí, en general) hacia ideas ajenas por razones coyunturales.

    Comentado por: alias el 03/11/2013 a las 20:59

  • En realidad con toda esta era de la información es irreparable que proximamente estemos sumergidos por la información que nos llega de muchos lados y de muchos sitios de todo el mundo. Lo interesante es seleccionar exclusivamente lo que en realidad nos sirve para mejorar nuestra cultura o conocimiento y que además esta información sea autentificada.
    Enhorabuena y saludos.

    Comentado por: alberto hernández vázquez el 31/10/2013 a las 03:32

  • Tal vez dentro de 10 años como bien lo dicen, ya haya desaparecido las revistas y los periodicos que en su momento fueron una fuentes de informacion muy importante. La tecnologia va a vanzando demasiado rapido y no se si se haya preguntado ¿En el futuro existiran nuevos medios de informacion?. En un principio cuando surgio el periódico o la radio como medio de información, en ese tiempo no se imaginaron que transcurrido el tiempo iba a existir otro medio de informacion que lo sustituyera, como fue el caso de la televisión, y poco a poco han ido surgiendo nuevos medios. Desde mi punto de vista, tal vez dentro de 10 años el medio de información mas importante sea otro que en este momento no conocemos. Creo que nadie sabe que es lo que puede pasar, incluso puede suceder que regresemos a un medio de informacion como son las bibliotecas.

    Comentado por: Maricruz Tepepa Calva el 31/10/2013 a las 01:58

  • Piso disculpas a "alias", no había visto su comentario hasta ahora. No soy catalán, no soy católico y por cómo están las cosas, ni siquiera estoy seguro de ser progresista. Pero te sugiero que busques en la rica y fecunda historia de El Ciervo: puede que te lleves una agradable sorpresa. Recuerda que nacieron en la época en que había una iglesia al lado de los estudiantes y los obreros, un Juan XXIII, una teología de la liberación, y unos intelectuales como los Gomis, que buscaban aunar progreso, ciencia y fe. Insisto: léelos. Los radicales y fanáticos quieren hacernos creer que todos son iguales. Que los Torquemadas tipo Rouco solo tienen como contrapartida a los quemaconventos, que si uno no es nacionalista catalán debe ser nacionalista español y viceversa, etc. Pero el ciervo es un animal que existe, aunque los cazadores y los de mente cerrada no quieran verlo.

    Comentado por: Roberto Herrscher el 26/10/2013 a las 22:15

  • Me molesta un tanto que los programadores de Internet, por ejemplo en FB, te hagan seleccionar en una lista de libros predeterminados, que suponen ellos leíste.
    Tal vez hayas leido otros, esos no los nombran, me temo que porque los desconocen.
    La enciclopedia al uso en Internet te pide agregues datos . . . La enciclopedia británica nunca pidió eso, mejor dicho, no está escrito.
    La propaganda es constante. Generalmente al margen, en letra pequeña. O bien te "sugieren suscribirte" a un sitio de imágenes, pensamientos,paisajes.
    Pero no todo es negativo.
    Existen bibliotecas, museos, asociaciones que con personas creativas burlan muy bien los deseos de quienes poseen esta tecnología, y te llega así algo fresco, nuevo, bueno.

    Comentado por: Rosa Mayo Marcuzzi el 26/10/2013 a las 20:54

  • (vamos a ver qué pasa)
    "católicos progresistas e ilustrados de Cataluña" ¿más que ciervo será el unicornio rosa, no?
    :)
    o no es Praga (Vázquez Montalbán)

    Comentado por: alias el 18/10/2013 a las 14:57

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Es escritor y periodista, especializado en cultura, sociedad y medio ambiente, y profesor de periodismo.
Nació en Buenos Aires en 1962, estudió sociología y teatro en su ciudad natal, periodismo en Nueva York y reporterismo ambiental en Berlín. Es licenciado en Sociología por la Universidad de Buenos Aires y Master en Periodismo por Columbia University.
Es profesor de la Escuela de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado en Santiago de Chile, donde dirige el Diplomado en Escritura Narrativa de No Ficción. Entre 1998 y 2016 vivió en Barcelona, donde dirigió por 18 años el Master en Periodismo BCN_NY, organizado por IL3-Universidad de Barcelona y la Universidad de Columbia en Nueva York. Escribe habitualmente para la revista Opera News y el diario La Vanguardia, y colabora con The New York Times en español, La Folha de Sao Paulo y la revista Ñ de Clarín en Argentina.
Herrscher es el autor de Periodismo narrativo, publicado en España por la Editorial de la Universidad de Barcelona, en Chile por SIL-Universidad Finis Terrae, en Argentina por Marea, en Colombia por Ícono y en Costa Rica por Germinal. También es autor del relato de no ficción Los viajes del Penélope, editado por Tusquets Argentina en 2007 y traducido al inglés y publicado por Südpol como The Voyages of the Penelope en 2010, y de la antología de crónicas, perfiles y ensayos sobre música El arte de escuchar (Publicacions UB, 2015).
Actualmente trabaja en Crónicas bananeras, una investigación histórica y crónica de viajes sobre las ‘repúblicas bananeras' de Centroamérica, para Tusquets. Asimismo, dirige la colección Periodismo Activo de Publicacions de la UB, elegida en 2018 como la mejor colección por la Asociación de Editoriales Universitarias.
Es autor de capítulos en los libros La noticia deseada y Soldados de Noé (Argentina), Analizando los medios y la comunicación y Domadores de historias (Chile), y La Crítica y Libro de las palabras (Colombia), entre otros. Trabajó como reportero y editor en el Buenos Aires Herald, la agencia IPS y las revistas Hombres de Maíz y Lateral. Sus reportajes, crónicas y perfiles han sido publicados en medios como La Vanguardia, El Periódico de Catalunya, Ajo Blanco, El Ciervo, Lateral, Room, Quimera, Gentleman, Gatopardo, Travesías, Etiqueta Negra, Página 12, Perfil, y Puentes.
Ha dado clases y seminarios en Ithaca College (EE.UU.), las universidades degli Studi di Milano (Italia), Colonia (Alemania), Católica de Valparaíso y Finis Terrae (Chile), los masters en periodismo de Clarín/San Andrés (Argentina) y U. Complutense de Madrid/ABC (España). entre otras. Es miembro de la International Associationfor Literary Journalism Studies (IALJS), y fellow del Seminario de Salzburgo y la Inter American Foundation. En 1998 obtuvo el 3er. premio de la Foreign Press Association de Nueva York. 

Blog: www.periodistanarrativo.wordpress.com

 Twitter: @RMHerrscher

 

Bibliografía

 

El arte de escuchar (2015)
Universidad de Barcelona 

Periodismo narrativo (2012)
Universidad de Barcelona

 

Periodismo narrativo (2009)
SIL-Universidad Finis Terrae 

 

 

Los viajes del Penélope (2007)
Editorial Tusquets 

Obras asociadas

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres