PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 16 de junio de 2019

 Blog de Jorge Volpi

La prohibición de los cuchillos

Imaginemos otro México. Se trata, en apariencia, de una sociedad idéntica a la nuestra. Mismos problemas: desigualdad, desempleo, impunidad, corrupción. De pronto, un consejero del presidente valorado por sus grandes ideas constata en una encuesta del Instituto de Estadística un dato extravagante -y, a sus ojos, gravísimo-: en los últimos años ha aumentado el número de personas adictas al cutting, una práctica de la que hasta el momento no había escuchado. Al parecer, ciertos sujetos, y en particular algunas adolescentes, son afectas a cortarse la piel de brazos y muslos. Nuestro consejero se precipita entonces a un informe que explica sus causas y pronto comprende que se halla frente a un problema de salud pública. ¿Cómo un país civilizado puede permitir que sus jóvenes se lastimen? Tras un lobbying pertinaz, convence al Congreso de aprobar un Decreto por el que se prohíbe la venta y uso de cuchillos, navajas, facas y cualquier arma punzocortante que pueda ser utilizada contra uno mismo. ¡Brillante!, piensa el consejero, sin reparar en que el mismo día en que la ley entra en vigor se pone en marcha una red subterránea de vendedores de cuchillos, los cuales no tardan en dividir al país en "plazas" controladas por sus distintos capos. No pasan ni un año antes de que estos grupos criminales comiencen a aniquilarse unos a otros y, de paso, a quienes se interponen en su camino. Semejante estallido de violencia no desanima a nuestro consejero, cuyo equipo de trabajo compila entonces una lista de productos que pueden resultar dañinos para la salud o la integridad de los ciudadanos. El índice comienza con las bebidas -alcohol, refrescos, jugos, agua carbonatada-, prosigue con los alimentos -fritangas y antojitos, grasas saturadas, azúcares, carbohidratos: la mitad de la canasta básica- y finaliza con los instrumentos caseros capaces de ser usados por una persona para hacerse daño. Terminada la tarea, el consejero convence ahora al Congreso de realizar una amplia consulta nacional, en la que intervendrán los mayores expertos del globo, a fin de determinar los riesgos a la salud de cada producto. En los medios de comunicación y en las redes sociales el debate se enciende cuando miles de activistas intentan demostrar los peligros del chocolate, las engrapadoras y las nueces, amparados en doctos estudios de Yale y Montpellier, frente a otros miles que sostienen lo contrario a partir de no menos sabios estudios de Harvard y la Sorbona. Poco a poco el país se divide en clubes en defensa de la mostaza o en contra de los cortaúñas. ¿Cómo saber quién tiene razón, qué análisis es más imparcial o más profundo, si en verdad el tocino o el vinagre, los clavos o los celulares son nocivos? Resulta claro, con esta cruda analogía, que la cuestión de legalizar o no las drogas no debe responder a una disputa bizantina en torno a sus efectos en nuestra salud. Aunque sepamos que hacen daño, ha quedado demostrado -piénsese en los Estados Unidos de los veinte- que prohibirlas es la peor estrategia posible. Desde entonces, a nadie se le ha ocurrido prohibir de nuevo el alcohol pese a que resulte mucho más peligroso que otras drogas, así como nadie aboga tampoco por prohibir los refrescos o las gorditas o el tabaco. Lo mejor que se puede hacer es reglamentar su consumo y hacer lo imposible por evitarlo entre los menores. Si el planteamiento de los abogados de la despenalización de la marihuana ante la Suprema Corte fue tan brillante, lo mismo que el proyecto del ministro Zaldívar, es porque desvió el enfoque hacia el lado correcto: el Estado no debe determinar unilateralmente lo que cada ciudadano puede o no hacer con (o contra) su cuerpo. Se trata de un derecho humano elemental. Así como no se puede castigar a quien se corte o se golpee, o a quien intente suicidarse, resulta tan demencial como hipócrita castigar a quien se droga. Las consecuencias de la prohibición total -cientos de miles de muertos y desaparecidos en una guerra absurda, la riqueza de las bandas de traficantes y la corrupción que ésta conlleva- son mucho más dañinas para la sociedad que permitir que cada mayor de edad haga consigo mismo lo que se le antoje. El debate, pues, no debe centrarse en dilucidar el carácter dañino o no de la marihuana u otras sustancias, sino en la necesidad de legalizar todas las drogas -dejando de tratar a los adultos como incapaces- y de poner en marcha una adecuada reglamentación para la producción y el consumo de cada una.

 

Twitter: @jvolpi

[Publicado el 04/12/2015 a las 19:39]

[Etiquetas: Marihuana; legalización]

Compartir:

Comentarios (62)

  • HOLA
    Ma parece muy importante este blog aunque creo que la prohibicion de sustancias o algun tipo de producto que pueden danar nuestro cuerpo, no es la solucion para el problema que tiene la sociedad ya que como bien dice el dicho lo prohibido llama mas la atencion, aunque creo que el gobierno debe apoyar mas a los padres de familia en el aspecto de como estar mas al pendiente de los hijos, ya que si bien sabemos es mas el porcentaje de juventud que experimenta este tipo de aventuras o por que no decirlo asi simplemente la moda.

    Comentado por: BRENDA CABRERA TORRES el 03/2/2016 a las 03:33

  • Hola
    El comentario de este blog, es de gran interés ya que desafortunadamente no se puede tener control sobre la venta ilegal de sustancias nocivas que dañen la salud de los jóvenes. Prohibirlos no seria la solución, lo prohibido provoca en que la persona se sienta atraído por lo desconocido ya que los únicos beneficiados son quienes se encargan de vender estos productos.En mi opinión a estas alturas seria difícil determinar que tanto cambiaría la situación del país en la inseguridad si se diera un cambio total en la legislación sobre el consumo de drogas de diversa índole,posiblemente al retirar la etiqueta "prohibido" el consumo seria menor.
    Así que hablando de este problema tan grande que sufre nuestro país,la educación que se brinde a cada joven dependerá del entorno familiar que se encuentre,enseñándoles y educándolos desde pequeños lo que es correcto y lo que es dañino tanto para la salud como para la sociedad.
    No debemos hacer oídos sordos y cerrarnos de ojos a una realidad al contrario como sociedad tenemos una gran responsabilidad de meditar a fondo nuestros comportamientos.En últimos años las cosa se han puesto básicamente al revés lo que antes era exageradamente mal visto ahora es tan normal y cotidiano.
    Al final cada quien cosecha lo que siembra.

    Comentado por: Magaly Gómez el 18/1/2016 a las 01:02

  • me parece de gran interés el tema de este blog ya que en la actualidad todos los días se vive esto cada dia mas adolescentes consumen sustacias nocivas y para la mayoría de la población ya es normal verlo. yo pienso que prohibirlas no seria la solución alfin de cuentas se seguiría haciendo algo asi como el narcotráfico mi opinión es que esto seria una base fundamental desde la educación tanto familiar como en las escuelas comunicación y observaciones de lo que esta bien y lo que esta mal.

    Comentado por: Aurora Alpizar Flores el 17/1/2016 a las 01:10

  • Si bien el adulto está, teóricamente, capacitado para determinar que le afecta y que no, abria que ponernos a pensar como es que obtuvo dicha capacitacion o educacion ese adulto tomo decisiones en base a como lo educaron, educacion que recibio en el nucleo familiar en donde se desenvolvio, educacion que recibio de sus maestros a lo largo de su vida y asi mismo conductas que fue tomando del entorno donde se desnvolvio.Entonces yo pienso que no es el hecho de prohibir las sustancias dañinas puesto que todo en exceso es malo, si no habria que ponernos a pensar en losvalores que se inculcan desde casa valores que han ido desapareciendo y que por lo mismo nos hemos convertido en una sociedad mas liberal. En donde da lo mismo ver a una adolescente de 15 años embarazada que ver a un niño de 12 años fumando o tomando (bebidas alcoholicas) si a esta edad se les observa con esas conductas que se espera de ellos cuando sean adultos y tengan el poder de decision en sus manos, ahora supongamos que ellos son pareja (por que asi las hay ahora) que educacion esperaremos que reciba su bb. Por lo tanto yo creo que es mas una problematica de eduacion.

    Comentado por: Beatriz Carolina Marin Jimenez el 13/1/2016 a las 06:30

  • Señor Volpi reciba un cordial saludo.
    Me parece de gran interés el tema que usted comenta en este blog, ya que es un problema social, que se presenta con mayor frecuencia en nuestros jóvenes. Pero yo considero que la solución del problema no es la prohibición de productos o artículos nocivos para la salud ya sea física o mental. La legalización de las drogas, disminuiría el número de muertes por redes de traficantes y evitaría la riqueza desproporcional de muestro país, el cual he considerado un error del gobierno.
    No solo las drogas dañan la salud a un individuo, hay otras practicas nocivas, como usted lo menciona: el alcohol, el tabaco, el estrés, la mala alimentación, el sedentarismo, entre otras, practicas sobre las cuales no se han establecido límites ni prohibiciones.
    El gobierno ha influido en el México que ahora vivimos, lleno de corrupción, muerte, violencia y pobreza extrema. En el que se necesitaría un cambio radical en toda su estructura y organización del mismo.
    Reciba un cordial saludo.

    Comentado por: Joaquin Villegas Diaz el 11/1/2016 a las 19:35

  • Señor Volpi, buen día!

    En primer lugar lo saludo y lo felicito por lo ilustrativo de su artículo.

    Comparto su opinión, como bien lo señaló el Ministro Arturo Zaldívar en su proyecto se sentencia: “…pertenece al estricto ámbito de la autonomía individual protegido por el derecho al libre desarrollo de la personalidad la posibilidad de decidir responsablemente si desea experimentar los efectos de esa sustancia a pesar de los daños que esta actividad puede generarle a una persona…”

    Coincido también en que la legalización, así como la implementación de reglas adecuadas para la producción y consumo de los enervantes sería una buena alternativa para frenar la violencia que se genera con su tráfico.

    Aunado a lo anterior, considero que es urgente la implementación de políticas educativas adecuadas para frenar en la medida de lo posible, el alto índice del consumo de drogas, por ejemplo: que los niños y jóvenes sean educados e informados sobre los graves riegos nocivos que el consumo de diversas sustancias genera en su organismo, para que en su edad adulta, cuando tengan el poder de elegir, tendrán la información suficiente para decidir si las consumen o no; asimismo, políticas sociales enfocadas principalmente en abatir la grave problemática que existe en cuanto a la desintegración familiar, ya que sin duda, este es un factor esencial que lleva a los niños y adolescentes a caer en las redes de las drogas.

    Ambas políticas públicas, la educativa y la social, tienen que ser aplicadas de manera conjunta, ya que una por sí sola no aliviaría en mucho esta grave problemática.

    Comentado por: Sylvia García el 13/12/2015 a las 00:18

  • Es cierto que "prohibir es la peor decisión", el ser humano por naturaleza prefiere lo prohibido, siempre tiende a ir en contra de las reglas; Desde este punto de vista hacer legal el consumo de ciertas sustancias sería la solución para acabar con toda la red de narcotrafico y violencia en nuestro País; pero en un país como México me parece que antes de hablar de una legalización, el Gobierno debería preocuparse porque los adolescentes y niños tengan una educación de calidad con los valores y bases éticas adecuadas para que en un futuro sean capaces de discernir entre lo que es correcto y no, que sean responsables de sus actos y consecuencias. Si no, de lo contrario México se convertiría en un País sin narcotraficantes pero lleno de jóvenes adictos.

    Comentado por: Gabriela M. Martinez el 12/12/2015 a las 02:02

  • Algunas personas consideran que el hecho de regular legalmente una sustancia condonaría su uso o lo promovería, sin embargo, nada más alejado de la realidad ya que como lo menciona el autor "Prohibir es la peor estrategia posible", tal y como ocurrió en EEUU en los años 20 con el alcohol. Creo que en su lugar se debería de fomentar una cultura de responsabilidad y de información.

    Comentado por: Diana el 11/12/2015 a las 02:59

  • Es muy interesante analizar los diferentes caminos que toman las sociedades, en específico un país. La prohibición de manera histórica no nos ha dado buenos resultados, psicológicamente se crea un juego. Juego que en nuestro México no cesa, la corrupción, el crimen organizado, la impunidad , etc. Hay un mundo debajo de lo que nos dicen las voces públicas, donde hay pocas oportunidades, pocos recursos, ignorancia, etnocidio, entre otros muchos fenómenos que tienen a una gran parte de nuestra población en pobreza económica y también espiritual. Comprendiendo que el ser se desarrolla de manera integral, necesita tanto el pan como la cultura. Cuando se le niega el acceso y es huérfano de su historia y de su cultura madre o como escribio Octavio Paz un “hijo de la chingada”.
    Los medios no nos cuentan en totalidad lo que sucede en las diferentes regiones de la república. El fenómeno del narcotráfico, lo viven ahí cara a cara. Las adiciones las viven las familias en su día a día o días que ya no llegan. El principio Kantiano de la conciencia moral dice que el hombre necesita algún bien que lo separe del bienestar para ser moral. Cuál es ese bien, quién es el responsable de generar ese bien. En mi opinión es el núcleo familiar donde el ciudadano debe sentirse responsable, ser conscientes que ahí es donde todos gestamos la sociedad que somos. Fortalecer el núcleo familiar desde un nuevo paradigma. Enseñar con la palabra y el ejemplo los valores, no tradiciones enajenantes, si no cultura.
    Como bien lo ilustra el artículo en ese mundo “alterno”, todo es dañino, todo se puede convertir en un arma para el ser humano que no encuentra como vivir. Un ser que no ha llegado a la conciencia y responsabilidad de su propia existencia.

    Comentado por: Cesiah Leon Hernandez el 09/12/2015 a las 19:53

  • Considero que el presente artículo se refiere a la problemática de la conducta del ser humano, quien por factores: externos e internos, pierde el sentido de la responsabilidad de vivir. llevándolo a daños físicos y morales.
    La solución no es prohibir sino, educar, orientar y fomentar una cultura de responsabilidad y respeto. Donde se haga valer el derecho y la justicia en la acción de cada persona, evitando afectar a terceros.
    Es por ello que tenemos que trabajar para vivir en un bien común. Y, una patria ordenada y generosa.

    Comentado por: Leonor Avendaño el 09/12/2015 a las 08:56

  • Desde mi punto de vista y en acuerdo con lo que el autor de este artículo expone, el adulto está, teóricamente, capacitado para determinar que le afecta y que no.

    La elección por tal o cual cosa es asunto de cada quien; qué beber, qué cpomer, qué vestir, son asuntos que dependerán de las posibilidades económicas de cada quien, así como de sus gustos, experiencia, amistades y muchos mas factores que determinan a lo largo de la vida el estilo de cada persona.

    El consumo de marihuana como el de alcohol, tabaco y otras sustancias debe ser asunto de cada quien. El trabajo que le toca hacer a la sociedad es concientizar a los menores de edad de los daños que ésto acarrea y sobre todo de establecer las normas y restricciones que inhiban su uso. La función del Estado es crear las condiciones para que la sociedad en general cuente con alternativas que eviten que el ocio se convierta en caldo de cultivo para que niños, jóvenes y aun adultos encuentren como vía de escape el uso y abusos de estas sustancias.

    Las prohibiciones lo único que provocan es que la persona sienta atraído por lo desconocido. Lo explica el autor correctamente: los únicos beneficiados son quienes se encargan de vender estos productos. A estas alturas sería complicado determinar que tanto cambiaría la situación del país en materia de inseguridad si se diera un cambio total en la legislación sobre el consumo de drogas de diversa índole, pero habría que pensar que al quitárseles la etiqueta de "prohibido" su consumo sería menor.

    Al final, lo que se debería hacer es "educar" a nuestros niños y jóvenes, ofrecerles un futuro que les asegure una vida digna, con oportunidades de desarrollo personal y profesional. Sin ésto la tarea está complicada.

    Comentado por: CARLOS CEJUDO el 09/12/2015 a las 07:49

  • ¿Qué es peor: lidiar con un problema de salud pública o con el crimen organizado? Miles de muertos es el saldo de ambas problemáticas. Hablemos de la nicotina, consumida a través del tabaco: es la droga más adictiva consumida México y en todo el mundo. Es causante de una gran cantidad de enfermedades, provocando la muerte de 60000 personas al año en México; y, claro, es una droga que está reglamentada para su producción, distribución, venta y consumo, pero; éste es sólo un ejemplo. Por otro lado, ¿cuál es el saldo mortal del narcotráfico?, miles y miles de muertos; desaparecidos, extorsión, corrupción y muchos otros delitos que generan la guerra interna entre los cárteles mexicanos que se disputan "las plazas" para la distribución de "drogas ilegales", siendo ésta la principal actividad que genera ingresos al narcotráfico. La legalización de la marihuana es inminente, quizás al finalizar el presente sexenio presidencial ya esté reglamentada su producción, venta y consumo; éste sería un fuerte golpe al narcotráfico. Ya se habló de los riesgos para la salud que implica el consumo de esta droga, que sin son mínimos o si será un problema más de salud pública, pero; ¿qué otras drogas serán legalizadas después de la marihuana? Los diferentes programas que ha implementado el gobierno y la Secretaría de Salud no parecen disminuir las cifras de enfermedades y muertes que provoca el consumo de las drogas, como lo son el tabaco y el alcohol; la reglamentación es sólo una barrera que impide a las grandes empresas productoras de estas drogas, provocar un incremento de enfermedades y muertes. Imaginemos que, en un futuro cualquier persona mayor de edad podrá adquirir legalmente ciertas drogas, ¿cuántas muertes al año generará el consumo de éstas? ¿Bastará con adquirir una cultura de prevención? o, ¿es el gobierno el que tiene en sus manos la posibilidad de acabar con el narcotráfico y así, el mercado de las drogas?

    Comentado por: Alejandro Hernández Pérez el 09/12/2015 a las 04:56

  • mi opinión acerca del articulo es que tiene razón, no hay motivo el porque castigar a una persona que se droga cuando no se castiga a una que lastima su propio cuerpo, efectivamente empezando a consumir narcóticos o alguna otra sustancia el cuerpo tiende a no reaccionar ni pensar de lo que estamos haciendo o como estamos actuando por eso varias personas atentan contra su vida sin ellos mismos darse cuenta. y son aquellas personas que primero deben tratarse para poder dejar los vicios y darse cuenta que se afectan mutuamente.

    Comentado por: Lucero Figueroa el 09/12/2015 a las 03:32

  • En mi opinión creo que el haberlas prohibido fue un gran error que se hizo hace ya muchos años, lo digo por que antes todavía hablamos del siglo XX se utilizaban varias de las drogas como medicina en las boticas, y creo que legalizar de nuevo la marihuana y pensar en legalizar "otras drogas" es lo mejor que le puede pasar a México así se reduciría gran parte de la violencia que existe hoy en día, además en cuestión de economía se generaría empleo "aceptado" y esto a su ves la mejor educación de lo que conlleva consumir este tipo de "armas" por que solamente lo que se esta haciendo hasta el momento es prohibir pero no se informa adecuadamente sobre estas.

    Comentado por: Karla Y. Vázquez el 08/12/2015 a las 23:32

  • Gracias J. Volpi por este escrito.
    En mi opinión, el problema de las drogas y su legalización en México es un conflicto de intereses que tiende a un monopolio. por lo tanto, es un conflicto entre quien o quienes serán los productores, quien y quienes los distribuidores y lo peor de todo (es que ya se estan frotando las manos por tener las ganancias millonarias que esto reepresenta). Así pues, con con los ojos enfermos de la economía, se puede vaticinar los ataques mediáticos para sugestionar a los mas de 100 millones de consumidores potenciales. Estamos en el inicio no de la legalización de la marihuna, no, estamos en el inicio de legitimar otro modo de producción capitalista que atenta contra la salud. Despiadadamente el sector salud está atrapado por seres voraces que no les interesa otra cosa que lucrar con las personas enfermas, por lo cual, no esperemos el rechazo de este sector a la legalización de ésta u otra droga, sino, todo lo contrario.
    Pero, el real problema, no es legalizar las drogas, ni el derecho al libre consumo, o que solo los adultos puedan hacer uso de ellas, o que existan clubes o territorios donde se permita. El principal problema es que lo vemos de un punto o desde puntos particulares, ya sea individuales o de grupo. Esta mirada parcial no nos permite vernos como especie, y este debiera ser el punto medular para la toma de decisiones. ¿En qué y cómo hemos fallado como especie para necesitar de drogas que nos hagan sentir placer? hoy día hemos perdido la visión general de especie humana, todo es individualismo. En los inicios de la humanidad estuvimos en peligro de extinción y cada integrante del clan era importante y valioso para la supervivencia de la especie, hoy día que también estámos en peligro de extinción por el sobrepoblamiento de la especie, ya nadie es importante ni necesario no en el clan, ahora en la sociedad. ¿Cuándo perdimos esa sensibilidad por el otro? ¿cuándo dejamos de preocuparnos y ocuparnos de los demás?

    Comentado por: Juan Cesareo Arias Jiménez el 08/12/2015 a las 20:16

  • En mi opinión y considerándose que llámese la "prohibición de los cuchillos” o el nombre que se le denomine es referente a todo lo dañino que está a nuestro alcance pero todo esto es a consecuencia y generado por los medios de comunicación que día a día está en la constante propaganda de productos comerciales dañinos a la salud pero como todo es comercial y debido a la globalización, no importa el daño que estos generen a la humanidad y en quienes más repercute es en los adolescentes que presentan déficit de atención familiar y social, principal motivo que los aorilla hacia el alcohol, las drogas y en muchos casos a lesionarse la piel.

    Comentado por: eva concepcion martinez el 08/12/2015 a las 16:50

  • Opino la prohibición jamás ha demostrado ser una solución al problema, como seres humanos siempre existe la curiosidad, no solo eso, DEBEMOS experimentar, conocer todo a nuestro alcance, siempre mediante la educación y moderación, el sanar las heridas de nuestra sociedad jamás podrá venir del control y la fuerza, si no de comunicación, aceptación y comprensión.

    Comentado por: Victor Adrian Castañeda Cruz el 08/12/2015 a las 06:39

  • Estoy de acuerdo con el echo de que solamente prohibir las drogas generará mayor violencia, creo que también que es necesario que se eduque antes de prohibir y castigar, que podemos ser ciudadanos consientes. De igual forma concuerdo que el debate no debe ser sobre si la marihuana se debe o no legalizar, sino en regular "ciertas" drogas. En lo que no concuerdo es en el echo de que "cada mayor de edad haga consigo mismo lo que se le antoje" porqué hablando de este tema especifico, el consumo de alguna droga igual afecta a terceros, no sólo al consumidor.

    Comentado por: Jesús Javier Tomás Rojas el 08/12/2015 a las 05:59

  • Bastante controversial el tema, por un lado pienso que es verdad que había más caos cuando el alcohol era ilegal por aquello de los capos o las mafias, sin embargo en la actualidad no deja de ser dañino para la persona que lo consume, así como para la sociedad que lo rodea debido a accidentes viales o percances de salud social.
    Creo que antes de pensar si es bueno o malo legalizar la marihuana o alguna otra sustancia adictiva, seria mas bien pensar en métodos, formas o políticas que nos conduzcan a una mejor comunicación con la familia, mejorar la educación que recibimos en escuelas, así como en la casa desde pequeños.
    De esta manera, ya informados y sobre todo consientes de las consecuencias, podremos tener una mejor decisión que mejore no solo mejore nuestra condición de individuos, si no mejorar la condición conjunta de una sociedad.

    Comentado por: Victor Flores Tejeda el 08/12/2015 a las 05:57

  • Considero que la decisión de legalizar la marihuana va mucho más allá del respeto al derecho de cada quien a hacer con su cuerpo lo que quiera. Desafortunadamente las bandas criminales dedicadas a esto buscaran otro medio de subsistencia, y ya hemos visto que no son muy agradables. Después de legalizar una, tal vez vengan otras, cocaína, heroína, o vaya usted a saber!
    Si, es verdad que no vemos bandas dividiendo el país en plazas para la venta de alcohol, ya que este es legal, sin embargo; una legalización de sustancias prohibidas debe llevar consigo una regulación adecuada, así como una amplia campaña de información y educación, sobre todo en el consumo de menores.

    Comentado por: Zaida Luna el 08/12/2015 a las 05:51

  • Este tema tiene un trasfondo mucho mayor al que nos podemos imaginar, por una parte tiene mucha razón el dicho de que lo prohibido es mas tentador y por lo mismo mucha gente por la curiosidad empiezan a probarlo. les gusta y se les vuelve una adicción, al querer consumir mas de estas sustancias recurren a gente que de manera ilícita las vende, como lo dice el texto "se pelean las plazas y aniquilan al que tengan en frente" si las legalizan seria una nava de dos filos, por una parte seguiría la guerra desleal por las plazas y por otra parte el mexicano por des fortuna nunca tiene llenadera, siempre quieren mas y mas, si legalizan la marihuana querrán la legalización de la heronia por citar una sustancia y así hasta que prácticamente sea un libre consumo de sustancias estupefacientes, es verdad, tienen todo el derecho de consumir lo que a ellos les plazca por que ellos deciden sobre su cuerpo, pero ¿Que pasara cuando toda esta gente tenga un fuerte problema neuronal? ¿Quien se hará cargo de todos ellos? tendrían que analizar mas fríamente la propuesta y ver mas allá de su derecho a la libertad sobre su cuerpo.

    Comentado por: ALEJANDRO AZPILCUETA BADILLO el 08/12/2015 a las 03:15

  • El Tema me parece demasiado interesante. Creo que la clave a todo este tipo de situaciones esta en la educación que se recibe desde casa, pienso que la comunicación constante y la practica de los valores dentro de la familia es una parte muy importante para evitar que se tomen malas decisiones, el estar orientando a nuestros hijos sobre las consecuencias que pueden traer el consumo de drogas puede evitar que tomen malas decisiones.

    Comentado por: FRANCISCO JAVIER GONZALEZ DIAZ el 08/12/2015 a las 02:40

  • En mi opinión mientras mas se prohíbe mas llamativo es, se deberían buscar alternativas que en verdad orienten a la comunidad, iniciando en casa con nuestros hijos decirle que es malo solo acrecentaría su curiosidad por probar. Vivimos en una sociedad donde solo se busca el beneficio propio a costa de lo que sea, el desempleo ha generado que cada día haya mas robos, venta de drogas, violencia solo por mencionar algunos. La falta de comunicación es en gran medida la causa de los problemas en la actualidad.
    Por otra parte es muy bueno que existan estos blogs en los que existe una libertad de expresión y temas interesantes, con información completa y de actualidad.

    Comentado por: Marco Antonio Vega Becerra el 07/12/2015 a las 16:16

  • Me parece muy interesante la manera de abordar el tema. Estoy convencida que mientras sigamos un Gobierno paternalista que nos siga tratando como incapaces de tomar decisiones no vamos a avanzar, definitivamente creo que lo prohibido llama a los mas jóvenes, los invita a experimentar, si en lugar de prohibir informaremos y educaramos pienso que tendríamos mejores resultados.

    Comentado por: Fabiola Mondragón el 07/12/2015 a las 06:03

  • Me ha gustado como platea la analogía de la prohibición de las drogas, no la había considerado hasta ese punto, es muy cierto, nosotros como seres humanos racionales tenemos el derecho de decidir si las consumimos o no al igual que decidimos ingerir grandes cantidades de azúcar o tantas cosas más dañinas. Siempre he pensado que si fueran legales se terminaría tanta violencia que hay en México por ese aspecto, que cada persona decida si quiere morir por diabético, hipertenso, por una sobredosis o por lo que ocasione consumir cualquier droga.

    Comentado por: Rosario Macias el 07/12/2015 a las 04:45

  • Me parece que en efecto la prohibición de las drogas, lejos de evitar su consumo, ha provocado una violencia impresionante en nuestro país. Creo que el poder judicial, actualmente encuentra comprometido con la protección de los derechos humanos, y es que cada individuo debe ser libre de decidir sobre su salud, la tarea del Estado es únicamente regular la forma en que las drogas podrán producirse y comercializarse, tipificar las conductas que sí puedan perjudicar el interés de la sociedad e iniciar un trabajo de difusión sobre los efectos de las diferentes sustancias para que las acciones de cada individuo se realicen de manera informada.

    Por otra parte, la forma en que el Jorge Volpi redacta el texto es genial, me gustó mucho que haya llevado ciertas ideas hasta el punto más absurdo, desde mi punto de vista, funcionó bastante bien la analogía, porque sí es absurda la conducta del Estado ante este tema.

    Comentado por: Karen M Torres el 07/12/2015 a las 03:37

  • Mi punto de vista es que terminar con las drogas, los cuchillos, el alcohol etc no es la solución,la solución esta en atacar el problema de origen y en este caso el ser humano es el origen de todo, principalmente deberíamos de enfocarnos en la calidad de vida de las familias, en las oportunidades de crecimiento que se les están ofreciendo y en la educación.

    todo individuo crece con la educación que se le da en casa, pero si de inicio la familia es funcional, no hay trabajo, no hay herramientas que permitan balancear el trabajo y la familia, las consecuencias se verán reflejadas en los niños que son el futuro de cada sociedad.

    Otro punto que considero importante es el papel que desempeñan las empresas dentro del núcleo familiar ya que una madre trabajadora tiene que laborar mas de 8 horas diarias descuidando a sus hijos para poder cubrir junto con su pareja los gastos ya que el sueldo esta por los suelos y tener una carrera ya no garantiza una estabilidad económica.

    Podría continuar escribiendo mis opiniones pero en conclusión para mi evitar cada una de estas situaciones comienza en casa con apoyo de buena educación en las escuelas y una vida digna en las calles.

    Comentado por: LABNA SANCHEZ el 07/12/2015 a las 03:11

  • Considero que es muy importante rescatar los valores en la familia, así como mejorar la autoestima de nuestros hijos. Sé que hoy en día madre y padre trabajan para poder tener un sustento económico y dejan a sus hijos solos para esto debe haber calidad de tiempo para ofrecer a los hijos, así mismo como padres ser coherentes con lo que pienso, digo y hago, ya que los hijos aprenden mas de lo que ven más no de lo que escuchan. En la familia debe fomentarse la comunicación efectiva, con esto y con valores en familia las conductas suelen ser positivas.

    Comentado por: Nayely Yaquelin Espinosa Castillo el 07/12/2015 a las 02:45

  • Me parece absurda la manera en que se intenta disfrazar el control global del que somos objeto, por un lado existen desviaciones de la ley que permiten a los altos inversionistas el atropello de los derechos de la mayoría de ciudadanos, y por otro se legisla a conveniencia de estos mismos inversionistas, lo intrigante de este y todos los gobiernos del mundo, es ¿Cuál es el fin?

    Comentado por: DARIO SOSA el 07/12/2015 a las 01:15

  • Coincido de cierta forma con algunos de los planteamientos y razonamientos, sin embargo existen ciertos puntos los cuales no están tan de acuerdo, en mi opinión. Yo creo que ante esto hay un punto medio, no es correcto ni incorrecto en su totalidad su legalidad, como así mismo no resulta totalmente correcto o incorrecto su prohibición. Las personas son libres a creer y hacer lo que consideren en su propio cuerpo, sin embargo ante esto como lo son las drogas es requerido algo mas partiendo desde los niveles políticos hasta cada uno como persona. Nuestro país aun no esta lo suficiente preparado para asumir reglas y normas tan especificas, como lo es esto, y así mismo no esta preparado para hacer efectivo su cumplimiento, ademas también resulta necesaria una mejor preparación, es decir, una mejor educación de cada uno de nosotros, la cual implicaría en todos una mejora, un cambio en lo positivo y un mayor crecimiento como sociedad, llegando a pensar. puede haber crimen ante esto y corrupciones ante esto si no hubiese nadie quien optara por el consumo de estas sustancias, es decir si nadie consumiera drogas no habría también crimen en relación a esto.

    Comentado por: Juan Ramon Ornelas Gallegos el 07/12/2015 a las 01:08

  • lamentablemente esta es una situación crítica y por lo tanto de importancia para la sociedad, existen ciertos factores que influyen dentro de esta, cabe mencionar que desde tiempo atrás este ha sido un problema que afecta principalmente a los jóvenes y adolescentes y que antes se consideraba como una de las causas, la falta de información que diera a conocer sobre el peligro de ciertas sustancias o de ciertas conductas a desarrollar en los individuos. Ahora cada uno de nosotros conoce las consecuencias de estas acciones y aun así se ha convertido en un problema serio en nuestro país, y aunque estoy de acuerdo con la libertad de cada individuo, creo que es trabajo de todos promover la sana convivencia y el que personas que hayan pasado por este tipo de problemas intervengan para que con su experiencia logren crear conciencia en quienes se encuentran pasando por estas situaciones.

    Comentado por: David Magdaleno Sanchez el 06/12/2015 a las 22:54

  • COMO EL TEXTO INICIA, EL HECHO DE QUE LA JUVENTUD SE ESTE DAÑANDO O AUTO-MUTILANDO ES UN PROBLEMAS GRAVE. PERO ES VERDAD QUE LOS CAMBIOS EN LA SOCIEDAD NOS HAN HECHO MAS DEPRESIVOS, MAS INTOLERANTES Y MAS EXIGENTES, AL NO PONER TENER O POSEER LO QUE LOS MEDIOS NOS DAN A CONOCER, PARA EL SUPUESTO EXITO. DE IGUAL MANERA TENDRIAMOS QUE ENSEÑAR DESDE EL HOGAR A NUESTROS HIJOS A SER CONSIENTTES DE TODO LO EXPUESTO EN LOS MEDIOS PARA QUE AL ESTAR FRENTE A CUALQUIERA SEPAMOS TOMAR LA DESICION CORRECTA. EN LA ACTUALIDAD TODO ES CAMBIO Y TODO ES RIESGO COMO LO EXPONEN, SIMPLEMENTE HAY QUE ESTAR EN CONCIENCIA Y TENER LIMITES.

    Comentado por: ANDREA RAMOS RAMIREZ el 06/12/2015 a las 21:15

  • Prohibir toda “amenaza latente” para los individuos es casi igual a dejarlos encerrados sin contacto alguno debido a que, en realidad, cualquier cosa puede ser dañina para las personas (desde un arma hasta un pequeño dulce).
    Prohibir aquello que nos cause daño es la respuesta obvia, sin embargo, este tipo de problemáticas va más allá de lo obvio. Una ley o propuesta debe ser pensada seriamente (no sólo eliminando la raíz del problema se solucionará), se debe analizar a profundidad antes de implementarla, usando antecedentes históricos y principalmente contextualizando el problema en la sociedad.
    Dentro de una posible solución creo que uno de los principales factores a tomar en cuenta son los niños y la educación. Debido a que se necesita una solución a largo plazo la educación que se implementa a los niños sobre el consumo de drogas será fundamental.

    Comentado por: Andrea Calderón el 06/12/2015 a las 20:33

  • Es un hecho que nadie puede controlar lo que sucede diariamente, por lo tanto, no podemos controlar por más que se prohiba, el uso de las drogas. Quien quiere drogarse, encontrará la forma de hacerlo. El problema viene de origen, ya que estamos inmersos en una sociedad que pocas veces analiza con profundidad un tema, y crítica y juzga con base a lo superficial; entonces sucede que las nuevas generaciones no toman consciencia de las consecuencias de las drogas y, toman decisiones desinformados o mal informados.
    Estoy de acuerdo que como adultos tenemos todo el derecho a elegir qué hacemos con nuestro cuerpo, pero también como adultos debemos de darnos a la tarea de educar y salvaguardar la salud física, emocional y mental de los menores, los cuales son el mercado potencial de quienes comercian con las drogas.
    Es importante hacer una reforma a fondo, no sólo para legalizar las drogas, sino también para informar y educar con base en los principios humanistas que nos enseñen a amar y a respetar tanto nuestra vida, como la de los seres vivos en general.

    Comentado por: Dania Medina el 06/12/2015 a las 09:17

  • El tema principal tiene que ver con la diferente problemática que enfrenta la población hoy en día, llámese drogas, alcohol, malas costumbres, diferentes trastornos que ponen en peligro la propia integridad física.
    Creo yo que esto nunca va a terminar pues cada vez hay mas vicios que atacan al ser humano, la corrupción por otro lado siempre estará presente puesto que tiene como premisa principal el beneficios por ambas partes. Así que hablando en general de los problemas que enfrentamos como el mas sonado actualmente "la legalización de la marihuana" es cosa de cada familia, el que sepa educar correctamente a sus hijos, haciéndoles saber desde pequeños lo que es correcto y lo que es dañino tanto para la salud como para la sociedad, muchos niños carecen de una buena educación y es por ello que crecen con una idea la vida falsa, sin saber que es bueno o malo, solo dejándose influenciar por los amigos que en muchas ocasiones buscan hacer solo el mal.
    Se debe invertir mas en campañas de educación dirigidas principalmente a los adolescentes sobre los problemas que mas dañan a la población, hacer conciencia en los padres, que en ellos está el futuro de sus hijos y de poder darle un giro a la situación que actualmente estamos viviendo.
    La meta no será tener un país limpio de drogas porque eso es imposible, pero si se puede tener una población con la suficiente educación para que sea responsable de sus actos cuando estos sean ilícitos. Es cierto que los niños son el futuro de México, pero depende de como los vayamos guiando hacia el buen o mal camino, porque es muy cierto "cada quien cosecha lo que siembra" y si formamos a un buen niño, cosecharemos mas beneficios que consecuencias.

    Hagamos conciencia.

    Saludos!!!

    Comentado por: Issai Franco el 06/12/2015 a las 09:05

  • Es difícil hablar de México un país de doble filo por que uno ya no sabe que pasara al momento de legalizar ciertas cosas, sustancias o artefactos es un país donde la gente que mas tiene se siente con derecho de legalizar (en este caso marihuana) para fines recreativos yo no le encuentro fines recreativos, en ningún noticiero pudieron explicar cuales son esos fines.
    Aquí las personas son libres hasta cierto punto hasta donde el gobierno te deje, al momento de prohibir las cosas las hacemos mas excitantes para las personas que quizá nunca las han usado o probado, lamentablemente esto se da en la población de menor edad la cual siempre encuentra la manera de conseguirlas, todo va de la mano si legalizan todo esto quien creen que pierda?? creen que se dejaran de usar o de consumir?? es imposible saberlo ya que todo el país esta lleno de gente enmascarada donde hunden a los pobres y enriquecen a los que mas tienen.

    Comentado por: Luisa Trujillo el 06/12/2015 a las 06:52

  • Esta forma de ver el problema es muy acertada. Entonces, el problema es otro: la educación, el problema sería ¿cómo educar a la juventud, principalmente, ante la posibilidad de que se les presente la oportunidad de consumir esta droga? Seamos realistas, por ejemplo, no se ha podido educar a los jóvenes respecto al consumo del tabaco, aún sabiendo que es dañino para la salud lo consumen, en gran parte por sentirse "grandes". Que hemos de esperar con la marihuana, lo harán porque "la pueden controlar". Deberíamos enfocarnos a una educación de calidad, mostrar las cosas como son, y no solamente aplicar la "prohibición" el "hace daño porque yo lo digo"

    Comentado por: Marlenne Martínez el 06/12/2015 a las 06:07

  • En mi opinión, los objetos que encontramos en nuestro entorno están ahí por una razón y un propósito específico; si en determinado momento afectan o atribuyen a una solución, dependerá de las circunstancias, la educación y el nivel de nuestro entorno familiar, para adecuarnos a su uso o a la tergiversación de las mismas, su prohibición o su control no harán diferencia si no se cambian las bases del individuo para un correcto y amplio desarrollo dentro de su sociedad, dejando su libertad como derecho inalienable pero con una correcta disciplina para no desmoronarse en el libertinaje.

    Comentado por: Melinna Coroy el 06/12/2015 a las 05:30

  • Hola, me alegra haber leído esta publicación, ilustra de manera muy acertada el problema en el que nos encontramos. Debemos ser conscientes de que el problema con las drogas no es un problema de salud, sino de educación y disciplina. Debemos dejar de ponernos en la posición del niño indefenso que necesita los cuidados de su padre, en este caso el Estado y comenzar a actuar de manera responsable y consciente.
    Me parece increíble que un derecho fundamental como el de decidir sobre sí mismo este a discusión cuando pretendemos ser un país desarrollado. Quisiera recomendar el libro de Zsazs "Nuestro Derecho a las Drogas" editado por Anagrama. Saludos

    Comentado por: Edgar Pérez el 06/12/2015 a las 04:27

  • Hola, me alegra haber leído esta publicación, ilustra de manera muy acertada el problema en el que nos encontramos. Debemos ser conscientes de que el problema con las drogas no es un problema de salud, sino de educación y disciplina. Debemos dejar de ponernos en la posición del niño indefenso que necesita los cuidados de su padre, en este caso el Estado y comenzar a actuar de manera responsable y consciente.
    Me parece increíble que un derecho fundamental como el de decidir sobre sí mismo este a discusión cuando pretendemos ser un país desarrollado. Quisiera recomendar el libro de Zsazs "Nuestro Derecho a las Drogas" editado por Anagrama. Saludos

    Comentado por: Edgar Pérez el 06/12/2015 a las 04:23

  • Se ha generado un intenso debate sobre la legalización de la marihuana en México, ¿prohibirla o no? Este tema nos lleva a una división de opiniones. Como bien menciona Volpi, “prohibir las drogas es la peor estrategia posible” y, en vez de eso, se debe “reglamentar su uso y hacer lo imposible por evitarlo entre sus menores”, ¿y cómo se lograría esto? Una alternativa importante sería mediante la educación que les demos a nuestros hijos. Tomemos en cuenta que siempre la tentación por lo prohibido está latente en el ser humano, mientras haya demanda siempre habrá distribución, o mientras haya alguien que consuma las drogas, existirá alguien que las provea, la elección es de la persona y no cambiarán su actitud sólo por una prohibición. Entre más prohibido, mejor. Entonces aquí es cuestión de educar sobre las desventajas de su uso, empezar desde el núcleo familiar hasta esferas más grandes como escuelas, trabajos,etc.

    Comentado por: Diana Belén Ruiz Escobar. el 06/12/2015 a las 03:20

  • Coincido con la opinión de muchos, creo que no sirve de nada prohibir y prohibir el consumo de esta u otras drogas o sustancias que dañan el organismo si desdes casa no se enseña a los jovenes y se les hace ver que es malo y que es bueno además de que en mi humilde opinión el gobierno debería invertir más en EDUCACION con el fin de reforzar lo ya enseñado desde el hogar y tener mejores instalaciones para ello además de personas más calificadas sin generalizar ya que he conocido muy buenos profesores. Creo a mi parecer que el prohibir el consumo genera como lo mencionas más morbo por hacerlo y más mercado para venderse.

    Comentado por: Paola Díaz el 06/12/2015 a las 03:15

  • "El Estado no debe determinar unilateralmente lo que cada ciudadano puede o no hacer con (o contra) su cuerpo." Sin duda, una frase acertada. Los seres humanos nacemos con el derecho natural, aquel que nos permite distinguir lo bueno de lo malo, somos responsables de lo que hacemos con nuestro cuerpo, el problema es que muchas veces, este tipo de acciones afectan a terceras personas y es eso lo que debemos evitar, debemos evitar que las adicciones lleguen a los niños, y ¿Cómo lo lograremos? Educando. La prohibición nunca ha sido la mejor opción, eso es algo que nos ha quedado bastante claro hasta el momento, pero la EDUCACIÓN es algo que no debemos descartar, y así como Carlos Martínez, yo opino que la libertad es algo que nadie puede tocar, sin embargo debemos ser prudentes y no confundir libertad, con libertinaje.
    Excelente día a todos.

    Comentado por: Erika Valeria Rodríguez Paredes el 06/12/2015 a las 00:18

  • Es interesante ver los comentarios que se realizan en torno a este tema. Es evidente que las sustancias que alteran la percepción de nuestros sentidos, son una pésima opción, sin embargo todos tenemos la libertad de elegir nuestro camino. Por la tanto coincido en que la solución a este conflicto es la educación.

    Comentado por: Eliseo Castellanos el 06/12/2015 a las 00:02

  • Pues para mi,el saber que ya que con cualquier tipo de cosa, ya sea un utensilio de cocina el saber que te puedas hacer daño;es muy grave. Y poder fomentar entre las personas que tengan este tipo de problemas en una ambiente de comunion entre personas "desconocidas" hasta cierto punto, cualquier tipo de apoyo ya sea emocional, pscologico, o tal simple como saber escuchar a sus problemas. Es un problema que por mas que lo querramos ocultar en un problema familiar que se puede evitar siempre y cuando en la misma familia haya un ambiente de tolerancia, de respeto.

    Comentado por: Rafael Medina el 05/12/2015 a las 23:44

  • Me parece muy interesante el planteamiento ya que yo, personalmente, creo en la libertad de elección del ser humano en cualquier ámbito.

    Mi opinión es que si no queremos tener una sociedad que cunda ante la "tentación" una vez que se legalice la marihuana, debemos criar hijos con bases lo suficientemente sólidas para no caer en un vicio.
    Así pues, considero que es, como muchos en México, un problema de educación y no de legislación

    Comentado por: María de Lourdes Lima Rìos el 05/12/2015 a las 21:12

  • La legalización de las drogas tiene una marcada línea de separación entre la población, pues unos están en contra y otros están a favor, pero al conocer sus razones me doy cuenta que coinciden en una cosa y esta es la libertad de elección, claro unos quieren tenerla y otros no pues esto se traduce en responsabilidad.

    Hay quienes están de acuerdo con la legalización de la mariguana para usos medicinales y otros están en contra de la legalización debido a que nuestros jóvenes vayan a caer en la adicción, pero si analizamos estos puntos de vista, los primeros quieren ejercer su libertad a la elección y los segundos están esperando a que otros elijan por ellos para que en caso de caer en adicción la culpa no sea de ellos si no de quienes aprobaron la legalización de las drogas.

    Comentado por: Michael Guerra F el 05/12/2015 a las 20:43

  • Me parece muy interesante esta forma de ver el problema (que ya es mediático) de la legalización. En mi opinión todo comienza con la educación, porque no tendría que preocuparnos el hecho de hablar del daño (en cualquiera de su expresión) si nos educamos correctamente como sociedad. Debemos hacer frente y actuar cuando se corresponda, no dejar pasar las cosas por nuestra propia arrogancia y desidia; si podemos hacer algo en familia, amigos, trabajo, etc., es un grano de arena aportado. Es donde comienza el cambio.

    Comentado por: Abraham Sánchez Pasaye el 05/12/2015 a las 20:31

  • Interesante el debate sobre el consumo de mariguana. Algunos a favor y otros en contra. Les comento que hace años pregunte a un consumidor frecuente de mariguana que pasaría si se legalizara su consumo y me comento lo siguiente: “cuando escasea la mariguana (esto es, cuando hay más control sobre ellas, como redadas o decomisaciones o bien cuando atrapan en la cárcel a algún "proveedor") existe mayor delincuencia y guerra entre bandas”. Desde entonces me quedo claro que tanta delincuencia también es producto de la penalización de la marihuana. Además, los principales motivos por los que un consumidor acepta probarla por primera vez son por la influencia de su entorno, por depresión, baja autoestima o falta de metas claras en la vida; algunos otros, tan solo por vivir la experiencia pero sobre todo, a muchos jóvenes les llama la atención “Lo prohibido”. Considero que sería más factible legalizarla, al igual que el consumo del alcohol hace años, pero con restricciones; es decir, definir las plazas de venta y consumo. Además seria prioritario difundir mayores talleres para los jóvenes y niños, porque estamos de acuerdo en que un adulto es libre de decidir si consume algo que le puede hacer daño, pero el engaño hacia jóvenes y niños es intolerable; ya que en muchas ocasiones el consumo se hace habitual y posteriormente se prueban drogas más fuertes coartando el adecuado desarrollo del individuo y haciendo más difícil su rehabilitación y reincorporación a la sociedad.

    Comentado por: erika i reyes j el 05/12/2015 a las 17:35

  • Definitivamente la prohibición no ha sido ni es la respuesta a esta grave problemática no sólo de consumo sino de tráfico. Considero que lo mas vital es la educación, pero claro que no cualquiera, hay que trabajar mucho para formar criterio y responsabilidad sobre todo en los blancos fáciles como son niños y adolescentes; el tabú tan grande que existe en esta sociedad es tal que el solo decir que no es "tan dañina" como algunos piensan, lleva a juzgar inmediatamente socavando las opiniones y el dialogo que podría llevar a un mejor entendimiento de este tema principalmente sobre su uso y consumo responsable, sin consecuencias a terceros que es lo que a muchos por aquí les preocupa. Todos tenemos esta libertad que a veces por arrogancia no sabemos manejar, pero creo yo que todos podemos cambiar y aprender. El trabajo empieza desde casa así que en mi opinión el primer paso será mantener la mente abierta, apoyarse en la tolerancia y el respeto y sobre todo no juzgar cruelmente a los demás por sus decisiones, al final cada uno debe vivir su vida.

    Comentado por: Alexis Yusett Martínez el 05/12/2015 a las 07:58

  • El México que imagino es áquel en dónde se prohiba la corrupción, sin ella, nos sería más fácil revertir nuestros males como sociedad.

    Comentado por: Juan Carlos Paniagua Mejía el 05/12/2015 a las 06:00

  • La libertad es algo ante lo cual nadie, ni persona y/o gobierno, deberían de atentar contra ellas, sin embargo la libertad es algo que debe saber manejarse con prudencia y para ello hay que ser lo suficientemente maduro; en mi opinión (del mexicano promedio) aún somos una población muy inmadura a la cual todavía hay que poner restricciones.
    Ni todo es culpa del individuo ni todo es culpa del gobierno, nos hemos creado tabús de casi cualquier cosa, la discriminación está a la orden del día en cada esfera y la desigualdad social ni hablar. Entonces, si en lo básico de una sociedad para existir hemos fallado y con la cabeza “despejada” ahora despenalizando el consumo de marihuana sin que antes se de una educación sobre drogas a manera cabal siento que agravaría el problema.
    No es que esté en contra del consumo sino que estoy a favor de un consumo consciente y que en México no se da, todo se mueve entre narcotráfico o aventuras de la mente sin ver todo lo que se mueve de por medio y que directamente ambos extremos se conectan. Todo se resolvería con una educación sin tabús…pero eso solo es por hablar en un futuro.

    Comentado por: Carlos Martínez el 05/12/2015 a las 05:06

  • El uso de las drogas por parte de los seres humanos es responsabilidad de cada individuo, mi única preocupación es el estado de conciencia que tendrán al salir a la calle, ¿podemos realmente medir cuales serán los efectos de convivir en un ambiente libre con personas altamente intoxicadas?, el alcohol a cobrado cientos de miles de vidas por personas irresponsables, sugiero que en esta consulta se regulen también los espacios donde consumirían dichas sustancias.

    Comentado por: Omar Odín Jiménez López el 05/12/2015 a las 04:14

  • Me parece muy brillante la exposición sobre el tema, estoy completamente de acuerdo en que se deje de tratar a los mexicanos como incapaces y con ese argumento se permita que el crimen organizado se adueñe del país y corrompa las estructuras sociales e institucionales. cierto que urge una adecuada reglamentación sobre el uso de las drogas.

    Comentado por: Yoli Ramírez el 05/12/2015 a las 03:45

  • El argumento de Volpi, puede resumirse en la siguiente frase: "Lo prohibido es lo deseado". Realmente el Estado puede regular casi cualquier faceta de la vida diaria de sus ciudadanos, procurando velar por el bien colectivo. Por otro lado no le compete prohibir actividades de sus ciudadanos que no pongan en riesgo el bienestar colectivo. Aquí el punto: ¿Qué tan mala o bueno es el cannabis?. A modo de simplificar mi argumento: piense que la fibra de cáñamo se extrae de esta planta; que una hectárea de cannabis puede producir más celulosa que una hectárea de pino, y así un largo etcétera de beneficios. Es como si prohibieran el resisitol 5000 que es muy bueno para pegar madera solo porque unos cuantos lo van a utilizar para drogarse.

    Comentado por: Yesenia De Paz Mendoza el 05/12/2015 a las 03:34

  • Se puede cambiar a un país y poner nuevas legalizaciones o nuevas prohibiciones, pero no puedes cambiar a la gente, cada persona es un universo entero. La gente quiere un policía que respete la ley y al mismo tiempo quieren sobornar. Quieren un trabajo en donde sea fácil, que no requiera de ningún esfuerzo y quieren ganar miles en poco tiempo.
    Quieren consumir y quieren prohibición.
    Si prohíben los cuchillos, se venderán ilegalmente, así pasara con todo. No se puede cambiar a México, y menos con la corrupción.

    Comentado por: Gabriela Maripaz Reyes Velazco el 05/12/2015 a las 02:42

  • Estamos conscientes que aquél que quiera consumir ésta u otro tipo de drogas, lo va a hacer, que éstas sustancias sean o dejaron de ser ilegales, no es impedimento. Ahora ¿qué debe hacer el gobierno frente a los problemas que pueda ocasionar el uso de esta sustancia para que no se vuelva un problema de salud pública? EDUCAR!. Hacer campañas en las que se informe del uso de la marihuana y los problemas de salud que trae consigo; trabajar con los padres de familia, para que éstos sean los principales voceros dentro del hogar para con los hijos y les den alternativas de como vivir una vida sin ataduras, la educacion empieza desde el núcleo familiar.

    Comentado por: Karen Villalobos el 05/12/2015 a las 02:12

  • Mexico en la actualidad es un pais libre y soberano, por tal motivo cada ciudadano es libre de decidir que hace con su cuerpo tanto fisica como mentalmente ya sea hombre o mujer y con la mayoria de edad es capaz de decidir si fuma , bebe, se droga, hace ejercicio, come sanamente o no o en el peor de los casos se suicida,sin enbargo el peligro de cualquier tipo de droga se refleja directamente en la niñes ya que son ellos quienes desconocen en gran mayoria el daño que produce cualquier tipo de droga a su cuerpo.
    El uso de drogas se debe prohibir a todos los jóvenes menores de edad, como hasta ahora se a hecho con el consumo del tabaco y el alcohol.

    Comentado por: Daniel hernandez flores el 05/12/2015 a las 01:05

  • El ser humano ancestral mete ha utilizado sustancias para la expanción de la mente, para conocer mas allá de lo conocido, para conocerse mas de si mismo: esta en cada ser humano la desición de utilizar ciertas sustancias. Creo que aquellas personas que se vuelven adictas son aquellas que son de mente devil o incapaces de controlar cualquier droga, ya tenemos en los hospitales cirroticos, de EPOC, trastornos cerebrales y Sx de abstinencia y ahora tendremos a los de SX de abstinencia por Cana bis la diferencia es que se podrá utilizar el termino en las hojas medicas.

    Comentado por: Ricardo Díaz el 04/12/2015 a las 23:28

  • Desafortunadamente no se puede tener un control de la venta ilegal de cualquier sustancia, día a día se generan miles distintas y desconocidas; mientras dan un gran paso en el control de alguna ya conocida, en otros miles de lugares ya se esta haciendo un gran negocio con otras tantas comercializadas.

    No debemos hacer oídos sordos y cerrarnos de ojos a una realidad, al contrario tendríamos como sociedad una gran tarea de meditar a fondo nuestros comportamientos, en últimos años las cosas se han puesto básicamente al revés, lo que antes era exageradamente mal visto ahora es tan normal y cotidiano; creo que nos hemos saltado el punto medio de las cosas.

    Comentado por: PAMELA DANAE GARCIA el 04/12/2015 a las 22:23

  • Aunque imaginemos otro México, éste es el único México que conozco y esta el hecho de que desde siempre han existido sustancias que se comercializan de formas ilegales.
    Legaliza una de estas sustancias, y en breve tendrás unas cinco nueva; con ello nacerán nuevos fabricantes, distribuidores y consumidores que no están dispuestos a dejar de ganar, pues el poder y el dinero es algo de lo que no pueden desprenderse. Trabajaremos mejor en la salud publica, y concienticemos a las personas para tener un mundo mejor desde cada hogar.

    Comentado por: Lizbeth Calvo el 04/12/2015 a las 21:55

  • Es una realidad que la peor decisión sería cerrar los ojos y satanizar el uso de sustancias que alteren el estado del sistema nervioso de quien las consume, recordemos que también son usadas para beneficio de la salud en algunas enfermedades-, Pero ¿Qué nos lleva realmente a que las drogas sean un punto de polémica? Para un servidor la respuesta puede ser que amamos lo prohibido, los seres humanos degustamos de romper las reglas, nos sabe a placer entrar en ese renglón de lo que se nos dice que está mal, y comenzamos a creer en la doble moral, recordando algún texto del célebre don Fernando Savater en aquel libro que estoy seguro todos nosotros tuvimos que leer cuando adolescentes “ética para Amador”, somos adultos y sabemos los riesgos y “lo bueno y lo malo”.

    Los representantes de las cámaras pueden frenar la violencia que a nuestra patria llego con estos ampones de las drogas, pero, que decimos de ellos, si en ocasiones nos damos cuenta que están coludidos y que obtienen mayor utilidad si sigue siendo prohibido, los llamados criminales de cuello blanco, a quienes de paso bajo la protección que les brinda el estado son intocables.

    Deberíamos considerar en realizar una restructuración de raíz para un verdadero cambio.

    Comentado por: emmanuel garcia el 04/12/2015 a las 20:25

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

(México, 1968). Es autor de las novelas La paz de los sepulcros, El temperamento melancólico y En busca de Klingsor (premios Biblioteca Breve y Deux Océans-Grinzane Cavour). Con ella inició una "Trilogía del siglo XX", cuya segunda parte es El fin de la locura y la tercera No será la Tierra. También ha escrito las novelas cortas reunidas en el volumen Días de ira, así como Sanar tu piel amarga, El jardín devastado y Oscuro bosque oscuro. Es autor de los ensayos La imaginación y el poder, La guerra y las palabras, Mentiras contagiosas (Premio Mazatán al mejor libro del año 2008), El insomnio de Bolívar (Premio Debate-Casa de América 2009) y Leer la mente. En 2009 obtuvo el Premio José Donoso de Chile por el conjunto de su obra. Ha sido profesor en las universidades de Emory, Cornell, Las Américas de  Puebla, Pau, Católica de Chile, Nacional Autónoma de México y Princeton. Ha sido becario de la Fundación Guggenheim y miembro del Sistema Nacional de Creadores de México. Ha sido condecorado como Caballero de la Orden de Artes y Letras de Francia y con la Orden de Isabel la Católica de España. Fue director de Canal 22 entre 2007 y 2011. Es colaborador de los periódicos Reforma y El País. Sus libros han sido traducidos a veinticinco idiomas. En 2012 recibió el premio Planeta-Casa de América por su novela La tejedora de sombras. En 2014, publica su novela Memorial del engaño en América Latina y España y, para el año 2015, estará publicada en Brasil, Portugal, Italia y Francia. Actualmente es director general del Festival Internacional Cervantino. 
 

Bibliografía

Memorial del engaño (2014). Ediciones Alfaguara, España

Leer la mente (2011). Ediciones Alfaguara, España

No será la tierra (2006). Ediciones Alfaguara, España

Dos novelistas poco edificantes (2004). Volpi, Jorge; Urroz, Eloy. Algaida Editores, España

Geometric intimacies. Sebastián Sculptor (2004). Ediciones Turner, España

Geometría emocional. Sebastián escultor (2004). Ediciones Turner, España

La guerra y las palabras (2004). Editorial Seix Barral, España

El fin de la locura (2003). Editorial Seix Barral, España

Desafíos de la ficción (2002). Volpi, Jorge, [et. al.] Universidad de Alicante. Servicio de Publicaciones, España

En busca de Klingsor (2000). Círculo de Lectores, España

El juego del apocalipsis: un viaje a Patmos (2000). Nuevas Ediciones de Bolsillo. España

Tres bosquejos del mal (2000). Urroz, Eloy; Padilla, Ignacio; Volpi, Jorge. El Aleph Editores, España

 

 

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres