PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 24 de agosto de 2019

 Blog de Jorge Volpi

Iguala, México

Si los asesinatos y las desapariciones forzadas cometidos en Iguala hace un año se han convertido en una marca infamante es porque no representan una anomalía o una excepción, sino una metáfora o un resumen de nuestro México. Del México que hemos construido en los últimos quince años. Del México violento, injusto e inequitativo que habremos de heredar a las generaciones futuras. No nos redime citar los incontables vicios del régimen autoritario previo a la alternancia. En el 2000, tuvimos la oportunidad de suprimirlos o enmendarlos, pero nos conformamos con un cambio cosmético: la redistribución del poder y la riqueza entre los nuevos partidos y las nuevas élites -sin tomar en cuenta al resto del país-, y la coartada de que el mero recuento de los votos basta para asentar una democracia.  

            Los asesinatos y las desapariciones forzadas de Iguala nos recuerdan, en primer término, que no sólo hay dos Méxicos -la delgada capa de la aristocracia y la mitad de la población en la pobreza-, sino un México siempre más abajo, sumido en el natural resentimiento ante la falta de oportunidades. Un México que nunca redimimos ni consideramos nuestro igual: el de esas familias campesinas condenadas a sufrir la explotación o la manipulación de caciques sucesivos y el acoso de la policía o las fuerzas armadas. El México de esos jóvenes normalistas de Ayotzinapa que, como los indígenas en 1994, nos recuerdan en qué medida la discriminación y la desigualdad continúan asentadas entre nosotros.

            Los asesinatos y las desapariciones forzadas de Iguala encarnan, asimismo, el desastre de nuestra fallida guerra contra el narco. Pocas políticas públicas han causado tanto daño a una nación, no sólo por establecer una burda frontera entre dos campos contrarios, nosotros y ellos, los buenos y los malos, sino por plegarnos a la estrategia de un comandante que ni siquiera se encuentra en nuestro territorio -Estados Unidos, con su perversa prohibición de las drogas-, cuyo único resultado ha sido esta violencia sorda con un número de víctimas propio de una guerra civil. Nuestro estado de excepción permanente impulsó el fin de cualquier orden institucional: enviar al ejército a luchar contra el narco significó involucrarlo en incontables abusos y violaciones de derechos humanos.

            Asimismo, los asesinatos y las desapariciones forzadas de Iguala muestran la hondura de una corrupción que todo lo carcome y todo lo devora. La de unos partidos políticos dispuestos a ganar -y a enriquecerse- a toda costa, incluyendo a una izquierda que se vendió a un gobernador proveniente del PRI más rancio y, en Iguala, a una familia de criminales. Una corrupción que, sumada a las cantidades millonarias del tráfico de drogas, permitió que los cuerpos policíacos de dos municipios, Iguala y Cocula, se pusiesen al servicio de los criminales. En pocas palabras: allí, el narco y las instituciones se convirtieron en lo mismo. En Iguala y Cocula, como en muchas otras partes, se creó un auténtico narcoestado en miniatura.

            Y, por supuesto, los asesinatos y las desapariciones forzadas de Iguala, o más bien las investigaciones de los asesinatos y las desapariciones forzadas de Iguala, exhiben la inexistencia de un aparato de justicia confiable y eficaz. El cúmulo de fallas y contradicciones, sumadas a la tortura sistemática que caracteriza a nuestro sistema indagatorio, hace casi imposible acercarse a la verdad. Pese a las detenciones, los testimonios y las reconstrucciones de expertos y peritos, quedan infinitas dudas sobre lo ocurrido esa noche -y nada sabemos, en realidad, sobre las razones de la barbarie-, pero lo que se ha confirmado basta: la policía asesinó y desapareció a un amplio grupo de ciudadanos desarmados ante la complicidad o la indiferencia de las autoridades que debían protegerlos.

            Lo peor, sin embargo, es que los asesinatos y las desapariciones forzadas de Iguala no muestran un sistema corrupto y torpe, sino uno que funciona a la perfección, si se entiende que su único fin consiste en asegurar la impunidad de los poderosos, sean éstos políticos, empresarios o criminales (o todo a la vez). Si en el 2000 no conseguimos transformar al país fue en buena medida porque quienes se benefician de él hicieron hasta lo imposible por impedirlo. Los asesinatos y las desapariciones forzadas de Iguala son la consecuencia extrema de nuestro fracaso democrático. El 26 de septiembre no debería ser sólo un día de luto, sino un día de vergüenza. 

 

Publicado en Reforma, 26 de septiembre, 2015

 

Twitter: @jvolpi

[Publicado el 26/9/2015 a las 16:07]

[Etiquetas: Ayotzinapa; Iguala; normalistas]

Compartir:

Comentarios (9)

  • Hola,buenas reflexiones que nos dejas aquí, completamente de acuerdo en que el hecho ocurrido en Iguala no es una anomalía o un hecho aislado como lo ha dicho una y otra vez el gobierno, es un caso mas de la violencia causada en gran parte por la desigualdad en que se encuentra nuestro país, y es cierto que todos compartimos parte de esta culpa y verguenza, practicamos la discriminación y abonamos a la desigualdad entre nosotros, pero este es un hecho que si bien no debió ocurrir nunca, nos ha dolido a muchos y del dolor también ha nacido una nueva esperanza, nuevas almas que han despertado del abotargamiento y desean un nuevo México.


    No sé si en el 2000 pudimos cambiar tanto el país como para evitar este terrible hecho, no me convence del todo tener una fe ciega en el sistema electoral de nuestro país, que en dichos de todo funcionario político representa una democracia infalible, nuestra única manera de practicar nuestra democracia, ya que como muchas instituciones se encuentran corrompidas,como el sistema de justicia que manera atinada afirmas funciona a la perfección para asegurar la impunidad de esta y muchas otras acciones de violencia, corrupción, represión, despojo, en suma, total irrespeto a todo derecho.

    Luto y verguenza deben transformarse en esperanza y lucha.

    Comentado por: Miguel el 05/12/2015 a las 02:41

  • Jorge Volpi, no sólo habla de, o nos da a conocer acontecimientos insospechados, para nada; esto es una breve reseña del panorama que hoy en día se vive en México, o que quizá siempre se ha vivido, sólo que antes era más fácil pasar por alto la mayoría de los hechos delictivos, tan sólo quien los vivía de cerca se daba cuenta, ahora a través del Internet, con las redes sociales, nos enteramos de todo por muy lejos que suceda sin que la información sea manipulada y tenga más veracidad. Como lo que pasó en Acteal Chiapas en 1994, a los indígenas los mataron cual si hubiesen "matado cerdos", ni a los animales se les priva de la vida con tal sadismo, ante tal barbarie, nadie dijo ni hizo nada, de hecho fueron pocos los que se enteraron en el momento, ya después nos hablaron de ello, claro mutilando un poco la historia; porque mutilación es al parecer unas de sus palabras favoritas, mutilan personas, mutilan familias, mutiLan pueblos enteros, pero nada de esto cambiará si cada uno de nosotros no toma con responsabilidad el rol que tenemos en esta sociedad.

    Comentado por: Ebeling ZM el 06/11/2015 a las 23:35

  • buenas tardes mi comentario en este blog es para dar una opinion sobre lo que estamos viviendo en nuestro mexico actul que muchos no lo sabiamos que enrrealidad todo era una pantalla aqui abla sobre el gobierno como se manejan las cosas en su beneficio y no importa lo que pinse la ciudadania todo lo asen como disen por debajo de el agua y que en realidada todo se maneja con la corrupcion nunca encuetran culpables de lo que pasa y que aqui los que sufrimos somos los ciudadanos pero debemos habalar para que ya no sigua siendo asi que tengamos un pais mejor por el futuro de nustras generaciones para que asi puedan vivir un mexico mejor sin corrupcion ni secustros ni nada en generaral

    Comentado por: jesus manuel mena rios el 02/10/2015 a las 22:09

  • hola este blog nos habla de la corrupcion que ha existido en nuestro pais.
    de lo cual algunas causas y consecuencias son las siguientes
    Consecuencias de la corrupción.
    • Favorece la consolidación de élites y burocracias políticas y económicas.
    • Erosiona la credibilidad y legitimidad de los gobiernos.
    • Reproduce una concepción patrimonialista del poder.
    • Reduce los ingresos fiscales e impide que los escasos recursos públicos coadyuven al desarrollo y bienestar social.
    • Permite la aprobación y operación de leyes, programas y políticas, sin sustento o legitimidad popular.
    • Revitaliza una cultura de la corrupción y contribuye a su proliferación.
    Tipos de corrupción.
    Existen diversas tipologías de la corrupción desde la que hace sólo referencia a la extorsión y el soborno, hasta las que se refieren a tipos específicos y especiales. Estos tipos son:
    Extorsión.- Es cuando un servidor público, aprovechándose de su cargo y bajo la amenaza, sutil o directa, obliga al usuario de un servicio público a entregarle también, directa o indirectamente, una recompensa.
    Soborno.- Es cuando un ciudadano o una organización, entrega directa o indirectamente a un servidor público, determinada cantidad de dinero, con el propósito de que obtenga una respuesta favorable a un trámite o solicitud, independientemente si cumplió o no con los requisitos legales establecidos.
    Peculado.- Es la apropiación ilegal de los bienes por parte del servidor público que los administra.
    Colusiones.- Es la asociación delictiva que realizan servidores públicos con contratistas, proveedores y arrendadores, con el propósito de obtener recursos y beneficios ilícitos, a través de concursos amañados o, sin realizar estas (adjudicaciones directas), a pesar de que así lo indique la ley o normatividad correspondiente.
    Fraude.- Es cuando servidores públicos venden o hacen uso ilegal de bienes del gobierno que les han confiado para su administración.
    Trafico de influencias.- Es cuando un servidor público utiliza su cargo actual o sus nexos con funcionarios o integrantes de los poderes ejecutivo, legislativo o judicial, para obtener un beneficio personal o familiar, o para favorecer determinada causa u organización.
    La falta de ética.- Es un tipo especial de corrupción que si bien no tiene que ver directamente con la apropiación ilegal de recursos del gobierno y de ciudadanos usuarios, sí entraña entre algunos servidores públicos, una conducta negativa que va en contra de los propósitos y metas de las instituciones públicas. Esta falta de ética se pude observar cuando determinado servidor público no cumple con los valores de su institución, es decir, cuando no conduce sus actos con: honestidad, responsabilidad, profesionalismo, espíritu de servicio, por citar algunos.
    Otros tipos.- Cabe destacar que existen otros tipos de corrupción que afectan los ingresos o bienes del gobierno como: el contrabando "fayuca", el mercado informal "ambulantaje", la falsificación de pagos oficiales, trabajadores fantasma "aviadores", venta de plazas, entre otras manifestaciones.

    Comentado por: ANTONIO CASAS RAMIREZ el 30/9/2015 a las 20:42

  • Dueles México!!! atraes de los años el gobierno explotando a la clase humilde y trabajadora del pueblo.. Corrucion hambre, desempleo originado por un gobierno que no le importa nada el pueblo, ellos viven en casas de construcción millonaria estudian en escuelas extremadamente costosas, con ropa exclusiva de los mejores diseñadores mientras el pueblo (sobrevive) con su jugoso y según ellos merecido salario de $ $ 70.10 en zona Geográfica A y de $ 68.28 en zona B la clase politica sin importar partido pol no ah hecho nada por cambiar la situación del país si no todo lo contrario privatizan de alguna forma parte de nuestro patrimonio nacional desaparecen a quien con valor defienden y o opinan de diferente manera, mandan a callar a periodistas,estudiantes o cualquier persona que no concuerde con su manera de pensar con unas excusas tan estúpidas..Acaso creen que el pueblo es tan idiota?? yo opino que es hora de un nuevo despertar acaso nosotros el pueblo hemos hecho algo para cambiar nuestra situación???El cambio radica desde casa no las mordidas, no dar soborno en instituciones publicas por ahorrarnos un poco de tiempo .. Nosotros podemos ser parte del cambio en las próximas elecciones hay que decidir con la cabeza ya basta de pensar hay que actuar.
    Que las muertes y las desapariciones de jóvenes y periodistas no se olviden que en nuestra memoria persista y reavive sus recuerdos y sueños.

    Comentado por: Dulce Alvarez el 27/9/2015 a las 22:00

  • Hola buenas noches :
    Yo creo que México está sufriendo una crisis muy fuerte en cuestión de corrupción empezando desde un Minsterio público, que dejan salir a un asesino, sobornado a un juez y si hay muchas cosas que están pasando, no queremos ver y con el lema de calladitos nos vemos más bonitos, al contrario debemos hablar,abrir los ojos y alsar la vos no dejemos que sigan pasando cosas de las cuales nos hacemos de la vista gorda .
    Aún cerca de casa suceden cosas y callamos para no tener problemas porque la delincuencia esta coludida
    Con las autoridades esto nos crea temor y no hablamos.
    En cuanto al autor tiene razón, todo es porque nuestros gobernantes se quieren enrriquecer cada día más siempre es por el poder y el dinero .
    Espero " HABRAMOS LOS OJOS MÉXICO"

    Comentado por: Yeimi Mendoza Aburto el 27/9/2015 a las 07:24

  • ¡México abre los ojos! ya que lo que comenta el autor, solo es una mínima parte de la situación que vive nuestro país, pero no podemos dejarlo todo en manos del gobierno ya que ellos están bien, así como trabajan, necesitamos reforzar los valores que tenemos como mexicanos y que se han perdido, nos conformamos con la política de Pan y Circo.
    Basta dar un vistazo al zócalo capitalino este 16 de septiembre y darnos cuenta, como grandes masas se conforman, con una torta o un espectáculo y aunado a eso la política del terror que se difunde en todos los medios. La única forma de mejorar es de adentro hacia fuera, comenzando a fomentar una cultura diferente a esas generaciones venideras.

    Comentado por: Sergio Marcial Alvarado Merino el 27/9/2015 a las 02:25

  • hola buenas tardes mi participación en este blog es con la finalidad de dar mi opinión sobre este tema y para mi este tema principalmente nos habla de la corrupción en México, l a corrupción se ha dado desde tiempos remotos, desde la colonización española para ser exactos, en dónde los pobladores de las tierras americanas ofrecían oro y riqueza a los españoles, a cambio de protección o de inmunidad, en la actualidad la corrupción aun existe donde el crimen organizado le da riquezas a los políticos cambio de la protección, por esta razón suceden este tipo de hechos inexplicables y sin solución.
    la corrupción también ha sido definida como: "comportamiento político desviado" (falta de ética política); "conducta política contraria a las normas jurídicas" (falta de ética jurídica y política); y "usurpación privada de lo que corresponde al dominio público". Cabe destacar que el interés personal no es un elemento que necesariamente debe incluirse en una definición, pues los actos de corrupción no siempre benefician únicamente intereses particulares.

    Comentado por: Javier Robles Bañuelos el 26/9/2015 a las 23:45

  • este autor nos da a conocer la grande corrupción que existe en nuestro país y nos enseña a que por muy blindada que tenga la información política la verdad sale tarde o temprano y dicen que el gobierno mexicano esta actuando para acabar con la corrupción pero eso no es verdad la corrupción comienza por el gobierno y nunca se va terminar por que por este vienen los grandes delitos y nunca hay responsables de quien los hizo o quien los planeo nada mas dan una pantalla panorámica de lo que les conviene para que el pueblo vean que están actuando en este tipo de sucesos y les dan carpetazo a los expedientes para tratar de desparecer la evidencia que tienen sobre dichos casos y nunca salen a esclarecer la verdad.

    Comentado por: adalberto caldera gallegos el 26/9/2015 a las 23:21

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

(México, 1968). Es autor de las novelas La paz de los sepulcros, El temperamento melancólico y En busca de Klingsor (premios Biblioteca Breve y Deux Océans-Grinzane Cavour). Con ella inició una "Trilogía del siglo XX", cuya segunda parte es El fin de la locura y la tercera No será la Tierra. También ha escrito las novelas cortas reunidas en el volumen Días de ira, así como Sanar tu piel amarga, El jardín devastado y Oscuro bosque oscuro. Es autor de los ensayos La imaginación y el poder, La guerra y las palabras, Mentiras contagiosas (Premio Mazatán al mejor libro del año 2008), El insomnio de Bolívar (Premio Debate-Casa de América 2009) y Leer la mente. En 2009 obtuvo el Premio José Donoso de Chile por el conjunto de su obra. Ha sido profesor en las universidades de Emory, Cornell, Las Américas de  Puebla, Pau, Católica de Chile, Nacional Autónoma de México y Princeton. Ha sido becario de la Fundación Guggenheim y miembro del Sistema Nacional de Creadores de México. Ha sido condecorado como Caballero de la Orden de Artes y Letras de Francia y con la Orden de Isabel la Católica de España. Fue director de Canal 22 entre 2007 y 2011. Es colaborador de los periódicos Reforma y El País. Sus libros han sido traducidos a veinticinco idiomas. En 2012 recibió el premio Planeta-Casa de América por su novela La tejedora de sombras. En 2014, publica su novela Memorial del engaño en América Latina y España y, para el año 2015, estará publicada en Brasil, Portugal, Italia y Francia. Actualmente es director general del Festival Internacional Cervantino. 
 

Bibliografía

Memorial del engaño (2014). Ediciones Alfaguara, España

Leer la mente (2011). Ediciones Alfaguara, España

No será la tierra (2006). Ediciones Alfaguara, España

Dos novelistas poco edificantes (2004). Volpi, Jorge; Urroz, Eloy. Algaida Editores, España

Geometric intimacies. Sebastián Sculptor (2004). Ediciones Turner, España

Geometría emocional. Sebastián escultor (2004). Ediciones Turner, España

La guerra y las palabras (2004). Editorial Seix Barral, España

El fin de la locura (2003). Editorial Seix Barral, España

Desafíos de la ficción (2002). Volpi, Jorge, [et. al.] Universidad de Alicante. Servicio de Publicaciones, España

En busca de Klingsor (2000). Círculo de Lectores, España

El juego del apocalipsis: un viaje a Patmos (2000). Nuevas Ediciones de Bolsillo. España

Tres bosquejos del mal (2000). Urroz, Eloy; Padilla, Ignacio; Volpi, Jorge. El Aleph Editores, España

 

 

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres