PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 16 de diciembre de 2019

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

En el principio está Salinger

En el principio, literalmente, está Salinger. El guardián en el centeno fue el primer libro que leí en inglés. Yo tenía veintiún años y me preparaba para ir a estudiar a los Estados Unidos. Digamos que no era el adolescente que podía ser lector ideal de la novela de Salinger. Mi profesor de inglés me recomendó que no recurriera al diccionario, de modo que pasé buena parte de mi lectura tratando de entender qué podía significar phony, esa palabra tan recurrente en el vocabulario de Holden Caulfield (goddamn, que aparece más de doscientas cincuenta veces, era fácil). La novela no se armó hasta que comprendí que se trataba de una diatriba virulenta contra la sociedad norteamericana de la postguerra, materialista, deshonesta, aburrida, convencional. Para Holden, todos esos adjetivos podían, en la traducción, ser sinónimos de phony. Quienes los encarnaban eran los adultos, esos seres en los que Holden no quería convertirse.

Pero una novela no sólo se mide por la fuerza de sus ideas, sino por el impacto de sus imágenes. Ahí está el cínico de Holden, deambulando por Manhattan, enjuiciando sin cesar a todos los que lo rodean. Un leiv-motif me quedó para siempre: el deseo de Holden de saber qué les ocurre a los patos de la laguna de Central Park cuando llega el invierno. Los ecos todavía reberveran en la cultura norteamericana: en la escena con que se inicia Los Soprano, cuando Tony Soprano se fija en los patos salvajes que han llegado a su jardín, imposible no pensar en un guiño a Salinger. En Lowboy, una de las novelas más aclamadas del año pasado, John Wray hace que su adolescente autista vaya de aquí para allá por los pasadizos subterráneos del metro de Manhattan como si se tratara de un Holden de última generación.

La influencia de Salinger ha calado hondo en América Latina. En mi generación, quizás Alberto Fuguet haya sido el más explícito a la hora de reconocer las deudas. Su novela Mala onda puede leerse como una versión conosurista de El guardián en el centeno. El adolescente Matías Vicuña no sólo ha leído la novela; él mismo encarna el espíritu rebelde de Holden. Sin embargo, el rechazo de Matías a su entorno tiene una salida positiva que el radical Salinger le negó a su personaje (Holden termina en un sanatorio). En las nuevas generaciones, de la mano del cine de Wes Anderson, que en películas como Los Tenembaum ha creado su propia versión de la salingeriana familia Glass, Franny y Zooey parece haber influido tanto El guardián en el centeno. Y los cuentos, siempre los cuentos: buena parte de los cuentistas de hoy está en diálogo permanente con textos como "Un día perfecto para el pez plátano", "Justo antes de la guerra con los esquimales, "El tío Wiggily en Connecticut" y "Para Esmé, con amor y sordidez".

Familias disfuncionales, gente que no se resigna a ser adulta: los temas de Salinger están hoy más vigentes que nunca. Resulta irónico que un autor tan inconforme y desesperanzado le haya dado tantas esperanzas a tantos lectores. El recluso de Cornish podía controlar todo, excepto la forma en que sería leído.

(La Tercera, 29 de enero 2010) 
 

 

[Publicado el 29/1/2010 a las 19:52]

Compartir:

Comentarios (11)

  • Leí el libro, me gustó...es muy ágil. Tengo la impresión de la película "Rebelde sin causa" la misma época.
    En estos mismos días pude ver la película producida y dirigida por Sean Penn "Into the Wild" (guardando la distancia con Salinger) son dos versiones del mismo tema, la primera con sus 50 años a cuesta y la segunda en un mundo "contemporáneo".
    Espero encontrar a los patos en Central Park próximamente.

    Comentado por: todotranqui el 27/2/2010 a las 15:41

  • Cada cual, gracias. Sí, yo leí la novela hace más de 20 años y me olvidé de casi todos los detalles, pero de los patos no. Todavía no he leído esa novela de Murakami, pero no me extraña el homenaje. Gracias por el comentario y tu regreso. Un abrazo

    Comentado por: edmundo el 09/2/2010 a las 03:37

  • Edmundo, Tenía rato que no leía detenidamente tu blog, pero hoy que me encuentro con este leitmotiv de los patos, realmente me sorprendí. A mí también me quedó grabadísimo ese pensamiento. He pensado en él muchísimas veces. El años pasado leí la novela de Murakami, Crónica del Pájaro... quien dice haber sido influido por Salinger. En una parte de la novela habla Murakami de la gente pato. Habla sobre un lago a donde se va la vecina del personaje principal y hace una referencia a los patos que no recuerdo bien en este momento. Qué curioso, ese tipo de emoción cuando uno encuentra estas coincidencias en las lecturas. Saludos de Sinaloa. Por cierto, aquí también tenemos un parque con patos, sólo que aquí jamás se congela.

    Comentado por: Cada cual con su quimera el 06/2/2010 a las 21:22

  • Para salir de dudas y no hablar sin conocimiento de causa compré y voy a leer "El guardian en el centeno".

    Comentado por: todotranqui el 06/2/2010 a las 15:55

  • creo que estariamos de acuerdo porque al ser de una generacion anterior a la nuestra las vivencias son bien distintas

    Comentado por: juan-andres el 01/2/2010 a las 01:13

  • Sorry...léase "interpretación"

    Comentado por: todotranqui el 31/1/2010 a las 16:58

  • ¿Tu piensas que es contemporáneo? Tal vez mi interpretación de contemporáneo está demasiada ligada al presente, a lo actual.
    Por lo leído sobre Salinger lo ubico más como un clásico...es una cuestión de irtepretación de los tiempos.
    Saludos.

    Comentado por: todotranqui el 31/1/2010 a las 16:54

  • todotranqui,

    Salinger es contemporaneo nuestro

    Comentado por: juan-andres el 30/1/2010 a las 21:13

  • ¿Quienes son los Salingers conteporáneos?. Personalmente prefiero las obras de escritores conteporáneos. El estilo de vida, las inquietudes y problemáticas cambian con los años de una manera muy rápida.
    La sociedad post guerra ya pasó hace siglos en términos de la evolución cultural e intelectual de las sociedades que hemos vivido las últimas décadas.
    Los conceptos y principios pueden seguir iguales...la interpretación de los mismos no.... prefiero lo contemporáneo, lo pasado me aburre sin menospreciarlo, lo respeto pero no me atrae.

    Comentado por: todotranqui el 30/1/2010 a las 17:46

  • en el princincpio tuyo, edmundo

    Comentado por: Federico Joel el 30/1/2010 a las 10:45

  • a partir de la muerte de Salinger hay en el aire un amor manifiesto por la literatura Bienvenido !

    Comentado por: Juan-Andrés el 29/1/2010 a las 21:36

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres