PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 21 de agosto de 2019

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

Vargas Llosa, Marías y la utopía arcaica

Fuente: http://weblogs.clarin.com/revistaenie-enminuscula

Hay pocos escritores vivos que admiro más que Mario Vargas Llosa y Javier Marías. He leído toda su obra, he escrito sobre ellos, los he enseñado. Cuando me piden que mencione mis libros de cabecera, siempre incluyo títulos como Conversación en La Catedral o Mañana en la batalla piensa en mí. Creo entender las pulsiones principales que subyacen en sus novelas, incluso en muchas de las ideas que no comparto de sus ensayos.

La parte en la que ambos me pierden es la forma que tienen de concluir que gracias a los nuevos cambios tecnológicos la literatura se empobrece. Hace algunos meses Marías atacó los blogs, a los que llamó esa "región ocultamente furibunda" debido a la cantidad de insultos y veneno que uno encuentra en la sección de comentarios. El escritor español declaró que no entendía que hubiera tantos escritores que llevaran blogs, y mucho menos el lado interactivo de los blogs: "¿Cuál es la gracia de estas tertulias escritas? ¿Ver que uno provoca reacciones? ¿Tener la comprobación inmediata de que lo que expone no cae en el vacío?".

En cuanto a Vargas Llosa, el hispanoperuano se declaró hace poco ferviente defensor del papel, que "infunde un respeto casi religioso al escritor", y dijo, contundente: "Si la literatura se hace sólo para las pantallas se empobrecerá, porque la pantalla hace que pierda profundidad y riesgo". Vargas Llosa terminó creando una falsa dicotomía entre el libro y la máquina: "La gran amenaza son las máquinas que puedan acabar con el libro. No sabemos qué va a pasar con ese desafío para la literatura que es la pantalla".

Es curioso ver cómo la introducción de una nueva tecnología produce tanta ansiedad en la cultura libresca y hace que aparezca un tono apocalíptico en sus defensores. Para citar un ejemplo emblemático: cuando en 1895 los hermanos Lumière inventan el cinematógrafo, el escritor mexicano Amado Nervo señala que el cine, junto al fonógrafo, producirá como resultado "no más libros; el fonógrafo guardará en su urna oscura las viejas voces extinguidas; el cinematógrafo reproducirá las vidas prestigiosas".

Un nuevo medio produce siempre desplazamientos en la ecología de medios preexistente. Para la literatura hay un antes y un después del cine, de la televisión, de Internet. Eso no significa que las cosas tengan que ir para peor. ¿Qué hubiera pasado durante el siglo veinte si los escritores se hubieran cerrado a las posibilidades creativas de los nuevos medios? Por hablar sólo del cine, es extensa la lista de escritores que registran en su obra el impacto, tanto en la forma como en el contenido: Joyce, Dos Passos, Cabrera Infante, Puig, etcétera. La misma relación de Marías y Vargas Llosa con el cine es fundamental.

Marías tiene razón: los bloggers deben lidiar con el veneno de los comentarios. Pero eso no es nuevo en la literatura: lo que hacen los blogs es explicitar esa mala leche que siempre está ahí, en algunos lectores y colegas. Eso no significa que haya que eliminar de cuajo al blog; se trata de un nuevo género literario, y más temprano que tarde hablaremos de grandes bloggers, así como lo hacemos de grandes ensayistas o cuentistas. Vargas Llosa tiene razón: no sabemos qué pasará con la literatura ante los nuevos desafíos tecnológicos. Lo que sí es seguro es que hay niños y adolescentes que algún día serán escritores y que hoy tienen "un respeto casi religioso" por la pantalla. Concluir que no habrá "profundidad y riesgo" en la literatura escrita por ellos es, cuando menos, apresurado. Y cuando más, arcaico.

(Babelia, El País, 22 de agosto 2009)

Para un comentario sobre este artículo, ver el blog de Ezequiel Martínez en Clarin. 

 

[Publicado el 22/8/2009 a las 11:47]

Compartir:

Comentarios (7)

  • buen titulo

    Comentado por: Alex Salinas el 29/9/2009 a las 23:33

  • - agarrarse de la pagina impresa - algo asi quizas por miedo, puede haber sucesido en el s. XV con su aparicion pero La palabra seguira, verbal o escrita Esta, ahora, digital, tiene una distribucion considerable ...

    Comentado por: Juan-Andrés el 15/9/2009 a las 21:54

  • Hola Elena, soy uno delos "zafios" (¿por que insiste tanto con ese improperio?) que metió la pata en el blog de Figueras, pero ni soy envidioso y si me callé.

    De acuerdo con la calidad de este blog, es de mis favoritos.

    Comentado por: Luis Arbeláez el 31/8/2009 a las 03:34

  • Pienso que el tema de los blogs son resultante del mundo actual en que vivimos.... la comunicación vía internet.
    Mi experiencia en este tema es positiva, creo que se aprende mucho y puede aumentar el interés por meterse en el mundo de la literatura descubriendo autores y libros, por consiguiente visitar librerías.
    Me pregunto ¿que pasó en occidente cuando Gutemberg entró al escenario perfeccionando la imprenta?, ¿Estaremos en los inicios de un renacimiento cultural vía pantallas?.

    Comentado por: todotranqui el 25/8/2009 a las 15:54

  • Hola,

    He leído con detenimiento el post y creo encontrar una carencia de orientación y un error de interpretación en las líneas en el que se toca el pensamiento de Vargas Llosa.

    En todo momento, el post enfoca el problema desde la representación de un escritor, es decir, desde un punto de vista privilegiado. Lo cual le da un aspecto de irrealidad al contenido y lo lleva a perder fundamento. Por ejemplo, en uno de los párrafos, se dice:

    “Vargas Llosa tiene razón: no sabemos qué pasará con la literatura ante los nuevos desafíos tecnológicos. Lo que sí es seguro es que hay niños y adolescentes que algún día serán escritores y que hoy tienen "un respeto casi religioso" por la pantalla. Concluir que no habrá "profundidad y riesgo" en la literatura escrita por ellos es, cuando menos, apresurado. Y cuando más, arcaico.”

    Aquí, se está prescindiendo del sentido de los libros: para que la literatura se fragüe como uno de los pilares de la cultura, es necesario que exista un mínimo nivel de correspondencia entre la obra literaria y el lector. El empobrecimiento de la literatura o su contraparte, no depende únicamente de los escritores y sus escritos, sino del alcance que pueda llegar a tener estos en el lector hipotético, y, sobre todo, en la forma en la que le llegue. De ahí su ponderación.

    Dice Vargas Llosa: "No es que esté en contra de la red, pero si la literatura se hace sólo para las pantallas se empobrecerá, porque la pantalla hace que pierda profundidad y riesgo".

    Aquí, Vargas Llosa habla en base a un supuesto: si la realidad, es decir, si las circunstancias otorgan a los libros virtuales la supremacía frente a los libros tradicionales, la literatura indefectiblemente se empobrecerá. No está sentenciando “que gracias a los nuevos cambios tecnológicos la literatura se empobrece”, meramente señala los problemas que les son inherentes y los que propician (o afrontan) los textos virtuales: “mi apuesta es porque el libro sobreviva"; "la tecnología imprime a la literatura una cierta superficialidad"; “el papel infunde un respeto casi religioso al escritor"; "en la pantalla se escribe informalmente, no infunde respeto"; "uno se queda pasmado de la indigencia gramatical de los textos hechos para Internet".

    Todo lo dicho por Vargas Llosa es cierto, mas, no creo posible sacar una conclusión genérica por ello. Sobre todo si se entiende por empobrecimiento-de-la-literatura como un indicador que refleje, de alguna manera, la relación entre lo escrito y lo leído.

    Comentado por: Juan Serrano el 25/8/2009 a las 08:28

  • No creo que todos los comentarios que se hacen en los blogs sean venenosos y plagados de envidia. A la mayoría de las personas le encanta dirigirse a sus escritores favoritos. Pero, claro, los hay con mala leche, envidiosos que nunca se callan: lo he sentido en el blog de Marcelo Figueras, donde participo mucho; allí los zafios se dan un banquete despotricando. Es una pena porque es un blog serio, didáctico y entretenido. Este blog también es interesante y por eso lo leo. Sin embargo, al ser usted parte del mundo académico, del "academia world", especulo que tal vez le resulte demasiado atrevido que los simples mortales opinemos sobre temas literarios que en los departamentos de lengua de las universidades estadounidenses se tratan como retos crípticos (la mayoría no lo son), y sobre los que se escriben seriotas monografías (¿papers?) que nadie lee. La escritura, sea el blogero o el comentarista, el novelista o el cuentista, es un acto de libertad: es para que todos la practiquemos y disfrutemos, para la vida y los humanos. Por eso hay que ser valiente, tener "a thick skin" a la hora de exponernos, y enfrentar la mala leche y la envidia.
    Gracias por escribir su blog.

    Comentado por: Elena el 24/8/2009 a las 20:23

  • Ya lo decia Cortazar en su Teoria del Tunel, el riesgo esta en confundir la literatura con el libro, en sacralizarlo a tal punto que valga mas que lo que se puede llegar a decir en otros ambitos igualmente validos para la literatura...
    (No hay acentos pq estoy con teclado ingles XD impedimentos letrarios...)

    Comentado por: Cronopio perdido el 22/8/2009 a las 21:59

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres