PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 3 de diciembre de 2020

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

El eterno retorno de García Márquez

Dice Carmen Ballcels que Gabriel García Márquez no escribirá más. Las razones tienen que ver con su salud debilitada; hace años que se dice que habría una novela corta más, titulada En agosto nos vemos, pero por lo visto el proyecto no saldrá a flote. A su paso por Ithaca, Héctor Abad, muy buen amigo de Gabo, especula que habrá más libros, pero que éstos serán, sobre todo, viejos manuscritos.

A estas alturas, ¿importa que García Márquez deje de escribir? Si hubiera dejado de hacerlo en 1985, después de la publicación de El amor en los tiempos del cólera, su reputación como uno de los grandes indiscutibles de la literatura universal no hubiera variado un ápice; hubo cosas buenas en lo que vino después -El general en su laberinto, Noticia de un secuestro--, pero para entonces su reputación estaba consolidada. Si en los años sesenta el "realismo mágico" se hizo conocido por lo lectores de todo el mundo gracias al Boom y a Cien años de soledad, los ochenta mostraron su influencia en escritores de primer nivel, entre ellos Salman Rushdie (Hijos de la medianoche, 1981) y Toni Morrison (Beloved, 1987). La literatura latinoamericana suele ser receptora de las modas narrativas que se originan en otros continentes; la obra de García Márquez es uno de los escasos ejemplos de una forma de narrar latinoamericana capaz de difundirse por el mundo. José Donoso solía bromear que había escuelas de "realismo mágico" incluso en el Tibet.

La influencia de García Márquez fue tanta que tuvo sus aristas negativas: presentó una visión exótica del continente -Macondo como el lugar donde lo extraordinario es cotidiano--, y, para los lectores y editores de otras latitudes, llegó a simplificar la diversidad narrativa latinoamericana bajo el común denominador del "realismo mágico" (la misma obra de Gabo fue víctima de esto, pues muchas de sus páginas no tienen nada que ver con el "realismo mágico"). No fue casual que mi generación, al aparecer en la década del noventa, en un momento de saturación del estilo y de sus imitadores, tratara de distanciarse del modelo. Pero ese distanciamiento tomó también la forma de un homenaje: hay una antología que se llama McOndo (1996), pero no existen similares esfuerzos para con los mundos narrativos de otros escritores del Boom (nadie escribe contra Vargas Llosa o Cortázar).

Hoy todos leen a García Márquez, aunque ya ha pasado el momento cumbre de su influencia. Se ha apagado la estrella, pero a mí se me ocurre que es sólo temporal: la obra de Gabo es lo suficientemente poderosa como para producir nuevos escritores influidos por ella. Así, mientras hoy parecería que todos quieren escribir como Bolaño, seguro hay por ahí, perdido en un país latinoamericano -o europeo, asiático o africano--, una niña o un adolescente que acaban de leer Los funerales de la Mamá grande, y que comienzan a tramar el retorno de García Márquez.

(La Tercera, 4 de abril 2009)

[Publicado el 04/4/2009 a las 02:08]

Compartir:

Comentarios (8)

  • La revista Letras Libres, en su edición de abril, dedica varios textos a criticar algunos premios Nobel, entre ellos García Márquez. Lo tratan de escritor que pasará a la historia como autor de cuentos para jóvenes y niños. Me gustaría saber tu opinión sobre este texto. Creo que están siendo injustos con García Marquez

    Comentado por: Brenda Nicole Cabrera Cabrera el 07/5/2015 a las 22:36

  • Creo que hay realismo mágico en diversas capas no ya de la realidad sociocultural y geográfica de la América colonizada, si no en sus propios habitantes. Somos macondianos y cartesianos a diversas horas del día. Te lo dice un conosureño que podría pensar que de mariposas amarillas no tenemos nada, pero sí, menos que en el Caribe tal vez, pero las tenemos y convivimos con la exhuberancia irracional y con los fríos proyectos mentales, que muchas veces son otra forma del delirio. El problema no lo tiene Gabo si no, los que no conocemos o somos incapaces de ver la hibridez y diversidad de Nuestra América

    Comentado por: Pancho ex SUNY Cortland el 27/4/2009 a las 04:04

  • Creo que hay realismo mágico en diversas capas no ya de la realidad sociocultural y geográfica de la América colonizada, si no en sus propios habitantes. Somos macondianos y cartesianos a diversas horas del día. Te lo dice un conosureño que podría pensar que de mariposas amarillas no tenemos nada, pero sí, menos que en el Caribe tal vez, pero las tenemos y convivimos con la exhuberancia irracional y con los fríos proyectos mentales, que muchas veces son otra forma del delirio. El problema no lo tiene Gabo si no, los que no conocemos o somos incapaces de ver la hibridez y diversidad de Nuestra América

    Comentado por: Pancho ex SUNY Cortland el 27/4/2009 a las 04:00

  • Cuando se viaja por las costa norte de América del Sur bañada por las aguas del Oceano Pacífico y se visita los pequeños pueblos de pescadores o agricultores uno se dá cuenta al escuchar sus creencias, tradiciones y opiniones que son tan fantásticas y voladas que te sientes en el medio ambiente que sirvió de inspiración a G.G.M., es que su realismo mágico tambien está ahí, (si sé que Cien años se inspiró en el mar Caribe colombiano) . Estos pueblos tienen unas leyendas y cuentos de una imaginacion milenaria mezcla de duendes, dioses, brujas, viudas, hijos esperando, al mar lo respetan como si estubiera vivo, estas personas que viven en un estado algo evolucionado junto al mar, encuentran una serie de explicaciones a situaciones producidas que llegan a conclusiones de mentes puras no contaminados por la media, se basan en su tradicion, su imaginacion y en lo que se les ocurra. Le encuentran respuesta a casi todo, es cuestión de esperar que se les presente alguna idea en su cabeza para contestar. el realismo mágico además de la corriente literaria es una forma de vida de pueblos costeños cuasi primitivos de ciertas regiones de América Latina. Si analizamos un poco éste tema nos damos cuenta que también encontramos algo de"Realismo Mágico" en otros niveles, veamos el ayuno de Evo y la supuesta abstinencia de Lugo, ¿No son esos dos casos realidades mágicas?.

    Comentado por: todotranqui el 17/4/2009 a las 16:00

  • Mi ilustre paisano don GGM, independiente que por épocas no se hable mucho de su obra o -por el contrario- se hable hasta en los programas culturales, legó a la humanidad y a la historia de la literatura 4 libros imprescindibles: El Coronel.., 100 Años, El Otoño del Patriarca y EATC, aunque tengo dudas de que este último (siendo una maravilla) esté a la altura de los otros tres, en resumidas cuentas el Gabo es un portento de eso no hay duda. Sobre sus influencias y las que él ejerce sobre nuevas generaciones de escritores pues el hombre supo cual era el molde (mucho Joyce, toneladas de Faulkner, unas gotitas de Kafka sobre todo al principio, mucha picaresca española siglos XVI y XVII y torrentes de amasar buena crónica periodística entre otras) adecuado para trabajar las prodigioas historias del caribe colombiano que él había escuchado desde niño. Yo creo que el error de muchos imitadores es usar a la brava el molde garciamarquino en historias que exigen más realismo que metáfora, ¿no hubo por ahí un fulano que puso a su héroe a hacer el amor con flores gigantescas? y -víctima de semejante esperpento- se ganó el premio del concurso al que mandó el opúsculo por que el jurado, eso sucedió en la primera mitad de los ochenta, no tuvo más remedio que otorgárselo. Ahora bien, otra influencia que puede ser perniciosa o beneficiosa, eso depende del autor, es la de Cortazar, creo que el antídoto adecuado es el Ulyses de Joyce, aunque eso depende de cada quien. Saludos desde la zona fria y engolada de Macondo.

    Comentado por: Lucaz Salgado el 07/4/2009 a las 15:24

  • Edmundo,
    La revista Letras Libres, en su edición de abril, dedica varios textos a criticar algunos premios Nobel, entre ellos García Márquez. (El Nobel en la picota) Lo tratan de escritor que pasará a la historia como autor de cuentos para jóvenes y niños. Me gustaría saber tu opinión sobre este texto. Creo que están siendo injustos con G.M.

    Comentado por: Cada cual con su quimera el 06/4/2009 a las 17:49

  • Ciertamente, García Márquez probablemente fue aquél cuyo estilo viajó más lejos. Tal vez será un asunto personal, pero yo al que tuve que exorcisar fue a Cortázar. Durante años todo lo que tecleaba eran imitaciones baratas y tuve que dedicarme a una novela para poder librarme de la posesión de Rayuela. En fin, fue una generación que le dio a América Latina una tradición literaria.

    Comentado por: Rafael el 04/4/2009 a las 12:05

  • Sí, tienes toda la razón. A fin de cuentas no importa que Rulfo haya escrito sólo dos libros, porque con eso nos ha legado muchísimo. Muchos más libros nos deja Gabo.

    Comentado por: Cynthia el 04/4/2009 a las 05:25

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres