PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 19 de septiembre de 2020

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

La Reina de Sinaloa

Hace algunas semanas, en Guadalajara,  entré a una disquería y le pregunté a uno de los vendedores, en voz baja, si tenía compacts de narcocorridos. Mi interés en los corridos había comenzado con la lectura de Trabajos del reino, la excelente novela de Yuri Herrera. La violencia actual en el Norte mexicano me llevó naturalmente a explorar los narcocorridos, esa música prohibida en algunos estados por darle glamour a la cultura del narcotráfico. El vendedor me trajo tres compacts, uno de ellos de Los Tigres del Norte. Uno se anunciaba como XXX, y tenía canciones con títulos como "El contrabando del siglo", "La muerte de un federal" y "Sangre en la disco". Encontré mucha violencia, algo de poesía, y nada de glamour.

Recuerdo esta experiencia al leer en El País que Laura Zuñiga, Miss Sinaloa y Reina Hispanoamericana 2008, fue detenida ayer junto a siete hombres, con un arsenal (pistolas, rifles de asalto, cartuchos), celulares y dinero. Cuando la arrestaron, le preguntaron qué hacía con ese arsenal: respondió que iba a Colombia y Bolivia, "de compras". En su nota, Pablo Ordaz recuerda a Teresa Mendoza, la heroína de La Reina del Sur, la novela de Pérez-Reverte.  Los Tigres del Norte le dedicaron un corrido (no llegaba a narcocorrido). Y pronto, seguro, aparecerán los narcocorridos dedicados a Laura Zuñiga.

[Publicado el 24/12/2008 a las 06:19]

Compartir:

Comentarios (15)

  • En esta historia no veo problemas para que no sea adaptada a el mundo de los libros,la persona que mejor lograria cumplir con ese objetivo,sos vos,Edmundo,avanti!!!

    Comentado por: Lucy el 02/1/2009 a las 02:12

  • Mis disculpas. Estando en Tarija me empapo del escarnio tan característico de los Chapacos y "se me sale el snob"; no suelo pecar de elitismo cultural.
    Feliz 2009, nos vemos en Vancouver (vienes pronto, verdad?)
    Julio

    Comentado por: Julio el 01/1/2009 a las 22:53

  • Pues cuando quieras venir a Sinaloa, estás invitado. Nada más avisas.

    Comentado por: Cada cual con su quimera el 30/12/2008 a las 00:53

  • Julio, no entiendo de dónde ha salido eso de que oír narcocorridos es una banalidad. Es algo que me sirve mucho para la novela que estoy escribiendo. En cuanto a la miss, era de Monterrey, y no había ganado ese año sino el año pasado...

    Comentado por: edmundo el 29/12/2008 a las 00:11

  • Bueno, con el ánimo de trivializar esta discusión, esta entrada me recuerda a tu participación en Miss Bolivia (que tambien satisficia otra banalidad como la de oir narcocorridas); ¿fue Miss Sinaloa la vanidosa modelo con quien te codeabas en el jurado?
    A Stiffelio le puedo asegurar que aqui en Tarija, capital de la cumbia villera en Bolivia, las letras, aunque malas, no son como las describes.
    Julio

    Comentado por: Julio Carrasco el 28/12/2008 a las 19:55

  • Cadacual acabo de ver Rudo y Cursi. Voy a escribir pronto al respecto. Y sí, el que vive aquí necesita empaparse de estultucia para aobrevivir. Algo de ese tipo ocurrió en la Bolivia de los años 80, pero claro, no al nivel del México de hoy.

    Comentado por: edmundo el 27/12/2008 a las 16:44

  • Stiffelio, entiendo adónde apuntas. Y es bien complicada la situación. La primera parte de la nueva novela que estoy escribiendo transcurre en el norte de México y he tenido que empaparme del lugar. Historia, cultura, literatura, música, etc. El interés que yo tengo en los narcocorridos puede ser diferente, pero es cierto que están ahí, que los puedes conseguir en cualquier disquera, que están en youtube. Lo más específico para mí es: ¿qué hace el escritor con estos materiales?

    Comentado por: edmundo el 27/12/2008 a las 16:42

  • Edmundo, no tienes por qué agradecerme por leer este blog. Todo lo contrario, somos nosotros tus lectores quienes estamos agradecidos por tus contribuciones a este blog, que complementan tu literatura. Yo estoy enganchadísimo con el blog; lo visito a diario, hasta dos veces al día.

    En mi post anterior quise manifestar algo que quizás no logré explicar bien. Desde ya que me parece muy loable que te interese el fenómeno social de la droga, el mundo narco, y sus derivaciones "culturales". Es más, creo que el tema sería muy rico para alguna futura novela tuya. Pero donde yo apunto mis dardos críticos es a quienes tratan de lucrar con estos narcocorridos, que no son más que el merchandising de la droga, que de pronto existe el peligro de que se torne "cool". Sabes bien que cualquier pre-adolescente tiene acceso a ese material de Youtube o de las disquerías, y con eso alimentan los bolsillos de los mismos narcos. Y es allí donde está el peligro, pues a esa edad son más vulnerables. Más de una adolescente estará soñando con convertirse en la futura reina de Sinaloa

    En Argentina sucede algo similar con el fenómeno delesnable de las "cumbias villeras", que describen y ensalsan, sin ningún sentido crítico, la extrema violencia que existe en las villas-miseria de Buenos Aires y sus suburbios, a causa de la droga. Violencia que es "exportada" al mundo civilizado mediante secuestros y asesinatos. Violencia interna donde mueren cientos de niños con el cerebro frito por el "paco" (muchos de estos niños son paisanos tuyos, Edmundo). Y toda esta violencia y estas muertes está jocosamente narrada en estas cumbias villeras (equivalentes a los narcocorridos). Y por si fuera poco estas alegres cumbias las escuchas en los boliches donde van a bailar los "nenes-bien" o en las fiestas de fin de año o en los casamientos. Las letras son muy similares a las de los narcocorridos. Lo que me fastidia es que ni siquiera tienen un atisbo de crítica social, o de comentario "politically correct" sobre el tema.

    Qué pasaría si, por ejemplo, en las boites francesas se bailara al ritmo del "Darfour-glamour" o el "Congo-massacre-mambo"? Sería muy cool y divertido, pero estaríamos todos horrorizados...me entiendes ahora hacia dónde apunto?

    Un abrazo,
    Stiffelio

    Comentado por: Stiffelio el 26/12/2008 a las 21:32

  • Stiffelio, cadacual, mi texto no era un divertimento, era un pronostico. Hoy ya hay en la|web un corrido dedicado a miss Sinaloa. Y me interesa mucho el tema de las representaciones culturales del narcotrafico. Acabo de leer una novela de Elmer Mendoza que me encanto. Y el tema de los narcocorridos es fascinante por todo lo que revela de la dolorosa situacion actual en Mexico.
    Debo reconocer que, escribiendo cinco posts a la semana, es dificil que todos gusten a uno. Mas bien te agradezco, Stiffelio, por tu generosidad y paciencia de lector de este blogger.

    Comentado por: edmundo el 25/12/2008 a las 20:51

  • El tema es una realidad, cada ser humano lo identifica acorde su personalidad, yo no la etiqueto -simplemente es una realidad mas en este mundo- cada cual con su tema,podemos tener nuestro propio criterio pero creo en que no hay que censurar o prohibir un pensamiento o una opinion.
    Si la quieres hacer parte de tu esencia es cosa de cada cual.

    Comentado por: todotranqui el 25/12/2008 a las 18:22

  • A los comentarios anteriores: Pues ya ves Edmundo, ahora resulta que hay cosas que el escritor no debería de escribir, y que no debe olvidar la "bondad moral" del mundo para sólo hablar de cosas que hagan bien a la humanidad... Recuerdo cuando estaba en la preparatoria y nos prohibieron rotundamente usar una playera del grupo Gun's and Roses (de su disco Appetite for Destruction), ya que si la usábamos quería decir que estábamos patrocinando la violación. Es curioso como la censura te puede llegar de todos lados.

    Comentado por: Raúl Pavón Terveen el 25/12/2008 a las 03:03

  • Estoy totalmente de acuerdo con Stiffelio. Es lamentable que el único escritor sinaloense medianamente conocido en la actualidad (Elmer Mendoza), se le identifique precisamente con estos temas.

    Comentado por: cada cual con su quimera el 25/12/2008 a las 00:16

  • Edmundo, éste es el primer post tuyo que decididamente no me ha gustado. Sé que estás en tu derecho de ponerlo, y que lo has hecho con buenas intenciones y como divertimento, pero me parece que no se debería divulgar esa basura, que no hace más que hacer una apología del mundo narco o, como mínimo, romantizarlo. Mirando estos videos o comprando esa música de texto siniestro, no hacemos más que contribuir económicamente al mundo narco. Hay mucha gente que muere a diario a causa de la droga, de ambos lados, es decir desde los sinaloenses que la trafican hasta los del primer mundo (y otros mundos) que la consumen. Creo que es nuestro deber contribuir con nuestro granito de arena para evitar que el tema de la droga, y su "merchandising" colateral, siga creciendo. Es el mismo discurso que la pornografía infantil y la pedofilia: debemos evitar mirar esas cosas, aunque sea como mera curiosidad.

    En fin, hay mucho para hablar del tema. Disculpa mi atrevimiento en despacharme con esta perorata, pero te ruego que reflexiones y pienses si realmente vale la pena que este post permanezca en tu blog.

    Un abrazo,
    Stiffelio

    Comentado por: Stiffelio el 24/12/2008 a las 21:42

  • Por cierto. La vida de los narcos puede ser muy glamorosa. Le están dando glamour a su vida, se están refinando. Creo que ya van en una nueva generación. La generación de jóvenes del Tec de Monterrey, I guess.

    Comentado por: Cada cual con su quimera el 24/12/2008 a las 18:44

  • Desgraciadamente tenemos el narco hasta los huesos. Y ahora que vienes a México de vacaciones podrías ir al cine a ver la última película de Gael, Diego Luna, producida por G. Iñárritu, Cuarón, etc. (Rudo y Cursi) Retrata un México que vivimos todos los días. Y por el cual uno a veces se siente sinaloense de otro planeta.
    Es lo que vemos en las calles, en las tiendas, en la casa de junto, los avasalladores narcos con sus camionetas de lujo, sus grandes residencias ya construídas no en las colonias de la periferia de las ciudades, sino en pleno centro, al lado de cada uno. Todos los adoramos como clientes, salvan el día de los comercios, pero cuando vemos los ejecutados en los periódicos, el papá de esos niños que jugaban beisbol con el tuyo, la viuda del judicial que te saludaba en los partidos del colegio, el carpintero que les estaba trabajando, el doctor que salió mal de una operación, sentimos algo contradictorio, un dolor en el corazón, una impotencia de pensar hacia dónde estamos yendo, de pensar que todos podemos caer en eso, de que el lujo, el poder, el dinero, la fuerza, es algo muy tentador, muy perverso. Es algo contradictorio, porque en nuestra vida diaria no vemos nada, nos levantamos, vamos al trabajo, si es cierto que en el colegio se dice que algunos alumnos son hijos de narcos, encantadores jovencitos pidiéndote libros para leer, sacando excelentes calificaciones, saliendo en las revistas de sociales en primera plana. No sabemos quien es quién aquí. Y qué será mejor, que Felipe les haga la guerra de frente, o como dijo un ex funcionario de Fox, que negocíen con ellos. Para sobrevivir aquí, tenemos que leer mucho a Erasmo. Empaparnos de estulticia, estulticia y estulticia. Más literatura y menos narco.

    Comentado por: Cada cual con su quimera el 24/12/2008 a las 18:41

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres