PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 19 de septiembre de 2020

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

Invierno en Ithaca

Fueron los románticos quienes le sacaron partido a las analogías entre el paisaje y el estado de ánimo. Si el sujeto poético encontraba unas ruinas en un poema de Espronceda, ya sabíamos a qué atenernos. La novela realista y la naturalista también explotó esta correspondencia entre el mundo interior y el exterior: los "malos" en Dickens y Zola son reconocibles por su fisonomía desagradable. El siglo veinte se fue por otros caminos (en América Latina esos gestos retóricos persisten hasta la primera mitad del siglo veinte, en la novela regionalista, en la indigenista: en Raza de Bronce, las ruinas pre-colombinas son testimonio de la decadencia de toda una civilización). Acaso esas analogías se habían vuelto fáciles lugares comunes. Por supuesto, que la literatura las haya abandonado no significa que hayan dejado de existir.

Pienso en estas cosas ahora que veo a través de mi ventana el paisaje nevado, la desolación invernal de Ithaca, y no puedo evitar que ese invierno penetre en mi estado de ánimo. En términos clínicos, debo padecer de S.A.D. (seasonal affective disorder); de manera más coloquial, esto se llama "winter blues". Sí, existe. Cuando voy a buscar a mis hijos a las cinco de la tarde, y me encuentro con la noche más oscura, me deprimo. Cuando veo los árboles despojados de sus hojas, cubiertos de nieve, me deprimo. A veces me pregunto cómo hice para sobrevivir más de diez años a estos inviernos. Debo reconocer que los primeros seis todo esto fue muy pintoresco: tengo fotos orgullosas de mi auto enterrado bajo la nieve, y yo al lado, con una gran sonrisa. Y la navidad, bueno, no era tal sin la nieve y el trineo y toda esa parafernalia. Y luego pienso en los últimos cuatro inviernos y me digo que mis crisis personales no fueron inventadas por el invierno, pero sí las agudizaron el frío, la falta de luz, las largas horas de encierro (no soy de ir a esquiar).

En diez días me iré de vacaciones a México. Estaré cerca de un mes viajando por San Cristobal de las Casas, Palenque y otros lugares muy turísticos. En estos momentos, me gustaría emocionarme al pensar en las ruinas mayas con las que me toparé (¿testimonio de qué decadencia? ¿de la civilización maya, o de la nuestra, que convierte todo en turismo?), en la historia conflictiva de Chiapas. Pero reconozco que lo que hoy mismo me conmueve es ver que en Chiapas están a treinta grados centígrados.

[Publicado el 12/12/2008 a las 22:22]

Compartir:

Comentarios (25)

  • Los dos libros de Javier Marías ya los leí.
    Son novelas muy bien descritas y escritas ,programadas y distraídas, pero hay algo más, son como dos mundos en uno -superpuestos- la novela y la cantidad de opiniones y comentarios que se dan. Cuando la novela descansa, entra el autor con sus comentarios, luego vuelve la novela y así sucesivamnete hasta el final.
    Son de los libros que más me he demorado en leer, no por la parte novela, más bien por los comentarios y mensajes de Javier Marías.
    Son libros que uno debería subrayar los pensamientos que el hace siempre en referencia a los protagonistas, pero es tanto lo que habría que destacar con marcadores que los libros se llegarían a echar a perder.
    Que cantidad de juegos y situaciones que se dan, despues de leerlos me quedé con la sensación de tener una actitud de observador mas que participante activo en la vida, a esperar y analizar bien las cosas, a hablar menos, a hablar con mas conciencia de lo que digo y sus consecuencias y obviamente a escuchar bien, con suma atencion, igual con la lectura. Estoy conciente que para muchos no he descubierto la pólvora.
    Despues de leerlos me he quedado con la idea que mi vida es consecuencia de de una serie de situaciones y sucesos donde yo pensaba había tenido más participación y decision, pero creo no ha sido tanto como lo imaginaba,
    Muchas gracias Edmundo por la recomendacón de leer a Javier Marías en sus dos libros.

    Comentado por: todotranqui el 09/3/2009 a las 19:46

  • ¿Que tal todo Edmundo?, gracias por el dato, ya tengo Mañana en la batalla, para el fin de semana me consiguen en otra ciudad el segundo libro.
    Estaba leyendo "Detectives Salvajes", lo voy a dejar un rato que descanse un poco Bolaño, es que está en todas partes, cuando recibía el libro que compré se hizo presente a poca distancia " Bolaño Salvaje", pensé "ya mucho de él" y no lo compré, es que es mucho (Bolaño).

    Comentado por: todotranqui el 18/2/2009 a las 21:22

  • hola todotranqui, qué bueno que te haya gustado la novela. Lo has visto bien, uno de los temas centrales de Río Fugitivo es el hecho de que vivimos en una sociedad de contadores de historias, de habladores, y que esas narraciones cotidianas influyen mucho en nuestras vidas y nos hacen actuar de una u otra manera. Todos cuentan en Río Fugitivo, y todos se dejan seducir al escuchar una buena historia, en especial el narrador principal de la novela. Si te interesa explorar este tema, yo te sugeriría que leas un par de novelas de Javier Marías, Corazón tan blanco y Mañana en la batalla piensa en mí, que influyeron en mi manera de ver las cosas.

    Comentado por: edmundo el 17/2/2009 a las 14:49

  • Anoche terminé de leer "Río Fugitivo", es un libro que después que lo lees puede influenciar en tu forma de vida, soy más específico; todo lo que se puede hacer con las palabras y con las historias que contamos, con lo que uno manifiesta o expresa, cuando uno escucha algún asunto y lo dá por hecho puede tomar decisiones y actitudes producto de un simple comentario que la mayoría de las veces no son verdad, o que está inducidos por otros para que hagas algo, despues de leerlo me queda una sensación que más que usar los oídos para entender una conversación en su real dimensión hay que prestarle un poco de atención a la mirada del interlocutor, escuchar con los oídos y los ojos, además de ponerle un toque de intuición. La gente usa mucho las palabras para crear situaciones imaginarias y tendenciosas para su propio fin y beneficio, me imagino que yo debo incluirme. Es una novela, pero tiene un contenido filosófico tremendo, al final de tas cuenta en tres líneas de como los seres humanos jugamos con unas personas, o mantenemos un juego con otras mediante la comunicación.
    Cómo se darán cuenta, disfruté y valoro mucho "Río Fugitivo".

    Comentado por: todotranqui el 13/2/2009 a las 18:30

  • Edmundo, te comento que no termino aún "Rio Fugitivo", es un libro para leerlo despacio, los otros dos fueron más rápido.
    Con "Rio Fugitivo" no se aplica un comentario de Milan Kundera que leí alguna vez, el decía que en este mundo hay muchas personas y pocas ideas, en tu libro sucede todo lo contrario, tiene pocas personas y muchas ideas.
    Saludos.

    Comentado por: todotranqui el 09/2/2009 a las 22:19

  • "El mundo estaba poblado de seres con amores desencontrados, corazones que latian por la indiferencia, vidas dedicadas en vano a otras vidas, o quizas no en vano, quizas ser fiel a sus propios sentimientos era una forma exaltada de redencion, y se hallaba en un plano mas elevado que la narcisista y banal busqueda de correposedencia"....este es Pedro.

    " Por que no?. Cosas de un padre que cree haber ensenado a sus hijos la diferencia entre el bien y el mal y que sabe que uno puede equivocarse, pero debe estar dispuesto a pagar por sus equivocaciones".....este es Oscar.

    Comentado por: todotranqui el 05/1/2009 a las 16:11

  • Todotranqui, si lees Río Fugitivo, que es una novela del 98, verás que el narrador también tiene cosas de Pedro y de Óscar... El desafío es lograr que, pese a las inevitables similitudes, que tienen que ver con las obsesion recurrentes del escritor, los personajes puedan diferenciarse en la memoria del lector. Ya me contarás...

    Comentado por: edmundo el 05/1/2009 a las 03:59

  • "Ya muchas cosas habian dejado de interesarme, y habia abrazado la intrascendencia como forma de escape ante la imposibilidad de encontrar algo que le diera sentido a mi vida".

    "Descubri que era mas mas facil dejarme llevar por las tentaciones que luchar contra ellas. Era mas facil decir si que no. Entre a un mundo que todavia soy incapaz de abandonar".

    Pedro se parece mucho en su forma de ser a Oscar. Todo esto a pesar de haber transcurrido un buen tiempo.

    Hasta donde es que y quien?.

    Comentado por: todotranqui el 04/1/2009 a las 23:46

  • Tengo "La Materia del Deseo"....Feliz 2009 a todos!.

    Comentado por: todotranqui el 01/1/2009 a las 00:34

  • Todotranqui, muchas gracias, me alegra que lo hayas disfrutado. Es cierto que hay cosas autobiográficas, pero, como tiene que ser en una novela, están disfrazadas. O al menos es lo que creo...

    Comentado por: edmundo el 28/12/2008 a las 14:55

  • Ya termine de leer "Palacio Quemado", lo disfrute mucho ademas de entender algo mas el caso de Bolivia, tan parecido a muchos otros pero el tema boliviano me parece mas radical e intenso.
    Como todo libro, seguro que hay vivencias y situaciones propias de su autor, tengo que la impresion que hay muchas.

    Comentado por: todotranqui el 28/12/2008 a las 14:46

  • "tampoco como yo, que no fuera como ningun otro ser humano, que no me escondiera secretos ni se los escondiera a si mismo, que no tuviera demonios o al menos no les hiciera caso"........Muy valido y dificil de encontar.

    Comentado por: todotranqui el 27/12/2008 a las 22:00

  • Efectivamente encontre un libro tuyo en Barnes."Palacio Quemado". Lo empezare a leer

    Comentado por: todotranqui el 24/12/2008 a las 02:39

  • Hay ganas de leer lo que escribas sobre Nick.
    Yo escribí una historia inspirada en su vida. Ficción con partes de su hermética biografía. Una vida llena de lagunas que favorece precisamente la ficción.
    Un abrazo,
    Miguel Ángel Oeste
    PD: ¿qué cursos impartes?

    Comentado por: mao el 18/12/2008 a las 19:30

  • Stiffelio, enseño los dos semestres al año, dos cursos por semestre, y durante ese año no repito los cursos...

    Comentado por: edmundo29 el 18/12/2008 a las 16:39

  • Mao, de casualidad hace poco escribí sobre Nick Drake. Mañana lo pondré en el blog. Yo lo acabo de descubrir, así que seguro no lo tenía en mente cuando escribía Río Fugitivo, pero es cierto que algo de él hay en el tono melancólico de mi narrador.

    Comentado por: edmundo29 el 18/12/2008 a las 16:38

  • Edmundo, he estado un poco desconectado -drásticos cambios- y me topo con esto, que me recuerda a Nick Drake -que escuchas- y del que dicen tenía S.A.D. Y mira que tres discos dejó. Maravillas. Y ahora que lo pienso, y aunque te parezca una estupidez, pienso que tal vez el narrador de 'Río Fugitivo' tenga leves, tangenciales, inconscientes toques de Nick Drake. Aunque te entiendo, el sol es clave en el estado de ánimo. Un fuerte abrazo y ánimo.
    Oye, bestial la foto.

    Comentado por: mao el 18/12/2008 a las 12:46

  • Ya lo creo que no está nada mal semestres de 14 semanas! Enseñas los dos semestres o sólo uno? Y en el caso de que fueran los dos semestres, das dos curos distintos o repites el mismo?

    Gracias y saludos.

    Comentado por: Stiffelio el 16/12/2008 a las 03:19

  • Todotranqui, seguro que encuentras mis libros en Miami. Yo los he visto en el Barnes & Noble de Coral Gables...

    Comentado por: edmundo el 15/12/2008 a las 04:44

  • Hola Edmundo:
    ¿Tus libros se los puede encontrar en Miami? ¿Alguna librería en especial? ¿Alguien sabe?.
    Saludos,
    todotranqui.

    Comentado por: todotranqui el 14/12/2008 a las 18:05

  • Stiffelio, sí, fue algo pasajero, duró tres días. Ahora estoy mucho mejor. La verdad, el frío no me molesta tanto como la falta de sol. Los días grises me matan. Pero ayer fue un día muy soleado y creo que hoy no estará mal.
    En cuanto a la escritura, estos días va más lenta de lo que quisiera, pero no me quejo ya que mi nueva novela sale en febrero...
    Los semestres académicos norteamericanos son cortos, duran 14 semanas. Ahora tenemos un paréntesis hasta el 20 de enero. No está mal, ¿no?

    Comentado por: edmundo el 14/12/2008 a las 13:12

  • Edmundo, vamos, ánimo, hombre! No creo que sufras S.A.D. Seguramente es algo pasajero, que nos sucede a todos en invierno (aún aquí en Buenos Aires donde tenemos inviernos muy benignos y con muchos día soleados). El problema de Ithaca debe ser más el aislamineto que el frío, no? Pero qué te ha pasado en los últimos 4 años distinto a los anteriores (si es que lo quieres contar)? No haces deporte? Eso te haría bien; te aumentarían las endorfinas, que mejoran el ánimo. Sé que en Cornell tienen una muy buenas instalaciones "indoors".

    Por otra parte, esta depresión te debería servir como inspiración para escribir. Sabrás bien que la mayoría de las obras maestras de la literatura han sido producto de estados depresivos o al menos melancólicos.

    Bueno, espero que tus vacaciones en el trópico te reestablezcan el ánimo. Y encima tienes un mes entero! Además acabas de llegar de viaje y ya parte nuevamente. Cuándo dictas tus cursos?

    Un abrazo y que tengas un buen domingo.

    Comentado por: Stiffelio el 14/12/2008 a las 06:20

  • Víctor, mi email es el jep29@cornell.edu

    Comentado por: edmundo el 14/12/2008 a las 03:39

  • Disculpa Edmundo, no hallé otro modo de contactarte, deseo saber por favor tu e-mail, para una solicitud formal de reseña, para un libro.

    Comentado por: Víctor el 13/12/2008 a las 20:26

  • Si tenes tiempo anda a Tulum, donde los mayas tuvieron la sensatez de construir sus templos al lado del mar caribe. Mientras que Ithaca, con sus breves encantos, es el resultado de una logica protestante; fria y escueta y en medio de la nada. Pero bueno, el sur de mexico ofrece competencia desleal para cualquier lugar al norte del rio grande.

    Comentado por: rodrigo el 13/12/2008 a las 14:32

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres