PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 19 de septiembre de 2020

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

Postales de México

Guadalupe Nettel, después de moderar una de las mesas del homenaje a Fuentes

Mañana invernal en Ithaca. Escucho a Nick Drake, y rememoro mis últimos dos viajes a México. Quedan muchas imágenes, y los dos viajes se van haciendo uno. Queda Juan Gabriel Vásquez en un pasillo del Fiesta Inn, llevando consigo un ejemplar de la traducción al inglés de Crimen y castigo y diciéndome que si no he leído a Dostoievsky en las recientes traducciones al inglés, entonces no lo he leído (leí casi todo Dostoievsky hace veinte años, en las traducciones al español de Bruguera: ergo, no lo he leído). Santiago Gamboa orgulloso en un taxi, después de gastar doscientos pesos mexicanos en la primera edición de Terra Nostra. Santiago Roncagliolo en otro taxi, contándonos que está traduciendo dos novelas cortas de Joyce Carol Oates (Beasts y Rape) porque quería entender de cerca cómo funcionaban. Martín Caparrós regalándome un ejemplar numerado de uno de sus diarios de viaje. Alberto Fuguet desesperado buscando en la feria del libro de Guadalajara los diarios de Alejandra Pizarnik (¿Fuguet y Pizarnik?). Yo, tomando tequila antes de una presentación, para relajarme (funcionó). Yuri Herrera recomendándome, en medio de una taquiza, qué autores debería leer de la nueva narrativa mexicana (Bernardo Fernandez, Heriberto Yepez, Elmer Mendoza). Gastón García y Guadalupe Nettel, grandes anfitriones, invitándonos a cenar pollo en mole en su casa en Coyoacán. Un desayuno con Efraín Kristal, y una charla rápida, camino al aeropuerto, sobre Badiou y Esposito. Una medianoche en un VIPS con Jorge Volpi y Rocío, Ignacio Padilla, Eloy Urroz y sus parejas. Las cervezas con Luis Miguel Solano, editor de Libros del Asteroide, contándonos de sus nuevas publicaciones (Ann Beattie). Valeria Huerta, la entusiasta editora de Fazi (Italia), haciendo todo lo posible por publicar a autores latinoamericanos y españoles en Italia. La casa de Carlos Fuentes, con una biblioteca intimidatoria de clásicos de Gallimard y de The Library of America, y con unos mariachis de punta en blanco (¿es el uniforme, o es que todos los mariachis son barrigones?). Sergio Ramírez preocupado por la situación en Bolivia. La noche en que no fui al legendario Veracruz porque estaba cansado. El viaje de ida, en el que descubrí a Bruno Schulz, y el de regreso, en el que me leí de un tirón la última novela de Iván Thays. 

[Publicado el 09/12/2008 a las 14:49]

Compartir:

Comentarios (6)

  • Que bonita foto de Guadalupe. Gracias

    Comentado por: Marco el 07/6/2012 a las 01:37

  • Stiffelio, te pasaste, en serio. Gracias por tan generosa reseña. Me has leído como hubiera querido ser leído. Me interesaba escribir una novela que se leyera como de suspenso, de intriga, pero en el que los personajes, incluso los secundarios, interesaran al lector. No sé si mi historia trasciende la situación boliviana; en todo caso, sí quería y quiero que Bolivia dialogue con el mundo. No somos una isla, aunque a veces así lo parece.

    Un abrazo fuerte y mis agradecimientos nuevamente. En cuanto a lo que dices al final, no me siento aludida. Son nombres muy grandes para mí.

    Comentado por: edmundo el 12/12/2008 a las 02:40

  • Vaya, vaya, cómo trabajas!!!!

    Comentado por: patricia el 09/12/2008 a las 22:53

  • Estimado Edmundo,

    No sé bien dónde escribir estas líneas pues no hay un espacio separado para comentar tus libros. O sea que escribo aquí, en tu entrada más reciente. Tu juzgarás si quieres hacer un cut&paste y ponerlo en otro lugar del blog.

    He concluido de leer El delirio de Turing este fin de semana. Todo lo que me habían dicho o había leído sobre libro es poco. He quedado encantado! Se trata de una excelente novela; por momentos, brillante.

    Al principio me pareció admirable tu dominio técnico de la narrativa y la arquitectura o estructura de la novela. Es también elogiable la detreza con la que manejas la digresión y los cambios de punto de vista. Me pareció detectar algún guiño hacia el primer Vargas llosa o hacia Faulkner(espero que lo tomes como un elogio). Es una novela polifónica y, como tal, corría el peligro de saturar o de que se pierda el hilo de cada personaje. Pero no fue así. Todo lo contrario: has sabido crear cada personaje y darles carne, hueso y alma.

    El tema de la novela es por demás interesante. La definiría como un cyber-thriller con trasfondo de novela social o de ideas. Se nota que has hecho una muy buena investigación de los temas específicos de cryptología. Por momentos la trama se vuelve intricada, endiablada, pero eso es lo que en definitiva importa más para el lector ávido de dar vuelta la página y enterarse de qué pasará. "A bloody good yarn" como dirían los ingleses. Además la misma estructura por etapas crea mayor suspenso. Yo hubiera imaginado (o deseado) otro final:-)

    Si bien sitúas los acontecimientos de la novela en la Bolivia de las luchas sociales de hace unos años, me pareció que los temas que abordas y los personajes que has creado trascienden esa ubicación temporal o geográfica. También los personajes trascienden sus meros roles de solistas de un coro polifónico. Hacia el final me di cuenta de que Sáenz, Albert, Kandinsky, el juez, Flavia, Ruth y Ramírez-Graham, y sus luchas de conciencia, podrían pertenecer a cualquier otro mundo, desde el de Dostoievsky, al de Gordimer, hasta el de Shakespeare. No en vano has citado a Henry V en la carátula.

    Ahora espero poder encontra alguno de tus otros libros. Por de pronto, compraré un par de ejemplares más de Turing como regalo de Navidad para amigos míos lectores.

    Bravo, Edmundo!!

    Comentado por: Stiffelio el 09/12/2008 a las 18:25

  • El libro de Thays está muy bueno. No quise poner nada porque escribiré al respecto este fin de semana...

    Comentado por: edmundo el 09/12/2008 a las 16:59

  • México provoca esas saudades. Ahora la tengo yo, y encima con Gidon Kremer playing Piazzolla.
    ¿Qué tal está el libro de Thays? Costará hallarlo por el sur de los Estéits.

    Comentado por: Diego F el 09/12/2008 a las 16:48

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres