PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 25 de junio de 2019

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

Andrés Caicedo: Acostumbrarse a la tristeza

Cuando se cuenta cómo, durante la segunda mitad del siglo veinte, la literatura latinoamericana exploró el paisaje urbano y el impacto de los medios visuales –el cine, la televisión-- en la cultura popular, se tiende a hablar de Cabrera Infante, de Puig, un poco de la Onda —Agustín, Sainz--, para terminar con Alberto Fuguet y la antología McOndo. Falta, sin embargo, alguien muy importante en ese relato: el colombiano Andrés Caicedo. Nacido en 1951 en Cali, apareció en el escenario cultural de su ciudad como una tromba, produciendo obras de teatro, dirigiendo revistas de cine, filmando dos películas y reseñando todos los libros. Cuando uno ve todo lo escrito por él, cuesta creer que se haya suicidado en 1977, con apenas veinticinco años.

Caicedo encarna a la perfección el mito del adolescente eterno, alguien a quien vivir más de veinticinco años le parece una “insensatez”. Es un producto redondo de los años sesenta, que ensalzan la rebeldía juvenil, que idolizan la inmadurez adolescente. Hay en sus obras algo de sus contemporáneos de la Onda, pero a diferencia de ellos lo suyo no se acaba en el gesto contracultual del joven que usa el sexo, las drogas y el rock como forma de rebelión ante sus padres y la sociedad; junto a ese gesto está, también, la actitud de un crítico serio, que ha leído a Borges, a Pinter, a Ionesco, y que está buscando obsesivamente cierta plenitud que sólo puede darle los libros, las películas: “me hace falta un nuevo fervor por algún escritor, así como lo tuve por Poe, Vargas Llosa, Lowry, Henry james, Hawthorne, Styron”.

La escritura de Caicedo es incontinente, y eso es, a la vez, su gran virtud y su principal defecto: en sus mejores páginas, las ideas y las imágenes se encabalgan una tras otra como en un ejercicio virtuoso de escritura automática; en las peores, todo produce la sensación de un vómito verbal. Caicedo tenía más cosas en la cabeza que tiempo para escribirlas, y se notaba. Igual, en cualquiera de sus textos late una desasosegada energía: “no es que pregunte dónde estoy, quién soy, ni ninguna de esas tonterías, lo que pasa es que tengo que acomodarme a la tristeza, o aceptar que la desesperación es la única vía de acceso en este nuevo día”. Sus adolescentes desgarrados rechazan el orden social de sus padres, pero no saben con qué reemplazarlo; ésa es su tragedia.

Si bien Caicedo fue descubierto en los noventa por algunos narradores colombianos de la nueva generación –Efraím Medina entre los principales--, ha sido hasta ahora, sobre todo, un escritor de culto, más conocido en el mundo de los críticos de cine que en el de la literatura latinoamericana. Con Mi cuerpo es una celda, su “autobiografía” armada por Alberto Fuguet a partir de textos inéditos del colombiano, eso está a punto de cambiar.  

(La Tercera, 1 de noviembre 2008)

[Publicado el 03/11/2008 a las 07:38]

Compartir:

Comentarios (12)

  • la verdad muy impactan te de este escritor,por casualidad,en el consultorio de mi psiquiatra,esperando mi turno me tomo una revista y leeo una pagina cualquiera,me resulto interesante que hoy cómo veras estoy en Internet,comiendo me toda su vida,ojala no haya más andrées caicedo,con tristeza me refiero,pero con su intelectual,impresionante.estoy muy enganchada,con su vida,sus libros,obras.la verdad tendría que saberce más de el.muy interesante!!!!

    Comentado por: raquel el 18/8/2010 a las 02:13

  • la verdad andres caicedo para muchos digamoslo hacii cambio la vida de muchos no por el simple de hecho de averse suicidado o e.t.c para los que somos caleños o para cualquier persona el simple hecho de ver como se autodestruia en sus letras, y textos simplemente debo decir gran escritor y bien recordado por lo caleños ^^ R.I.P gracias

    Comentado por: cherry el 09/6/2010 a las 23:05

  • La Biografía que ultimamente han escrito sobre Andrés en "mi cuerpo es una celda" me parece un relato pésimo, haber hecho esa irespetuosa mezcla de los textos de Andrés es un gesto atrevido y descuidado, que lejos de transmitir el valor real de un escritor entrega una caricatura pobre y desdibujada de lo que muchos creen ver en Andrés.

    La fuerza de Andrescaicedo no se presta al sensacionalismo, mejor que siga en el Underground, y leído por sus coterráneos, "unos pocos buenos amigos", incapaces de recriminar su huida suicida de este moridero.

    Comentado por: Juan Manuel el 25/6/2009 a las 22:53

  • es muy estup'ido lo quen diice hay

    Comentado por: daniela el 18/4/2009 a las 18:56

  • En la introducción de su único libro -¡Que viva la música!-, Daniel Centeno narra el tercer intento de suicidio de Andrés Caicedo que lamentablemente tubo resultado el día que recibió el primer ejemplar editado, se tomó sesenta pastillas de seconal, que lástima por éste autocrimen ya que por el libro demuestra que hubiera podido ser un grande de esta época.

    Comentado por: todotranqui el 07/4/2009 a las 02:45

  • me parese una mujer pues y un loco por quitarse la vida

    Comentado por: yessica el 04/2/2009 a las 15:36

  • Es verdad Edmundo, la verdad que no tengo conocimiento sobre la muerte de Andrés Caicedo, apenas me enteré de su existencia el día que escribí el comentario, fuí demasiado lejos con mis especulaciones, ¿Quien soy yo para especular de ese tema?.

    Comentado por: todotranqui el 04/11/2008 a las 17:04

  • Ale, Todotranqui, ojalá que la obra de Caicedo sea más conocida. Yo creo que lo será. Todtranqui, lo que falta es una buena biografía de Caicedo. Mientras tanto, lo que podamos hablar sobre las razones concretas de su muerte es pura especulación.

    Comentado por: edmundo el 04/11/2008 a las 11:45

  • hola Miguel Ángel, gracias por la buena onda. Mi email es el jep29@cornell.edu
    un abrazo

    Comentado por: edmundo el 04/11/2008 a las 11:41

  • Hola Edmundo:
    Este verano leí ‘Río fugitivo’, una novela espléndida, me encantó. No había leído nada tuyo hasta ese momento, la verdad. En realidad, te escribo para invitarte a participar en un libro de relatos colectivos. Si eres tan amable de proporcionarme un e-mail te envío la propuesta y de ese modo valoras tu participación. Contacto a través de tu blog por hacerlo de un modo más personal, pero si prefieres que lo haga por medio de tu agencia no hay problema.
    Un saludo.

    Comentado por: Miguel Ángel Oeste el 04/11/2008 a las 10:05

  • Edmundo, sólo quería comentarte que con Andres pasó lo mismo que con otros escritores sobre los que has hablado antes y es que básicamente sólo los conocemos en sus propios países y más allá de las fronteras sus letras parecen diluírse gracias a pobre trabajo de las editoriales. Yo a Andres lo leo desde hace años, desde la adolecencia y ahora en México me ha producido una alegría enorme escuchar algunas personas que se interesan por su obra, hasta he hecho las veces de transportadora literaria con su obra Colombia-México. Sólo queda esperar que los "angelitos" de Andres sigan derribando fronteras. Muchas gracias por reseñarlo. Un abrazo.

    Comentado por: Ale el 04/11/2008 a las 03:52

  • Cuantos escritores existen o han existido en el mundo que su obra no ha traspasado los límites del conocimiento limitado de ésta, que bueno saber que tambien existen intelectuales polifacéticos como Alberto Fuguet que descubren sus obras y las hacen volar en un momento que parecería tarde en relacion a la vida corta de Andrés Caicedo.
    ¿En que se habrá basado Andrés Caicedo para tomar la desición de irse de ésta realidad?, según mi entender debió seguir luchando por su causa, prefirió no hacerlo,¿habrá tenido otras motivaciones?. o ¿fué una simple reacción a su forma de vida?, recordemos que fué la misma época de partida de otros, más conocidos en el mundo, como Joplin, Hendrix, Morrison, tal vez por ahí va el tema. Demasiada vida o poca espectativas ácerca del vivir, A. Fuguet espero lo aclare.
    Al menos yo ya aprendí algo de él gracias a este post de Edmundo, en cierto modo lo veo como un reconocimiento también por parte del autor de este blog para con Andrés Caicedo.

    Comentado por: Todotranqui el 03/11/2008 a las 15:24

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres