PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 26 de agosto de 2019

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

El canon de los escritores en español

Hace un par de semanas (10 de agosto), el suplemento dominical del periódico El País publicó un reportaje acerca de los cien libros elegidos por cien escritores en español. Cada escritor debía hacer una lista de diez libros, en orden de importancia; si bien la pregunta no pedía necesariamente hablar de los libros que considerábamos mejores, sino de los que nos habían marcado, los resultados, igual, pueden leerse como una suerte de canon, un corpus de textos fundamentales para los escritores hispanoamericanos. El reportaje es revelador en más de un aspecto:

Dos tercios de los escritores encuestados son españoles; el resto, latinoamericanos. Los resultados hubieran sido muy diferentes si el reportaje lo habrían hecho Clarín, La Tercera o algún periódico de El Salvador. Por ejemplo, en el lugar 98 de la lista se encuentra "Harri eta Herri" ("Piedra y Pueblo"), de Gabriel Aresti. ¿Quién en América Latina conoce a este escritor? A favor de los españoles: ningún libro de Camilo José Cela aparece en la lista.

Un amigo catalán me comentó que la lista mostraba no tanto lo que había marcado a los escritores, sino la forma en que ellos querían verse: como seres sofisticados que pueden tener un lugar en su corazón para Verne, Salgari y Dumas, pero que, a la hora de la verdad, preferirán mencionar a Cervantes, Proust, Homero, Kafka (los cuatro autores cuyos títulos ocupan los primeros cinco lugares de la lista). Siguiendo esta lectura, habría que preguntarse cuánto de embuste y falsa apariencia es parte fundamental de la confección de un canon.

De los primeros veinte títulos, sólo cuatro son de escritores en español: Cervantes, Borges, García Lorca y Rulfo. Nos gusta leer traducciones, somos muy receptivos a lo que se escribe en otras latitudes, lo cual suele ser saludable, aunque a veces va incluso en desmedro de lo nuestro. Los que han visto estas listas en periódicos de los Estados Unidos e Inglaterra saben que allí los veinte primeros títulos incluirían al menos quince escritos en inglés.

¿Qué queda del Boom? Mucho Vargas Llosa. Cuatro títulos suyos aparecen en la lista: La ciudad y los perros (44), Conversación en la Catedral (70), La guerra del fin del mundo (79) y La tía Julia y el escribidor (88). Aparte de él, hay lugar para Rayuela (41) y Cien años de soledad (59). Carlos Fuentes no existe.

El canon, hoy, responde también a lo que el mundo editorial dice que importa: la novela. Entre los primeros veinte libros sólo aparece uno de poesía (Poeta en Nueva York), tres de cuentos y relatos (Ficciones, los cuentos de Chejov, Las mil y una noches), y uno de narrativa que entrecruza la parábola con los aforismos y la novela-río: la Biblia. El primer libro de ensayos en la lista es el de Montaigne (23). Por lo demás, reinan los novelones: Don Quijote (1), En busca del tiempo perdido (2), Ana Karenina (6), Moby Dick (7), Guerra y Paz (9), Los hermanos Karamazov (12)... Hablamos mucho de nuestra predilección por la novela corta, pero a la hora de votar sólo nos acordamos de La metamorfosis (5).

Se trata de una lista muy estática: este reportaje podría haber sido publicado treinta años atrás sin muchos cambios. Para sorprenderse hay que llegar al lugar 28 (El corazón es un cazador solitario), no tanto porque la McCullers no lo merezca, sino porque ¿podía sospecharse que estuviera tan arriba, que su novela fuera para tantos escritores superior a Cien años de soledad?; seguir hasta el 54 y vérselas con El largo adiós, encontrar los Aforismos de Lichtemberg en el 81. Del Dream Team inglés sólo está Ishiguro, y podemos haber leído mucha ficción norteamericana de los últimos veinte años, pero a la hora de elegir nos quedamos con Salinger. Y a pesar de que todos los títulos de la lista de Alejandro Zambra sean de libros de Perec, no es suficiente: el autor de La vida instrucciones de uso tampoco está entre los cien.

¿Qué es el canon? Fernando Iwasaki dice que lo único concreto es que se trata de una marca de impresoras. Todo lo demás debería ser discutible, a pesar de que listas como ésta tiendan a una sospechosa inmovilidad.

La Tercera, 25 de agosto 2008

[Publicado el 25/8/2008 a las 15:00]

Compartir:

Comentarios (7)

  • Yo creo que para cualquier español "La colmena" y "La familia de Pascual Duarte" de Cela son dos libros fundamentales.

    Comentado por: oriol quiles el 11/9/2008 a las 16:32

  • totalmente de acuerdo con lo del inmovilismo, me da la impresión de que todos los escritores siempre aluden a los mismos clásicos a la hora de mostrar sus gustos, por ejemplo, acabo de releerme El extranjero, y me parece que está bien, pero tampoco tantísimo, supongo que estos libros hay que leerlos enmarcándolos en la época en la que aparecieron, y leer hoy en día El extranjero, con tantas referencias, pues igual se deprecia un poco, pero, ¿podemos evaluar un libro ubicándonos exclusivamente en aquella época y olvidando lo que hemos leído en los últimos años?, no lo sé, a mi a veces me cuesta. Por ejemplo, yo me acabo de quedar maravillado con la calidad de la literatura de Juan Gabriel Vasquez en Los amantes de todos los santos, y definitivamente elegiría ese libro publicado en 2008 en mi lista de los diez primeros. También me impresionaron en su día los cuentos de chejov, sobre todo porque me parecieron que eran muy actuales, que todo el tiempo que ha pasado desde que fueron escritos no los ha hecho desmerecer.

    Comentado por: pablo martín carbajal el 06/9/2008 a las 21:15

  • Edmundo:
    Aresti era un poeta ínfimo,quizás buena persona (por qué dudarlo), amigo de sus amigos, y un patriota, pero nada de eso es un valor literario. Si Aresti hubiese escrito en español no aparecería en ninguna parte. Pero ya sabemos: la corrección política, las minorías oprimidas, las cuotas, bla bla bla. Aquí dejo unos de sus mejores versos para que compruebes lo que te comento:

    Mas día llegará, quizá mañana,
    en la que la libertad, moza gañana
    os cantará en vascuence la sopa.


    Aquí el tipo se lució..qué brillo...qué originalidad, qué talento...Pero toda su obrta es así...Fuera Sologuren, Montejo, Pacheco, Blanca Varela...que llegó el gran Aresti¡¡¡

    Comentado por: armando el 26/8/2008 a las 09:36

  • hola edmundo: yo vivo en América Latina y conozco al gran Gabriel Aresti, el mejor escritor que ha parido Bilbao, con permiso de Unamuno. Ambos vivieron en las Siete Calles y de los dos hay poemas esculpidos en el Casco Viejo bilbotarra. Ah, uno escribía en euskera, el otro, en castellano.

    Comentado por: Ricardo Bajo el 26/8/2008 a las 03:12

  • mea culpa, pues sí. Por eso en el primer párrafo hablé de "nosotros", incluyéndome. Debí haber mencionado a Agatha Christie, a Salgari, que fueron claves en mi educación sentimental...

    Comentado por: edmundo el 26/8/2008 a las 03:03

  • Ivan Thays en su blog dice sobre la lista que "Se trataba de libros que nos "habían cambiado" la vida, no necesariamente que los considerásemos geniales o superiores (por eso, lejos de un canon literario, era una cuestión de huellas digitales)"

    Comentado por: Ivo el 25/8/2008 a las 19:13

  • Ja, ja muy gracioso tu comentario sabiendo que en la elaboración de la lista hay un tal Edmundo Paz Soldán que perpetúa ese estatismo citando a la mayoría de autores que suelen ocupar los primeros puestos en este tipo de historias, ¿un mea culpa tal vez? je je. Desde luego al tal Edmundo le redime la mención de "La marcha radetzky", muy pero que muy arriba también en mi canon personal. Como se ve a mi también me gusta jugar a este juego de las listas, que no de otra forma debe ser tomado. Por cierto muy divertido...

    Comentado por: Sergio el 25/8/2008 a las 19:07

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres