PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 18 de febrero de 2020

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

Por fin

Barack Obama será el candidato del partido Demócrata en las elecciones de noviembre. Los Estados Unidos se han dado una gran oportunidad para reinventarse una vez más. Lo ya logrado es significativo: la imagen del imperio en el exterior ha mejorado, y se lo vuelve a asociar con la esperanza, el optimismo. Puede ser un espejismo, pero por lo pronto todo vale con tal de despertar de la pesadilla que han significado estos ocho años con Bush (McCain lo sabe y le gustaría distanciarse de Bush, pero me temo que no será posible).

A mí el entusiasmo por estas primarias me duró hasta el Supermartes a principios de marzo. Clinton se equivocó al apostar por un triunfo contudente en las veintitantas primarias de ese día; las victorias de Obama en los caucus de varios estados en las siguientes semanas hicieron ver que Clinton no tenía un plan de contigencia. Y luego decían que ella era la candidata de la experiencia. Hace un buen tiempo que estaba claro que Obama ganaría, pero Clinton se negó a aceptarlo y la campaña degeneró en una de esas largas películas de Hollywood en las que uno se pone a ver el reloj una y mil veces, con la esperanza de que todo acabe pronto.

Comienza de veras la campaña entre Obama y McCain. En cuanto a Hillary, el martes por la noche pronunció el discurso más patético de su carrera. Un comentarista dijo que lo único que le faltó fue ofrecerle a Obama la vicepresidencia. Otro, que lo suyo era un caso de "narcisismo trastornado" (deranged narcissism). En el fondo, su locura tenía sentido: lo que ella quería era que Obama pagara sus deudas de la campaña, le diera media hora en la convención, quizás incluso le ofreciera la vicepresidencia. Escribo "tenía", porque acabo de enterarme de que la presión de los líderes del partido ha logrado convencerla de que abandone su campaña este viernes y deje de ser un incordio para Obama (y de paso, nos libre de seguir asistiendo a la caída en picada de la imagen que tenía Bill Clinton como el político que sabía leer como nadie el estado de animo del electorado).

Obama tratará bien a Hillary. Ha demostrado que es capaz de ser paciente y magnánimo. Sabe de pragmatismo (hay que recordar cuán oportunamente renunció a su iglesia). Y tiene, ahora, mucha experiencia: la que le da haber liderado un equipo capaz de derrotar a la supuestamente invencible maquinaria de los Clinton. Si Hillary algún día menospreció a Obama, seguro que los republicanos no cometerán ese error. Se avecinan meses interesantes.

[Publicado el 05/6/2008 a las 00:25]

Compartir:

Comentarios (3)

  • Desde que me volvi fanatico de la serie The West Wing he adquirido un gusto especial por loa discursos presidenciales, por eso pude aprovechar que The Huffington Post tenia el discurso de Obama unas 2 horas antes de que lo diera. Me gusto mucho el discurso, la forma y la fuerza que le impregno Obama fue genial. Fue un verdadero placer tener el discurso en mi Ipod Touch e ir leyendo adelantado mientras veia a Obama como lo iba pronunciando esa noche.

    Comentado por: Alvaro Mendez el 07/6/2008 a las 21:41

  • no vi lo de mccain, pero leí un par de artículos que se hacían la burla del discurso, y del fondo verde limón que eligió para la presentación.
    abrazo

    Comentado por: edmundo el 05/6/2008 a las 13:38

  • completamente de acuerdo. el discurso de hillary lamentable.
    no sé si viste el discurso que mccain dio unas horas antes, pero fue patético. rodeado por un puñado de "supporters" que semajaban extras en una película muy pero muy mala. mccain leía su discurso del teleprompter, tropezándose repetidamente, traspirando y soltando sonrisas mecánicas en momentos que que no lo solicitaban. creo que fue el discurso más "akward" de las campañas que he visto hasta ahora.
    y claro, al ratito obama dio un tremendo discurso, reduciendo aún más el "major speech", jaj, de mccain.
    un abrazo
    mike

    Comentado por: mike wilson el 05/6/2008 a las 02:55

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres