PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 25 de mayo de 2017

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

Patricia Highsmith y "las chicas que prefieren a otras chicas"

Patricia Highsmith (1921-1995) contó que la inspiración para su admirable The Price of Salt (1952) -conocida hoy como Carol (Anagrama), con una reciente y sólida adaptación al cine por parte de Todd Haynes- ocurrió a fines de 1948, cuando ella trabajaba en la sección de juguetes de una tienda de departamentos en Manhattan, durante el período navideño. Una mañana vio a una mujer rubia con un abrigo de pieles, "que parecía emitir luz"; después de que esta comprara una muñeca y se fuera, Highsmith creyó que se desmayaba de la emoción, y al mismo tiempo se sentía estimulada, "como su hubiera tenido una visión". Ese mismo día escribió en menos de dos horas un cuento de ocho páginas que vendría a ser la versión resumida de la novela.

No era normal por entonces publicar una novela sobre el amor entre mujeres, de modo que Highsmith, para no arriesgar una carrera que se prometía auspiciosa (su novela Extraños en el tren había sido publicada en 1949 y Alfred Hitchcock acababa de comprar los derechos), decidió publicar Carol bajo el seudónimo de Claire Morgan. La novela fue un éxito: casi un millón de ejemplares vendidos de la edición de bolsillo, y, durante varios meses, diez a quince cartas quincenales de los lectores a Morgan. Luego el libro desapareció, hasta que volvió a ser editado en 1991, año en que Highsmith asumió su autoría.

Carol está narrada desde la perspectiva de la joven y talentosa Therese Belivet, que sueña con triunfar como diseñadora de escenarios para el teatro. Therese conoce a Carol-una hermosa y enigmática mujer de la clase alta en pleno proceso de divorcio- y se descubre atraída por ella. Therese vive la atracción y el enamoramiento con normalidad, aunque la sociedad le dirá muy pronto que lo suyo es una "abominación", y comenzará a mostrar esa ansiedad que es una marca registrada de Highsmith: "si [su relación] había comenzado como una pura felicidad, ahora había ido más allá de lo ordinario y se había convertido en otra cosa, llegado a ser una presión excesiva, de modo que el peso de una taza de café en sus manos, la rapidez de un gato cruzando el jardín allá abajo, el choque silencioso de dos nubes parecían ser casi más de lo que ella podía tolerar".  

Aunque la trama no gira en torno a una conspiración para cometer un crimen o chantajear a alguien -como en las cinco novelas que Highsmith le dedicó al "talentoso" y escurridizo Ripley--, Carol crea igualmente una atmosfera claustrofóbica de suspense en torno al desafío que representa para una sociedad conservadora la relación entre dos mujeres. Si la primera parte puede leerse como una novela de costumbres, en la que hay más minucia psicológica que acción y brilla el ojo de Highsmith para registrar los matices cambiantes de la subjetividad de Therese, la segunda parte se convierte en una road novel con persecusión incluida: el detective contratado por el marido de Carol es la obvia conciencia de la clase media, dispuesta a hacer pagar la transgresión por la ruptura del código moral que representa esta unión.  

En su adaptación cinematográfica, Todd Haynes ha hecho un cambio central en la estructura: la perspectiva narrativa deja de ser exclusividad de Therese (Rooney Mara). Así, se pierde la forma detallada con la que Highsmith cuenta el enfebrecido enamoramiento de su protagonista. A cambio, se le da más espacio a la elegante Cate Blanchett en el papel de Carol, tan misteriosa como en la novela. Lo que sigue presente es la precisa radiografía de una sociedad prejuiciosa y cruel; podemos mirar ese periodo con cierta superioridad moral, hasta que nos damos cuenta de que las intuiciones de Highsmith también se aplican a muchas áreas del presente.


(La Tercera, 10 de enero 2016)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[Publicado el 12/1/2016 a las 14:25]

Compartir:

Comentarios (4)

  • Una historia que en la actualida se cree superada, pero no del todo, pues existen aun personas que no aceptan este tipos de relación y siguen siendo señalados.Recomendada para mejorar el pensamiento, actitud y hacer valida la libre expresion

    Comentado por: Grisel chavez el 16/1/2016 a las 07:16

  • En mi opinión este texto es muy interesante, se habla de la libertad, del amor , de la expresión, y aunque los tiempos han cambiado me parece que no lo suficiente como para no aceptar las relaciones sentimentales que existen entre dos personas del mismo sexo, mucha gente no acepta esta parte,y se vuelven discriminatorio ala mejor no como antes por que pues era peor , y no hay que olvidar que todos tenemos derechos.

    De igual forma pienso que todos nuestros actos y consecuencias viene de uno mismo y de la educación que nos dan, así que seria importante hablar de estos temas con los hijos para que no lo vean como algo incorrecto y los lleve a realizar algún acto de discriminación, pienso que mas temas como este nos ayudan a mejorar como persona y no mantenernos en la ignorancia de saber que los tiempos han cambiado y que cada quien puede tener los gustos que quieran, y que también se tiene la libertad de expresión.

    Comentado por: jazmin vanesa torres talavera. el 16/1/2016 a las 04:37

  • Desde mi punto de vista, creo que la novela tiene un contexto interezante, ya que hoy en dia este tema de amor entre las mujeres u hombres ya no es secreto para nadie, puesto que la politica y la sociedad les ah dado mas libertad para poder expresar sus preferencias sexuales. Quizás antes era un tema descabellado, pues gracias al machismo o a las ideologias de iglesia, la gente que amaba a alguien de su mismo sexo no era bien vista, se decia que padecian de alguna extraña enfermedad o que quiza estaba siendo poseeida (o) por el demonio.
    La novela creo yo que es interezante y tiene buen contexto para la libertad que existe en nuestro siglo XXI.

    Comentado por: veronica nayelli olvera camacho el 13/1/2016 a las 05:06

  • Me parece una historia que en la actualidad ya es muy comun anteriormente por el machhismo que se presentaba en este pais no habia o mejor dicho no era muy frecuente la atraccion al mismo sexo pero la novela se me hace muy creativa y muy interesante felicitaciones al autor.

    Comentado por: carmen vargas el 13/1/2016 a las 03:27

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochabamba, Bolivia, 1967) es profesor de Literatura Latinoamericana en la Universidad de Cornell. Es autor de diez novelas, entre ellas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio Quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009) y Norte (2011); y de los libros de cuentos Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994), Amores imperfectos (1998) y Billie Ruth (2012). Ha coeditado los libros Se habla español (2000) y Bolaño salvaje (2008). Su libro más reciente es Iris (Alfaguara, 2014). Sus obras han sido traducidas a diez idiomas, y ha recibido numerosos premios, entre los que destaca el Juan Rulfo de cuento (1997) y el Nacional de Novela en Bolivia (2002). Ha recibido una beca de la fundación Guggenheim (2006). Colabora en diversos medios, entre ellos los periódicos El País y La Tercera, y las revistas Etiqueta Negra, Qué Pasa (Chile) y Vanity Fair (España). 

Bibliografía

Iris (2014). Alfaguara

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres