PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 27 de febrero de 2020

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

Café con Mussolini

Estaba en casa de unos amigos en Italia hace un mes cuando abrí una alacena en busca de café y me encontré con una caja de bolsitas de azúcar con el rostro de Mussolini y una frase: Quando c'era lui la vita era più dolce (Cuando estaba él la vida era más dulce). En todas las bolsitas había una dirección en la red para comprar parafernalia de ultraderecha. Mi amigo se rió de mi descubrimiento del "azúcar fascista" y me mostró monedas fascistas, vinos fascistas, etc. Se los había regalado un anciano amigo de la familia. Sospechaba que el anciano había perdido la razón. Guardaba los regalos como algo pintoresco.

Pensé en todo eso esta semana, después de los ochenta muertos en Noruega a manos de Anders Breivik, cuando escuché al europarlamentario italiano Mario Borghezio decir: "El 100% de las ideas de Breivik son buenas y coinciden con las de los movimientos que ahora ganan en cualquier lugar en Europa". Borghezio pertenece a la Liga, partido en el poder gracias a su alianza con Berlusconi; no hay mejor prueba de cómo las ideas xenófobas y racistas de la ultraderecha, hace algunas décadas en el margen de Europa, se han vuelto cada vez más populares. Los italianos pueden decir que solo el 8.3% de los votantes simpatiza con ideas de ultraderecha, pero ese porcentaje no es marginal.

Hace poco, el semanario alemán Der Spiegel dedicó su nota principal a la decadencia de Italia. La portada titulaba Ciao bella! y mostraba un dibujo de Berlusconi en una góndola veneciana junto a dos sirenas con los pechos desnudos. No sé si daban ganas de reír o de llorar. Pensaba encontrar ese país esta visita. De hecho, me topé con un artículo en una revista del corazón en el que el médico de Berlusconi certificaba que el primer ministro italiano podía acostarse con mujeres jóvenes todos los días porque era un hombre "física y mentalmente superior al resto". Pero con lo que más me encontré fue con la indignación ante la crisis económica y social, que ha derivado en una guerra de valores culturales. El país no crece, y para la ultraderecha los responsables son los liberales que se aliaron al sueño multicultural europeo.

Al otro extremo, los escritores e intelectuales progresistas de la llamada generación TQ (conocidos así porque sus edades oscilan entre los trenta y los quaranta), acaban de publicar un manifiesto que puede leerse como una crítica brutal al estado de las cosas en Italia: un momento en que prima el sinsentido, en el que "han caído juntas tanto las ideologías como los ideales, la autoridad del pasado como la fuerza del futuro, las certezas morales y las materiales". Los líderes principales del TQ quieren que su manifiesto se lea como un gesto político y no uno literario. Creen que el neoliberalismo es "la nueva epidemia de Occidente" y piden que la nueva generación asuma una "responsabilidad colectiva para hacer algo juntos". Gabrielle Pedullà, uno de los líderes, sabe que el desafío es difícil porque "la nuestra es una generación de solitarios". Giorgio Vasta, otro de los líderes, es de objetivos modestos y dice que lo suyo no es una guerra sino una "guerrilla, acciones de perturbación del orden cultural y artístico que permitan que se le preste atención al valor civil de la discusión".

Así están las cosas en el bel paese. Los jóvenes escritores e intelectuales de la generación TQ quieren pensar en grande y refundar el país pero, en lo concreto, sueñan con mínimas acciones neovanguardistas y creen que hablando se entiende la gente. Al otro lado están los que aplauden la masacre de Noruega y venden parafernalia exaltando la violencia como la mejor manera de salir de la crisis. Mientras tanto, la bolsa sigue cayendo y Berlusconi llama a su gente de confianza para organizar el bunga-bunga del fin de semana.   

(La Tercera, 29 de julio 2011)

[Publicado el 29/7/2011 a las 12:11]

Compartir:

Comentarios (12)

  • Vivimos en el siglo XXI, seguimos en Occidente revisando alternativas que datan desde hace mas de un siglo. ¿Que está pasando?. o ¿Que no está pasando?, en que parte del camino nos quedamos que no hemos evolucionado en conceptos económicos ni políticos pero sí en temas como cultura y arte. Sigue la misma gran mayoría de masa de humanos y una nueva élite que no entiende de evolución en la política y economía. ¿Es que el interés personal prima mas ahora que antes sobre el factor colectivo?.

    Comentado por: todotranqui el 06/8/2011 a las 17:47

  • Leyendo el último comentario de Edmundo, en el cual dice "y quiero escribir algo sobre lo que me deslumbró en música, en ARTE", encuentro "ironico" que haya utilizado precisamente el "azúcar fascista" como incipit, cuando es resabido que el Duce se oponia al "arte de estado". He aquì una citacion en italiano -que no necesita traduccion en castellano, pues se entiende bastante bien- del mismo Mussolini: "È chiaro che è lungi da me l’idea di incoraggiare qualche cosa che possa assomigliare all’arte di Stato. L’arte rientra nella sfera degli individui e lo Stato ha un solo dovere: quello di non sabotarla e di fare condizioni umane agli artisti, di incoraggiare i punti di vista artistici." (Extraida del libro: Mussolini “il Duce” por ANTONIO BELTRAMELLI)

    Dicho ésto, no quisiera hacer apologia de alguna dictadura. No me parece ni el lugar ni el momento adecuado para embarcarnos en un debate comparativo historico-politico-ideologico, aunque si por una parte es cierto que la dictadura en si, a lo largo del tiempo, es un "mal" destinado a una implosion, hay que aclarar enseguida que existen diferencias abismales entre un caso y el otro, de un pais a otro, y de un continente a otro...

    Sin embargo, no deja de asombrarme la ingenuidad de los latinoamericanos cuando se enfrentan a la "parafernalia que exalta a la violencia." De hecho, ...¿que me dicen de las banderas rojas con hoz y martillo que AUN circulan en Italia y son simbolos vigentes (véase la bandera de Rifondazione Comunista), que se enarbolan libremente a la hora de manifestaciones públicas? (No hace mucho vi un documental televisado en el cual se entrevistaba la comunidad judia italiana, y muchos estaban de acuerdo con que los campos de concentramiento de ultra-derecha donde perecieron sus antepasados, en realidad, tuvieron sus precursores en los "gulags" soviéticos-comunistas...)

    Repito, no quiero hacer apologia, pero me gustaria que se hablara objetivamente de los dos extremos... sobretodo cuando se habla de Italia, donde la cuestion, tal parece, sigue abierta... (salvo que ahora los "fascistas" son los que ODIAN VISCERALMENTE a Berlusconi. El hombre no es ningun santo, pero tampoco es un dictador sanguinario como quieren pintarlo algunos...)...

    Comentado por: Perplexity el 05/8/2011 a las 18:05

  • Stiffelio, estaba en Vasto, en los Abruzzos, de vacaciones. Me quedé un mes. Una experiencia interesante y espero seguir explorándola, ya que el artículo salió muy político y quiero escribir algo sobre lo que me deslumbró en músicia, en arte, etc.

    Comentado por: edmundo el 03/8/2011 a las 01:34

  • Edmundo, gracias por el enlace. Las declaraciones de Borghezio son vergonzosas. Encima la implica a la difunta Oriana Fallaci, que nunca hubiera tolerado semejante masacre. Por lo menos los mismos de la Lega han salido a desautorizar estas declaraciones. A ver si discuten el tema en Porta a Porta. ¿En qué lugar de Italia te encuentras...fuiste de vacaciones o a presentar tu libro?

    Comentado por: Stiffelio el 03/8/2011 a las 01:10

  • Conozco bastante Italia y suelo leer diarios italianos para mantenerme informado sobre lo que ocurre en ese país. Nunca leí que lo que tu dices, que algún parlamentario Legista haya apoyado la masacre de Breivik; eso sería una locura, una apología del delito. Lo que sí existe, y no sólo en Italia,sino también en otros países europeos y en los EE.UU., es un clamor por implantar una política inmigratoria más restrictiva, pero eso no significa ser de "extrema" derecha. Si permanecieras un tiempo más en Italia, te darías cuenta de que el problema de la inmigración está descontrolado. Y los conflictos en el norte de África y Medio Oriente no hacen más que exacerbar el problema.

    Comentado por: Stiffelio el 02/8/2011 a las 18:07

  • Stiffelio, no serán lo mismo pero es cierto que hay parlamentarios de la Lega que simpatizan con Breivik. Estoy en Italia y me llama la atención que esas ideas sean parte de parlamentarios de un partido de gobierno. No pude verificar el dato, Julio, así que por ahora lo borré. Gracias a los dos por los comentarios.

    Comentado por: edmundo el 02/8/2011 a las 01:36

  • Hay que tener mucho cuidado con hacer generalizaciones y no confundir la derecha democrática, que es tan válida como la izquierda, con la extrema derecha. No creo que la derecha italiana se pueda siquiera asimilar con el pasado fascista o nazista. Con todos sus defectos, Berlusconi o Bosi no son Pinochet ni Videla. Adhiero al pedido de Carrasco con respecto a la verificación de los datos estadísticos que mencionas.

    Comentado por: Stiffelio el 01/8/2011 a las 19:34

  • "en Noruega son el 23%" no se de donde sacaste esa cifra pero te puedo asegurar que esta más inflada que el Real brasileño.

    Comentado por: Julio Carrasco el 31/7/2011 a las 13:08

  • El caso de la Italia de Berlusconi ya es patético.Es un pueblo que se ve bastante inerte.No nos olvidemos que existen dos Italias: la del Norte y la del Sur.Convergen las maffias,la iglesia y un sistema corrupto hasta la médula.De tanto comer pastas se han embrutecido.

    Comentado por: Mirror el 30/7/2011 a las 17:05

  • debe decir "en este mundo hay mucha gente y pocas ideas", sorry.

    Comentado por: todotranqui el 29/7/2011 a las 18:39

  • Milan Kundera en uno de sus libros manifiesta que en este mucho hay mucha gente y pocas ideas.
    Los franceses tienen un decir " es necesario que todo cambie para que siga todo igual".
    No hay nada nuevo bajo el sol en nuestro vivir, todo vuelve y todo pasa, nos acostumbramos sin darnos cuenta.

    Comentado por: todotranqui el 29/7/2011 a las 18:34

  • El grupo Prisa empieza a no gustarme...lo encuantro hace un tiempo poco transpatente para los que lo seguimos en sus diversas manifestaciones durante años.... Eliminan a personas de programas o prensa de años sin dar expliaciones a sus seguidores de años; hacen editoriales totalmente pro pardistas y tendenciosas (Cebrian, se te cruzaron los cables )...presentan a individuos servilmente...!..!SE HAN POSICIONADO CLARAMENTE CON EL PODER !!....Bueno, yo los entiendo, y a los que se ganan la vida como periodistas, escritores.etc, dentro de él,( a vds. los deste blog tambien), pero ya no comparto sus intereses, ni en la mayoria de los caos sus decisiones y opiniones......!!Bon voyage a todos!!.. por eso quiero decir publicamente que conmigo no cuente mas. Otros vendran.Sé que me voy encerrando , pero la vida es asi... !CHAO!

    Comentado por: otro que se va.. el 29/7/2011 a las 16:49

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres